Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 942 A B C VIERNES 3 D E ENERO D E 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 6 Madrid. Boda aristocrática en el palacio de los marqueses de Arguelles. Los novios, Srta. Amalia Bernaldo de Quirós (1) Ja de los marqueses, y D. Manuel de Liñán (2) al salir del oratorio donde recibieron la bendición nupcial. Por la ternura de esta copla y por lo raro de nado, que por sí solos no dan idea de la cons- de boliche del nacer los condenó á servidumbre aquella inesperada música, yo, que ya iba para trucción de que formaron parte. ominosa. algo poeta, sentía pena y alborozo, todo junto El samosatense Luciano, en el diálogo, sabroLas Pascuas no se celebrarían como entre y mezclado, y á un tiempo reía y lloraba. Can- so como todos los suyos, que intituló El mentiro- paganos si cuantos son palmas de palmera re uando, para celebrar el nacimiento de quien tó Lolílla otros villancicos, y disipada ya ente- so ó el incre dulo, hace decir á Tiquíades que ha- flexionasen cristianamente que todo lo deben á vino á este mundo á proclamar el reinado ramente la nube de mi tristeza, cogió la esco- bía oído contar en cierta reunión que un tal la caprichosa lotería del nacimiento, pues á andel espíritu sobre la materia, las gentes, equi- ba por las palmas, con solos dos dedos de cada Pancrates, hechicero, cuando llegaba á un aloja- tojársele á ésta, bien pudieron ser humildes miento, cogía una tranca de la puerta, una esco- palmas de palmito. vocando el camino, se atracan de pavo y á lo mano, y mostrándomela dijo festivamente: -Esta picarilla que ves aquí sabe más que ba ó una mano de mortero, la vestía, y pronunpavo, como si ni de nombre conociesen á Jesús, FRANCISCO RODRÍGUEZ MARÍN y entre muy gentiles bocados y muy paganos tus catedráticos, más que Briján y más que ciando cierta fórmula mágica, la hacía andar y sorbos atruenan villas y ciudades con el acom- Lepe, Lepijo y su hijo. Conozco yo auna vieja parecer un hombre para todos Este servidor le pasado sonar del pandero y de la zambomba, que hace maravillas con una escoba, no en ton- traía agua, le preparaba y guisaba los alimenel monótono ruido de estos instrumentos pas- terías de música y jolgorio, sino en cosas hon- tos, y lo arreglaba y prevenía todo con la matoriles me trae á la memoria, invariablemen- das y retehondas, de las que ponen los pelos yor destreza; y cuando ya no eran necesarios DIPUTACIÓN te, el recuerdo de una Nochebuena de mi ni- de punta. Pero por lo mismo que son brujas y sus servicios, pronunciaba Pancrates otra fórñez: un recuerdo que me llena el alma de sua- hechiceras las escobas- -y porque lo son llegan mula, y la escoba volvía á ser escoba, y la PROVINCIAL á viejas y mueren quemadas- -saben de bueno mano mano Claro es que tanto Tiquíades e melancolía. y de malo: ya ves si ésta es trabajadora, que, como su interlocutor Filocles se burlaban de 1 a plaza de toros Iba 3 o á cumplir los diez años, y descansaba estas embusterías; pero tan claro como en las vacaciones de Navidad, repasando á ra- tan chica y todo, barre toda la casa; ya ves que de ellas y de otras análogas estuvo eso es Los empresarios de la plaza de toros de Malleno tillos mi musa, muses, y mi quis vel qui, aprendi- que, aun trabajando mucho, ni come, ni bebe, el mundo, y que en España las hemos tenido drid han visitado ayer al presidente de la Didos, á fuerza de paseos, en los herniosos claus- ni cobra salario, ni pide cama: ahí en cualquier tales, que alguna no parecía sino copiada al putación para presentarle una instancia, en la cual piden que la Corporación provincial, apotros de la antigua Universidad de Osuna. La rinconcillo duerme, lo mismo en pie que ten- trasfloro de la que relató Luciano. yándose en una resolución dictada por el Conmuerte de mi madre, aún reciente entonces, ha- dida; y ya ves, en fin, si se presta á servir de Y pues entre amigos con verlo basta, y yo, sejo de Estado, prohibiendo que se celebrasen bía entristecido mi espíritu de tal manera, que zambomba para que canten las coplas del Niño todavía hoy, en el amargo pan de mis tristezas, de Dios... ¿Ves todo esto... Pues ahora verás examinando y extractando más de doscientas corridas de toros en otras plazas de Madrid los distingo y paladeo el sabor acre de aquella le- cómo no hay tales castañuelas en el mundo causas de hechicería, procedentes de lalnquisi- mismos días en que se celebrasen en la que es ción de Toledo, he hallado materiales, con que propiedad del hospital Provincial, se elevase vadura. Era la Nochebuena. Pandillas de mu- para acompañar unas siguiriyaschachos alborotaban entre los almeces de la Y golpeando alternativamente con las pal- demostrar cumplidamente mi aseveración, re- ahora análoga demanda, y que de no accederplaza, acompañando con zambombas y pande- mas de la escoba en una rodilla y en la mano feriré cierto caso que es patente supervivencia se á esta pretensión por la superioridad, se deretas las coplas tradicionales, cada una de izquierda, que puso encima de ella, á distancia del lucianesco, y que está en un proceso segui- clare libre la celebración de corridas de toros ellas seguida de este estribillo pedigüeño: de poco más de un jeme, y pellizcando á veces do cerca de cuatro siglos ha, en 1537, contra en la capital, y, por tanto, la construcción de con los dedos las dichas palmas, empezó á re- Juana Martínez, también llamada Juana Dien- circos destinados á ese espectáculo. Dame el aguilando, El presidente manifestó á los empresarios medar, con arte de maestro, el alegre cha, carra- tes, vecina de Madridejos, Circe castellana y dame los prestiños; si no, no ie canto cachá, cacha de los palillos, dando entrada á la pájara de más cuenta que la misma huéspeda que no juzgaba muy eficaz para la defensa de ias copias del Niño. siguiente seguidilla, que cantó á lo picaresco, de Ulises. Esta Juana Dientes, confesando ante los intereses de la Diputación y de los empreYo escuchaba aquellas voces de alegría y re- y espolvoreada con algo de la antigua jeri- el tribunal, manifestó, entre otras cosas, que su sarios lo que se- pedía en la instancia. Y á fin de demostrar que se preocupa de cordaba mejores tiempos. ¡Qué buenas noches gonza sevillana de los buenos tiempos de Rin- maestra Mari Gómez le dijo antaño que tomase una escoba de cabecuela con que barren, e asunto de tal importancia, ha propuesto á la aquellas Nochebuenas en que mi madre me conete: que tomase esta declarante sus vestidos e se Comisión de Hacienda, y ésta lo ha informado acariciaba y me contaba cuentos tan lindos Una rosca y un bóboyo los pusiese; e primero que pusiese los vestidos de conformidad con los deseos del Sr. Pérez como aquel, cien veces contado y siempre nueestán bailábando en el escoba, que barriese la puerta de un pa- Calvo, pedir á la superioridad autorización para vo, de Él pájaro que habla, el árbol que canta y et y una onza de québeso establecer un arbitrio por cada ñesta que se ceagua amarilla... ¡Si á lo menos, ya que mi palacio (sala baja) hacia el patio e dixese: está mirabando. ¡Qué gracia fuébera lebre en las plazas de toros de la provincia, ardre anda atareado en ganar nuestro pan, tuFuera echo, que un racimo de úbuvas viese yo algunos hermaniios... -pensaba. Y bitrio que se regularía teniendo en cuenta la meto dentro; se apareciébera anublábanseme los ojos, y se me hacían borrocabida de cada circo taurino. sos los renglones de la gramática de Raimune que lo avie de dezir dos ó tres vezes, e asi lo do Miguel. Reparó en mí golilla, una criada fizo, e después le puso sus vestidos e capatos, Maestra consumada era. aquella fiel sirviente e que le dixese de que la tuviese vestida: Ga- p l nuevo presupuesto. muy buena que había cuidado y asistido á mi madre, y tomó á su cargo la generosa tarea de en esto que años después, con denominación lana estays, buena dueña; echar tenemos suer- Ya ha sido devuelto á la Diputación el distraerme. Y después de apagar la luz de mi traída de fuera, hemos llamado en España fc i- te quien ha de yr por la persona que quisie- presupuesto para el año corriente, aprobado veloncillo de estudio, llevóme á la cqcina y lore, y no breve artículo, sino razonable folleto sen traer; e le avia de dezir a la escoba: Vos por la superioridad tal como lo fue por la Corprobó á divertirme con sus cuentos. ¡Bah! ¡No podría escribirse acerca de la escoba, aunque avés de yr No, sino vos á manera de por- poración. eran aquéllos mis queridos cuentos de antaño! el ya único viento reinante, el de la generali- fia, e que avia de contar desde una hasta nueDespués cantó á media voz algunas coplas de zación niveladora, enemigo declarado de toda ve e avia de dezir a la escoba: A vos cae, bueNavidad; y, como yo, menos triste, indicase poesía, va, á más andar, barriendo y disipando aa dueña: vos aves de yr e que la avie de que para cantarlas bien hacía falta una zam- las vistosas nubéculas de las tradiciones y cos- poner tras la puerta del palacio, e asi la pus tumbres locales y amenaza con hacer del mun- e dixo las dichas palabras. bomba, Lolilla me dijo riéndose: POR TELÉGRAFO do, en pocos años más. una inmensa tabla de- ¡Mírala! Ahí, tendida á la bartola, está esa logaritmos. JUEVES, 2 3 T picara braja, escuchando nuestra conversaTodavía figura la escoba en no pocos agüe Pícara bruja llamaba á la escoba aquella 1 os pobres, sin medicinas. ción. ponerla detrás de Y señalaba con el dedo índice una escoba de ros populares: suelen que se vaya pronto la antigua sirviente de mi familia. Pobre sierva, El colegio farmacéutico es el centro que de la calle para palma. Cogióla saludándola ceremoniosamen- puerta barriendo los pies de un mozo ó deuna juguete de su mala fortuna debió llamarla. viene abasteciendo, desde largos años, de mete, fingió hablarle en secreto unos instantes, y visita; no llegará á casarse; y la mujer de una Hubieran nacido sus tallos en el tronco de una dicinas á la Beneñcencia municipal; pero como un palmera datilífera, y, largos y opulentos, con el Ayuntamiento adeuda ya año y medio y el después, haciendo pasar y repasar el mango moza, está embarcado, por nada del por el borde de una mesilla, imitó con grande marinero que la escoba detrás de una puerta, las lacinias rizadas por primorosas manos mon- alcalde no ha cumplido las promesas de pago habilidad el ruido de una zambomba, mientras mundo dejaría hacia arriba, porque tal cosa jiles, habrían sido llevados al templo, á honrar- que hizo á los farmacéuticos, éstos niéganse á con las puntas se tratando de cerca al incienso y al agua ben- continuar el suministro, y desde ayer los pocantaba: sería presagio de mortal peligro en la nave- dita y luciendo su gallardo cimbrear entre los bres no tienen auxilio farmacéutico. -Todos le llevan al Niño gación del ausente. Mas estas vanas creen- alegres hosannas del Domingo de Ramos; pero La Prensa censura duramente esta impreyo no íe hgo que llevarle: cias, muy acreditadas en nuestro vulgo, son nacieron del pobre tronco subterráneo del pal- visión, achacando la principal culpa, al allas alas del corazón como ladrillos sueltos de ua edificio arrui- mito, v nacieron para enanillos, y este juego calde. je! e sirvan de pañales MÚSICA Y HECHICERA MALAGA