Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 956 ABC. VIERNES J 7 DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGIN. A 5 ipoderado de Thaw en ei sawn- concert, donde de la izquierda su campaña política en la reancontró al arquitecto White, nerviosidad é in- DRESOS QUE NO QUIE- gión á favor del sufragio universal. quietud tan extremadas, que fueron observa- BREN COMER Otro mitin se organiza en Lérida con igual POR CABLE das por muchas personas, largo rato antes de ibjeto, para el domingo por la ñocha. NUEVA YORK, l í 9 N POR TELÉGRAFO que el sangriento suceso se verificase. Por tal motivo se aplaza el banquete y el miSAK PETERSBURQO, 1 6 5 T t a segunda sesión del proceso la ha presidiDesentendiéndose de do Mr. Garvau, soub- attorney del distrito. iones del procurador ylas frecuentes interrupEn la cáreel de Eontais se han negado á to- tin que para el día 17 se había anunciado en del presidente, que le mar durante cuatro dias todo género de ali- Sabadell. Su discurso duró anos veinte minutos. Para aprobar las conclusiones que en relaDijo que la defensa va á alegar en favor del llamaron al orden por estimar improcedentes mento más de 700 presos, alegando que lo ha: iertas aseveraciones discurso, procesado la demencia. Los hechos materiales tleton desafía á todosde sumédicos áMr. Lit- cían como protesta por la mala calidad de las ción con el sufragio universal habían de prelos desentar á las O rtes los diputados solidarios, se están probados. La demencia no pueden deter- muestren qae Harry Thaw no obró enquemo- comidas que se les daba. un minarla el Tribunal de hecho ni el de derecho. mento de verdadera locura. Algunos de dios, que no han podido sopor- celebrará á fines de mes en esta capital un miSólo pueden afirmarla los médicos, los sabios, pertinaz abstinencia, tin monstruo El discurso del abogado defensor produce tar por más tiempo tan terca resolución, muy esa demencia, si se prueba, está bien definihan sido víctimas de su da por las leyes del Estado. La ley es más sa- honda sensación en el auditorio, y es opinión riendo de hambre al lado de los alimentos que DE NUESTRO CORRESPONSAL bia que nosotros y nosotros hemos jurado obe- predominante que, después de oirle, el Jurado diariamente se les seguían pasando. habrá de reconocer que el crimen fue cometido decerla y vivir de conformidad con ella. De este hecho se ha comunicado aviso telepor el procesado estando completamente perConsidera la muerte de Stanfood como pre- turbado. gráfico á los diputados socialistas, sin duda meditada y pide al Jurado un veredicto en priSe cree que yendo las sesiones orno hasta para que hicieran las gestiones necesarias para mer grado. ahora, la vista durará menos de lo oue se es- remediar tal estado de cosas. Thaw, que parecía muy nervioso é impaciente, escuchó el discurso de Garvau con mu- peraba. demás, no existe la curiosidad que A N T E S DE EMPEZAR En cierra ocasión Por lo ASOCIACIÓN DE LA PRENSA cha atención y sin dirigir una sola mirada á su cuando el primer proceso llegóse hasta Armujer, que acudió temprano á la vista y que chias, gobernador de Tebas, un comisario con no. dejaba de mirar á su marido. Se adivinaba una epístola sellada, el cual, á tiempo que la LA PRÓXIMA en ella la emoción y algo de fatiga. entregaba, encareció la gravedad de su conteEl presidente ordenó que saliesen los testiEXPOSICIÓN nido. Tomé Archias la epístola, y pasándola á gos y todo el mundo, exceptuando los peritos. un cortesano, dijo: D Í A 16 HOY I, a señora de Thaw salió precipitadamente, pero Cigue recibiendo la Asociación de la Prensa- -Quédense los asuntos de Estado para maCOTIZACIONES volverá pronto para hacer el relato de sus reDIFE gran número de obras artísticas con des- ñana. RENCIAS laciones con el arquitecto muerto. tino á la Exposición que en breve habrá de Aquel mañana no amaneció para Archias. verificarse, según tenemos anunciado. Escuchó el tribunal la declaración del cuñaEl misterioso papel contenía la denuncia de do de Stanfood White, que estaba con éste an- DE MADRID Los artistas españoles, que no han olvidado una conspiración que contra su vida se tramates de cometer Thaw su crimen. Asegura que Interior, al contado, Serie F 4- 0,10 el gran éxito obtenido por la Exposición que ba, y por obra de la cual recibió muerte. éste se hallaba tranquilo. -en diferentes series i d SB ¡80- t 0,10 anteriormente organizó dicha Sociedad, y en No creo que haya nada qne tan á la medida 81,90 Interior, +0,10 atención á los plausibles fines, á un tiempo ar- nos venga á nosotros, españoles, como este suLa acusación ha dado mucha importancia á Interior, fin corriente Id fin próximo este testimonio. Amortizable, Serie F 101,30+ 0,05 tísticos y benéficos, que se persiguen al llevar cedido que nos refiere Plutarco. -en diferentes s e r i e s 101,45+ 0,20 á la práctica esta obra de cultura, han responEl abogado Littelon, que reemplaza á DelArchias es un precursor del españolismo ofidido gallardamente á la invitación que la Jun- cial, del españolismo de Estado que entre burmas, interrogó al declarante con ardor, preten- Obligaciones del Tesoro Resultas. Ayuntamiento de Madrid. 81+ 0,50 ta directiva de la Asociación les dirigiera. diendo aminorar el efecto de sus manifestalas y veras crónico Fígaro; del patriotismo á la- -Expropiaciones del interior. -Cédulas de ensanohe A diario llegan á la casa de la Prensa, San mode la y de la actividad individual hispana ciones. Banco de España Declararon después otros tres testigos, á los Banco Hipotecario 4 Í 9.5 S- 50 Marcos, 44, notables obras artísticas que presagian para la Exposición- Rifa que se está orque la defensa interrogó también por su cuenta. Banco Hispano- Amerioano ganizando un triunfo tan brillante como el ob, 09,50 El abogado habló durante una hora y veinte Banco Español de Crédito Bio de la Plata, ex cupón 402,50 tenido en la anterior. minutos; pero sus frases son menos dulces é Arrendataria de Tabacos 405- -0,50 insinuantes que las de Delmas. Su palabra es Socied. G- ral. Azucarera. Preferentes. 104 Tanto en pintura como en escultura figura +3.25 46,75+ 3 ¡25 rán en la Exposición próxima las más emi- Servicies completos para te en ¡as casas particulares- -Ordinarias. breve, incisiva. Según él, Thaw estaba loco, Banco Hipotecario Sandwiches, Pastas, Brioches, Pasteles, Refrescos, Helados pero loco de atar, en el momento de la trage- Cédulas delFrancos nentes firmas del arte español. 14,20 dia. Padecía una afección mental desde tiempo CAMBIOS. Libras Como siguen recibiéndose ofertas de algu 28,75- 0,01 atrás, desde su nacimiento. nos artistas que por la premura del tiempo no de p i e l e s f ¡uas y a r a c a han podido aún enviar sus obras, y preguntan Mr. Littleton se expresa con voz fuerte y DE BARCELONA ballero, 175 pesetas. la fecha en que se cerrará el plazo de admisión acento duro, propio de los naturales del Sur de Carinen, 10, Peletería. 81,92 los Estados Unidos, y tras un breve exordio Interior, finde mes +0,10 de las mismas, hace público la Junta directiva 101,26+ 0,05 de la Asociación que hasta el día 20 del codedicado al Jurado y á hacer una síntesis de Amortizable la tragedia de Madison Square, entra en el Banco Hispano- Colonial. 66,40+ 0,35 rriente pueden aquéllos enviar sus obras al doAceiones, Nortes fondo capital de su discurso, y con frase conci 90,45+ 0,35 micilio social, San Marcos, 44. -Alicantes 23,80+ 0,10 Orenses... sa y sobria, ademán adecuado y tono de firmeza y convicción que subyuga al público, A LOS LECTORES BE A B O sostiene de un modo categórico que su defen DE PARÍS C a r r e r a foreve y s i n gastos. -Sfo m á s r a t i n a dido obró sin saber lo que hacía, porque esta POR TELEFONO Por 5,50 pesetas en Madrid 6 6,25 por Correo, se entreba loco desde hacía mucho tiempo y su enfer Interior gará un tomo en tamaño 32 por 22, de la importantísiBARCELONA, l 6 2 T Exterior medad mental se exacerbó con la persecución Kenta francesa 95,67 ma obra nueva Teneduría de libros por partida doble. o que dice el Brussi. 95,57 tenaz del arquitecto White á, su esposa. Ruso nuevo Se comenta el artículo publicado por el Cálculo mercantil. Correspondencia, Sistema métrico 95,65 decimal, Inventarios, Balances, Operaciones prácticas Para demostrar la veracidad de sus afirma Turco 90,30 Argentino, i por 100, 1898. Diario de Barcelona tratando de la división en- de teneduría, Preparación de las cuentas para abrir y 83,75 ciones, el abogado defensor cita los casos de Brasil, 4 por 100,1889 tre los solidarios. cerrar los libros y otros muchos datos interesantes, 278 locura habidos en las dos ramas de la familia Kortes Después de algunos antecedentes respecto á titulada: 379 Zaragozas de Thaw, varios de cuyos tíos, abuelos y otros A ndaluces 159 Contabilidad mercantil simplificada la discrepancia sobre el voto corporativo, dice parientes padecieron distintas clases de locu Crédito Lionés que, efectivamente, los republicanos no quie- al alcance de todas las inteligencias, del profesor mercan Banco Nacional de Méjico. 950 ras y manías, y algunos murieron en mani Metropolitano ren romper la Solidaridad, pero bajo la condi- til don Manuel F. Font, con cuya obra cualquiera perso 510 eomios. Ríotiñto 1.728 ción de que sea ésta republicana, y como los na puede hacer la carrera de Comercio y la de Tenedor de Libros en toda su extensión teórica y práctica, y en Recuerda las excentricidades cometidas po Thomson 64 á regionalistas no sé avienen, han surgido dis- el corto plazo de 30 días, sin necesidad de recurrir á los 355 Harry Thaw en sus viajes por París, Roma, De Beers crepancias que amenazan con traer la tota 1 auxilios de Escuela, Academia ni profesor alguno. Tharsis 160 Montecarlo y Londres, tan graves y persisten- Goldfields ruptura. 87 Dirigirse á D. Manuel F. Font, calle Magdalena, l i tes las realizadas en esta última ciudad, que Eand Mines. 142 Termina inclinándose hacia la derecha soli- principal, Madrid. hubo necesidad de reducirle en una casa d CADUCA EL DÍA 2 FEBRERO daria, esperando que ésta conseguirá, dentro salud en el Devonshire. A los pedidos se acompañará libranza del Giro Mnlno de la legalidad, cuanto sea posible en favor de ÚLTIMOS DATOS t IMPRESIONES Cita también la violenta escena que tuvo do ¡Cataluña, pues sus tendencias son puramente ó metálico en sobre monedero. meses antes de matar á White, yendo en el ex i! V i ADBID Mercado firme. Las acciones del Rio de la regionalistas, sin color antidinástico. T- p i a t a cortan un cupón de 6 por 100. Se nota preso de Chicago á Nueva York, en el cual su bastante papel en el corro de las Tabacaleras. KOCHIKA, dentista. Barquillo, 30, 1. BARCELONA, 1 6 í T Los francos oscilan en hre 14,30 y 14,20, á pesar de la in frió un ataque de enajenación mental, que alar tervención del Tesoro. mó grandemente á sus compañeros de viaje. olidarios en campaña. Enfermos del Ano é Intestino. Consultas No Con el mitin que el sábado próximo se ce- por escrito, pidiendo cuestionario al especialista, IñíRelata y describe con gráficas expresiones el TJABIS del produce gran efeoto la rebaja á 5 por 10 C tipo del dosoueuto oficial en Londres, porlebrará en Tarragona iniciarán los solidarios guez da Montoya. Recoletos, 19, Madrid, extraordinario grado de agitación que se había que estaba desoontado. Tendencia indecisa. EL PROCESO THAW A B C EN INGLATERRA BOLSAS DfíL DÍA 16 LOS SOLIDARIOS IMPOSTANTE REG- ALO L S BIBLIOTECA DE A B C 12 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 9 jovial, pero coa on no sé qué de desapiadado en la mirada, la contestó con un gesto, que quería decir. -Es cosa hecha; estamos de acuerdo. Con acento sentido prosiguió Sidonia: -Lo celebro sinceramente, señor marqués, por usted, por la marquesa, que me demuestra tan benévolo cariño que me hace olvidar que no he conocido á mi madre. El marqués hizo una reverencia y se dirigió á la puerta vidriera, que abrió. -Vamos, ha sido necesario que viniera yo á buscarte ¿eh? ¿No has refunfuñado bastante durante un año? Vaya, bravo africano, me dijiste al marchar cosas muy desagradables... ¡Enmiéndalas! Y le tendió los brazos, en los cuales se echó Enrique. ¡Padre! Aquella repentina reconciliación llenaba de felicidad á la marquesa. -Déjame que te vea- -le decía el marqués á Enrique. -Lo que acabas de realizar es muv hermoso; has aumentado la gloria de nuestro apellido. ¡Abrázame otra vez! Como habitualmehte era menos efusivo y más escéptico su marido, la marquesa, sorprendida por lo que veía, sintió el consuelo de una súbita esperanza. ¿Acaso aquel hombre, que tanto la había abandonado, y que ella adoraba á pesar de todo, iba á variar de conducta por el regreso de su hijo? Detrás de ellos, en el saloncito azul, el barón de Bressieu y su hija hablaban en voz baja. ¿De modo que cuentas con 61? ¿De modo que está de nuestra parte? -Sí, va á intentar lo que deseamos. ¡Qué cara me cuestas, hijita! -Es preciso que el matrimonio se realice. Yo lo quiero. -Yo lo quiero también. Mi situación está comprometida; la aristocracia desconfía de mí, me retira sus fondos y estoy amenazado de perder 30 millones este año. Si yo puedo cubrir mi banca con el pabellón de los Kermor, me habré salvado. Pero callemos. Aquí vienen, -Querida Elena, me llevo á Enrique. Sólo le retendré unos minutos. ¡Querida Elena! ¡El marqués había llamado á su mujer querida Elena t ¡Hacía tanto tiempo que no le oía una frase cariñosa! -Id cuando queráis. Bendito sea el cielo, por la alegría que hoy me ha proporcionado. -Ven, Enrique; tenemos que hablar un momento. Elena, el barón de Bressieu y su hija te acompañarán entretanto. El conde, que se disponía á seguir á su padre, se detuvo desagradablemente sorprendida, casi irritado. ¡Cómo! ¿Todavía está ahí esa gente? No han tenido siquiera la delicadeza de retirarse en ertos momentos? ¿Coa e ue derecho se mezclan en nuestras iatknidades? ¿Qué se proponen? Sidonia y el banquero entraron mostrándose obsequiosísimos con la marquesa. El marqués tomó el brazo de su hijo y se lo llevq al salón inmediato, pensando que la discusión iba á ser empeñada. y me lo demuestre usted, le entregaré el consabido papel y el cheque. ¡La libertad y la fortuna! Escoja usted: eso ó el presidio. Delrue, espantado, aterrorizado, deslumbrado, vacilante, balbució algunas frases confusas. Luego se levantó, atravesó todo el piso bajo, salió del palacio, y ya en la calle, entre el frío negro de un París de Enero, echó á andar como un insensato, mordiéndose los labios para dominar los impulsos que sentía de confesar su pensamiento. ¡La libertad, la riqueza, desaparecida la falsificación, y un capital de medio m illónde francos! No lo be soñado. Sidonia me lo ha prometido y su padre no puede negarle nada... No más humillaciones ni secretarías t i mas... ¡Qué tremendo desquite se me ofrece por fin! Rompió en una carcajada horrible, é hizo con los puños crispados un ademán de amenaza contra el hombre á quien más envidiaba, contra el que le había salvado de la miseria, contra Enrique de Kermor. 111 LA NEGRA Delrue no vivía en el palacio del marqués de Eermo- bitaba en un hotel de Montmartre, en el bulevar de Clichy. Le hemos visto salir de casa del marqués. Durante dob, oras vagó al azar por París; sentía necesidad de andar para calmar su fiebre. A las once se encaminó á su alo amiento, ya con los nervios algo más apaciguados, pero con la firme resolución de cumplir su criminal compromiso antes de ocho días. En aquel plazo debía perecer Juana Le Brenn, y apoderarse él del documento que le convertía en esclavo del barón de Bressieu, y del medio millón de francos que le había ofrecido Sidonia. Cuando iba á llegar á su puerta, el recuerdo de la realidad le hizo prorrum pir en un juramento, y dándose un puñetazo en la frente, exclamó: -Me olvidaba de la otra- ¡Un estorbo! Y no puedo matarla también; pero ¿qué hacer? Ella me quiere. ¡No importa! ¿Acaso existen la piedad ni el amor? Subió la escalera y entró en su habitación. Acogióle un grito de juvenil alegría, y dos brazos marmóreos rodearon su cuello. ¿Por qué has tardado tanto? ¿Has comido? Yo no he podido comer de pura impaciencia... Pero ¡qué pálido estás! ¿Te pasa algo? ¿Tienes frío? El respondía con monosílabos pensando en la escena que iba á provocar. Con voz acariciadora, sintiendo la necesidad de oír palabras amables, ella logró llevar la conversación al tono sentimental y recordó ia ocasión en que había conocido á Delrue en un aula de la Universidad; su declaración fogosa, y porfin, la seducción, el abandono del hogar- fraterno, toda aquella aventura que la avergonzaba, que hacía broiar eJ llanto P SUS ojoc v la arrancaba frecuentemente suspiros confundidos con frases icnuorYhmíenlo: ¡Pobre padre! ¡Pebre aVnélita! ¡Qiié tremendo disgusto le- i c ü u i! Dejó escapar estas mismas lamentaciones poi pnnuírn vez en presencia de