Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA PM 7 JS, EJVE 7 0, 1908 stamos en la época de las visitas. Felicitaciones de primero de año, de cortesía, después de saraos, bailes, banquetes y demás íiestas. Pocas personas se abstienen úe lo que la etiqueta social ordena; pero aunque algunas señoras se encierren en el santuario del hogar y sólo se consagren á la vida familiar, hay muchísimas damas que no pueden hacerlo así, aunque en ello tuviesen gusto; son las esposas é hijas de los diplomáticos y, en general, de todos aquellos que ocupan posiciones oficiales. Es, pues, de actualidad indiscutible decir que para esta clase de visitas imperan los trajes rectos, de una sola pieza, que tienen un aspecto ceremonioso. Para hacerlos más grandiosos, más de vestir, se les dará el aspecto de princesa esto es, que estén de tal modo que parezcan de una sola pieza, aunque en realidad no lo sean. Para dichas toilettes, una de las condiciones indispensables es que la falda descienda envolvente, graciosa, ciñendo la figura. Como es natural, de esta precisión ha naci ¿o el hecho de tener que suprimir ropa interiormente, y las enaguas de sugestivo frou- fiou, así como las de encajes y linón blanco, han sufrido un eclipse en su reinado. Ahora, para lograr el resultado apetecido, se ha suprimido el fondo de falda, que hubiera podido abultar algunos milímetros, y sólo se usa un pequeño calzón de raso ó de punto de seda, el cual se ciñe y no puede abultar ni una línea. El eclipse de la enagua es un eclipse parcial, pues muchas señoras permanecen fieles á ella y rechazan la nueva moda por ser un poco atrevida. f omo ya he dicho á mis amables lectoras, los sombreros gandes han tenido muchas ene- migas, y no por cierto han debido per despreciables, toda vez que han conseguido resucitar las monísimas tocas, que, materialmente hundidas entre los abultados peinados modernos, semejan caprichosos y artísticos adornos de cabeza, mejor que sombrero propiamente dicho. En nuestros teatros, el público tolera generosamente á las damas el que luzcan dichas tocas para asistir á las butacas, y continúa su campaña tenaz contra los tocados voluminosos que tanto molestan. PLATICAS DEL DOCTOR I Jna pers na gruesa tiene menos probaDIII dades de vivir que otra delgada. El enflaquecimiento, cuando no es muy exagerado ni muy rápido, debe asustar menos que la obesidad, principalmente si ésta se presenta después de los treinta años. Un anciano obeso está siempre amenazado de morir, en tanto que otro enteco resistirá mucho mejor la bajada por la pendiente de la vida, como la añosa encina será arrancada de cuajo por el ciclón y la enhiesta caña doblaráse á su impulso sin i: perse. Conviene, por tanto, evitar el ser obesos. Para conseguirlo no siempre basta la higiene; en muchos casos se hace preciso acudir á la medicina. Hay quien comiendo pan y engorda, y quien ahito de carnes no consigue ver medianamente cubierto su esqueleto. Hay quien fatigado por el ejercicio no logra quemar sus grasas, y quien con la vida sedentaria no pasa nunca de parecerse á Don Quijote. El obeso debe ponerse en manos del médico, con mayor razón que si padeciera de una aneurisma, porque la gravedad de ambas di lataciones es muy parecida. Un espeeialista en ¡las enfermedades de la nutrición debe ser el preferido, y desde luego muy indicado el dedi ¡cado al estudio de las afecciones nerviosas. I, a) obesidad puede ser síntoma de diabetes. Tratamientos ha 3 muchos; algunos como el del jugo tirosídeo, peligrosísimos; la administración de la tiroidina para combatir la obesidad, ha producido muchas víctimas; puede ser motivo de la muerte repentina, y por esta razón se ha prohibido en Francia que la expendan las farmacias sin prescripción de un médico. Bueno es saber que la mayoría de los específicos que anuncian los periódicos para cuxar la obesidad tienen la tiroidina. La severidad del régimen alimenticio no siempre ofrece resultados, como tampoco el ejercicio, los baños á 39, las aguas minerales, los alcalinos, el yoduro potásico, los laxantes, etcétera, etc. El mejor tratamiento consiste en privarse del alcohol, beber poca agua, prefiriendo las infusiones aromáticas (salvia, mejor que té) comer para vivir, esto es, lo necesario, y emplear como medio heroico el masaje, el baño de luz blanca y la electricidad estática bajo la forma de baño simple, pudiendo también usarse de las inhalaciones de ozono. Estas inhalaciones, administradas á diario, hacen perder dos kilos, por lo menos, cada quince días; con los baños de luz se pierden más de cien gramos por cada baño; el masaje es el mejor ayudante en ambos casos. E r o m o la moda impone ciertos sacrificios, jus to es que ofrezca algunas compensaciones en cambio. Bl invierno actual, en que tanto privan los vestidos ligeros, que compiten con los usados en el rigor del estío, la moda ordena que la práctica de los sports ayude á la buena circule ción de la sangre; que la alimentación nutritiva y de poco volumen proporcione al organismo suficiente número de calorías, y que la beneficiosa lana proteja al cuerpo. A este fin se venden corpinos escotados, calzones cortísimos de punto de lana y medias y guantes del mismo tejido. Sobre las medias se llevan otras de seda calada. No se asusten las exquisitas leyendo estas líneas; no se trata de lana gruesa y basta como la conocida hasta ahora, sino de un género tenue, sumamente fino, y tan primorosamente fabricado y pulido, que las más exigentes y descontentadizas abandonarán todo recelo, y en beneficio de la salud, tan precisa y tan preciosa, prestarán su concurso al reinado de la lana. VIZCONDESA B. DE NEHILLY QUITAR EL BA- Puede cualquiera hacerse un exceRRO A LAS BOTAS lente cepillo pegando á íana madera un pedazo de felpudo. Este artefacto casero hace saltar el barro sin rayar ni estropear la piel; es, sobre todo, de mucha utilidad en tiempo lluvioso, cuando tanto se estropean los cepillos por el mucho uso. Para quejas cuerdas duren mucho tiempo, nada mejor que sumergirlas en una soluci ¿1 de 30 gramos de sulfato de cobre en un litro de agua y embrearlas después ligeramente CONOCIMIENTOS ÚTILES D URACIÓN, DE, LAS CUERDAS TRAJE aTROTTEÍÍRn deraj en aquel pozo se echan seis huevos, 250 gramos de azúcar tamizada y una cucharada de carbonato de amoníaco. Trabajándolo bien, y cuando está perfectamente unido, se tapa, iejando descansar quince minutos, pasados los males, se vuelve á trabajar con el rodillo, ex: endiendo la pasta del grueso de un duro y ¡ortándola en la forma que se quiera con el ¡ortapasta. Se cuecen al horno en latas engrasadas y, al sacarlas, se tiene huevo batido y on una pluma de ave se bañan por encima. Este sencillo y práctico vestido es de paño escocés en colores verde y negro, helio tropo y negro, marino y E. L MOHO Para evitar el moho verde ó vino de Burdeos y café. La falda, redonda, se hace con palas ocultas todo alrededor. Tigaro largo y chaleco interior. Manga perjudicial es á la buena conservación de las semitarga. El chaleco t tas bocamangas van adornadas con soutache grandes bolones de pasamanería o; casca- bebidas, se deben rociar las paredes, el techo y fjALLETA COMÚN Se hace un pozo en el suelo, por medio de una escoba, con biclo medio de 690 gramos belillos análogos. ruro de mercurio, disuelto á una milésima por Gran sombrero de castor, adornado de hermosas plumas amazona. de harina de flor, que se tendrán en la ensalaciento. RECETAS CULINARIAS DE L S B D G S A OEA ggZ g deslíen en poca agua ocho gramos de levadura que se mezclan con 65 gramos de harina. Se envuelve en un paño y se deja reposar en sitio caliente hasta que fermente. -Se hace por separado una pasta con 180 gramos de harina, un polvo de sal, un poco de cascara de limón raspada y 25 gramos de azúcar. Cuando está bien trabajado agréganse 200 gramos de man- ABA AL RON Se teca y cuatro huevos. Se uns la ievaaura (trabajándolo todo) y 60 gramos de pasas de Corin to y Málaga bien limpias y sin pepitas. Engrásese un molde con manteca de vacas, llénese hasta la mitad y póngase en sitio caliente; cuando haya doblado su volumen se euece al horno. Se conoce que está cocido atravesándole la aguja de acero. Si la aguja sale seca, está en punto MOTIVO BE ESTILO MODERNO TtORVAUO AL PASADO JV DOS COLORES, VARA ENCUADRAR CORTINAJES U O PARA ADORNAR BIOMBOS AT V ET TE? iCUl. En esta sección se contestará á las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de SIETE CUPONES COT T BZAT 1 VOS, O SEA DEL 1 AL 7, de los que se publican diariamente en las páginas de anuncios de A B C Las consultas habrán de firmarse con un seudónimo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la inicial de los mismos. La Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta. La pobre Pilila. -Es usted admirablemente encantadora y amable. ¿Tiene usted un hermano llamado Antonio? Veo la igualdad de casas, pero no puedo relacionarla concretamente á persona alguna. Ay, sí me fuese dado desempeñar una cátedra de lo que usted dice! Por desgrana, soy yo la primera necesitada de lecciones. Las penas que ponen á usted curiosilla no caben en corto espacio; son un resumen y compendio de la psicología femenina, que pudiera titularse: Cómo se formó una mujer, se modeló un carácter y se agigantó un alma. Influencia beneficiosa de las lágrimas. Sí se cambian postales. Me ha costado bastante dinero conocer á esa viuda, ya caigo, pero es que me parece recordar que yo la tenía por viuda de otro apellido... como no fuese el de la compañía! La deseo mi! felicidades. Tino que adora a Pilar. -Hágase presentar a ella ó dé! i carta á alguna sirviente. Contestar muy agradecido y pidiéndob. le diga cómo puede usted comunicarse con ella. En caso contrario, insistir, porque en muchas ocasiones se creen en el deber de no decir que sí á la primera vez. Una muñeca vieja. -No existen artistas que se dediquen á eso; sólo pudiera hacerse por encargo especial; me Bguro que la costaría á usted muy caro, pues yo conozco á quien tuvo un capricho semejante, y la costó la finca, sin amueblar; 300 pesetas. Puede consultarme cuanto guste, segura de serme agradable. lina que le es muí simpática la Secretaría. -Con lo que quedo muy reconocida. Diríjase por carta á la excelentísima