Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 944 ABC. D O M I N G O 5 D E ENERO D E IQO 8. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 Madrid. Conferencia dada ayer tarde en la Asociación de señoras, por D. Juan Menéndez Pida! ro es que por el cabo ó el estrecho de Magallanes tiene que pasar, hasta que se abra el ca nal de Panamá: ¿Juraría usted que esa escuadra va á California? Pues á mí no me chocaría que á meal público Tosca y Sigfredo... diados ó fines de Febrerojse supiera qus Evans llevaba órdenes reservadas de tocar en Hawai, Cin querer üe recordado anoche estos acon- á 5.000 millas de Filipinas, dieciséis días de tecimientos, presenciando la función or- navegación, y aun menos para cruceros y acoganizada en honor de Pedro Gailhard, mo- razados de las tres- primeras divisiones amerimentos antes de hacer éste entregare la canas, y cate usted á Manila y Subic á cubierOpera á la nueva dirección. Bien merece to de un ataque japonés; la cosa es muy tentaGailhard los honores que se le tributan, dora, y sólo así me explico el gasto de 50 mipues ha sido un excelente protector de las llones que se va á hacer. -Tentador, claro que lo es; pero los japonegentes de la casa: ha creado cajas de retiro, dedo, y en pensiones para los empleados antiguos y ses no se maman elponía la proa cuanto averiguasen que Evans á Hawai, emsocorros de. todo género. Si su labor artísti- pezarían á terminar la movilización de la esca fue mediocre, en cambio su trabajo ad- cuadra (en la que seguramente van muy adeministrativo es digno de compararse con lantados, pues habrán empezado desde que se el de Mr. Blondín, el de la cuerda, pues ape- supo la expedición al Pacífico; embarcarían nas si hace falta- habilidad para sostenerse 60.000 hombres para Formosa, por el pronto, y en perpetuo balancín durante veinte años y en cuanto supieran que Evans desde Hawai seguía á Occidente, antes de que éste estuvieliquidar las cuentas de tan largo período, ra á mitad de camino, ya Manila y Subic estaquedando en paz... Si en vez de haber muer- rían en poder de las divisiones japonesas, y los to el ministro de Justicia, es el de Hacienda buques de Togo, apostados á la altura del cabo el que fallece, Clemenceau no deja que Gai- Bojcador (en e mar de las Célebes) ardiendo lhard se vaya al Covent- Garden de Londres... en deseos y esperanzas de duplicar los laureles ¡Le mete en el Louvre de cabeza! de Fsushima... -Cosa que no veo yo tan fácil; porque, caro Pero si Gailhard sale de la Opera con un capital de 97 francos, y si Luis París aban- amigo, los 16 acorazados de Evans, formando cr. atro divisiones homogéneas entre sí y no donó el teatro Real sin lindo perro bien muy heterogéneas unas respecto de otras (sobre merecido les está... Aprendan de este otro todo las tres primeras) con bastantes 3 buenos empresario que acabo de ver estos días pa- cruceros, torpederos y buques auxiliares, son seando por los bulevares, flirteando con las un hueso macho más duro de roer que la escuadra rusa de Rojestwrusky, con ocho acoracocoites áélpromenoir en los teatros, muy orondo, muy colorado y muy satisfecho, que le zados muy desiguales y cansada, moral y materialmente, por seis meses de ha sacado al abono 40 ó 50.000 duros de uti- sobresaltos. La americana saldríanavegación y descansada lidad en tres ó cuatro años, á cambio de de Hawai, que aunque no sea una base de opeunas cuantas Traviatas, algunas Sonámbulas raciones, puede bastar para reparar las fuerzas y no pocas Lucías. orgánicas é inorgánicas perdidas en el viaje. ¡No... A éste no le sirve la cena Prócu- En fin, que Togo no tendrá las facilidades lo... Este ha salido ahora mismo de casa de de 1905. -Desde mego; aunque también nay que suPailhard, un poquito congestionado todalos japoneses de ahora que su vía... Y en casa de Pailhard un cubierto mo- mar á favor delos ocho acorazados y tres cruescuadra, con desto nada más, cuesta 40 ó 50 francos... ceros cogidos á los rusos, sería casi tan fuerte Y si se ha enterado del final económico como la americana; que ahora no tendrían de la dirección Gailhard, habrá pensado personal y material sobre sí el cansancio de como yo, que estos artistas son incorregi- un año de recia campaña, y tendrían la conSansón y Dalila, liausel und Gretel, y esa mara- bles... fianza que dan victorias recientes y decisiva Dien es verdad que hubiera sido lástima villa de La Walkyria, que en Madrid hemos Añada usted que en caso de derrota los japoJosé IUAN CADENAS suspender una función organizada para presenciado con un mise en scene superior á París. Enero. neses tendrían puertos á su alcance; pero los yanquis, ocupada Manila por los japoneses, solemnizar el final de la dirección Gailhard, cuantas se han hecho en el mundo entero; no tendrían salvación posible. Por todo lo representación que ha constituido una ver- mientras Luis París se devanaba los sesos cual opino que el Gobierno yanqui no tentara dadera apoteosis. Artistas, empleados, mú- para encontrar recursos que le ayudaran á la empresa de que su escuadra vaya á Manila, sicos, abonados, todo el mundo ha querido hacer frente á las quincenas, no faltaban sino en el caso en que no hacía falta que fuese; contribuir al mayor esplendor de la fiesta, y abonados á la vigésima parte de un turno es decir, con consentimiento del Japón. Gailhard ha abandonado el soberbio edificio que ponían cátedra en él foyer del teatro, di 1- -Bueno; dejemos el aspecto técnico de la Opera glorificado por la labor de vein- ciendo que los estaban robando su dinero y Oupongo que ya se nabrá usted enterado al blema. ¿Le pareee á usted que el Japón del protendría tiún años de trabajo constante, de sacrificios que á su costa el director se pagaba comilo- dedillo de la composición de la escuadra agallas suficientes para considerar como casia yanqui, que á las órdenes del almirante Evans, belliel que los Estados Unidos llevaran un d nas y francachelas. y desvelos. del presidente Roose, El personal de la casa lloraba amarga ¡Pobre Luis París! La idea de las comilo- y previa solemne revistaMayflower, zarpó el 16 escuadra suya á una parte de sus actuales domente al despedir anoche al bon patrón, quenas engenu iba la tempestad entre el abono velt desde su histórico de Chesepeake con minios? ¿Toleraría esto Europa, el mundo ende Diciembre de tero? sale de la Opera en todo el apogeo de su y, entretanto, encerrado en su despacho el rumbo por ahora la bahía de Hornos... al cabo- -Ahora ha tocado usted el corazón del provigor físico, y no resignándose á la quietud, director del teatro Real de Madrid, se co- -Coa rumbo á las costas de California; cla- blema. Los japoneses consideran como supre- se propone llevar sus iniciativas al CoventGarden de Londres. Porque Gailhard sale de la Opera pobre, como entró. Durante veinte años por sus ROÑICA Mal año se anuncia para los manos han pasado muchos millones de franpolíticos. Un ministro en cos, y al hacer el balance se ha encontrado Francia y el presidente del Consejo belga ahora con un beneficio líquido de 97 franhan fallecido de repente, en los mismos um- cos y 50 céntimos. Después de veinte años 1 rales de este año de 1908, que parece venir de dictadura artística, el director saliente dispuesto á hacer una ruda campaña de opo- echa sus cuentas y observa que ha vivido sición. No temáis, sin embargo, vosotros, esos veinte años... Y por todo capital se repolíticos españoles, que nuestra nación está tira con sus 97 francos y 50 céntimos. Estos olvidada hasta de la Parca fiera y en Es- artistas son incorregibles. paña es cosa sabida que los hombres de Pero, ¿qaé le importa? Gailhard tiene guerra y los hombres de Gobierno son inabiertas de par en par las puertas de todos mortales. los grandes teatros del mundo, y si no fuera Yo no sé si en Bélgica la muerte del pre- el Covent- Garden el que se las abriese ahosidente del Consejo habrá sido motivo de ra, los teatros americanos le tenderían un grandes demostraciones de duelo. En París, puente de billetes de Banco para que atrala muerte en plena Cámara- -en el campo de vesara los mares. Es joven, es emprendedor, batalla, como ha dicho Clemenceau- -del no concede valor ninguno al dinero y persiministro de Justicia, ha pasado inadvertida, gue un artístico ideal... Para estos hombres, y no hemos tenido noticia de que ninguna cuando viven en países cultos, hay siempre familia, á excepción de la del difunto señor una Providencia que no los abandona. ministro, haya dejado de celebrar la entrada Yo he comparado á Gailhard con Luis del nuevo año comiendo y bebiendo un París el- actual director del teatro Real de poco más de lo acostumbrado. Madrid, y si bien Luis París es inferior á Mr. Fallieres únicamente, que se agarra á Gailhard en órgano vocal- -Gailhard fue un clavo ardiendo, ha suprimido las recep- cantante, y cuando París canta, llueve, -en ciones oficiales de estos días. El señor Pre- cambio posee París un superior. talento, más sidente bendice la memoria del difunto mi- sólida cultura y mayores arrestos para aconistro, que le permite andar estos días en za- meter las empresas más arriesgadas. Si la patillas por el Elíseo y le ahorra un montón labor llevada á cabo por Luis París en el ele discursos y chinchorrerías. teatro Real, hubiérala realizado en la Gran Por lo demás... horas después del repentino Opera ó en la Opera Cómica de París, en el fallecimiento, se celebró en la Gran Opera Covent- Garden de Londres ó en el teatro la soberana función que pone fin al período de la Moneda de Bruselas, su renombre á esdirectorial de Pedro Gailhard, y todo Pa- tas horas sería universal, aunque los resulrís estaba en el teatro. El pretexto que da- tados prácticos al final hubieran sido los ban los concurrentes todos es que aún no mismos, puesto que Gailhard sale de la Opeera oficial el fallecimiento del ministro, pues ra con 97,50 francos de ganancia, y París el todavía no habían recibido la esquela día que salió del Real tuvo que empeñar ei Ya lo saben ustedes... Cuando los minis- reloj. Permitidme que lo repita otra vez: los tros ameren, no están muertos de veras hasta artistas son incorregibles. que no han fallecido oficialmente... Sobre todo, Pero, fin, le glocuando el día de la muerte hay anunciada rifica, y enLuis á Gailhard siquiera se Y desá París se le calumnió. una gran gala e la Opera. pués de poner en escena óperas como el DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL c A B C EN PARÍS mía un cubierto de seis reales que todas las noches le enviaban de 4 a taberna de Próculo. Y después de tan suculento banquete, otra vez á romperse la cabeza para regalar LA ESCUADRA YANQUI