Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿Qué diré de otras muchas modas por íarios caminos incómodas? Como con los polvos se hizo parecer á las mujeres canas, con lo tirante del pelo se hicieron infinitas efectivamente calvas. Hemos visto los brazos puestos en mísera prisión, hasta hacer las manos incomunicables con la cabeza; los hombros desquiciados de su propio sitio; los talles estrujados en urla rigurosa tortura. Y todo esto ¿por qué? Porque viene de Francia á Madrid la noticia de que ésta es la moda. No hay hombre de seso que no se ría cuando lee en Plutarco que los amigos y áulicos de Alejandro afectaban inclinar la cabeza sobre el hombro izquierdo, porque aquel Príncipe era hecho de ese modo; mucho más se lee en Diodoro Sículo: que los cortesanos del Rey de Etiopía se desfiguraban para imitar las deformidades de su soberano, hasta hacerse tuertos, cojos ó mancos, si el Rey era tuerto, manco ó cojo. Mas al fin aquellos hombres tenían el interés de captar la gracia del Príncipe con este obsequio; y si cada día vemos que los cortesanos adelantan la lisonja hasta sacrificar el alma, ¿qué extrañaremos el sacrificio de un ojo, de una mano ó de un pie? Pero en la im ti de las modas que reinan en estos tiempos padecen las cobres mujeres el martirio, sin de otra que no quiso admitir por qonsorte á un caballero de bellas prendas, sólo porque dentro de un plazo c- ie le había señalado no había discurrido algo d? nuevo sobre la cuadratura del círculo. Continuará. ECONOMÍA DOMESTICA A 7I ODO DE CONSERVAR LOS HUEVOS PARA EL INVIERNO En el mes de Agosto se debe pensar en conservar los huevos para el invierno, y á principios de Septiembre en salar y derretir la manteca. Para que los huevos se conserven frescos, y que la cascara esté tan blanca como si fuesen recién puestos, se pasará ceniza por un tamiz tupido ó por una criba, poniéndola en vasija grande ó en un barrilito. Se colocan los huzvos cubriéndolos bien con ceniza. Cuando las gallinas hayan cesado de poner se empiezan á usar estos huevos; se tiene otra vasija con ceniza, en la que se irán poniendo de encima, para empezar á comer los más añejos que están debajo. PENSAMIENTO Todos, cuando estamos sanos, damos con mucha facilidad rectos consejos á los enfermos. TRAJE DE P 0 PE 17 WB escocesa de tonos apagados y adornado con paño de color parecido. J DE 7 7? D de adornado con medallones Pekitt y entredcses. que nadie se lo reciba por obsequio. ¿No es más risible extravagancia ésta que aquella? El abad de la Mota, en su diario de 8 de Marzo de 1686, dice que en aquel tiempo había cogido grande vuelo entre las damas francesas la aplicación ér las matemáticas. Esto se había hecho moda. Ya no se hablaba en los estrados cosa de galantería. N o sonaba otra cosa en ellos que problemas, teoremas, ángulos, romboides, pentágonos, trapecios, etcétera. El pobre pisaverde que se metía en un estrado, fiado en cuatro clausulas amatorias, cuya formación le había costado no poco desvelo, se hallaba corrido, porque se veía precisado á enmudecer y á no entender palabra de lo que se hablaba. Un matemático viejo, calvo y derrengado, era más bien oído de las damas que el joven más galán de la corte. El mismo autor cuenta de una que, proponiéndola un casamiento muy bueno, puso por condición TRAJE DE CALLE inexcusable q u e el pretendiente de paño gris plateado, con adornos de trenaprendiese á hacer telescopios; y cülai. Corbata de raso.