Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 929 ABC VIERNES 20 DE DICIEMBRE D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 HOMENAJE A D. 1 AC 1 NTO BENWENTE El banquete en el hall de la casa de Blanco y Negro y A B C. El Sr. Benavente (x) Su famoso Baco, ét no D; Josa ép í, a erna, ríticq Ap- El fmpqtcíal. Francisco, la hermosa cabeza de Túlia, la admi- D. Jaime Balmes, crítico de España Nuroa rable Tradición, la Modestia, el Quevedo y algu- D. Eugenio Selles nos fragmentos de sus más notables obras, un D. Alejandro Saint- Ai verdadero tesoro artístico, adornaban el salón, D. Tirso Escudero. destacándose de entre macizos de plantas y D. Francisco Cambó. arbustos. D. Rafael Aranda, presidente de la AsociaCerca de la mesa central, como presidiendo ción Patriótica Española de Buenos Aires la fiesta, se erguía la estatua de Quevedo. Tan D. José Rubio. cerca del gran satírico se ha colocado BenaD. Ramiro de la Mata. vente en Los intereses creados, que su efigie de- D. Agustín de la Serna. bía estar muy próxima á Bettavente, como lo D. Ricardo Simó Raso. están sus espíritus. D. Antonio Suárez. La cabeza de Tulia también parecía significar D. Manuel de Tolosa Latour. algo simbólico en la fiesta, como si recordase D. Eduardo Yáñez. uno de esos caracteres, una de esas figuras feD. Federico Oliver. meninas de las obras de Benavente. D. Salvador Mora. D. Manuel Linares Rivas. Además de los tapices, de las flores y de las plantas, constituían el adorno del patio largas D. Joaquín Pacheco. guirnaldas que, montadas al estilo Imperio soD. Ricardo Puga. bre las paredes, formaban medallones en cuyo D. Francisco Barraycoa. centro se destacaban los nombres de las obras D. Antonio Palomero. más conocidas del autor festejado: La noche del D. Joaquín Moya. sábado, Los malhechores del bien, La comida de las D. Luis Romea, subdiiector de Blanco y jíeras, Rosas de otoño, Lo cursi, El nido ajeno, LosNegro. buhos, Los ojos de los muertos, Gente conocida, Los Ángel María Castell, subdirector c e 4. B C. D. intereses creados, etc. D. Sixto Pérez Rojas, redactor jefe d e A L C La mesa, en forma de H, ocupa a el centro D. Luis Gibajdón, crítico de A B C. del hall, y sobre ella lucían lámparas en armoD. Carlos Luis de Cuenca, redactor de Blanco nía con el estilo de la decoración, y completa- y Negro. J 3 S INVITADOS A las ocho de la noche ban el adorno, borrando los tableros, guirnal D. Alvaro Calzado, redactor ae A B C. comenzaron á llegar los das de flores. Hubo ausencias justificadas por enfermedad invitados. Nuestro Director hubiera querido extender la invitación á muchas más personas p L B A N Q U E T E Ocupaba el centro de unas, por imposibilidad material otras, debiendo señalar entre ellas las del ilustre Pérez Galque habrían tenido gusto en contribuir con su la mesa presidencial hermanos Quintero que presencia á este acto de homenaje al ilustre D. Jacinto Benavente, que tenía enfrente al dós y de losafectuosas de adhesión. enviaron muy autor de Los intereses aeados; pero con ser gran- ministro de Gracia y Justicia, señor marques cartas análogos motivos no pudieron asistir la Por de la casa de Blanco y Negro y A B C, no lo es de Figueroa. Srta. Domus, la distinguida actriz del teatro tanto que haya cabida en ella para los fervoA la derecha del Sr. Benavente se sentaban papel hace en rosos admiradoies de Benavente y para nues- la señora Valverde, el Sr. Moret, la señora de Lara, que tan importante las Srtas. Alba la últi ma y Partras relaciones periodísticas, artísticas y perso- Aranda y los Sres. Ortega Munilla y Lara (don dos, obra de Benavente, y de dos de las figuras intérpretes Cándido) á su izquierda, la señora Rodríguez de Los intereses también nales. creados. Por la calidad de las personas que nos hon- de Rubio, el Sr. Canalejas, la señora Beltrán y Nuestro deseo habría sido reunir también á raron con su compañía, cuyos nombres van los Sres. Rodríguez Marín y Delgado (D. Si- toda la Prensa madrileña; pero, como antes demás adelante, se comprenderá lo gratísimo que nesio) del local nos resulta para nosotros dar cuenta de esta fiesta, A la derecha del ministro de Gracia y Justi- cimos, la insuficiencia de limitarnos á privó de ese placer, y hubimos invitar á en la cual ha tomado parte el sexo bello, pre- cia, la señorita Suárez (Nieves) el ministro de los periódicos más antiguos. sente en la señora del presidente de la Asocia- la Gobernación y los Sres. Bretón (D. Tomás) La fue servida por Ideal Room, con el ción Patriótica Es pañola, de Buenos Aires, y Benlhure (D. Mariano) y Luca de Tena, y á la gustomesa exquisitez que le tiene acreditado, y la en las actrices de Lara; el Gobierno, digna- izquierda la señorita Toscano y los Sres. Ville- con arreglo á este menú: mente representado por dos de sus ministros, gas (D. Tose) Moya (D. Miguel) Chapí y Consommé Rachel. las Bellas Artes, las ciencias, las letras, la polí- Querol. Medaülons Rossini, tica y la Prensa. Los restantes puestos los ocupaban: Filets de solé Rejane. Recibidos los invitados por nuestro Director D. Luis López Ballesteros, director de ElImPoularde du Mans á la Wagner y por los redactores de los periódicos de la parcial. Hancots verts au beurre. casa, esperóse en la Dirección y en el salón de D. José Francos Rodríguez, director de He piquea la broche. lectura la hora de la comida. raido de Madrid. Salade de taitue aux oeufs. D. Martín Lorenzo Coria, director de El A las nueve ocupaban los invitados sus resBavaroise á la framboise. Globo. pectivos puestos en la mesa. Friandises. D. Eduardo Gómez Vaquero, redactor- jefe I A SALA DE El hall de nuestra casa se de La Época. Desserts. Vins: Graves, Saint- Juhen, T F í E S T A j preparó a r t í s t i c a m e n t. e D. Francisco F. Villegas, crítico de La LA c I e c r r c e l e b r a r e n e l b a n Champagne Moet el Chandon, Época. quete. Decimos artísticamente, y pocas veces Cafe. D. Ricardo Catarineu, crítico de La Correspuede decirse lo mismo con tanta razón, por- pondencia ufe España. Liqueurs. que el insigne Querol envió de su estudio muD. Joaquín Arimón, crítico de El Liberal. Durante la comida ejecutó varias páginas de chas de sus maravillosas obras, que sirvieron D. Anselmo González, crítico del Diario Uni- su notable programa el sexteto del teatro de de la más rica ornamentación de la casa. versal. A noche se celebró el banquete ofrecido por Blanco y Negro y A B C en homenaje de Jacinto Benavente. Como era de esperar, la fiesta tuvo la solemnidad propia de su objeto. Y al mismo tiempo ese carácter efusivo y cordial que nace de los espíritus unidos en un sentimiento de admiración. Su recuerdo será para nosotros inolvidable. Y bien podemos elogiarla, sin miedo á que nos tache de inmodestos, ya que su esplene dor y su brillo fueron obra de las ilustres personalidades que concurrieron. Una representación del Gobierno, hombres políticos, autores dramáticos, críticos, artistas y periodistas insignes; representantes, en fin, de nuestra vida intelectual, reunidos para testimoniar su entusiasmo por el peregrino ingenio á quien el acto se dedicaba. He aquí, en resumen, el espíritu de la fiesta de anoche Benavente es uno de los piestigios literarios más sólidos, no ya de España sino del mundo entero. Es á la hora de ahora, por su producción gloriosa, el primer autor dramático de la literatura universal. Esto ya lo ha reconocido la crítica, pero conviene íepetirlo constantemente. No seamos, como siempre, tan parcos para elogiar nuestras propias glorias, como pródigos para contribuir á la propaganda de las ajenas. A, Ja h ó r r e l o s bicmüts 8 Directo? Sr. Luoaicte Tena Señores: Debo expresar mi más profunda gratitud á cuantos, aceptando mi invitación, me han permitido ofrecer al insigne Jacinto Benavente este homenaje á su talento. A la admiración que por él- sentimos va unido el prestigio de vuestros nombres, y yo estoy orgulloso de haberos reunido para éste acto. Pero mi orgullo no es personal; me siento orgulloso por la Prensa, cuya representación me permito ostentar en nombre de los ilustres compañeros aquí presentes. Ellos hubieran sabido expresar mejor que yo que nada complace tanto á la Prensa como ser eco de las glorias de su pueblo y servir de pedestal á sus grandes figuras, y que, como el Leandro de la última obra del gran escritor que festejamos, sabe ante todo y sobre todo entregar su espíritu al ideal, rindiendo tributo de admiración á los hombres que enaltecen y honran á su patria, como Jacinto Benaveñte, en cuyo honor levanto mi copa. F L SR. MORET Se levanta á hablar el ihis tre orador, que con su fácil y elocuente palabra empieza dando las gracias al organizador de esta fiesta que me ha invitado á asistir á ella. Lo que tiene- -agrega- -es que he venido engañado, porque se me invita á hablar. ¿Y de qué voy á hablar, si yo no entiendo de esas cosas? Los que rodamos por esos mundos superiores de la política- -superiores por su tamaño, nada más que por su tamaño; inferiores por su calidad, -no podemos ser intéroetes de los sentimientos que palpitan eti estas manifestaciones de las letras y de las artes. La comedia, es la representación de lo que pasa en la vida, en sus luchas, en sus triunfos como en sus desastres. El mérito del autor está en observar, en recogei, en reflejar esa vida de tal modo, que sorprenda y que interese como la realidad misma. Aquí están también insignes artistas que saben dar vida á lo inanimado tiabajando en la piedra y dándola expresión de la vida, á veces el del dolor, la mueca de la muerte, el ademán del valor. Llevar al teatro como llevar á la piedra ó al libro lo que se ve, lo que se siente, y hacerle sentir, es labor maravillosa que se completa con el contacto del público y establece una relación de sentimientos semejante á la de los polos de dos corrientes de los que surge la lu Algo de esto ocurre con el orador y el auditorio, si á éste no llega algo más que la palabra. E 1 escritor á quien festejamos ha llegado, con la magia de su arte y la voluntad de su entendimiento, al público, y justo es rendirle este homenaje, al cual yo me asocio con todo el fervor de la admiración y con todo el entusiasmo de que es testimonio el aplauso siempre sincero y siempre unánime del público de nuestros teatros.