Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 9 5 4 DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C MIÉRCOLES i5 DE ENERO DE 190 UCHÚ PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 3 -Así no pescarás ni una sola... Es preciPero ex asunto se ha envenenado un poco... El Consejo de la Legión de Honor, entera- so poner como- cebo un pedacito de trapo do de los juicios que la señora Tynaire hace encarnado... Ahora mandaremos á buscarle á propósito de la recompensa que la otor- á casa... -Es inútil... Tengo- -exclamó Murger, 3 A LEGIÓN DE HONOR Almismotíem- gan, ha decidido rectificar su propuesta y Y arrancándose del ojal el lazo de la Re po que la lista eliminar de la lista publicada el nombre de la de los premios de la Pochette National ha apa- eximia escritora... Y la señora Tynaire, gión de Honor, lo echó al agua. recido la lista grande de los agraciados en apenas enterada de la noticia, ha vuelto á -Ahora verás- -dijo satisfecho. -En este otro sorteo de la Región de Honor. encerrarse en el impenetrable silencio de los cuanto se enteren de que es la L. egión de Honor... ¡vienen todas! Tampoco esta vez figura Sarah Berrihardt. cadáveresPorqué ahora es cuando ve que ie na saPero, en cambio, el Comité de la Orden 1,3. señora Tynaire ha olvidado esto. ha concedido el rojo botón á una novelista, lido desigual el geure que había adoptado, y Bien es verdad que la señora Tynaire... no la señora Tynaire, que, apenas supo la noti- ahora es cuando se entera de las censuras es rana. cia, se dedicó á tomar el pelo á los miembros que llueven sobre ella... Pretender ridiculiJOSÉ JHAN C A D E N A S honorables que la han hecho objeto de tan zar un honor por el que todos los franceses, grandes y pequeños, suspiran toda su vida, París, Enero. alta distinción. Porque es muy cu ioso lo que aquí ocurre con las condecoraciones. No hay francés que disponga de una mediana influencia. que no se pase el año entero haciendo visitas y perdiendo el tiempo en las antesalas de los ministerios, en solicitud de la ambiciona da condecoración. Si es ya caballero, pide que le nombren oficial, y cuando lo ha conseguido, intriga para que le den damente. ¡Nada de discursos, eufemismos, re tóricas, nada de eso! Allí danzan su danza macabra las miserias humanas; allí los anuncios contradicen á los gobernantes listos, á los literatos listos, á los economistas y reporten y críticos listos; los anuncios sacan á la vergüenza pública nuestras máculas sociales, y en ellos se retrata el hombre tal como es, fuerte ó débil, mentiroso ó sincero. Y como los hombres de una nación hablan por boca de IQS anuncios periodísticos, inmediatamente de llegar á un país yo cojo la Prensa, me empapo bien del espíritu de la cuarta plana y formo un juicio, que siempre es exacto y definitivo. Los anuncios españoles me han enseñado estas dos cosas: que el español tiene muy poca salud y que e muy pobre, muy pobre. Lea usted esta plana: ahí tiene usted un rimero de g a c e t i l l a s ofreciendo dinero por muebles, por prendas de vestir, por alhajas, sobre empleos y sobre fincas; es como una miseria apremiante y nacional. Lea usted el capítulo de solicitudes: ün padre de familia, abogado, buena letra, se ofrece para cualquiera ocupación joven instruído, con título de maestro, desea empleo chico, se ofrece licenciado del Ejército, se ofrece maestro, se ofrece. Y luego la multitud de colegio preparatonos para ca rreras p a r t i c u l a r e s la gran cruz... Preparación para TeY el día que su légrafos, próxima connombre aparece en vocatoria carrera el Diario Oficial se lucrativa oficio lucrativo con muy poco apresura á buscar á trabajo doy sueldo un periodista cualdiario á quien envíe quiera, para decirle dos pesetas en sellos con hipócrita mo manera de ganar di destiañero sin moverse de- -Créame usted... casa Todo es poi me ha sorprendido... este estilo un pueblo Porque yo no he peque quiere dinero y que huye del trabajo, dido nada; yo nada un pueblo que pide he solicitado. Esto ocupación fácil y sees una broma que gura, un pueblo, en me ha querido gastar fin, donde las madres, el ministro... ¡Ese Fuya usted lo sabe, recolánez es tan buen aiaímiendan á sus hijos, go mío. 1 antes que nada, cel empleo seguro InduÉn efecto, al día dablemente, en el país siguiente se pone el de usted los hombres lazo en el gabán, en tienen poco dinero, lo la levita y hasta en peor fio es eso, sin emlos ojales de la camibargo; lo peor es que sa de dormir... tampoco saben buscarI, a señora Tynaire 1 b. ¿JJsted ha visto los anuncios de los perióña querido remarcarse dicos ingleses, y sobre un poquito, á fin de todo, los de Norte que se enterara bien América y la Argentila gente de la distinna? Allí verá usted que ción de que era objelas gentes se piden y to y se ha buscado se ofrecen de un modo una reclame que indutaxativo: Ingeniero dablemente va á darmecánico, desea ocule resultados, porque pación agricultor, desea una granja en aquí me tienen ustedes á mí, por ejem- Madrid. Ei director y profesores de la nueva Escuela de Policía. De izquierda á derecha: Sr. Díaz Ceballos, c friendo industrial, necesita socio con tanplo, que- -lo confieso avergonzado- -no sa- profesor de esgrima y gimnasia; Sr. Salvar, profesor de idiomas; Dr. Olóriz, profesor dé antropometría; tos miles de pesos para explotar fábrica de bia nada de la exisSr. Millán Astray, director, y Sr. Millán de Priego, profesor de jurisprudencia. FOT. UC. mantecas se vende un campo de tantas hectencia de esta formitáreas... etc. etc. De nianeraque allí, en los dable noveladora, y me dispongo a comprar, es cosa que sólo podía habérsele ocurrido á pueblos activos y ricos, las gentes piden y ofrepor lo menos, una obra de las que haya pro- la señora Tynaire, excelsa escritora, muy cen realidades; en los pueblos pobres é ítído ducido, para no continuar en tan lamenta- eminente en París, sin duda algtína, pero á la lentes se pide y se ofrecen vaguedades; un empleo, una ocupación, una industria incógnible ignorancia. Vean ustedes por dónde la que nosotros los extranjeros no hemos emseñora Tynaire se va á encontrar con tres pezado á admirar todavía. ft 1 tener un amigo inglés no es ninguna cosa ta, un dinero que no se sabe en dónde está. francos cincuenta... Si la señora Tynaire discurriera un rara; cualquier español puede ser amigo de la Gran pocoj no se habría bañado del honor que la tin subdito de nació en Bretaña. Yp tengo, pues, En cuanto á lo de enfermos, los periódicos Pero lo gracioso es que mientras se venía un amigo que Inglaterra y que se pasó diciendo en la Prensa estos días pasados hacían, primero por cortesía, y después una buena parte de su vidaL estudiando el ser españoles me lo han confesado todo, sus cuarque que era probable que el ministro condecora- porque tenía que ver claramente que el gesto y las costumbres españolas, A este amigo mío tas planas me dicen de los españoles usan de 1 cuidarse que es se á la señora Tynaire, éstapermaneció calla- no iba á conquistarla ninguna voluntad, le pregunté yo días atrás la indispensable pre- la vida sinlos españolesla higiene, ó loun poco da como un cadáver, y sólo después de apa- y, en cambio, la restaría las generales sim- gunta: ¿Qué piensa usted de España y de los lo mismo: sangre. Vea, están ustedes por si de entérese españoles. Y el bueno del inglés, sin titu- sucios y encontrará, de las cuatro, ustedcolumrecer su nombre en el Oficial se destapó, co- patías. una bear un momento, y como quien tiene cogido mismo menzando á escribir cartas á los periódicos Pero estos franceses se parecen por el re- al? asunto por su misma raí? me contestó: na, cuando menos, dedicada al relato de enfery celebrando media docena de interviús to- clamo; no saben qué hacer para llamar la medades tristes, muy tristes. Pildoras de tal, -El dos los días... J atención, y el día que los periódicos consa- hambreespañol es un individuo queypadece de inyecciones de cual... y de falta de salud; pobre enfermo, gran á un nombre cualquiera uríáf pequeña ese es el español gacetilla, es el más feliz de la vida del inte- ¿Y en qw. e Se funda usted. -le argüí yo, resado. Por alcanzar los honores de las le- asombrado de la seguridad y rotundidad de su tras de molde, por llenar el asunto del día, juicio. Mi amigo el inglés, entonces, con una serieharían las mayores locuras. completamente Salir en los periódicos y alcanzar la Re- dadsene de curiosas británica, ine dijo esta larga rJaldbras. gión de Honor, son las dos supremas aspi- -Cuando yo quiero conocer á un país, lo priraciones de todos, hombres y irnijeres, polí- mero que se me ocurre es leer sus periódicos, ticos y literatos, actores y comerciantes, ci- pero no la primera- ¡plana de estos periódicos, viles y militares... I a misma señora Tynaire sino la cuarta; quiero decir que estudio, comambicionaba la Legión de Honor y se sintió paro y penetro el oculto espirita, de los anunorgullosa íntimamente cuando se la conce- cios de coarta plana. Allí suele estar la verdad dieron... En estos momentos debe estar ra- siempre, la pura y desíiudajverdad. En las pribiando de seguro, y hasta juraría que ha co- meras planas, el acento enfático de las plumas esconde los menzado á intrigar para que los miembros literarias corrompe la verdad ybellas frases, hechos entre la fronda de las de la Orden no lleven á cabo su amenaza... puesto que la literatura es la eterna cómplice 1 Y esta señora Tynaire es un campeón femi- de la mentira. Yo no creo en las primeras planista! nas de los periódicos; así cuando leo los poé ¡Qué pronto han comenzado á dar la ra- ticos artículos de fondo, los indignados artícuzón á Susana Desprez, que al preguntarla los de fondo, y oigo que los gobernantes han hace pocos días qué harían las mujeres si se encontrado la solución de todos los problemas los problemas las colocara al frente de la gobernación de nacionales, ó quecuando leo las nacionales no tienen solución; opiniones de los pueblos, exclamaba ingenuamente: los unos, los optimismos de los otros y los pe- Teatro Real. La diva Bianchini- CaEl Dr. Manrique, nuevo ministro- ¿Qué haríamos? ¡Majaderías! simismos de los de más allá, acojo toda esta fa ¡Atreverse á bromear contra la Región de rándula- -permítame usted el calificativo- -con pelli, que debutó anoche en Tosca de Colombia en Madrid, F O Honor! la mayor de mis reservas. En cambio voy á la Todos estos males nacionales, finalmente, La Sra. Tynaire olvida la frase de Henry cuarta plana, me lanzo á la busca de los múlSin embargo, la señora Tynaire ha ido demasiado lejos en sus bromas, porque una de Murger, el inmortal autor de las Escenas detiples y variados anuncios, y la verdad surge á son fáciles de remediar: sería cuestión de un mis ojos tan clara como si brotase del fondo poco de higiene y otro poco de dinero. las cosas que ha dicho es que no se pondría la vida de bohemia. -iDinero... ¿Y dónde está el dinero? ¿Sabe Horas enteras se pasaba Murger en la mismo de las cosas. un diario es el filosófico usted acaso dónde está el dinero? -le repliqué jamás el lacito rojo, pues esto la expondría La cuarta quinta de Villemenaut, el fundador de Le Fí- reverso de laplana de La primera plana es i yo á mi amigo inglés, con un comienzo de iná que los transeúntes que la vieran pasar la primera, tomaran por una cantinera. Esta afirmación garo, entregado á la ocupación de pescar ra- disimulo, la reserva, la intención egoísta, Jo dignación. Pero el inglés, sin alterarse, contide la mujer de letras puede provocar un serionas. Pero como el pescador del cuento, Mur- tortuoso y encubierto; la última plana, por c nuó diciéndome en el mismo tono: conflicto si se entera el honorable Cuerpo ger no ponía cebo en el anzuelo. contrario, es la misma realidad que se ofrece- -El dinero no es difícil adquirirlo: el dinero desnuda. Esta plana desmiente ala otra rotun- trae al dinero, el dinero busca al dinero, el dide cantineras francesas. Utidía, JVillemenaut le diio: A B C EÑ PARÍS, LA FILOSOFÍA i DE LOS ANUNCIOS