Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 963 A B C VIERNES 24 DE ENERO DE i p 8. OCHO PAGINAS. EDICIÓN En ia reunión no hubo espíritu de intransigencia contra el proyecto, mostrándose todos dispuestos á limitarse á una discusión templada. o de Barcelona. Aparte publicamos los despacito en que nuestro corresponsal de Barcelona nos comunica el incidente á que ayer dio lugar el alcalde interino de aquella capital, Sr. Bastardas. El alcalde propietario, Sr. Sanllehy, que se eucuentra en Madrid, comunicó por teléfono con el Sr. Bastardas, aconsejándole que se pusieran colgaduras en los balcones del Ayunta, miento; pero la indicación fue desoída. El ministro de la Gobernación se lamentaba anoche de lo sucedido, pero le quitaba importancia toda vez que en los balcones del Ayuntamiento, si bien no fueron colocadas las colgaduras, se enarboló la bandera. Negó el Sr. La Cierva que el Sr. Sanllehy interviniera en el asunto á ruegos del Gobierno; sino que lo hizo espontáneamente. proyecto. Hoy serán leídos en el Senado el de creación del Instituto nacional de previsión, y en el Congreso el de comunicaciones marítimas. M oticias varias. Ayer se reunió la Comisión de Administración local para seguir redactando el dictamen. A yer regresó de Biarritz el ministro de Ha cienda. p a r a el martes, á las dos de la tarde, ha con vocado el Sr. Salmerón, en una de las secciones del Congreso, á los diputados que componen la Solidaridad, creyéndose que en dicho día se encontrarán todos en Madrid PAGINA 5, Muchos y valiosos regalos de lo más distinguido de aquella sociedad ocupaban el camerino de la bella actriz Todos los periódicos se ocupan en expresivos y entusiastas artículos de tan agradable velada. C Ó M I C O ¡OLE Se ha estrenado mía r- r w r t B I zarzuela con este títuCON OLE! i O) iibrodeJacksonVeyan y música de los maestros Torregrosa y Crespo. La obrilla, que es un arreglo, tiene cinco números muy agradables, y fueron repetidos con verdadero aplauso un dúo de tiples muy bien cantado por las señoritas Blanc y Saavedra; un cuarteto en que el tenor Sr. Ortiz se distingue notablemente y un duetto cómico, mezcla de cake- wal, malagueñas y tango, que dijeron y bailaron muy bien la señorita Franco 7 el señor Soler. Dicho juguete ha sido pedido para estrenarse en varios teatros de provincias. INFORMACIÓN POLÍTICA to del proyecto de Administración local observa una actitud reservada, lia diclio á algunos de sus amigos que se propone combatir el proyecto, especialmente eu e tos cuatro puntos: Voto corporativo. Mancomunidad de provincias. Hacienda municipal y provincial. Amplitud del proyecto, que abarca la reforma de dos leyes sustantivas. Dicen esos amigos que añade el Sr. Moret que, en su opinión, el proyecto será aprobado fácilmente en el Congreso, á pesar de la oposición de liberales, demócratas y algunos republicanos, pero que en el Senado no habrá tanta facilidad. Y dicen que no dice nada más el Sr. Moret. NOTAS TEATRALES EAL Manon, cantada por la tarde ayer, proporcionó á Anselmi un nuevo y brillante triunfo, de los que él y pocos más saben abonarse en cuenta. Por la noche otro triunfo inmenso para Ruffo Titta con IJamlet. Repitió el brindis y salió á escena seis ó siete veces al final de cada cuadro para recibir las ovaciones delirantes. Cuando la gente salía del teatro había ya cola para tomar en Contaduría las localidades que reglamentariamente han de ponerse á disposición del público para mañana, despedida de Anselmi con Tosca. Para el Hamlet del domingo por la tarde, despedida de Titta Ruffo; todo el abono ha pedido sus localidades, y la demanda de éstas es enorme. X Administraeiónellocal. que en este asunParece que Sr. Moret, Montero y Moret. La tan anunciada conferencia entre los Sres. Montero Ríos y Moret se celebró, por fin. ayer tarde, en el domicilio del primero. Tratóse en la conferencia de la marcha general de los asuntos políticos y parlamentarios, y especialmente del proyecto de Administración local. El Sr. Moret dio cuenta al castellano de Lourizán de los propósitos que abriga respecto de dicho proyecto, propósitos que dejamos consignados más arriba, y el Sr. Montero se mostró conforme con tal actitud. Una vez más repitió el Sr. Montero Ríos que fl es un soldado de fila, y que, cumpliendo con los deberes de la disciplina, prescinde de su opinión particular para seguir las inspiraciones de su jefe. Por lo tanto, la actitud del partido liberal en el Senado será paralela á la que adopte en el Congreso. os republicanos. Bajo la presidencia del Sr. Azcárate se reunió ayer tarde la minoría republicana, concurriendo los Sres. Moróte, Melquíades Alvarez, Junoy, Zulueta y Pedregal: Se facilitó después una nota oficiosa de la reunión, pero nuestros informes son más completos que los en ella recogidos. Tratóse del proyecto de Administración local, dando cuenta el Sr. Azcárate del desarrollo de los debates sostenidos en la Comisión, de su intervención en ellos y de las enmiendas que ha conseguido sean admitidas. Los reunidos aprobaron la gestión realizada por el señor Azcárate, y reconocieron que, gracias á élt han sido aceptadas por la Comisión vanas enmiendas. El Sr. Azcárate dedicó grandes elogios á la costumbre iniciada de discutir previamente los proyectos importantes en el seno de la Comisión, puesto que asi se simplifican mucho los debates. Se acordó combatir el proyecto, para llevar á él modificaciones que afecten especialmente á los artículos que se refieren á la Hacienda local y á la autonomía de los Municipios. Etí lo del voto corporativo propuso el señor Alvarez una fórmula interesante, que consiste en que los representantes de las Corporaciones no puedan formar parte de la Comisión ejecutiva del Ayuntamiento ni designar los individuos que hayan de constituirla. La fórmula fue aprobada. El Sr. Moróte llevaba la representación de Sr. Pérez Galdós para el caso en que se acordara protestar contra el proyecto de Administración local. L CRÓNICA NEGRA Tres carteles color de sangre saltan á los ojos de los pacíficos transeúntes en todas las calles, paseos y plazas de Berlín. Tres crímenes, al cual más horroroso y repugnante, han eido cometidos. En esos carteles promete el presidente de la Policía 1.000, 2.000, 3.000 marcos á los descuPOR TELIOXATO us, ¡bridores ó denunciantes de sus tristes autores. Poco simpática es esa medida, ciertamente A caba de recibirse la noticia de que cerca de censurable desde el punto de vista de la pura la estación de Bourget, próxima á esta moral. capital, han chocado dos trenes, uno de merExcitar á la denuncia por dinero, aunque cancías y otro de viajeros. TENOR UTOR Mañana sábado se pre- sea la denuncia de un criminal, que lleva bien Dícese que hay víctimas. sentará en la Zarzuela merecida la guillotina ó la horca, es provocar aruea Se está organizando un tren de auxilio. con la ópera Marina, inevitable para los debuts, los instintos más viles en una infinidad de este famoso tenor que en Barcelona, donde es miserables, Cuántos desgraciados, medio muertos de popularísimo, ha tenido grandes éxitos. Conocido es el caso de este artista, que de hambre, movidos por el deseo feroz de ganarse simple musclaint, que en lenguaje solidario quie- semejante suma, una fortuna para ellos, se poHOCX VAN nou. ua j J, i T. re decir pescador de moluscos, saltó, después nen en campaña, vigilando, sospechando y deA consecuencia de una espesa niebla, el va- de rápida preparación, al escenario del Liceo, nunciando hasta sus propios deudos, con tal de por Amsterdam chocó ayer con un steamercantando con gran éxito durante muchas no- que el menor indicio, por inverosímil que sea, les dé para ello el más problemático pretexto. ches La Africana, y luego Aída y Jrovador. inglés. Y si el denunciador acierta, el pan que coma El Amsterdam se fufi á pique; pero la mayor Sus facultades son asombrosas, la voz es grande y de varonil timbre; es sencillamente estará manchado de sangre. parte de los pasajeros pudieron salvarse. Sí es poco simpática esa medida; pero por Sin embargo, se ignora la suerte de una lan- su órgano vocal un prodigio. ¡Corno será, que oyéndole hay que perdonar- más razones que contra ella se puedan alegar, cha que contenía 28 personas. le lo poco airoso de su figura, que no es un bi- no se puede negar su eficacia en la mayor parte de los casos belot precisamentel Y con tal de que se coja al asesino... Preparado para lanzarle cnanto antes al teaEn cuanto á la desmoralización del pueoio... tro, no hay que buscar en él los refinamientos FOX TELÉBKAFO que aumentan y realzan la personalidad de un pero, en fin, ésta no es una disertación filosóBERLÍN, 3 U N artista. Se impone por la ingenuidad con que fica, ni mucho menos, sino una crónica, es decit, u l a terminado la vista del proceso incoado emite su voz, sin tranquillos que desconoce, una simple relación de hechos; ¡y á eso voy! contra los condes Hoheaan y Lynar. El primer cartel trata todo, como djrfa el baturro del cuento, ájuerza El fiscal ha pedido la absolución para el pri- de pulmones. Una mujer, de edad iuwtsita w v w u w mero y la pena de cuatro meses y un día de costumbres, fue asesinada por un galán anóniprisión para el segundo, por estimar que no HENEFIC 1O DE Con Lo positivo y el tno- mo, que, sin duda, apreciaba más en ella sus resultaban probados los cargos contra jEohe 1 ni noEMnM nólogo Lo pesqué cele- ahorros que sus encantos. nan, y que, por el contrario, L. ynar había inLOLA BREMON b ró su beneficio en Pal ¡El segundo cartel pone los pelos de punta! currido en abusos de autoridad, ofendiendo á ma de Mallorca la notable actriz, siendo adaEn un bosque que se halla en los barrios exsus subordinados y cometiendo actos inmo- madísima al final de loa actos y durante la re- teriores de Berlín se encontró el cadáver merales. presentación. dio desnudo de una mujer. ¡En la boca, un paA la terminación, una lluvia de flores cayó ñuelo en forma de mordaza; en el pescuezo, El Tribunal ha fallado de acuerdo con las sobre el escenario. marcas de estrangulación, y en el pecho y vaconclusiones del fiscal. CHOQUE DE TRENES PSPAÑOL El próximo domingo, 26 del coL mente, por la noche, se verificará la anunciada función en que tomarán parte María Guerrero, Rosario Pino, Díaz de Mend oza, Thuillier y los artistas más importantes de las dos compañías. representará por primera vez en el teatro Español la comedia en tres actos y en prosa, original de los hermanos Quintero, titulada Lasflores, con el siguiente reparto: María Jesús, María Cancio; Consuelo, Rosario Pino; Rosa María, María Guerrero; Angeles, Catalina Barcenas; Charito, Francisca Martínez; Juliana, Alejandrina Caro; Salud (ñifla) Ruiz; Una chiquilla, Pérez; Vicenta, Matilde Ortiz; Bernardo, Emilio Thuillier, Gabriel, Fernando Díaz de Mendoza; El abuelo, Francisco Palanca; Juan Antonio, José Santiago; Barrena, Manuel Díaz; Román, Felipe Carsi; Romancillo, Emilio Díaz; Manuel (niño) Fernandito Sala; Un mozo del huerto, Rafael Barceló. L. as decoraciones que se estrenarán, las ha pintado Martínez Garí. A pesar del enorme presupuesto de gastos que representa la reunión de las dos compañías para las representaciones en que las dos tomen parte, regirán los mismos precios que han tenido hasta ahora. Mas espías japoneses ron CABLI 3 3 10 M. T e San Francisco de California telegrafían al Times que han sido detenidos como sos pechosos de espionaje dos japoneses que se haliaban en Potland (Estado del Oregon) DE NUESTRO CORRESPONSAI A B C ÉÑ BERLIN UN VAPOR A PIQUE PROCESO RUIDOSO BIBLIOTECA DB A Tí TI LA SEÑORITA DB LOS CIEN MILLONES 21 -Dímelo todo claro, Andrés; dime sin rodeos lo que me insinuaste elotro d Aunque la verdad haya de matarme quiero saberla toda. ¡Pero qué excitado estás! ¿De quién hablas? ¿De qué hablas? ¿De quién? -Y ya sin poderse contener dio rienda suelta á la expansión de su alma. ¿De quién ha de ser? ¡De EIAA, de la mujer á quien adoro, del ángel de mis ensueños! ¿De qué? ¡De su extraña desaparición; de su carta, más extraña todavía! ¡Qué lástima que no la viera mi madre hasta el día siguiente! He recorrido todo el faubourg del Temple; era cierto: Juana no estaba allí ya. ¡Por fin! ¿De modo que hablabas de la obrerita? -Hablaba de la Srta. Le Brenn. Y te aconsejo que la nombres con el mayor respeto. -Pregunta lo que quieras. ¿Recuerdas que me dijiste que acostumbraba concurrir cierto baile... X, o dijiste, ¿no es cierto? -No, no lo afirmé. Me limité á reierirte, sin dar importancia alguna al asunto, que un día que entré casualmente en Vaux- IIall me pareció ver á la, señorita Le Brenn bailando un vals, lo que, después de todo, es una diversión inocente. La pareja parecía un buen muchacho. -Calma, calma. Me dijiste que la habías encontrado varias veces con curtas gentes... ¿Y eso qué importa? Yo no puedo decir nada malo de la Srta. r, e Brenn. Es algo ligera, algo coqueta, demasiado joven, dueña de sus acciones... No se la puede reprochar que le guste divertirse un poco. Pero ¿por qué te atormentas de ese modo? ¿Es posible que tú, conde de Kermor, el hombre del día, estés enamorado como un colegial de esa modesta niña, precisamente en vísperas de una boda magnífica? ¿Estás loco? Olvida á la costurerita, que no piensa en ti, de seguro, porque si no, no hubiera huido cuando tú acababas de llegar. -No hay razonamientos que valgan. ¡Quiero saberlo todo! ¡Vamos, no seas niño! Me has prometido una noche de jarana y me la debes. Varaos á Montmartre, que es más divertido que el canal de San Martín, y dejemos en paz á la señorita Le Brenn. ¡Vamos á Vaux- IIall! -Vamos, pues, si te empeñas. Continuaron andando en silencio. Enrique leflexionaba, desespeiándobe cada vez más. ¿Sería cierto? ¿Iría Juana á los bailes públicos? ¿Le habrían encañado calumniándola? ¿Y para qué? ¿Con qué objeto? Por fin, llegaron á Vaux- IIall El espectáculo de aquella alegría sin freno, precoz, grosera, frenética, repugnó á Enrique. ¿Sería cierto que habían visto á su Juana entre aquella gentuza? ¿Sería posible que estuviera allí? Miraba á todas las mujeres ávido, loco, temeroso de perder, al v er á Juana entre ellas, su última ilusión y su última esperanza. Delrue sintió como un choque eléctrico. Alguien había pasado juinto á él y ie había dicho al oído: -Va á ser esta noche. El Muralla está en su puesto, y voy á reiinirme con él. Prepara el dinero. ¡T a señora del castillo! ¡La marquesa de Kermor! ¡i a que en todo el país era venerada como una santa! La señora de Kermor entró en la casa y dijo á Juana frases de consuelo que ella no había olvidado ni olvidaría nunca. Al despedirse la besó, diciendo: -Hija mía, te has quedado sin familia, y yo quisiera evitarte la tristeza que vas á sufrir. Dentro de un mes volveré á París; aquí te dejo mis señas; cuando la soledad y el miedo de la vida te acosen, acuérdate de mí, ven á verme. Juana quiso conocer las señas de la marquesa de Kermor en París, y saber así dónde vivía su hijo el príncipe encantador para quien ella cogía flores y que le daba flores á su vez. Abrió el papel que la había dejado la noble dama y encontró en él un cartuchito de monedas de oro y estas palabras escritas Para el viaje. Marquesa Elena, palacio de Kermor, calle de la Boétie. Pasaron cuatro meses. Juana ganaba para vivir en su país, pues bordaba como un hada. En todo este tiempo había leído repetidas veces el papelito de la marquesa y había contemplado las monedas de oro. Por fin, lo que la Providencia de los marineros como llamaban á la marquesa de Kermor en el pueblo había previsto, llegó á ser una realidad. La soledad pesaba demasiado sobre el espíritu de Juana y entristecía su vida. Un día fue á arrodillarse ante el sepulcro de sus padres, y luego se puso en camino, soñando con una posible felicidad. A su llegada á París sufrió una desilusión; la familia de Kermor estaba pasando una temporada en el Mediodía... Juana logró encontrar trabajo de bordado en el barrio del Chateau d eau, donde alquiló una habitación y esperó el regreso de su protectora, la cual, una vez en París, la recibió con aquella generosa delicadeza que hacía que se la amase más por ella misma que por los beneficios que prodigaba. -Trabajaremos juntas para mis pobres- -la dijo. Juana no aceptó la habitación que se le ofrecía en el palacio. Desde el primer momento supo establecer los límites de su situación, obrera, sí, pero libre en su pobreza. Este espíritu de independencia asombroso en aquella débil niña; su celoso cuidado de la propia dignidad, eran, sin duda, herencia de su padre, que había renunciado á toda ambición por el deseo de vivir libre ante el Océano libre; por la embriaguez del peligro siempre inminente; por la vida gloriosamente obscura de marinero y de salvador. Así se lo decía ella á sí misma; pero si se hubiera interrogado más hábilmente, hubiera descubierto en el fondo de su corazón motivos más poderosos: el orgullo y el amor... el temor instintivo de vivir en una condición muy inferior bajo el mismo techo que el hijo de la marquesa; la necesidad de poner á raya un sentimiento inconfesado aún; pero real y tiernísimo. El destino lo hubo de decidir de otro modo. En efecto, la marquesa no se contentó con procurar trabajo á su linda protegida, sino que fue en su palacio mismo donde tuvo que realizarlo con frecuencia, y así, poco á poco, llegó Juana á ser la confidente y la colaboradora de las buenas obras de Elena de Kermor. Por un fenómeno de amor puro, Juana no sabía nada de Enrique, aunque le veía, todos los días. Le quería sin darse cuenta, como respiraba sin conocer el