Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 962 que era que le habían dad una paliza. Reconocimos al rapaz, y tenía, efectivamente, todo el cuerpo lleno de verdugones y una ala casi rota. Ya habrás comprendido que aquel chicuelo era el Amor, y que había estado en el teatro, probablemente en gallinero. Vinieron los guardias con casco y se lo llevaron á la Casa de Socorro, sin que el pobre cesara en sus ayes. Llanos, que es galán joven y tiene condiciones, se quedó mortalmente triste; yo, mucho más curtido, aunque sentimental todavía, caminé en pos del obligado chocolate de los estrenos, reflexionando: Pues señor, si cuatro autores, jóvenes los cuatro, y en beneficio de la Pino, maltratan de ese modo al Amor, ¿qué va á ser de la sentimentalidad y aun de la especie? Tú no podrás contestarme á esa pregunta, pero dame fuego, porque con estas teorías modernas, ¡qué caray! hasta se apagan los cigarros. José DE ROURE. A B C JUEVES 23 DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 Después inserta el resumen de los servidos! o sean alumnos 6 profesores, estableciéndose tray, Mesa (D. Enrique) Mazzanüni, el coronel Sr. Elias y el capitán Sr. Matilía. extraordinarios prestados desde el 23 áe Enero a identificación en caso necesario. A la hora de los brindis, el general Polavieja También se acordó instruir expediente al hasta fin áe Diciembre de 1907, por las fuerzas Dr. Moliner. Será el instructor el catedrático y pronunció uno muy sentido, felicitando al de Carabineros, Ejército y al Sr. Madariaga por la distinción enador Sr. Rodríguez Cepeda. Estos servicios son los siguientes: Muchos estudiantes han significado su deseo de que éste había sido objeto. Prestaron auxilios eficaces ea 45 incendios, El Sr. Ruy Benítez de Lugo, secretario de la nueve inundaciones, 61 naufragios, 130 acci- de entrar mañana en clase, jpues no están disdentes varioís, como auxiliar á personas caídas puestos á secundar la iniciativa del Dr. Mo- Comisión organizadora, leyó varias adhesiones de personas que no habían podido asistir al ó arrojadas al mar, á los ríos, pozos, precipi- íner. banquete, y entre ellas una de D. Benito Pérez; cios, ó atropelladas por carruajes. aldós. En los incendios salvaron á cuatro niños y El Sr. Madariaga dio las gracias á sus com seis adultos y á varias familias completas adeCÁMARAS pañeros y á sus amigos por las muestras de más de los ajuares de su propiedad. que le han prodigado EXTRANJERAS amistad que había aceptado elestos días, y ma En las inundaciones salvaron á muchas fanifestó banquete como milias y mobiliarios. POR TELÉGRAFO una prueba de cariño, y que no quería dar otro En los naufragios, á 61 tripulantes, y además BERLÍN, 2 3 7 T alcance al acto realizado por ser muy cortos, 10 cargamentos y cinco embarcaciones. sus merecimientos. V en accidentes varios, á 32 niños y á 113 escándalo en el Reichstag. Añadió que trabajaba hacía cuarenta años adui. En total, 216 personas, y, además, otras La sesión celebrada esta tarde por el Reichstag, ha sido agitadísima. por la unión del Ejército con el elemento civil, varias no enumeradas en los partes. Los socialistas presentaron una proposición porque el Ejército no puede ser nada sin el Auxiliaron á los viajeros en tres accidentes que el Gobierno aceptase una ferroviarios y detuvieron á 339 malhechores. pidiendo acerca del derecho electoral eninter- apoyo de la opinión pública. Los carabineros han demostrado su honra- pelación manifestaciones ocurridas estos Pru- Y terminó dando un ¡viva! al Ejército y otro y las días al Rey, que fueron contestados por la numerodez devolviendo carteras y bolsillos hallados sia las calles de Berlín. sa concurrencia que llenaba los salones del que contenían 315 pesetas- en billetes, 400 en en El canciller Bülow se niega en absoluto á café Nacional. REGALOS DE valores y otras sumas hasta 1.126 pesetas y alaceptar la interpelación en su primera parte, por entender GENTE MENUDA gunas joyas de valor. para la cruz de Benefi- ta de Prusia. que sólo puede discutirla la Die- Ayer cumplimentó al señor ministro de la Fueran propuestos Guerra el general de brigada infante don e acuerdo con las condiciones publicadas cencia 34 individuos, y obtuvieron esta cruz Respecto á las manifestaciones, declara el Carlos de Borbón. en los números de Gente Menuda de los otros 34, siéndoles concedida á 15 de ellos por canciller que son de todo punto censurables y días s y 12 del actual, obtendrían premio los la Sociedad de Salvamento de Náufragos. que la responsabilidad de las colisiones habi- orno oportunamente anunciamos, ayer co 10 niños que hubieeen remitido los números Creemos hacer el elogio más cumplido y más menzó el movimiento de fuerzas á que ha más próximos al del premio mayor de la Lote- justo para el veterano Cuerpo, publicando los das entre la Policía y los obreros debe recaer dado lugar la reorganización de la primera diíntegra sobre los instigadores de ellas. ría nacional celebrado el día 21. que en la orden referida se consignan y el revisión orgánica. El número agraciado con el premio mayor sumen de los servicios que han prestado el pa- Estas palabras levantan prolongados aplauEl regimiento del Rey se ha trasladado de en la mayoría de los escaños. ha sido el 12.349. sado año los carabineros. Los socialistas, en cambio, protestan en to- Alcalá á Leganés, donde las fuerzas del de Entre los 39.505 boletines recibidos, son los León le han dispensado un. recibimiento muy nos violentísimos. más próximos uno con el núm. 12.348, y 11 seDefendida la proposición por el diputado cariñoso. ñalados con el 12.345, y aun cuando sólo está- ELDR. MOLINER El batallón Cazadores de Arapiles, que se Singer, y puesta á votación, es desechada con bamos obligados á dar 10 premios, ampliamos el voto en pro de todos los socialistas y radi- hallaba en Leganés, ha venido á Madrid, y este número hasta el de 12, por ser 12 los que más se aproximaban al del premio mayor. EN LA CÁRCEL cales. individuos del Gobierno y del Consejo marchado á Alcalá el de Las Navas. Los Los boletines agraciados son los siguientes: POR TELÉFONO Federal abandonan el salón de sesiones. Con el núm. 12.348: Nicolás Gallardo Puerto, VALENCIA, 21, 8 N. El socialista Fischer pronuncia un enérgico calle del Arenal, núm. 23, Pueblo Nuevo del l gobernador dispuso anoche la detención discurso combatiendo en términos violentísi- ver morir á un tísico! Los accesos de toa aon tari Terrible (Córdoba) una flauta. del Dr. Moliner. Este contestó á los agen- mos el actual régimen electoral y censurando violentos, que todo el cuerpo del enfermo se queCon el núm. 12.345: Matilde Paz, Quintana, 22, tercero derecha, Madrid, una bicicleta; Jua- tes encargados de notificarle la detención, que la conducta daj Gobierno ante las manifesta- branta; el sueño se le hace imposible, la fiebre ea ciones de la opinión. mto Bravo y Estrada, Lagasca, 14, primero, una se hallaba enfermo constante y una melancolía continua abate su Las manifestaciones del diputado socialista espíritu. Los esputos adquieren un color gris verEl Juzgado, por su parte, había decretado la caja surtida para dibujo lineal; Carolina MarImez Blanco, Olmo, 34 duplicado, principal, prisión del citado catedrático, y hoy, al salir promovieron ruidosas protestas de la ma- doso, y la frágil existencia que todavía le anima, Madrid, un juego de sala; Modesto Cuadrille- de su casa para hacer unas visitas, recibió or- yoría. no es aino una agonía lenta, pronto seguida de la El diputado conservador Herr Kretch le con- muerte. Nada tan aencillo y seguro en la actuaro, San Vicente, 15, Burriana, una bicicleta; José den verbal- -por conducto de un agente de la Policía- -de trasladarse al Gobierno civil par testó diciendo que la interpelación no tenía lidad como prevenir un tal desenlace. En efecto; María Gil del Real, paseo de Santa Engracia, más objeto que justificar el fracaso de las ma- el uso del Alquitrán de Guyot, á la dosis de una 20, segundo izquierda, Madrid, un triciclo; presentarse al gobernador Mercedes Arévalo, paseo de Atocha, 1 y 3, ter- Obedeció el mandato y entro en el despacho nifestaciones en la calle, y acusó á los socialis- cucharadita de Jas de café, mezclada con cada cero, Madrid, una casa de muñecas; María Ló- del Sr. Pérez Mozo, quien le notificó el auto de tas de haber expuesto á la represión de la Po- vaso de agua al tiempo de comer, basta para domilicía niños inocentes y mujeres indefensas. pez y López, Madera, 9, bajo derecha, Madrid, prisión dictado por el juez. nar la tisia en sus comienzos. Y ea que el AlquiEstas palabras provocaron u n escándalo trán es un antiséptico de primer orden, que detiene El teniente de la Guardia civil Sr. Azorín se na muñeca andadora; Antonio Jimeno, Tetuán, 5, Sevilla, un automóvil; Ramón Auba- hizo cargo del Dr. Moliner, y en un coche le enorme. Los socialistas, de pie en los escaños, la descomposición de los tubérculos del pulmón, irede Leal, paseo de la Farola, 43, bajo, Málaga, eondujo á la Cárcel Modelo, en la cual ocupa increpaban furiosamente á Kretch. matando los malos microbios, que son la causa de Los ministeriales á sa vez insultaban á Be- esa descomposición. Repetimoa que es un tratalana linterna mágica; Pedro Aubarede Leal, pa- una celda de distinguidos. En el coche había olvidado el Dr, Moliner bel. La confusión y el barullo duraron largo miento tan sencillo como eficaz, y en todas las farseo de la Farola, 43, bajo, Málaga, una máquina fotográfica, y Antonio Rivas Porras, Pozos una fotografía del Rey, obtenida durante una rato. macias se encuentra. Restablecido un tanto el orden, usó de la pacorrida de toros. El teniente ia entregó á la es Dulces, 4, segundo, Málaga, una locomotora. ADVERTENCIA. -Si labra Herr Homspech para declarar que los cual producto en lugar os quieren vender tal 6 posa del doctor. Reina tranquilidad entre los estudiantes, diputados del Centro son resueltos partidarios DESCONFIAD DE LA del Alquitrán de Guyot, OFERTA; ES INTEREHoy no ha habido clases, oor ser la fiesta de del sufragio universal. CERVICIOS DEL CUERPO patrón de Valencia. SADA. Lo mejor en tales casos es exigir terminantemente el Verdadero Alquitrán de Guyot, cuya D E CARABINEROS Al tenerse noticia de la prisión del Dr. Moli etiqueta, si es el legítimo, deberá llevar, además ner. se hacen muchos y variados comentarios. En la orden general del Cuerpo de Carabidel NOTICIAS MILITARES biénnombre Guyot en letras grandes, lafirma, tamneros, dictada con fecha de hoy, por su direcde Guyot, al bies y en tres colores: violeta, A yer tarde, á la una, se celebró en el café Na verde y rojo, é igualmente las sefiaa del Laboratotor, el ilustre general Sr. Ochando, se elogia D eunión del Claustro. la constante y penosa labor de aquellos indi- A las once de la mañana se ha reunido en cional un banquete en honor de D. Fede- rio: Casa L. Frere, 19, rué Jacob, París. viduos en la defensa de las rentas oúblicas y el salón rectoral, bajo la presidencia del docto: rico Madariaga, con motivo de su ascenso i Este tratamiento viene á costar DIEZ CÉNTIgeneral de división. en la represión del contrabando. Machí, el Consejo universitario. MOS AL DÍA, y... cura. Para solemnizar el santo del Rey, y de acuerAsistieron 460 comensales, entre ellos, los Han asistido todos los catedráticos Precio del fraseo para el público en toda Esdo con el señor ministro de la Guerra, dispone generales Polavieja, Martitegui, Luque, Ochan- pafía, pesetas 2,50 Depósito general, Bascans j La reunión ha sido secreta. que sean levantados todos los correctivos de do, Aznar, Montes Sierra, Marvá, Ruiz Bení- Salinas, Claris, 111, Barcelona. En todas laa fas Asegúrase que, oídas las explicaciones del arresto militar por faltas leves y da por inva- rector, todo el Claustro ha estado unánime en tez, Tovar, Suárez Inclán, Pereira, González macias y droguerías. lidadas las notas desfavorables inscriptas en las apreciar la necesidad de adoptar medidas qu Montero, Perol y Osma; el cónsul de Suecia y hojas de castigos de los sargentos, cabos y ca- restablezcan el orden, acordándose prohibir 1 ¡Dinamarca; los Sres. Benlliure, Garay, Picón, Oloroso IiA PRAVIANA pedidlo en prinrabineros. entrada en los Centros de enseñanza á quienei Moróte, Luceño, Martínez Calvo, Millán As cipales Cafés, Reposterías, licores Y Coloniales. D E BIBLIOTECA DE A B C 20 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 17 -Bueno. Esperaremos que sea de día. Yo no me proponía más que enseñarte su casa. -Otra vez será. Pero tú tienes la culpa de todo. Si hubieras soltado la lengua á tiempo... Allá, en lo alto, acababa de iluminarse una ventana, la del cuarto de Juana de Brenn. Vil ¡SOLA EN EL MUNDO 1 Juana acababa de encender su lámpara de pantalla de papel rizado y se sentó al borde de su lecho, con las manos juntas. Ya no lloraba, pero sacudían su pecho suspiros convulsivos como sollozos de niño apenado. En su cerebro sólo había una idea fija: marcharse en seguida, en cuanto amaneciera; desaparecer de modo que no pudieran volver á encontrarla. Recordaba la carta que había escrito á la marquesa de Kermor, y sentía nabería dejado allí. Aquello había sido una locura. ¿No era posible que al leerla adivinase la verdad la madre de Enrique? Si la adivinara, si Entioua llegara á saberla, ella, Juana, se moriría de vergüenza. Sí, no había más remedio que huir, que no pudieran dar con ella si la buscaban, porque si la encontraran, ¿qué explicacióu podría dar de lo que había hecho? Recordaba haber visto en el camino que seguía cotidianamente para ir al palacio de Kermor, un letrero en que se anunciaban cuartos modesto desalquilados, en una casita nueva, limpia, riente. Iría allí; llevaría su mobiliario, ¡pobre mobiliario! en un carrito de mano, y marchándose sin dejar sus nuevas señas, ya era difícil que pudieran averiguarlas. Pensó en Sidonia; pensó que no dejaría de querer á Enrique y que Enrique quería á otra; pensó que su amor sin esperanza la mataría, y en aquellos dolorosos instantes se vio tan sola que el vértigo del miedo se apoderó de ella. No tenía quien la consolara; muertos sus padres, sin pariente alguno. ¡Sus padres! Conservaba religiosamente sus retratos, y los tenía colocados en marcos de peluche sobre su mesita de trabajo. El, Joes Le Brenn, maquinista de la escuadra francesa, héroe, luego, de la guerra de 1870, patrón más tarde de una lancha de salvamento, había perecido al tratar de socorrer á unos náufragos. Ella, madre amorosa, espíritu noble, hija digna de la fuerte 1 aza bretona, había sucumbido, sin embargo, al dolor de su viudez. Al quedar huérfana Juana, llevaba seis meses de mortal angustia, cuidando á su pobre madre, agotando todos los recursos de la casa. El día que la enterraron, ella, de vuelta á la casita solitaria, se arrodilló en la habitación donde su madre había muerto, y rezó, rezó mucho. Al levantarse vio que en la puerta estaba parada, contemplándola con mirada piadosa, una dama. ¡Pobre niña! ¡Pobre huérfana! -decía. ele su abuelita. De la cadena pendía una cruz, que Luisa besó piadosamente, y aquel beso la hizo recordar otros tiempos más felices, los anteriores á su falta; su cuartito en casa de su padre, la mesa de trabajo llena de libros, el piano abierto, su lecho virginal... Cerró los ojos y le pareció ver á su padre, de rostro severo, tal vez demasiado severo, surcado por arrugas que había marcado el dolor de la muerte de su esposa... Luisa no había conocido á su madre; murió cuando ella tenía dos años. Tal vez esto pudiera explicar lo fatal de su caída. Luego se acordó del infame Delrue, y las ropas que vestía, regaladas por él, la dieron asco. Se desnudó, buscó en el armario y encontró su vestido, el suyo, modestísimo, de satén, adornado con encajes de imitación. Se lo puso, y ya dispuesta á marcharse, pensó: ¿Dónde iré? Sufrió el vértigo de todos y, sobre todo, de todas las que en un momento de m vida han tenido que preguntarse: ¿Qué va á ser de mí? No puedo esperar á resolverlo mañana ni dentro de dos horas, sino ahora mismo, inmediatamente. ¿Qué hacer? ¿Morir? ¡No! Morir, no. Luisa sintió que poseía energías antes no sospechadas, fuerzas desconocidas que impulsaban á vivir para sufrir, expiar, legenerarse... Y salió... Dejó, indiferente, la puerta abierta, y al verse en la calle, de nuevo se apoderó de ella el vértigo. ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? Echó á andar, y poco después se encontró frente á la casa de su padre, frente á su casa. La ventana del cuarto de su padre estaba iluminada. Una resolución repentina la impulsó, tiró del botón de cobre y sonó en el interior la campanilla. Tuvo miedo. Oyó ruido de pasos y luego el de la llave al dar vuelta en la cerradura. Quiso huir, ocultarse... ¡Imposible! La puerta acababa de abrirse y en ella aparecía el camandante Rieux, con una luz en la mano. Luisa observó que los cabellos de su padre habían encanecido. Quiso dar un paso, quiso balbucir una súplica y no pudo. Su píidre la miraba fijamente; estaba pálido como un muerto, y le temblaban las manos. Ella le tendió los brazos. El dio un suspiro, y en voz baja, contenida, sin expfesió de cólera ni de piedad, preguntó: ¿Que desea usted? ¡Padre, perdón! ¡Padre, piedad! No me mires así, Soy íu hija y me muero de dolor. Soy indigna de ti; es cierto. No supe lo que hacía; creí al hombre á quien amaba. No supe lo que hacía, y luego ya era tarde. Perdón, padre, perdón! ¡N hay perdón! Dime el nombre del miserable. Luisa trató de entrar en la casa; arrodillada, cogida á las manos de su padre, iba arrastrándose con un esfuerzo suave, lento y continuado Pero él la cogió por los hombros, la hizo retroceder y volvió á preguntar- -Su nombre, desgraciada, dime su nombre. Dímelo ó te mato. -N sé, no lo sé ya. Todo ha concluido entre nosotros. Bí volvió la cabeza, loco de vergüenza y de rabia.