Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A a C. VIERNES 24 DE ENERO Oh 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 3 Madrid. Las músicas militares de la guarnición tocando en la Plaza de Armas de Palacio, durante la recepción celebrada ayer con motivo del santo de S. M el Rey. cursa! J encuentren un alma- caritativa que les- ofrez- rro d lasJbarandillas que separan unos des- donde son aceptadas pachos de otros... El Monte de Piedad de ca una habitación; quizá vaguen errantes. 150 poSr ióoxié ño, dando por ellas hasta por los bancos de los paseos, esperando la París presta sobre toda clase de cosas; pero su valor á cambio de un interés modestísimo congestión, con que los obsequia el frió para presta sumas verdaderamente irrisorias, y de 5 por 100 mensual... ¡Como nuestro clásiL MONTE DE PIEDAD La actualidad librarlos de penas; probablemente cuando la así es como se advierte la tremenda miseria co D. Felipe! estos días la noche llegue irán á buscar en el fondo del que en la gran ciudad existe: viendo á estas Estos es que llenan los desahucios y los suicidios. Esta- Sena el blando lecho donde hallarán el re- pobres mujeres que salen contentas, radian- están en establecimientosqueinútil deciren la poder de judíos exhiben tes de alegría porque se llevan dos o tres mos en pleno terme; hay que pagar el trimes- poso eterno. ¡Quién sabe! puerta su redonda panza y sus dedos cargatre que los caseros exigen, las contribuciodos de sortijones y pedruscos, cada uno de nes que el Estado impone, las cargas todas los cuales encierra seguramente una histoque pesan sobre el infeliz trabajador, y este ria dolorosa, un drama ó una tragedia. momento histórico sorprende á la mayor Pero el Monte de Piedad no se preocupa parte sin dinero. de lo fructífero de este segundo negocio, y Las Pascuas, con su obligatorio cortejo de hasta hay quien piensa que algunos altos comilonas; el primero de año, con la socaliempleados no son ajenos á él, porque de ña de los aguinaldos; la fiesta de Reyes, con otra manera, el Consejo de Administración la indispensable compra de juguetes, han hubiera estudiado los medios de combatirle dejado vacíos los bolsillos, y llega ahora este aumentando el tipo del préstamo... No... El instante fatal del terme, que sume en la Monte de Piedad ve que sus negocios marchan bien, su capital aumenta todos los años, mayor desesperación á gran número de fay no quiere meterse en aventuras... El no milias. pierde nunca, porque si el cliente no desLa peregrinación al Monte de Piedad se empeña el objeto pignorado, le desempeña impone estos días, y ante los mostradores il que- adquirió la papeleta. de las sucursales, largas filas de desgraciados esperan el turno para depositar la alhaAdemás, ordena á sus empleados que fracja recuerdo de familia, el vestido que sirvió cionen los préstamos, no importándole que para la boda, el traje de los días de fiesta, la éstos trabajen más... Si una persona necesi. máquina de coser con que la obrera gana su tada lleva, por ejemplo, una manta, un traje vida, la manta que por la noche daba calor y un paraguas, y por las tres cosas los tasa y abrigo á una familia entera. dores ofrecen 15 francos, por ejemplo, recoY menos mal para los que aún poseen mienda que se extiendan tres resguardos, bienes que pignorar, porque ellos saldrán uno para cada- objeto. del duro trance del terme y esperarán días ¿No adivináis el porqué de esta disposimejores... Pero ¿y los infelices que han agoción? ¡Oh! son unos linces los señores del tado ya todos sus recursos y no tienen un Consejo... Todos los años llueven multitud mal pingo que empeñar? de donativos sobre la benéfica institución, y Cuentan que los egipcios, alia en siglos hoyes una señora que al morir lega 50.000 lejanos, podían adquirir grandes sumas presfrancos al Monte para el desempeño gratuitadas, dando como garantía el embalsamado to de pequeñas partidas, mañana es Rostcadáver de un pariente querido. Si al expi. child que da todos los años 100 ó 150.000 rar el plazo convenido no satisfacían el francos con el mismo objeto, y otro día es préstamo y retiraban el cadáver, cubríanse otro regalo inesperado... de infamia y llovían sobre ellos desgracias El Monte entonces hace un recuento y y calamidades. Posteriormente, hubo prestaanuncia la devolución gratuita de todas las mistas que se conformaban con que les hipartidas de. ropas empeñadas hasta la suma ciera entrega de su bigote el infeliz neceside cinco francos; pero cuidando, naturaltado, y guardábanle como prenda pretoria en mente, de cobrarse los intereses devengagarantía de la suma prestada. dos por esas partidas. La caridad bien enHoy en los despachos del Monte de Pietendida empieza por cobrar el Monte los indad no se admiten cadáveres, y si los prestereses... tamistas adelantaran algún dinero sóbrelos velludos atributos masculinos, seguramente I I n pobre empleado me contaba esta mano nos quedaba ya pelo... ¡ni en las cejas! Valencia. El catedrático de la Universidad, Dr. Moliner, queha ingresado ñaña cosas curiosísimas. Hay objetos en la cárcel por haber excitado á los estudiantes á declararse en huelga. empeñados hace largos años, y sus dueños no handejado un solo año de satisfacer los o... Los caseros en la actualidad piden J- FOT. A. GARCÍA. dinero, y si al llegar el terme el inquilifrancos á su casa, producto del empeño de intereses para no perder la propiedad. idea- -Figúrese usted- -me decía- -que el otro ao no puede pagar, le ponen de patitas en deViendo á esta familia, ocurrióseme laMon- una falda, de un anillo, de un muebleir á visitar las oficinas centrales del la calle, como á esta pobre familia que acabo te de Piedad, instaladas en un caserón enorTan miserable, tan avaro, tan sórdido es día hemos visto que una partida de libros, de ver en medio dei arroyo, custodiandoun me de la rué de Francs- Bourgeios. este Monte de Piedad, que ha dado lugar á empeñados en la suma de tres francos el año 1868, viene siendo renovada puntualfogón portátil, dos sillas, una mesa y un jerLa gran sala de empeños estaba totalmen- que se establezca en París un negocio lucra- mente desde hace treinta y nueve años. gón... ¡Todo el ajuar! tivo y que enriquece á cuantos lo explotan; filas ¿Dónde se refugiarán estos infelices? Na- te llena, y largas entre de gente esperaban el reempeño de las Por cada su- ¡Cuántas veces habrá pagado su propietario turno encerradas niedie es capaz de adivinarlo... Es posible que DE NUESTRO- ENVIADO ESPECIAL ABCÉÑ E PARÍS JLUJ. U. CLll LUJA. -Í. J. W. O J IC VJ h. u J V -ww N W 1 J t