Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMERO 945 A B C LUNES 6 DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 3 París. Entierro del ministro de Justicia Mr. Guyot- Dessaigne, que falleció repentinamente en el Senado. Organización de la comitiva fúnebre en el ministerio de Justicia. En el ángulo superior derecho del grabado, el retrato del ministro difunto. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL FOT. BliANGEK. sueños, guarda cuidadosamente su medio la convidada que le reserva el año que co- Yo no opero como esas embaucadoras que luis y nos pone en la puerta. mienza. pululan por París. Yo apuesto la profecía relativa á la catásY desde la rué Montmartre nos trasladaY en vista de nuestra insistencia cortés trofe del Metropolitano, porque es la única mos á la rué Lamartine, donde vive mada- se decide á decir lo siguiente: OS PRESAGIOS Las adivinadoraspa- que me interesa... y la única que se realiza- me Werany. Mis cálculos astrológicos me permiten ¡Al tiempo! ¡Cómo! ¿Es usted español? -nos dice r Fi A Ñ O r i s i n a s um. AJNU U e n a r s u despuésl l o de rá. Y desde la rué du Bac me traslado al bu- Mad. Werany. ¡Pero si yo también des- asegurar que el año 1908 será mejor que el g boisi S; 1907. El Gobierno francés se fortificará aún han querido hacerse la reclame en la Prensa levar de Clichy, residencia de Mad. Henry. ciendo de españoles! ¡Qué alegría tan gran- más, y Francia adquirirá nuevas amistades y han lanzado las profecías para el año coMad. Henry es una verdadera bruja, y que de! ¡Casi un compatriota! Porque este ape- valiosísimas. rriente. Esta Prensa, cominera como ningu- mis palabras no la ofendan, pues no tengo llido que llevo no es el mío... Werany, es el En el extranjero no creo que ocurra nada na otra, ha reservado sus mejores columnas deseo ninguno- de ponerme á mal con las apellido de mi esposo... Yo me llamo Ximé- de particular... La guerra de Marruecos será á las Pitonisas, y hoy el público se entera, gentes de escoba y manto negro. No sola- nez, con X... Ya ve usted... completamente sofocada enérgicamente... aunque no le importe, de lo que dicen ma- mente lee en el porvenir Mad. Henry, sino español... Y no nos quiso decir una palabra más... dame Debora, Mad. Henry, Mad. Germaine que cura las enf ennedades más rebeldes, de- ¡Ya lo creo! -la contesté. -Los Ximé- ¡El diablo me lleve si la condesa Aurelia no Bonheur y la condesa Aurelia, cuatro apre- vuelve la vista á los ciegos, y hace que les nez con X... son una familia españolísima... es el mismísimo Clemenceau... con faldas! dables embaucadoras que en París viven es- salgan piernas y brazos á cojos y mancos. ¡Tienen hasta un vino y todo... Pero no cabe duda que es una parisina de pléndidamente, tienen casa propia y auto- Al menos esto dicen en el barrio. Y Mad. Werany, ó née Ximénez, como os raza... Ya oís su afirmación... Todo lo que no móviles y se ríer de los innumerables imbéLa distinguida dama coge nuestra tarjeta guste más, comienza á trabajar Esta se ciles que proveen á las necesidades de su y el medio luis y se desdobla... son sus pa- sirve de unos dados y nos entrega nueve ocurra en Francia, no tiene nada de particular ni puede interesar á nadie. presupuesto. En la calle de la Arganzuela labras. pequeñas fichas de marfil numeradas, las De todos modos, como piensa la condesa quisiera yo ver á estas cuatro damas, y á En el interior de Francia, dice, ocurrirán cuales echamos nosotros al azar sobre la Aurelia, piensa el pueblo francés entero. buen seguro que tenían que ponerse á fre- graves sucesos... Por primera vez veremos mesa... Mad. Werany las recoge, las estudia gar suelos si querían vivir. al frente del Gobierno republicano á un y dice: Pero, en fin, no es cosa de dejar á ustedes hombre perteneciente á regia familia... Mon- Mr. Fallieres dimitirá á consecuencia en la ignorancia de lo que pronostican las sieur Fallieres presentará la dimisión de su de disturbios políticos enfadosos, pero no perdonad que la crónica de hoy esté por entero dedicada á estas majaderías. videntes más afamadas de París. Visitémos- cargo, fundándola en motivos de salud... graves... La guerra marroquí concluirá en Nosotros no comprendemos en España que las, por lo tanto, sin miedo á una negativa, Allá, al final de 1908, Francia se verá mez- breve... porque para todo francés la mejor recomen- clada en una guerra... Su triunfo será bri En el exterior, sólo veo producirse un ni la Prensa ni nadie que tenga un poco de dación es una tarjeta con el título de un pe- llantísimo. suceso sensacional... El zar de Rusia está sentido común se preocupe de lo que dicen riódico debajo del nombre. La reclame gratui- En el extranjero, Rusia verá morir á su en el fin de su reinado... ¿Destierro? ¿Aten- unas cuantas embaucadoras... Aquí, sin emta los vuelve locos. actual Soberano; la guerra en Marruecos ter- tado? No lo sé... No advierto el humo de la bargo, las gentes hacen cola para solicitar Mad. Debora vive cerca del Bon Marche enminará después de haber costado mucha pólvora á su alrededor; pero que desaparece sus vaticinios, y los periódicos más serios, más sesudos y más formales las halagan la rué de Bac. A vosotros, los que conocéis sangre y mucho dinero... En Portugal, mu- del Imperio, es indudable. París, no os extrañará que os diga que para cho ruido... y pocas nueces... Es la segunda adivinadora que vaticina el constantemente, y reproducen sus profecías llegar á la residencia de esta Sibila hay que Cotno es usted español le interesará una fin de Nicolás II, y yo no puedo menos de en lugar preferente... Yo no he querido dejaros en la ignorancia empezar gastando dos francos 25 de taxi. noticia de su país... La noticia es agradabi- preguntar á Mad. Werany cómo ha adquiriPero ya estamos en su casa, y lo primero lísima... Vuestra Reina dará á luz una In- do el milagroso don de leer en el porvenir... de lo que estas damas sabias anuncian, aunque al entrar yernos es un anuncio sobre la fanta... ¡Oh! Usted lo sabe tan bien como 3- 0- -que, naturalmente, no hay que creer una puerta, advirtiéndonos que Mad: Debora no Mad. Henry, satisfecha de sus profecías, me responde. -Nosotras, las adivinadoras sola palabra de lo que vaticinan... Pero os lo transcribo porque... á lo mejoes una adivinadora vulgar, puesto que es me despide cariñosamente, dándome unos de origen español, nos transmitimos este nada menos que la bruja de Cámara del za- golpecitos en el hombro... supremo don de madres á hijas, bebiéndole aciertan. JOSÉ JUAN C A D E N A S rezoitk Jorge, de S. M. D. Pedro del Brasil y En el núm. 59 de la rué Montmartre nos en el pecho materno... ¡Es sencillísimo! París, Enero. del general Boulanger... Todos los provee- recibe Mad. Germaine Bonheur, famosa por- ¿Ah, sí? Pues, mire usted, es verdad... -dores de la vieja gitana han muerto ya. que, según consta de manera auténtica, fue la contesté, por decir algo. -No había yo caíMad. Debora se entera del objeto de la vi- consultada antaño por leticia Bonaparte. do en eso... sita, ve brillar medio luis nuevecito y se que- La Sra. Bonheur- ¡oh, qué lindo nomNUESTROS Y me despido de tan distinguida compada dormida... Se queda dormida como los bre! -necesita dormirse para hacer sus vati- triota, que me recomienda en la misma chicos pequeños, con los puños cerrados... y cinios... Echa su siestecita y nos dice: GRABADOS puerta: sin soltar el luis. Yo creo que el año 1908 será un año- -No se olvide usted de enviarme un ejem- CTntierro de un ministro. Y comienza á hablar: tranquilo... No veo que ninguna nueVa gue- plar de su periódico español, donde va usted Solemnemente se verificó el viernes último en París el entierro de Mr. Guyot- Dessaig Presagios para 1908... Tristes, tristísi- rra nos amenace... Es decir, sí... La muerte á hablar de mí... Cafait toujours plaisir... falleció de mos... En Francia seguirá gobernando el ac- de un Soberano- -descontada ya hace tiemVamos á terminar nuestro trabajo visitan- ne, que el Senado. repente, durante una setual Ministerio... La recolección será her- po, por su avanzada edad, -es posible que do á la bruja de moda, á la condesa Aurelia. sión, en La comitiva fúnebre se organizó mosa... Un partido contrario á la República ocasione graves perturbaciones en la EuroEsta señora es casi vecina mía; vive en terio de Justicia, en uno de cuyos en el minissalones del surgirá poderoso... Morirá un personaje po- pa central... la rué Cadet y creo que es condesa auténti- piso bajo había estado expuesto el cadáver, y lítico y su fallecimiento hará mucho ruido... Pero lo único grave que ocurrirá en 1908 ca y rica por añadidura. recorrió, entre numerosísimo público, el traHabrá algunas epidemias... Se producirá una se refiere á la cuestión financiera... Los Nos recibe un poco molesta, porque dice yecto de la plaza de Vendóme á la estación de tremenda catástrofe en el Metropolitano. kraks continuarán en América, luego en Ale- que aborrece á la Prensa: no toma dinero y Lyon, donde pronunciaron discursos el jefe En el extranjero... La guerra marroquí mania y los demás países europeos se resen- es muy discreta en sus vaticinios. del Gobierno, Mr. Clemenceau, los presidentes del Senado, del Congreso y del grupo de la continuará encendida... Probablemente los tirán muchísimo. Lo único que logramos sacar de ella es la quierda radical, al cual pertenecía el finado, izy moros invadirán la Argelia... El Vesubio vo La guerra marroquí terminará... declaración que nos hace asegurando que el del mitará lava en abundancia... Ai salir de casa de Mad. Bonheur pensa- ha estudiado en los astros, y que los astros bre deTribunal de Apelación de París, en nomla magistratura. Mad. Debora se despierta estremecida mos en el disgusto que va á recibir el pobre la han dicho muy poca cosa. El cadáver fue trasladado á Clermont- Feaún ñor las catástrofes que acaba de ver en emperador Francisco José, si g entera de -Porque yo soy astróloga -exclama. -rrand. A B C EN PARÍS 1