Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMERO 968 A B C MIÉRCOLES 29 DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 6 Madrid. S. M la Reina Cristina y S. A. la infanta María Teresa, repartiendo ropas á los niños del Asilo de lavanderas. NA VISITA AL LABORATORIO DEL DR. SA 1 Z DE CARLOS Satisfacción inmensa siente este periódico cuando, como en la ocasión presente, puede dedicar sus columnas al elogio de un compatriota, cuyo nombre ha corrido por el extranjero rodeado de una aureola de gloria envidiable, y es conocido en España como uno de los bienhechores de la humanidad. Este hombre es nuestro distinguido amigo el ya popular Dr. D. Ramón Sáiz de Carlos, cuya modestia se rebelará seguramente si llega á leer estas líneas, encaminadas á tributarle públicamente el testimonio de gratitud que se merece por su notable invento medicinal para la curación de las enfermedades del estómago, y que es conocido en el mundo entero con el nombre de Elixir estomacal de Sáiz de Carlos. Imposible hubiese resultado nuestra tarea si, á pesar de la amistad que nos une con dicho señor, nos hubiésemos acercado á él en demanda de algunos datos para hacer una información acerca de su específico; por lo cual nos hemos valido de amistades y referencias, con objeto de poder explicar á nuestros lectores cuanto pueda interesarles de dicho específico. El Sr. Sáiz de Carlos dio á conocer en 1893 á la clase médica la fórmula de su Elixir, y en el mismo año, después de ensayado en muchos pacientes del estómago é intestinos, lo mismo en afecciones agudas que en crónicas, algunas de más de treinta años de antigüedad, rebeldes á todo tratamiento, fue tan inmenso el éxito obtenido por médicos y clientes, agradablemente sorprendidos de sus efectos rápidos y seguros, que bien pronto pasó á ser un medicamento de fama y universalmente conocido, hasta el punto de que muchos enfermos del estómago que habían consultado con los más notables médicos de París, Londres, Berlín y Nueva York sin encontrar alivio en sus dolencias, lograron curación radical con dicho preparado, recetado por otros médicos que ya conocían sus efectos. Constituye esto un éxito patrio, tanto más lisonjero, cuanto que hasta hace poco casi dependíamos de los extranjeros en la farmacopea, y de fuera nos venían específicos para todas las dolencias, postergando, por decirlo así, á la ilustrada clase farmacéutica española, que de poco tiempo á esta parte, y de ello nos felicitamos, ha reaccionado, llevando al mercado científico sus notables productos, que compiten con los del extranjero, y algunos, como el Elixir estomacal de Sáiz de Carlos les supera con creces, dicho sea con el orgullo patrio que impera en todos nuestros actos. Desde la época de su aparición ha aumentado prodigiosamente todos los años, sin interrupción, el consumo del Elixir, y hoy día se solicita no sólo en España, sino en Portugal, Bélgica, Suiza, Inglaterra y sus colonias, Estado Unidos, Repúblicas americanas, Filipinas, Egipto y, para terminar, en el mundo entero, en todas partes donde existen enfermos del estómago y médicos ilustrados, á cuyo conocimiento llegó el invento y los saludables efectos del medicamento del Sr. Sáiz de Carlos, En las cinco partes del mundo, pues, se ha abierto camino el Elixir estomacal, por su bondad y superioridad á todo lo conocido hasta el cultad con una cucharada de Elixir, que es de día para el tratamiento de las afecciones del agradable sabor y que puede tomarlo lo mismo aparato digestivo. el enfermo del estómago que el que esté sano Digamos ahora algunas palabras acerca del en substitución á los licores. mal y su remedio. Interminable haríamos este artículo de hoLos padecimientos del estómago son tan ge- menaje al Dr. Sáiz de Carlos si expresásemosnerales como variados, y según reconocidas ai detalle las virtudes y aplicaciones de su meeminencias médicas, muchos enfermos del apa- dicamento, y no queremos cansar á nuestros rato digestivo, aunque no todos, presentan el lectores, aunque podríamos decir muchas cosiguiente cuadro de síntomas, ó parte de él: Al sas más, entre ellas que millares de enfermos levantarse, lengua sucia, mal olor de aliento, de todas las naciones han recobrado la salud aguas de boca, estado bilioso, inapetencia, aba- después de haber usado, sin resultado, todos timiento y tristeza. Después de las comidas, los demás medicamentos conocidos hasta el eructos agrios, gases, pirosis, vahídos, pesadez día, algunos con más de treinta años de antide cabeza, ruidos de oídos, sofocación, opre- güedad en sus padecimientos, y cuando ya tesión, palpitaciones al corazón, dolores al estó- nían completamente perdidas las esperanzas, mago, vientre y espalda, vómitos, estreñimien- no sólo de obtener la curación, sino ni siquiera to, alternando á veces con diarrea, y un estado un pequeño alivio, siendo grande el número moral peligroso, pues el enfermo se irrita por de médicos que lo emplean para sí y para sus la menor causa, evita el trato social y tiene por familias, y de aquí el éxito universal que ha la noche ensueños, sueños agitado s y 1 espira- logrado; siendo América, por su clima, en geción difícil. neral variable y que predispone á esta clase De las referencias por nosotros adquiridas de padecimientos por múltiples causas, una de en diferentes puntos, resulta comprobado que las partes del mundo en que más se usa. el Elixir estomacal cura el 98 por 100 de los Verdaderamente, el Elixir estomacal Sáiz de enfermos del estómago é intestinos que lo Carlos es un preparado higiénico medicinal usan, porque quita el dolor, ayuda la diges- de agradable sabor, pudiéndolo usar lo mismo tión, abre el apetito y tonifica, siendo antisép- los enfermos de dispepsia que las personas satico, antiespasmódico, desodorante, desconges- nas, según han certificado verdaderas eminentionador de las mucosas gastro- intestinales, y cias de la ciencia médica. Tomando una cuchareconstituyente; aumenta la secreción del jugo rada grande después de las comidas, se digiegástrico, auxilia su poder digestivo, Aumeata re bien, y no sólo evita las enfermedades del la tonicidad muscular y nerviosa del estómago aparato digestivo, sino que las cura si las hay; é intestino, aumenta el apetito, suprime la pi- las fuerzas aumentan, el trabajo intelectual, lo rosis, hiperacidez y vómitos; tonifica, no sólo mismo que el físico, se efectúa sin fatiga, y el el aparato digestivo, sino á la economía en ge- individ. uo débil se vuelve fuerte; la vida se neral, pues el enfermo come más, digiere mejor prolonga, porque las funciones digestivas se y, por consiguiente, se nutre, por lo que es úti- hacen á ia perfección; los sistemas nervioso, lísimo en las anemias y clorosis que dependen muscular y óseo se fortifican y la sangre adde digestiones imperfectas; normaliza en mu- quiere los principios nutritivos más ricos para chos casos la motilidad del estómago, dismi- repartirlos en toda la economía. nuye y evita ías fermentaciones anormales y Es indispensable su uso, añadimos, para toquita las molestias de la digestión. dos los individuos en esta, época de excesivo No crea el lector que los benéficos electos trabajo intelectual y físico; no perjudica jamás, del Elixir tomacal esterminan aquí ni mucho aunque se tome años seguidos, siendo útil para menos, pues cura también la úlcera del estó- los trastornos digestivos del niño en la época mago, porque desde el primer día de trata- del destete y desde su más tierna edad, como miento, unido al régimen lácteo, disminuye la ya llevamos dicho; para la delicada é intereacidez gástrica y, en poco más, se quita el do- sante señorita, pálida, anémica, cuyas digestiolor, aumenta el apetito y el enfermo varía de nes son perezosas y su apetito débil; para el color y se nutre. sabio, para el hombre de bufete, para el perioEs más todavía: cura las eniermeaaaes del dista y para el hombre de negocios, pues teaparato digestivo de los niños, que son produ- niendo todos un exceso de funcionalismo en el cidas en unos casos porque el tubo digestivo cerebro, por múltiples causas, poseen un estóes incapaz de elaborar bien los alimentos para mago delicado, al que hay que ayudar para su asimilación, y en otros por ser el alimento que las digestiones se terminen y el cerebro se defectuoso ó indigesto y generalmente exce- nutra y funcione mejor; es útil para el que se sivo ó impropio; los cura porque normaliza en dedica á trabajos corporales, porque en menos pocos días las digestiones, tonificando y su- tiempo repara las fuerzas perdidas, absorbiénprimiendo la diarrea poco á poco, que es el sín- dose con rapidez los principios nutritivos, y toma más frecuente y molesto, y por esta ra- es, en fin, útilísimo para todas las edades, zón, los médicos lo recetan á diario desde la sexos y clases sociales, pues da fuerzas, salud más tierna edad de los niños, sobre todo en la y energías, necesarias para la lucha por la exisépoca del destete, para curar el catarro intestir tencia, cada día más difícil en todas las nanal y con él la diarrea, sabiendo que es un me- ciones. dicamento siempre inofensivo. La cuarta parte Estos son los detalles que hemos podido adde los niños que mueren á la edad de un día quirir del famoso específico Elixir estomacal, á cuatro años, es á consecuencia de diarreas, y que concuerdan con las referencias que teníael resto de las defunciones son producidas por mos de tan maravilloso producto, obra de un todas las demás enfermedades juntas. Estas farmacéutico tan modesto como bienhechor de diarreas incoercibles de los niños en todas sus la humanidad doliente, y no hemos querido edades se curan perfectamente con el Elixir ampliarlos más por no cansar demasiado la estomacal. atención de nuestros lectores, máxime cuando Una comida abundante se digiere sin difi- casi todos ellos conocerán un específico de renombre tan universal, que, como dijimos al principio, honra á la farmacopea nacional, colocándola á la cabeza de las principales del extranjero. Al terminar esta información, que hemos he cho como un deber de justicia, sólo nos resta felicitar al Sr. Sáiz de Carlos por su maravilloso invento, honra de España y beneficio de los pacientes. PROTECCIÓN A LA INFANCIA Y EL TRABAJO DE LOS NI ÑOS Y DE LAS MUJERES La Gaceta publicó ayer el reglamento de la ley de protección á la infancia. En él se determina que la protección que la ley de 12 de Agosto de 1904 establece á favor de los menores de dieciséis años comprende el ejercicio de las funciones siguientes: i. La proteccióu y amparo á la mujer embarazada. 2.0 La reglamentación de la lactancia mercenaria y su vigilancia. 3.0 La inspección de las casas- cunas, escuelas, espectáculos y cuantos Centros de modo permanente ó transitorio alberguen, recojan ó exhiban á los niños. 4.0 La investigación de los daños, servicios ó explotaciones de que puedan ser objeto los niños con padres ó sin ellos. 5.0 La denuncia y persecución de los delitos contra menores. 6. El amparo á los niños moralmente abandonados, recogiéndolos de la vía pública y proporcionándolos educación protectora. 7.0 La corrección paternal de los llamados rebeldes, incorregibles ó delincuentes. 8.0 El cuidado de la educación é instrucción 0 de los llamados anormales. 9. La vigilancia y exacto cumplimiento de las leyes protectoras vigentes. 10. El estudio constante de las reformas que deben proponerse en la legislación en favor de los niños, así como la creación de una Liga internacional de Protección á la infancia. Esta acción protectora la ejercerán: a) Un Consejo Superior de Protección á la infancia, constituido en el ministerio de la Gobernación, bajo la presidencia del ministro. b) Tuntas provinciales, bajo la presidencia del gobernador. c) Juntas locales, presididas por el alcalde. El Consejo Superior de Protección á la infancia se compone de vocales natos y electivos. Los vocales natos son: el vicepresidente del Real Consejo de Sanidad, el obispo de la diócesis, el gobernador civil, presidente de la Audiencia, presidente de la Diputación, inspector general de Sanidad interior, inspector general de Sanidad exterior. Será presidente el ministro de la Gobernación y vicepresidente el del Real Consejo de Sanidad. Los vocales electivos lo serán por las Corporaciones que indica el reglamento, y sus, cargos durarán seis años, haciéndose las renovaciones, por mitad, cada tres. El Consejo se dividirá en lassiguientes sec-