Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 960 ABC. MARTES 21 DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1 PAGINA 3 5 7 AS Madrid. Los esgrimidores que se disputaron la copa del duque de Arión en la sala de armas uel maestro Sanz. En el centro, sentado, el duque de Gor, arbitro en las poules DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL TO r ABC. A B C EN PARÍS Buenos, malos ó medianos, los artistas francee figuro lo que dirán 1 muchos. ¡1,0 imses son, antes que todo, artistas No vacilan portante es la obra Si la obra es buen t nca si hay que sacrificarse y lo supeditan na, poco importa que esté mejor ó peor todo, nombre, conveniencia, vanidad y posipuesta. ción, al supremo interés del arte. Este es un error, porque muchas obras Por eso en París no se da jamás el caso, estimables han fracasado por deficiencias tan frecuente en España, de que un cómico, U e observado que en las e cenas de París en la interpretación, por pobreza de la mise hi ichado por media docena de elogios be- es muy raro el cuadro popular, y hasen scene, y no hay íazón para exigir sólo del névolos, se crea más grande que Taima y ta creo que los directores oponen una gran autor el esfuerzo como se hace en España sueñe con formar una compañía en la que resistencia á montar esta clase de obras. El El autor es el que paga siempre las culpas él se reserve todos los honores. Así resulta teatro ha de ser visualidad, y la dirección de todos... Para la empresa que pone la obra que en España, habiendo sobrados elemen- de un teatro encuentra más ancho campo con sordidez; para los artistas que la intertos, no hay una sola compañía, ni grande ni para lucirse, organizando un té durante un pretan torpemente, la crítica es benévola, chica, quo merezca la pena de que nadie se cinco á siete en el salón de Madame, que para el autor, no... Y á él es á quien se le aste dos pesetas para verla. cuidando de reproducir con exactitud el incaigan siempre los pecados de todos. Unas viven- -las menos; -otras perecen, y terior de una pobre guaidilla I, a mayor Es una adulación estúpida llamar Majeslos autores se ven obligados á escribir sus parte de los espectadores conocen las guartad al público y decir que siempre tiene obras por el procedimiento empleado para dillas, y en cambio no saben de la vida de razón en sus juicios. El público que oyó la construir esas casas de juguete, en que hay los salones más que lo que dicen los periómachicha, por ejemplo, en Los inocentes, duque ir uniendo pacientemente los pedazos dicos Ya que no puedan entrar en el gran rante cien noches consecutivas y ni siquieCuando leo que un autor español ha consera se fijó en ella, y luego cuando se la han guido un éxito decisivo, le admiro dobleimportado de París la ha aplaudido, se la EN LAS CUATRO CALLES mente primero, por su talento, y luego, por ha aprendido de memoria y le ha gustado, la habilidad. no tiene razón ni oído. ¡Porque apenas sí hace falta 1 habilidad Cuántas comedias ha condenado ese supara escribir una obra en España Hay que premo juez que eran dignas de mejor suerhacer cada papel á la medida de cada arI te... En vez de acatar el fallo del público, tisi a; es preciso cuidar que la susceptibilidad I adulándole y diciéndole que es infalible, se 1 de Fulano ó de Mengana no sufran absolu ría mas conveniente discutirle. Así el pútamente nada, y luego es necesario buscar blico aprendería, que buena falta le hace. un ambiente en el que se muevan todas las Y se le sacaría de la rutina presentándole figuras con naturalidad ejemplos a millares Porque lo primero que De aquí el abuso de que en nuestro teatro hay que enseñarle es á no cocear en el tease hace de los cuadros populares, como si 1 tro, por mala que sea una obra. Con no fuera del ambiente del pueblo no hubiera 1 volver al día siguiente están bien condena: M S- Í asuntos á millares, ni tipos que llevar a l a dos todos, autores, empresas y teatros... escena. Pero si le preguntáis á un autor de Pero el pateo, tal como ahí se practica, es género chico, por ejemplo, os responderá en sencillamente una falta de educación seguida: Además de que ningún público extranje- ¡Hombre 1 ¿Cómo voy á sacar á Carreras 10 se cree capaz de juzgar del mérito de una vestido de frac obraj así, de repente. Sólo el de nuestra Pues en el género grande ocurre lo mismo, nación lo hace, sin duda porque aunque es y si dejamos á un lado á dos ó tres actores el pais donde más analfabetos hay, poseen que llevan la ropa con naturalidad, nos entodos la ciencia infusa. contramos con esos conjuntos que á veces hemos presenciado en Madrid y que nos han ¡Y cualquiera va ahora á Madrid á estrehecho sonreír. nar una piececita después de escrito este Y aun esos mismos que tienen buen artículo! tipo y saben llevar la ropa, resultan ridícuJOSÉ JUAN CADENAS los, porque se recargan de rameados chalePans. Enero. cos, se llenan de chorreras, exageran de tal suerte, que lejos de parecer elegantes, son U ace años que en el soberbio edificio que te numerosísima cíentela por Jo exquisito del tiene sus fachadas a la calle de Sevilla, servicio En la planta principal se han realizado cursis... Cuatro Calles y de San Jerónimo se obras importantísimas, aumentando el número ¿33 ónde habrán visto nuestros actores que halla establecido, Carrerasaben nuestros lecto- de habitaciones y dotándolas de todos los detacomo nadie entre en un salón y deje el sombrero res, el lujoso y reputadísimo hotel Bilbaíno. lles del más refinado confort encima de una silla? ¿Quién les habrá enseAl poco tiempo de su fundación, ya resultaLa implantación del coquetón restauranl en A los señores fotógrafos de profesión y íí ñado esas posturas que adoptan para hablar ba pequeño para su mucha y selecta clientela el hotel Bilbaíno es una medida que agrade- los aficionados que envíen a la Redacción apoyándose en el respaldo de un sillón ó y el propietario del hotel Bilbaíno se ha visto cerá una gran parte de la buena sociedad, pues en 1 ándose en el brazo de una butaca? En precisado á realizar las obras necesarias para conocido ya el delicado servicio de ese hotel, ha dcAXC fotografías sobre algún asunto de una escena amorosa ya sabemos que necesi- aumentar el número de habitaciones y dar ma- de ser el nuevo restaurant el obligado y predi- interés y de palpitante actualidad, se les yor amplitud á las principales dependencias lecto de diputados, bolsistas y otras personas tan un canapé... Sin ckaisse- longue no hay eslas cuales es un Ha tomando cena de amor posible Para interpretar una planta conseguidolaesto entresuelo, una nueva distinguidas, paralas Cuatro Calles. verdadero abonará Í IE 25 PESETAS por cada prnefea en la casa, del donde ha punto estratégico escena de enfado, de fui ía, de celos, es pre- instalado los comedores y ha establecido un Un gran éxito se puede vaticinar al hotel que publiquemos. ciso recorrerla escena dando paseos con agi- nuevo sefvicio al público, montando un ele Bilbaíno con su nuevo restamant, Carrera de Al pie de cada fotografía se indicará eJ tación... gantísimo restaurant, cuyo interior reproduce San Jerónimo, 29 duplicado cuya mauguranuestro fotograbado, y que se hará tendrá lugar hoy martes. Y lo peor del caso es que h nombre de su autor. DEL T E A T R O brado ya á nuestro público á este sistema de interpretar dramas y comedias, y estoy seguro que el día en que un actor ó una actriz hiciera una obra con naturalidad, los espectadores sufrirían una tremenda decepción y los artistas fracasarían, pues la crítica y el público dirían de ellos que no habían puesto ningún fuego en la interpretación de sus papeles, que resultaban fríos é incoloros... ¡Es el cliché... mundo, gústales, por lo menos, vei 10 que los enseñan de este gran mundo en los escenarios. Además, las acü ices encuentran en la interpretación de cst as obras mayores recursos para triunfar, porque pueden ayudarse del genio del modisto... I a Sorel ha llevado á la Comedia Francesa más gente deseosa de ver si S toilettes que de regoc arse con L Amour vsdle. Y l s actores también... también inventan sus modas desde la escena, y llevan público caprichoso que estudia en ellos el corte de un chaquet ó la forma de una corbata Porque aquí hay gente para todo... No hablemos de los chalecos y los plantones de I e Bargy, el tirano del bulevar. Recientemente se atrevió Max á presentarse luciendo un smoking en L Amour en marrón que ha dado más que hablar en París, que la pérdida del dirigible Patrie. Y el público está ya tan acostumbrado á esta manera de hacer el teatro que lo primero que busca en los carteles son las no tas anunciando los trajes y la firma del mo- aisto, las decoraciones, el mobiliario, todo lo secundario, en fin, dentro de la obra teatral, pero lo que la hace más agradable, más distraída y más amena...