Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA ERO S U E L T O JES h! 0. SAL I L U S T R A D A AÑO IV. N Ú M 962 1 m m ÍjB 2. É P O C A r r Ssr r r r mmmt mamm EN LA DIPUTACIÓN F e n í a que suceder. A fuerza de llover se le habían de hinchar las narices al Manzanares, y ahí está amenazando con su hinchazón á vegas y lavaderos y echándoselas de río formal. Del Sena y del Garona tiene lo sucio del color; el sorbo de agua que, según tradición, lleva en su seno, se ha convertido en lo menos un metro cúbico, y á estas horas corre caudaloso, queriendo tragarse lo que coja por delante. I o malo del crecimiento del Manzanares es que resulta á costa de seguir cayendo s o b r e nuestra humanidad otro Manzanares continuo. Kl de ayer fué Manzanares y medio. lyas calles estuvieron no tan enlodadas como 4 n los días anteriores, lo estuvieron más, y si el Ayuntamiento dispusiese de tantas pesetas como epítetos malsonantes le dedica el vecindario peatón, no habría en el mundo Administración municipal más rica. Pero ahora viene lo gordo. Tápense ustedes ias narices. Bn la Diputación, ¡en la Diputación había de ser! se descubrieron un robo y una estafa. N, ada más que estas dos cosas. Kl robo, en el hospital del Cerro del Pimiento, desvalijado por unos celosos empleados que, además de cargar con camas y colchones, lo vendieron todo en el Rastro, para que lo que los enseres vendidos llevasen, ¡y no sería poco procediendo de un hospital de epidemias! se repartiese equitativamente por Madrid. Bueno; pues, además, una estafa de 40.000 pesetas, falsificando los títulos que las amas de cría de la Casa de Maternidad presentan para cobrar sus modestos haberes. Delicioso, ¿verdad? Pues verán ustedes cómo liay paciencia para eso y para mucho más. Nos contentaremos con saber que l o s colchones y ías camas del hospital de epidemias han sido íiallados y serán quemados; pero nada más que 2 SOS objetos, ¡cuando tanta cosa pestilente se podría quemarl Fué día de banquetes: uno de gala en Palacio, como víspera del santo del Rey; otro de los militares, en honor del general Madariaga, y otro de los empleados de ferrocarriles para festejarse á sí propios. Nada aguó estas brillantes fiestas, y eso que cayó el diluvio todo el día. En los Tribunales hubo varias vistas, pero lá cualquier cosa se llama vista! Por la índole de los delitos perseguidos, se Celebraron los juicios de algunas á puerta cerrada, que es la manera segura de que el público no vea nada. En el Congreso no hubo cine pero sí re -snióií vP los je íes de las minorías, para preparar los debates que irremediablemente se avecinan. Trataron los señores de los artículos del proyecto de ley de régimen local, de los dictámenes, de las enmiendas... Total, dado el estado del tiempo, papeles mojados. Donde hubo cine fué en el Ayuntamiento, donde hubo sesión extraordinaria, con pocos concejales, pero unidos. Iban á discutir y aprobar el arriendo del impuesto de las cédulas personales. Discutir, se discutieron; pero aprobarse, ¡magras! Resulta que es un nuevo monopolio, en el cual, ¡cosa rara! pueden cometerse muchos abusos. Se dijo que se há aumentado el capítulo de sueldos del personal encargado de cobrar las cédulas, y ahora se trata de arrendar la cobranza. vSe dijeron otras muchas cosas y quedó pendiente todo para otra sesión Kntre los sucesos hubo una riña, consecuencia del juego y del vino, en una taberna. Heridos, dos. ¡Ca fatalidad, como siempre, haciendo que el vino y el juego mermen los prestigios de esos centros de cultura! Otro suceso fué la brutal agresión de un cochero á un carretero en la calle de Preciados, empeñado cada cual en ¡levar la izquierda, como mandan las Ordenanzas municipales y los consabidos antigramaticales cartelones. Pero el suceso del día, el que ha venido á dar gusto á los comentaristas de cafés y de eírculos y tema á las murmuraciones de muchos días, fué un escándalo en la calle Mayor, con su origen misterioso, novelesco: un viaje, unos amores clandestinos, un niño de por medio, una mujer que reclama, el Juzgado que interviene en el asunto... ¿Mh, qué tal? ¿Hay tela cortada para que ias Morritos y los Momios de los folletines que suceden den un rato de expansión á la lengua? Y nada más; que ya es bastante. Por la noche, un estreno en Lara, Filazo verde, obra de nn ángel (Caamaño, por más señas) que gustó, 7 en el Real un Hamlet colosal, que hará época. En fin, el regio teatro estuvo á punto de hundirse, pero de aplausos; y de arder, pero de entusiasmo. UN ROBO Y UNA ESTAFA I as impurezas de la realidad Así, á pares, hemos de relatar los sucesos últimamente ocurridos en la casa de la provincia, si hemos de ser para con nuestros lectores informadores fieles de la realidad, y ésta nos ofrece en la ocasión presente esos dos aspectos que entran de lleno en los tenebrosos dominios del Código penal. SAQUEO DE UN HOSPITAL p l Cerro del Pimiento. Desígnase de este modo al hospital de epidemias, habilitado por la Diputación en el lugar que su nombre indica, para combatir la plaga del tifus exantemático, que asoló á la villa y corte en pasados años. Por acuerdo reciente de la Diputación, habíase ordenado que el mencionado hospital quedara destruido por no existir ya, afortunadamente, la causa á que debía su creación y para evitar asimismo posibilidades de contagio. Este acuerdo iba á ser y será cumplido en brevísimo plazo. Era antes preciso trasladar la máquina de desinfección y otros aparatos, algunos de los cuales han comenzado á ser transportados á otras dependencias. En el hospital no quedaban más que algunas hermanas de la Caridad, un interventor y varios dependientes. 1 colmo de la frescura. Hár I lámase el interventor en cuestión Francisco Cernuda, quien creyó, sin duda, que puesto que la Diputación había mandado quemar los enseres del referido hospital, hacía un favor a l a provincia ahorrándola tal trabajo, y á sí propio vendiéndolos por su cuenta para lucrarse en unos cuantos duros. Pensólo así, y así lo llevó á efecto; púsose al habla con algunos traperos domiciliados en la Ribera de Curtidores, negoció con ellos la venta, y el día 15 del actual el día mismo en que la Diputación acordaba la destrucción del hospital, se presentaban en éste los traperos para consumar el ilícito trato. Con los traperos iba un ordenanza de la Diputación, apellidado Portillo, quien manifestó ser portador de órdenes superiores, en virtud de las cuales la superiora no tuvo inconveniente en que fueran cargados? los enseres en dos carros que llevaban los compradores. A viso oportuno. Ea superiora tuvo la precaución de dar conocimiento de lo que ocurría al director del hospital Provincial, quien, extrañado d é l o que sucedía, mandó suspender el traslado. Volvieron los carros, que ya se habían llevado varias tiendas de campaña, gran cantidad de maderas y otros objetos, é intentaron los compradores cargar otra vez con camas, colchones y cuanto pudiesen llevar en el segundo viaje. vAnte la negativa de la superiora desistieron los traperos de su propósito, y tres días después, mediante las oportunas investigaciones, logróse poner todo en claro, deduciéndose que se trataba de un delito. I o que resulta. Incoado el oportuno expediente por acuerdo de la Comisión provincial, se dedujo que el interventor Cernuda, en connivencia con el ordenanza Portillo y otro llamado Matías, se habían adelantado á saquear el hospital por su, cuenta. En varios puestos del Rastro fueron encontradas tres tiendas de campaña y gran cantidad de rastreles y maderas de entarimar que fueron llevadas al punto de su procedencia. Eos traperos dijeron los nombres de las personas que habían hecho la venta y la cantidad que habían entregado por los objetos, que era la de 200 pesetas, y todo género de detalles relacionados con el robo. Ea Comisión provincial, que estuvo ayer constituida desde las tres hasta las siete de la tarde, acordó desde luego la cesantía de los tres empleados comprometidos, $i n perjuicio de pasar la oportuna comunicación al gobernador, con objeto de que denunciase el hecho al Juzgado. El hecho constitutivo de este delito, es tanto más grave porque no se trata, como á primera vista parece, de un robo de mayor ó menor importancia, sino que sus resultados h n podido afectar más seriamente al vecindario madrileño, al ser puestos á la venta objetos que h ábían pertenecido á un hospital de epidemias y que hubieran constituido vehículo segurísimo de contagio, en cuyas terribles consecuencias no nos atrevemos ni á pensar siquiera, EL I N S T I T U T O D E PREVISIÓN ü l Sr. I a Cierva leerá mañana en las Cortes un proyecto de ley muy importante relativo á la creación de un Instituto de previsión ue funcionará bajo la tutela del Estado y cuyo objeto será facilitar á los obreros y las personas de posición modesta que lo deseen, el medio de cobrar una pensión vitalicia cuando la edad no les permita ya dedicarse al trabajo, Serán sucursales del nuevo organismo las sucursales de. las Cajas de Ahorros. El Instituto de previsión tendrá una sub ención del Estado y recibirá donativos, y como además no se lucrará y dedicará todos sus recursos álos retiros de los asociados, estas pensiones serán más elevadas que las que conceden las Sociedades de seguros. Según elSr. La Cierva, este proyecto es la base de una reforma social y el principio de ana campaña que abarcará otros extremos: casas para obreros, accidentes del trabajo, etc. FALSIFICACIÓN Y ESTAFA por parte de algunas personas que comercian con todo lo comerciable, aun con la vida y la salud humanas, es la nota característica del segundo de los delitos que nos ocupan. Conviene, para explicarlo, exponer algunos antecedentes. En la Casa de Maternidad de Madrid se reciben los niños expósitos, los cuales, ááraíz de su ingreso, son filiados y registrados en los libros, sacándose de sta filiación una nota que se inscribe en un documento llamado pergamino, el que se entrega, en unión de la criatura, á las amas de cría encarg. adas de su lactancia, para que puedan cobrar de la Diputación el módico estipendio que aquellas disfrutan. Es, pues, el pergamino como cédula person E la Casa de Maternidad. El afán desmedido de lucro nal para la identificación del niño y como ti- D esumen, tulo al portador, que devenga, mientras la cria- Esto es en resumen lo que ocurre hasta tura vive y hasta que ésta llega á la edad de ahora. seis años, sus intereses correspondientes. Juan Aguirre se quejía de haberle sido esta Hasta que el pequeñuelo cmmple quince meses, el ama qué cría á aquel cobra á razón de fadas unas 25.000 pesetas, y por su cuenta 50 céntimos diarios, y desde los quince meses propia denunció ayer el hecho también ante el hasta los seis años, 25 céntimos, siempre me- juez de guardia. Conviene tener presente que el negocio á que diante la presentación del oportuno pergapensaba dedicarse no es tampoco del todo mino. Eas amas, en su generalidad, habitan en las recomendable, pues, claro es, que el comprar provincias cercanas á Madrid: Avila, Toledo, una cantidad tan crecida de pergaminos pareGuadalajara, Cuenca, y casi todas se suelen ce llevar aparejada la idea de lucrarse con ellos. Es fácil que hoy mismo quede terminado el valer de cobradores especie de habilitados como los de las Clases pasivas, que, mediante expediente administrativo y decretada definiuna comisión, gestionan el cobro de los habe- tivamente la cesantía de algunos de os empleados suspensos. res, que luego entregan á las amas. H a y quien dice que la comisión suele ser crecida; de los 60 reales mensuales, algunos se quedan con 10, y los 50 restantes según no falta tampoco quien lo asegura, los entregan, ó dicen que ios entregan, en especies, tan averiadas á veces, que más que alimentos sanos, suelen ser substancias adulteradas y nocivas U l Gobierno y las minorías. Convocados por el presidente del Congrepara la salud. Este es un punto que convendría á todo so se reunieron ayer los jefes de las minorías, para tratar de la forma en que se ha de discutrance poner en claro, -Es de advertir, para terminar con estos an- tir el proyecto de Administración local. Concurrieron á la reunión los Sres. Date, tecedentes, que los expósitos que la Diputación sostiene en estas condiciones, se elevan á Maura, Canalejas, Moret, Cambó, Azcárate, la respetable cifra de siete á ocho mil, y que Feliú y Senantp. Se había creído, en vista de los anuncios hede ellos quizá no lleguen á 200 los que se hachos, que los jefes de las minorías empezarían llan en la corte. -en la reunión dé ayer á dar la batalla que, sep l hecho. El martes pasado se presentó en la Inclu- gún se dice, van á emprender contra el prosa Juan Aguirre, natural de Avila, acompa- yecto; pero lo cierto es que, si estos propósitos ñado de su padre político, y preguntando si existen realmente, se pondrán tal vez eii prácse había extendido el libramiento de 575 per- tica más adelante, porque ayer los directores y gaminos de que era tenedor y que aparecían representantes de las oposiciones se mostraron de acuerdo con el propósito del Gobierno. sin liquidar desde Noviembre de 1906. Deseaban las oposiciones que el dictamen Extrañóle esto al probo y celoso director de la Inclusa y Casa de Maternidad, Sr. Garrote, fuera discutido artículo por artículo, con tres quien sabía que la Diputación y, por tanto, la turnos en pro y tres en contra de cada uno, y J u n t a de Damas de honor y mérito, que es la como son 400 los que contiene el proyecto, imencargada de hacer el pago, había saldado to- plicaría esta fórmula de discusión pronunciar das sus deudas en 31 de Diciembre del pasado 2.400 discursos. Sería realmente un exceso de oratoria. año. El Gobierno quería, para evitar tal derroche El Sr, Garrote manifestó á J u a n Aguirre que volviese al día siguiente p a r a aclarar sus de parlamentarismo, qne el proyecto fuera dis- cutido como un solo artículo, sin perjuicio, dudas, Aguirre hizo lo que le indicaron, y ayer claro está, de las enmiendas que fueran pre- I compareció de nuevo en la Inclusa, en ocasión sentadas. Por lo tanto, el Sr, Dato propuso que empiede hallarse presente en el establecimiento el diputado visitador de éste, Sr, Barranco, ya ce la discusión de las enmiendas presentadas á cada uno de los artículos, párrafos ó aparta- ¡advertido de lo que ocurría. Puestos á coafrontar los documentos, vióse dos, no pasando de uno á otro hasta que ha- que éstos eran falsos en todos sus extremos, y yan aprobado todas las enmiendas del an- j- -f que estabaa extendidos y firmados por algu- terior. De esta manera el debate puede ser razona- nos empleados de la Inclusa, según pudo com- í blemente amplio. 1 probarse en el acto. Terminadas las enmiendas, se discutirá el O que dice Aguirre. artículo único, concediéndose los tres turnos Eos Sres. Barranco y Garrete acompaña- reglamentarios ron á Aguirre al palacio de la Diputación, con Todos los reunidos aprobaron lo propuesto objeto de que, en presencia de su presidente, por fel presidente del Congreso, y terminó la explicase de ué modo había adquirido aque- sesión, acordándose antes que la discusión del llos pergaminos. proyecto empiece el martes, ¿f Entonces declaró que, teniendo deseos de ser apoderado de las amas de cría, los había ü migración, ido comprando al portero de la asa de Mater- Ayer tarde se reunió en el Congreso la nidad, Mariano Díaz, ipagándoselos á razón de subcomisión del Consejo de emigración encar- 25 pesetas por cada pergamino, siendo de ad- gada de redactar el Reg: lamento para la apli vertir que la mayor parte de éstos eran de los cación de la ley. Asistieron los Sres. Maura (D. Gabriel) AI que devengaban dos reales diarios, Mariano Díaz, que según afirmó también el varado, Pedregal, Madariaga y Navarrete. -r dedarante, le había pedido después otras cantidades, poníale siempre dificultades para el I o de Barcelona. El alcalde y el presidente de la Diputa pago, diciéndqle que éste no se efectuaba por ción provincial de Barcelona conferenciaron carecer la Diputación de fondos. Hasta ayer mismo no se percató Aguirre de ayer con el ministro de la Gobernación para que esto no era cierto, como asinjismo de que tratar de la organización de la Policía particu sus. papeles eran sencillamente papeles mo- lar en aquella capital, El Sr. Ea Cierva y sus visitantes convinieron jados en que es preciso llegar á una fórmula medianI a Comisión Provincial, te la cual queden complacidos los deseos de En su reunión de ayer tarde, á que antes Barcelona, sin que el Estado ceda ninguna de aludimos, acordó la Comisión provincial sus- las atribuciones que le corresponden. pender provisionalmente de empleo y sueldo á Esta fórmula pudiera consistir en reconocer, siete empleados de la Inclusa que aparecen á los individuos que formen la Policía particu- complicados en este negocio, y ordenar que el lar la autoridad necesaria para el cumplimiendiputado visitador, Sr, Barranco, incoe con to de su misión. Esta Policía dependerá de la toda urgencia el oportuno expediente admi- Comisión encargada de constituirla; pero con nistrati- ro á que hoy mismo dará comienzo. la intervención del gobernador. j Acordó también poner el hecho inmediataEos Sres, Sanllehy y Prat de la Riva queda- mente en conocimiento del gobernado? para ron muy satisfechos de su entrevista con el que pasase la oportuna denuncia á los Tribu- ministro. El segundo salió anoche para Barcenales. lona, con objeto de dar cuenta á la J u n t a de En virtud de esto, los individuos de la Comi- defensa de la fórmula aceptada en principio sión provincial, Sres, Amírola y Ramírez Tomé; el visitador, Sr, Barranco; el director de la In- A dministración locálT clusa, Sr. Garrote, y el secretario de la Diputa- Ayer se reunió en el Congreso la Comi- í ción provincial, se trasladaron al Gobierno ci- sión que entiende en el proyecto de Adminis- j vil, siendo portadores de la mencionada comu- tración local, para seguir redactando el dictamen. Está impreso ya hasta el artículo 90 nicación. Ante lo urgente del caso y en ausencia del pronto lo estará todo el dictamen. gobernador civil, conferenciaron detenidamen- M oticias varias. te con los Sres. Martos O Neale y Millán Eas sesiones que el Congreso celebrara Astray. el viernes, sábado y lunes, estarán dedicadas á El primero dio conocimiento al juez de guar- la discusión de los siguientes dictámenes: dia de lo que ocurría, y el comisario general Dictámenes de la Comisión de actas relatitomó las medidas conducentes para detener al vos á las de Eucena (Castellón) y Santa Cruz portero Mariano Díaz. de Tenerife; proyecto de ley, ya aprobado por el Senado, estableciendo la condena condicio- H 1 portero desaparecido. Mariano Díaz, que temía sin duda lo qne nal; proposición de ley del Sr. Azcárate para se le venía encima, no fué hallado en parte al- restringir la usura, é interpelación del seños Iranzo sobre crisis agraria. guna. -Había tomado sus precauciones de antemano, y el día 17 del actual solicitó un permiso f- para ausentarse de Madrid por cuatro días tan O solo. -El permiso cumplía el lunes, y ayer miércoA CACERÍA Ayer continuó en loí? 1 jiües JM les no se había presentado todavía Mariano. -de El Pardo la montería emCréese que se haya embarcado en Alicante pezada el martes, y en ella tomaron parte, adecon rumbo á Argelia, pues desde aquella capi- más del Rey y del príncipe de Connaught, loa tal levantina había, dirigido un telegrama á su mismos invitados del día anterior. mujer, que reside en Madrid. A pesar de lo desapacible del tiempo, la c i Por si aún es tieir po, se ha telegrafiado á las cería r e s t ó ó muy interesante y animp. da, coautoridades de algunas provincias para que brándose en ella 16 piezas entre jabalíes, s ti procedan á captura, u I mos j ciearvos. INFORMACIÓN POLI TI e x L DE PALA