Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MARTES 3i DE D. CBRE. D E 0 7 NÚMERO S U E L T O 5 CÉNTIMOS i CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADAANO UL NUM. 939. 2. É P O C A Ante la expectativa de que la sesión fuera larga, empezaron los preparativos para cenar y fueron puestas varias mesas en una de las Secciones. I os señores ministro de la Gobernación y subsecretario de Instrucción conferenciaron con el Sr. De Buen, aviniéndose éste á deponer su belicosa actitud y á ofrecer que no pediría votación nominal. E l ministro de Marina habló con el Sr. Loygorri, alcanzando también un buen éxito en la entrevista. Pero el Sr, Cortezo, con quien conterenció el conde de Romanones, insistió en su belicosa actitud y amenazaba con hacer un discurso que durase seis horas. Esta amenaza era lanzada á las ocho de la noche. No hay que decir la consternación que causó en el Senado. A esta hora se tomó por el Senado el acuerdo de prorrogar la sesión hasta aprobar los dictámenes pendientes sobre presupuestos, actaerdo que fué la señal de dispersión para muLchos senadores. Otros muchos se quedaron en la alta Cámara, decididos á cenar en el mismo local. Pero... ¡oh desencanto... en el Senado no existe la facilidad que en el Congreso brinda la cantina. En la alta Cámara cenan gratis los respetables padres de la Patria; pero cenan muiy mal. El menú está formado por consomé, fiattnbres y dulces secos. Ni más ni menos. Y lo qne decía un venerable procer: ¿Le parece á usted que estas cosas frías sientan bien á un estómago de setenta años, acostumbrado á la comidita casera? Tenía razón de sobra el senador que se lamentaba. ¡El Gobierno será culpable de que más de un senador tenga que echar tapas y medias suelas á sus pobres estómagos. Los periodistas fueron obsequiados con fiambres, vino y café por el presidente del Senado. A meaicía que transcurrían las horas se veía que las negras profecías quedarían sin ser llevadas á la práctica. Efectivamente, se realizaron trabajos cerca del Sr. Cortezo para disuadirle de que pidiera votación nominal, y al fin dieron buen resultad o. B l ministro de Fomento habló con dicho senador, y poco después éste abandonaba la Alta Cámara, diciendo que no quería cansar más á la g ente. Media hora devSpués, 6 sea á la una menos cuarto, terminaba ia sesión, despuc. s de haber sido aprobados todos los presupuestos. I as sesiones de las Cámaras se reducirán: en el Congreso, á aprobar los dictámenes de Comisión mixta leídos anoche, y en el Senado, á votar definitivamente los presupuestos de Instrucción é ingresos. Nadie pedirá votación nominal. En eí presente número incíuimos el suplemento ilustrado de cuatro páginas L A M U J E R Y L A C A S A que deben exigir iodos nuestros suscripiores y compradores. INFORJ miOM discusión de los presupuestos fué m u y movido, especialmente en el Senado, que era en donde quedaban unos dictámenes pendientes de aprobación. Esto no quiere decir que en el Congres faltara animación desde primera hora, pues los diputados acudieron temprano, particularmen te los de la mayoría, ante la expectativa de que se pidiera votación nominal para aprobar los dictámenes de Comisión mixta. Los dictámenes referentes á los presupuestos de Gobernación y de Fomento dieron origen á un discurso del Sr. Canalejas, protestando de que el Gobierno haya aceptado en el Senado aumentos que rechazó en el Congreso. No hay que decir que el ilustre jefe de la minoría democrática se mostró tan elocuente de palabra como se muestra siempre que pone la suya, tan brillante, á servicio de sus ideas y sus convencimientos. Contestaron los ministros de Gobernación y de Fomento, explicando los motivos que el Gobierno ha tenido para admitir los aumentos á que se aludía. Una declaración importante hizo el Sr. González Besada al referirse á la subvención á la Compañía Transatlántica: la declaración de que, caducado el contrato con esta línea de navegación, no pasará el mes de Enero sin que presente á las Cortes un proyecto de ley para hacer un nuevo contrato. Intervino también el Sr. Villanueva, y se produjo en este momento u n incidente muy animado. Cuando el ex ministro liberal se hallaba en un párrafo muy entonado de su protesta, oyóse una voz que exclamaba: ¡Que se siente! ¡Está loco! El revuelo que se produjo fué enorme. Todas las minorías protestaron ruidosamente, increpando al diputado que había interrumpido. El autor de la interrupción era el señor Foronda, que, olvidando que los diputados de la mayoría están obligados, más que ningún otro, á no producir incidentes, había dado desahogo á su espíritu. Después se comentaba mucho el Jincidente, sin u e nadie pudiera explicarse el motivo que hubiera podido impulsar al Sr. Foronda á lanzar la exclamación que tanto efecto había producido. Se dijo gue el Sr. f o r o n d a había sufrido una equivocación, confundiendo al Sr. Villanueva con un diputado republicano, i í isrí; Por fin quedaron aprobados los dictámenes y se suspendió la sesión hasta las once de la noche. Cesión permanente en el Senado. Las minorías del Senado seguían ayer á primera hora de la tarde en la misma actitud de duda que el domingo respecto de lo qme debían hacer al discutirse los presupuestos de Instrucción é ingresos. ¿Discutimos ó nos retiramos? ¿Nos limitamos á formular una protesta ó pedimos votación nominal. Esto era lo que preguntaban casi todos los senadores de oposición sin saber, realmente, cuál debía ser la postura definitiva aue hubieran de adoptar. Los ex ministros liberales se reunieron para fijar el criterio que la minoría había de seguir en los debates. El Sr. Salvador (D. Amos) como jefe interino de la minoría, dijo qme. había consultado con el Sr. Moret, y éste había aprobado la proposición de formular una protesta y no discutir más, en vista de qme la premura del tiempo hacía inútil la discmsión. Todos los concurrentes á la reunión, menos uno, estuvieron conformes con lo propuesto por D. Amos. El que se mostró en disconforimidad fué el Sr. Cortezo, que expuso su criterio favorable á la discusión amplia y aun á la obstrucción, empleando p ara este fin el recurso de pedir votaciones nominales. El Sr. Salvador quiso disuadir al Sr. Cortezo de su propósito, exponiéndole las razones que se oponían á que lo llevara á la práctica, pero nada logró convencerle. Entonces acudió el Sr. Salvador á la amenaza de llegar á la excomunión política, i persistía en su plan, pero ni aun así logró imponer su desacatada autoridad de jefe de la minoría. g m p e z ó lu sesión, y el Sr. Cortezo, según puede verse en el lugar correspondiente, llevó á la práctica su anuncio de pedir votación nominal, y también el Sr. Salvador, firme en la pena con que le había amenazado, lanzó d d partido liberal al senador díscolo á sus mandatos. Kj ada arredró al Sr. Cortezo; antes ai contra rio, se indignó mucho más, y aseguró que seguiría pidiendo votaciones nominales, consumiendo turnos y presentando enmiendas No era solamente el Sr. Cortezo el que se proponía dar una noche toledana á los senadores, sino que en tan negros planes era acompañado por los Sres. Loygorri y De Buen. Entonces se procedió á contar el número de, senadorespresentesy se vio que no era suficiente para las votaciones; pero, por si acaso, y en evitación de alguna sorpresa desagradable en las votaciones definitivas, recogió el subsecretario la lista de los senadores ausentes para avisarlos que vengan iomedlatamente, á fin de eacoatrarse hoy ea Madrid. presupuestos. LosEl último día de CRÓNICA 1 A T O N A D I L L A Salir del Congreso, RM 171 cir- 1 o v v i i i donde tantas salidas EN EL SIGLO XVlll ¿a y qu e aguantar; huir del Senado, donde tanto desentonan los reverendos señores del margen y acudir al Ateneo á oir disertar sobre la tonadilla en el siglo xviii es cosa grata para el cronista. Al Ateneo va, aonae un auditorio numeroso, en el cual forma gran parte el sexo bello, escucha á Cecilio Roda, presidente de la sección de Música, académico de Bellas Artes, crítico musical de La Época, pero ante todo y spbre todo- -porque de los títulos y de los puestos no hay que fiarse muchas veces, aunque ésta no sea una de ellas, -hombre de gran cultura, de claro entendimiento, de refinado gusto artístico. El Sr. Roda lee, y lee bien, lo cual es un mérito, porque el arte de leer bien no le poseen muchos. No sería más ameno leyendo que hablando el Sr. Rodríguez San Pedro, por ejem pío; y acaso leyendo resultaría sencillamente insoportable cualquiera de nuestros oradorede los de pico de oro. Leía e l Sr. Roda u n interesante estudir acerca de la tonadilla, aquella farsa que, segur Iriarte, servía para despertarle cuando iba á vei comedias, y que regeneró D. Luis Misóh á me diados del siglo para ser después reglamenta da en 1791. Su historia es bien curiosa y ade rezada con la salsa que tan excelente catadoi como el Sr. Roda la aderezó, resulta doble mente interesante. En la conferencia nos habló, no sólo de la to nadilla, sino de las costumbres de aquellos tiem pos, de su teatro, de su público, de sus artis tas, de las rivalidades que entre ellos h a b í a en esto no han pasado los años- -y de cuanto en fin, tiene relación con el arte lírico tal come se practicaba en aquel siglo que tuvo para st suerte, pero ya hacia sus postrimerías, reforma dores como el conde de Aranda. La conferencia resultó instructiva, amena 5 digna de la condicción y de la autoridad de s r autor, siendo homenaje justo el entusiasmo j los aplausos del auditorio que le escuchó. Tuvo especial cuidado, claro es, de no em tir juicio sobre la música que los Chapí, lo Bretón, los Chueca y los Caballero de aquel si glo llevaban á los espectáculos. Para eso no iba á ofrecer después dos tonadillas interpre tadas por estimables alumnos del Conservato rio, y convinimos todos después de oirías, qu vallíi miidio m i.9 que ellass el trabajo d. i seño Roda, sirviendo sólo las páginas ejecutada para mostrarnos el grado de inocencia y sen cillez que calzaban nuestros bisabuelc s y par deducir, de acuerdo con el disertante, que as lo dijo, que la tonadilla del siglo x v i i i trans formada y mejorada es nuestra actual zarzue la del género chico, en la que indudablement habrá reminiscencias d e aquellas candida composiciones, como acaso las haya en ésta de aquella mina inagotable, cuyos filones s llamaban Gluck, Hsendel, Haydn, Bach, Mo zart, etc. El maestro Bretón, que ayer dirigía las to nadillas y que un tiempo fué enemigo del gé ñero chico hasta el punto de combatir á Bar bieri porque hizo música para De Getafe al Pa raiso, pero que luego rectificó su juicio y es cribió la hermosa partitura de La verbena de I Paloma, dando con ella la razón á los que sos tenían la teoría de que lo grande por lo bell cabe en lo pequeño por las dimensiones (entr ellos el ilustre, el querido, el malogrado Peñ y Goñi) el maestro Bretón, decimos, gran co nocedor de lo clásico, acaso pensase eso mis mo cuando dirigía á los jóvenes alumnos de Conservatorio, cuando unos arriba, en la tri buna, y otros abajo, en la sala, interpretaba; Los consejos de una vieja, tonadilla á solo, de E s teve, que cantó muy bien la Srta. Gallástegui y El albañil, tonadilla á dúo, de Rosales, qu interpretaron la Srta. Fernández, de voz pre ciosamente timbrada y el Sf. Alfaro. Hay que felicitar al Sr. Roda por su trabajo y al Ateneo por organizar estas interesante jornadas. Mi %0i PRECIP: CINCO C É N T I M O S EN TODA ESPAÑA i mg MADRID A e D l A I as nubes se pasaron el día ciiaparreando. Bs una delicia de tiempo este que nos lleva camino de convertir á Madrid en puerto de mar, sin mar, pero con más lluvia que cualquiera de las poblaciones de las costas que tienen fama de lloronas. Siguió la inocentada en los Cuerpos legislativos y municipal. En todos se trato de lo mismo: de presupuestos, ora nacionales, ora locales, ora... por nosotros, pecadores, que ya nos lo dirán de misas. E n la Casa de la Villa se discutió mucho cómo no! sobre los nuevos tributos que empezaremos á disfrutar desde mañana, Dios mediante. Conque con nuevos recargos y con una mala administración no tendremos frío ¿eh? En el Congreso hubo sesión y jaleo A un diputado se le ocurrió decir de otro que estaba loco, y aquello fué una verdadera locura de protestas, gritos y golpes á los pupitres, ¡Qué culpa tendrán los pupitres de las cosas que se digan los señores de los escaños! Es verdad que eso de la locura no puede decirse dentro del consabido sagrado templo de las leyes. Fuera sí; porque fuera estamos todos más locos que un cencerro, y lo prueba el hecho de que vemos impasibles lo que á diario ocurre entre los cuerdos que nos legislan. También el Senado, por no ser menos, tuvo sus miajas de alboroto, seguido, como es consiguiente, de bicarbonato, infusión de cordiales y pastillas de clorato. Esos venerables niños son terribles cuando se ponen á ello, y entre acceso y acceso de asma y entre taza y taza de caldo se sienten capaces de pasar una noche toledana recreándose con las amenidades oratorias del Sr. Rodríguez San Pedro. E n el Ateneo hubo por la tarde una interesante conferencia sobre la tonadilla en el siglo xviii, con numeroso auditorio que aplaudió al disertante y admiró la candidez de nuestros ab Q x bisabuelos. Asunte del día, fué eí de ios taberneros, á quieneg se ha multado por tener abiertas las tabernas después de las ocho de la noche del dopiingo, cosa que no está dispuesto á tolerar el ministro de la Gobernación en Jos dem 4 domingos que se consideren como de feria, Pero es lo que dirán los que defienden la taberna como medio de difundir la cultura y las buenas costumbres: si hubieran estado cerradas las tabernas el domingo, como lo estuvieron los anteriores, ¿habría habido la pendencia que hubo, acompañada de escándalo, palos, desacato, etc. en un establecimiento de vinos de la Ronda del Conde Duque? De los sucesos, sólo uno merece consignarse: otro atropello de automóvil en la Puerta del Sol, Podemos conformarnos con uno diario. Y el de las disposiciones legales sobre la materia, otro; total, dos. Por la noche, nada. El Senado siguió discutiendo y pronunciando el ministro de Instrucción Pública discursos de á hora y media para contestar á los obstruccionistas. Un caso curioso de auto- obstrMcción. jPero nadie puede con el ministro en ese pmnto! mmm mm M oticias varias. Anoche, á las nueve, salió para Granada, acompañado de su distinguida familia, el ilustre jefe del partido liberal, Sr. Moret. Su ausencia durará próximamente quince días. p l Sr. Montero Ríos asistió ayer al Senado donde pasó toda la tarde; pero sin entrar al salón de sesiones. de Hacienda ha nuevo E 1 ministro 31.846.154 pesetas hecho un de Espago de al Banco paña para reeoger pagarés de Ultramar, de los que este establecimiento posee en cartera. Esta cuenta ha quedado reducida á pesetas 210.337.047, según se consigna en el balance de situación del Banco correspondiente á la semana última. p o n f í r m ó ayer el Sr. La Cierva que el alcalde de Santander ha dimitido á causa del incidente surgido entre la Diputación y el Ayuntamiento, pero el Gobierno no aceptará la dimisión de D. Luis Martínez porque está muy satisfecho de su gestión al frente de aquel Municipio. I nterrogado el Sr. La Cierva acerca del pro pósito que se atribuye á los teatros de Barcelona de cerrar sus puertas para protestar de la obligación que se les impone de terminar las funciones á horas determinadas dijo ayer á los periodistas que la noticia no debe tener fundamento, pues nada le ha comunicado en ese sentido ei gobernador de aquella capital. LA NOTA D E FRANCIA y ESPAÑA I os representantes diplomáticos de España y Francia cerca de las Potencias signatarias del acta de Algeciras habrán entregado á los respectivos ministros de Negocios Extranjeros una nota participando que el Sultán ha dado á ambos Gobiernos el mandato de ejercer la vigilancia del contrabando de armas y municiones en aguas marroquíes, conforme á los artículos 24, 25, 80 y 91 del acta de Algeciras. Al participar el hecho á los Gabinetes extranjeros, España y Francia recuerdan que el procedimiento especial y provisional que va á ponerse en vigor desde ahora, y durante un año, lleva consigo las disposiciones siguientes: Los buques de guerra españoles y franceses encargados de la vigilancia y qué tendrán á su bordo agentes del servicio aduanero marroquí, podrán practicar la investigación de la bandera, con respecto á toda embarcación mercante hallada en aguas marroquíes que juzguen sosechosa de contrabando de armas, excepción echa de los barcos pertenecientes á líneas regulares y cuya lista hayan facilitado las diversas Legaciones. Semejante investigación sólq versará sobre la nacionalidad, procedencia y destino de la nave. No se examinarán los documentos relativos á la carga, ni se visitará esta última, sino en el caso de que el capitán del buque detenido lo proponga espontáneamente. El agente de la Aduana sherifiana tomará parte en esta comprobación, de la que se levantará acta. Los buques detenidos y considerados sospechosos podrán ser llevados al puerto marroquí más próximo para que, en presencia de un oficial del buque de guerra, de un representante de la Legación ó Consulado interesado y del agente de la Aduana sherifiana, sean allí objeto de la visita prevista en los artículos 24, 25, 80 y f I del acta de Algeciras. EL CIERRE D E LAS TABERNAS Qon motivo de las fiestas de Pascua se auto rizó á los taberneros para que, á semesjan za de los días de ferias, pudieran tener abierto los domingos sus establecimientos. En esta concesión se limitaron las horas d apertura de las tabernas hasta las ocho de 1 noche. El gobernador civil citó el domingo 21 á lu gremios de vinos, para comunicarles la resolu ción del ministro de la Gobernación, prome tiendo los síndicos que se cumplirían sus órde nes, si bien no podían hacerlo dicho día pornc tener tiempo material para comunicar la orden No obstante esto, anteayer se resistieron al gunas tabernas á cerrar á las ocho de la noche siendo denunciadas, por incumplimiento de la órdenes gubernativas, varias á. e aquéllas, per teneciendo la mayoría al distrito del Congreso Las tabernas denunciadas han sido multadas por el gobernador civil. Y ayer manifestó el Sr. La Cierva que el cié rre de las tabernas á las ocho de la noche lo días festivos, en tiempo feriado, lo ordenó e último domingo como cuestión de orden pú blico, y que, por lo tanto, las multas impuestas á los contraventores lo fueron por deso! ediencia y desacato á la autoridad; sin que en este asunto tenga para nada que invocarse la ley del Descanso dominical. g pi ANClA Y LOS BIENES ECLESIÁSTICOS ÍOR rül, EaRAFO PARÍS, 3o, 8 N. urante una reunión celebrada hoy por varios senadores de la izquierda radical y radical socialista, llegó á hablarse de nombrar una Comisión liquidadora, en la que estén representadas todas las opiniones para investigar y dictaminar en todo lo relativo á la liquidación de los bienes eclesiásticos. El presidente del Consejo, que asistía a la reunión, intervino en las discusiones, dando á entender que el Gobierno aceptaría una interpelación sobre el particular y esto daría lugar á que diese explicaciones concretas acerca del asunto. En vista de las manifestaciones de monsieur Clemehceau, los reunidos acordaron volver á celebrar sesión mañana para adoptar acuerdos áeflnitiVQSi D