Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 927 A B C MIÉRCOLES 18 DE DICIEMBRE D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 París, lina escena del cuarto acto de la obra de Sardou L affaire des poisons que acaba de estrenarse con éxito extraordinario. En primer término, sentados, Mad. Darty (Mad. iWontespan) y Coquelin ainé (el abate Griffard) DE Kl lLLUSTRATlON fr aun e la cascara de la vaJerusalén fue tomada por Saladillo, wa) f esmaltes, y un tercero finísimaiúeate- pintado sobre Vernis Martín. Muy interesante es tam- nidad, la cual obliga la mujer á un self- control talarios se retiraron á San Juan de Acre: Exbién un monedero de marfil, con una delicada no interrumpido, y muchos ignoran que la mu- pulsados por los sarracenos, se refugiaron anguirnalda esculpida en el centro, donde cam- jer verdaderamente bella es la que sabe dar tes á la isla de Chipre, y, finalmente, se estapean los lirios de Francia. Esta vistosa alhaja una expresión, un valor propio y real á cada blecieron en Rodas, que habían conquistada NA EXPOSICIÓN El abanico, los dijes es el primer trabajo de una fábrica de marfil gesto, á cada palabra, á la voz, á la mirada, á en 1310. Allí, después de haber adoptado el y aderezos femeninos cincelado, ofrecido á la hija de la duquesa de la sonrisa y á todas sus acciones, en fin, sin es- nombre de caballeros de Rodas, sostuvieron CUR 3O S 1 S 1 MA tienen, ante las mejo- Berry, como recuerdo de su visita á Diepe, que fuerzo manifiesto, naturalmente. varios ataques de los infieles; pero á pesar de su heroísmo desplegado durante casi dos sires obras de arte, el mismo valor que un boce- debía alentar el reflorecimiento de un arte, to ante un cuadro. Revelan íntima, segura y decaído durante el período de la Revolución y ORDEN DE MALTA Las recientes ma- glos, en 1522 debieron abandonar la isla de niobras han le- Rodas, derrotados por el sultán Solimano. casi de improviso un gusto profundamente del Imperio, y que en Diepe maravilló al munpersonal, sobre el que viene muchas veces á do bajo los reinados de Luis XIV y I Uis XV. vantado el velo del olvido y casi diría de la inDespués de haber vagado sucesivamente poi ponerse el sello del genio dominante en cierEl objeto que encierra más vivo interés, por diferencia, tendido sobre la antigua Orden de Candía é Italia, los caballeros se fijaron en Malta. Se habla frecuentemente de la Cruz Roja, Malta, que les había sido dada por el emperatas épocas y categorías sociales. lo mismo que responde al carácter más íntimo rindiendo justo fin humanitario; Así en la vida, lo que parece frivolidades es de la Exposición, es un monedero que la con- pero raramente homenaje ásusu hermana ma- dor Carlos V. La Orden de Malta se componía se piensa en lo que nos conduce frecuentemente al conoci- desa María de Marne bordó en oro y seda azul yor, la Cruz de Tela Blanca, que á través de los entonces de tres clases: los caballeros, propiamente dichos, todos gentileshombres y militamiento de cosas de mayor importancia. Aho- para su marido el duque ¡de Angouléme. Reres; los capellanes para el servicio religioso, y ra bien; yo creo que el interés particular que cordemos que la condesa María de Marne es siglos continúa su obra de caridad. No porque éste sea el siglo de los chauffeurs, los sirvientes. El gran maestre era elegido por despertará en los inteligentes aficionados á aquella hija de Luis XVI, que fue prisionera cosas de arte y á modas de antaño la futura de la Convención desde 1792 á 1795, y que mi- hombres que una estética nueva hace asemejar los caballeros; la Orden no reconocía la autoriá los buzos ó á los 1 apones, debería olvidarse dad de la Santa Sede más que en materias dogExposición romana de ornamentos mujeriles lagrosamente escapó de la guillotina. surgirá principalmente de la consideración de Sería largo enumerar todo lo que digno de del todo aquella memorable Institución, única máticas. Sus posesiones formaban ocho granrevelarse en sus salones los gustos, las pasio- admiración está expuesto, desde las cajitas de reminiscencia que nos queda de la antigua ca- des circunscripciones, subdivididas en prioratos, podesterías y encomiendas, dentro de Itanes, vanidades, exquisitas elegancias y fanta- Sajonia hasta los medallones, pebeteros, es- ballería. De entre todas ías Urdenes religiosas que las lia, Francia, Proyenza, Aragón, Castilla, Porsías de la mujer en todos los siglos. maltes, estuches y encajes estupendos, perteAlgunas colecciones de objetos que, en las necientes á la duquesa de Alencon. Entre los Cruzadas vieron nacer, dos solamente han con- tugal, Alemania é Inglaterra. Al frente de cada suntuosas salas del palacio del príncipe Ros- estuches no puedo menos de citar uno de piel servado casi intacta su constitución primitiva: circunscripción había un jefe llamado Pilastro; piliosi, adornadas de preciosos frescos y anti- de serpiente, con tijeras y cortaplumas de oro, la Orden Teutónica y la de San Juan de Jerusa- éstos residían todos en Malta. Los caballeros guas estatuas, serán expuestos, y que la ma- cuajado de multicolores esmaltes y fina pedre- lén, hoy Orden de Malta. De las otras Asocia- vestían una túnica y manto negro con una yor parte del público desconoce, son verdade- ría, perteneciente también á la duquesa de Be- ciones no resta casi nada. La Orden de San cruz blanca de ocho puntas; para combatir usaros tesoros, no sólo por su intrínseco valor ar rry, y obra maestra auténtica, en este género, Lázaro no es sino una condecoración honorí- ban uniforme rojo. fica; la del Santo Sepulcro se ha convertido en Fue Bonaparte quien en su expedición á tístico, sino por las memorias históricas que de la femenina elegancia francesa. evocan. Por este pálido elenco de objetos de una sola un simple lazo que el patriarca de Jerusalén Egipto acabó con la existencia política de la distribuye á los católicos generosos, y los fuer- Orden. El gran maestre, Fernando de HompA tal categoría pertenece 1 a colección que la colección, los lectores de A B C podrán formar- tes Templarios, que Felipe el Hermoso condenó pesch, no supo defender Malta y, lo que es hija de D. Carlos, doña Beatriz Massimo de se idea de lo que esta Exposición va á ser. hoguera para posesionarse Borbón, ha ofrecido con fina cortesía á los orA ella concurrirán con sus tesoros muchas á lason más que un recuerdo. de sus riquezas, peor, abandonó la Orden á la República, estino pulando para la cesión del territorio una penganizadores de la mencionada Exposición. de las más linajudas casas del Patriciado RoLa Orden de los caballeros de San Juan de sión vitalicia de 300.000 liras y una indemnizaEn el primer rango debe ponerse una minia- mano y de la aristocracia italiana. La originatura delicadísima de Paolina Borghes e Bona- lidad de la idea, que mira á revelar por prime- Jerusalén- -los actuales caballeros de Malta- -ción de 600.000 en contante. Los caballeros inparte, firmada por el célebre Isabey, el pintor ra vez en Roma la vida oculta de aquellas co- se remonta al siglo xi. Hacia el año 1068, cier- tentaron continuar la Institución y eligieron favorito é inestimable de los Incroyables y de la sas que la vanidad de la mujer, no siempre tos mercaderes de Amalfi obtuvieron del califa como gran maestre á Pablo I de Rusia aunque Corte Imperial. El mérito artístico de esta mi- tan inútil como parece, logró reanimar con un de Egipto el permiso de erigir una capilla en fuese cismático. Muerto este Emperador desniatura queda, sin embargo, eclipsado por el rayo de belleza, se granjeará seguramente las Jerusalén, junto á la cual construyeron un hos- pués de pocos años, fue nombrado arbitro para la elección el Papa Gregorio XVI, quien fijó valor hiSvórico y altamente sugestivo de una simpatías de cuantos sienten predilección por pital para peregrinos enfermos ó pobres. El asilo, puesto bajo la protección de San Juan definitivamente la Sede del Magisterio en cajita, perteneciente á algún personaje de la todo lo que es de buen gusto. Las damas organizadoras, que, á despecho Bautista, fue confiado á los frailes que se lla- Roma, dividiendo toda la Orden en dos granfamilia real de Francia, de cuya tapa se destacan, primorosamente cinceladas, las cabezas de de cierto antiestético feminismo modernísimo, maron después Religiosos hospitalarios. Ellos des circunscripciones: la de Italia y la de AleLuis XVI, de María Antonieta y del Delfín, parece no desdeñan aún las bellas frivolidades prestaron tales servicios, que después de la mania. La de Italia tiene tres prioratos: el de mientras á su alrededor se lee en caracteres que dan expresión á la ligereza mujeril, y que toma de Jerusalén, Gofredo de Bouillón hizo Roma, del cual el cardenal Rampolla es el gran esmaltados: lis sont immortels. El humilde artí- contra el espíritu del 87 acentúan siempre más espléndidas donaciones á su prior, -Pedro Ge- prior, del Lombardo- Véneto, gran prior, Guido fice, grabando aquella inscripción, ¿no obede- sus propias simpatías por el arte del antiguo rard, para que la Institución pudiese progresar. Sommi Picenardi, y de las Dos Sicilias, gran ció tal vez inconsciente á la trágica Nemesia régimen, podrán admirar las delicadas flores Muy pronto los hospitalarios no se contenta- prior Luis Capece Minutulo. La de Alemania que le dictaba su oráculo más atrozmente iró- de modas pasadas, que desde las vitrinas que ron solamente con curar á los enfermos; orga- está representada, por el priorato de Bohemialas encierran exhalan perfumes de primavera. nizara Cuerpos de Armada para proteger á Austria, gobernado por S. A. Enrique Liechnico? Tienden estas Exposiciones á purificar el los- ¡eregrinos contra las bandas de musulma- tenstein. No inspira menor curiosidad histórica otra En 1879, León XIII, con un decreto especial, cajita orlada con una miniatura de Carlos III, aire respirado por los artífices del ornamento neb ae devastaban la Palestina. Se transforen una organización religioso- militar, restablecía la dignidad de gran maestre á faduque de Parma, asesinado en 1854, y que á femenil, y desterrar del reino de la mujer, que ma buen seguro fue el recuerdo más querido de es reino de belleza, el espíritu de la vulgaridad cuy estatutos, ñjados en 1113 por el gran vor de Juan Bautista Ceschi, que murió el 24 maestre Raimundo de Puy, fueron aprobados de Enero de 1905. El Consejo electoral le ha María Teresa de Saboya. Sin duda, esta valio- moderna. Si yo no temiera escandalizar a xas gentiles por el papa Pascual II. dado por sucesor al príncipe Froi Goleazzo, nasísima joya debió ser herencia que la hija de D. Carlos recibió de su madre la duquesa Mar- é intelectuales lectoras de A B C me atrevería Además de los tresvotos ae obediencia, cas- cido en Trento en 1850. Es ciertamente muy lisonjero pertenecer ala garita, hija á su vez de Carlos III y de la du- á murmurar á sus oídos esta mi paradoja no tidad j pobreza, los caballeros de San Juan tedel todo absurda: la vanidad, esto es, la pasión nían ia obligación de recibir y curar á los pe- Orden de Malta, que cuenta eutre sus miemquesa Luisa de Berry. Figuran, además, en la aludida colección íntima é indestructible de querer ser y apare- regrinos, de concurrir personalmente á la de- bros á cinco emperadores y reyes, tres empeana fensa de la Iglesia, y, sobre todo, de combatir ratrices, dos reinas, María Cristina de España hermosísimos relojes del siglo xvm, entre los cer hermosa, salva siempre á la nujei cuales son los más notables, uno de cristal de suprema degradación que antes es sólo estéti- á los infieles. Su estandarte era rojo, y en el y María Luisa de Portugal; seis príncipes heroca en forma de cruz, otro con maravillosos i ca. después moral. No todos saben que hay la centro destacábase una cruz blanca. Cuando rederos, veinte príncipes de sanare Real, diez DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN ROMA U