Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 926 A B C MARTES 17 DE DICIEMBRE DE 1007. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 6 espñt fort que hace gala de su escepticismo, al verdaderos, como hijos de una larga y doloro- empezaba ganando, porque se le venían á la sentarse á jugar no ocupa, si lo aspan, el pues- sa experiencia, conviene á saber: punto fuerte, memoria los refranes Ni primera mano, ni buey to que acaba de dejar libre un punto que per- mirón perpetuo; de Enero á Enero, el dinero es delblanco y Quien gana á la primeria pierde á la derrería; quién por nada del mundo jugaba con dio su última peseta. El código del juego del banquero; lo mejor de los dados es no jugarlos. A quí, donde más falta hacía una ley del tra- monte, pongo por caso, está contenido en muY de las supersticiones garitescas no crista- hijos de familia, seguro de perder su dinero, bajo semanal que la del descanso dominical, chedumbre de refranes, que no son evangelios lizadas en la forma de refranes, nada se. diga, según otro refrán que dice: Ni con muchachos pues casi todo, como el famoso ayuno de Gál- chicos sino para el claustro y gremio de los qne porque sería cuento de no acabar. Con todo, ni con borrachos; uno, en oyendo pregonar lienvez, lo dejamos para mañana, para un mañana tiran á Jorge de la oreja. Sólo del as he recogi- algunas indicaría yo de las muchas que los del zo por la calle, en cualquier estado lo dejaba, ilusorio que nunca llega; aquí, donde cada cual do, entre otros, estos refranes: As en puerta, rey arte me han referido para acrecentar mis colec- y lo mismo si tropezaba en el umbral, estera ó anda por su lado hecho jefe y consejero único á la revuelta; as, de baraja limpia (nueva) juega el ciones; mas porque son muy sabidas y porque silla otro se daba por perdido de todo en de sí propio, las ocho décimas partes de cuan- primer as, y no lo perderás; as de bastos, rey cierto; todo ha de ir en esta barqueta, y debo tener todo si al traer velas volvían el arpón ó desno tos comemos pan coincidimos por estos dias as más as, rey, ó miente Méjico (apodo de algún por preferible lo que más grato sea á la curio- paviladeras hacia él, temiendo más este tiro ¡unanimidad rara entre españoles! en una as- punto mejicano; que siempre no había de ser sidad de mis lectores, entresacaré algunos que si fuera una jara ó saetía Decir á un ju piración: en la de que nos toque el premio gor- filipino) as hondo, nunca se pierde. No se ha de agüeros de los tahúres de ha tres siglos, tarea gador: Señor Fulano, de ganancia, ya yuesa do de la lotería de Navidad. Y para atraerlo, apuntar simultáneamente en el gallo y en el que será, como dicen, coser y cantar, teniendo merced ó pésame que vaya de pérdida era de y seducirlo y conquistarlo, ¡cuánta diligencia y albur: Jugador de albur y gallo, azotallo (otro ver- á mano libros tan socorridos como el que lau- peor que darle una vuelta paramojicones; alse alargaba cortar ó cuánta observancia vana y supersticiosa! Con bo emplean) ni se ha de jugar en dos albures que Fajardo sacó á luz en 1603 con el título de cuandoel que alzaba la baraja lo ejecutaba con la mano la mitad de este ahinco, echándolo por buena seguidos, y por esto decía aquel varón pruden- j Fiel desengaño contra la ociosidad v los juegos. ijar, si izquierda, levantábase senda, habría podido en el corro la bramona salvar su alma el ru- más desaforada, pues bicundo Judas. no entendían que pu I I o primero en todo diese suceder á dere I jugador algo avisado chas cosa comenzada f es averiguar si tendrá á zurdas, y se querían de cara á la caprichocomer á quien tal hasa Fortuna, y para cobía hecho, gritando: lumbrarlo hay muchas Todo h o m b r e alce señales. ¿Quién no jucon la mano que se g a r á verbigracia, si santigua y toma agua soñó con que le busbendita. Y eso que, caba el bulto un toro en frase de I uque, negro, si encontró en los más no tenían de ia calle un naipe de cristianos sino lo que oros, una moneda falapuradamente bastasa, un botón ú hormiba para q u e no los lla de tres agujeros, ó quemasen un pedazo de herradura (no una herraNo tienen más tamdura entera, que á esto poco los jugadores de llaman tropezar con el hoy, ni aun tenemos calzado propio) ó si mucho más los que no vio revolotear juntas jugamos sino á la lodos mariposas, blanca tería; porque, bien miuna de ellas? Y la rado, fiar á la ciega y suerte no es tan huranecia suerte, con ó sin ña que no se deje haprácticas supersticiolagar, ni tan autónosas, el bienestar y- el ma que no se la pueda medro que sólo debíasometer, y para atraermos fiar al trabajo y al la con cuatro carantoahorro, ó, dicho mejor, ñas, ó para obligarla á las virtudes opuesvelis nolis, á que sirva tas á los pecados capí á nuestro antojo, hay tales, es menos de crismuchos medios, todos tianos que de gentiles. fáciles, tales como paIrremediable parece, sar bonitamente el dépor desdicha, esternal; cimo adquirido por la que si en lo material corcova de un jorobaprogresamos mucho, do, llevaren el bolsillo en lo moral más bien algunos granos de heatrasamos ó retrocelecho, cogidos en l a demos. Y así, madrugada del día de Malo andaba el mundc San Juan, ó esclavizar tres siglos atrás; al diablo amarrándolo malo andaba y anda... peor se pondrá. Moscou. Atentado por la dinamita contra el gobernador general Herschelman (x) por un pie, cosa que DE THE GRAPHIO) es sencillísima, pues F. RODRÍGUEZ MARI 1 sólo consiste en echar un nudo al pañuelo al te y tahuresco: jugador de dos albures, no te casa- Uno no quería jugar con otro llamado Juan par que se recita una cierta fórmula se mi- rás con mi hija; pero sí puede jugarse un albur de Santa María, por reverencia al nombre de fe regalos, barómetros y rrimada. Todo esto, si el que ha de jugar no solo, y si en él hay un caballo, ¿qué duda cabe, la augusta Madre de Dios; y muchos, que no gemelos, G A MODA, CRUZ, 4 RN sabe que la diosa Fortuna tiene marcada pre- habiendo texto que expresamente lo ha pre- uno ni pocos, no jugaban ni á tres tirones con dilección por cualquier trece mil y por los nú- visto? Este: albur sin gallo, al caballo. No se ha un sujeto que dos nombres tuviese, como Pemeros pelaos (sin duda porque la Suerte es pri de cantar ó decir en alta voz el juego que se dro Alonso ó Juan I uis, sin duda porque eran nía hermana de la Ocasión, y ésta es pelona) está dando, porque juego cantado, á la vuelta que- dos suertes para ganar y no más de una para entendiéndose por pelaos no sólo los números brado; pero si llevaba largo rato de darse y se perder, ó porque, como el refrán reza, dos conque terminan en cero, sino todos los de la pri- quebró, ó volverá, ó no hay ley en el mundo: tra uno... vuélvome grullo. Caerse el dinero al mera centena. Bien que para saber puntual- juego largo quebrado, á la vuelta dado. Por las car- suelo, malum signum, y lo propio estar hacia mente á qué naipe nos conviene apuntar en tas que al tirar van saliendo y por el modo abajo las cruces de la moneda, haber entrado este juego del monte en que hace de banquero como asoman se adivinan las que vendrán: ca- la luna en lunes, ser martes, mudar de asiento, el Gobierno, no hay sino coger una lagartija, ballo de cabeza, dosá la mesa; sota de patas, dos átemblar la mano al barajar, ponerse la mano encerrarla en sitio amplio, rociar en parte de gatas. Cayendo un dos á la izquierda, es infali- en la mejilla el mirón, pedirle á uno barato, ó él, para que coma, una poca de harina, y leer ble que ganará, ó no sabía lo que se pesca- darlo, antes de acabarse el juego, tocar mano luego en esta harina, como por brújula, el nú- ba aquel zapatero de antaño, amicísimo de ajena la moneda del jugador, entrar pobres en mero predestinado: el bichillo ha de haberlo verlas venir: á la izquierda un dos, jormas y tó. En- garito á pedir limosna, mudar de baraja, juel garrapateado al andar por ella. tre caballo y sota, á ésta: la jugada de Aguayo, gar con hombres graduados, contar el dinero ó hacer torrecillas con él... Decir juego es decir superstición: va ésta ¡a sota contra el caballo... unida á aquél como la sombra al cuerpo, y es Mas no todos los refranes de jugadores se No hay tahúr sin mohína, decían, y era y es ciertamente para maravillarse el ver cómo un basan en la superstición; algunos hay muy verdal: quién renegaba hasta de su sombra ¡si LAS SUPERSTICIONES DEL JUEGO NUESTROS CONCURSOS EL Alentados por el éxito de nuestros concursos de la Lotería de Navidad, hemos organizado el del presente año. El premio puede ser, si la suerte favorece al número del billete que hemos adquirido, de seis millones de pesetas, y se destinará al lector que acierte el número del billete original. a D KA YIDAD Córtese por la línea negra, complétese el número con las dos cifras que faltan, lié nense las líneas en blanco que van más abajo y envíese por correo (de provincias, com impreso, con franqueo de un cuarto de céntimo) al director de A B C Serrano, 55 CONDICIONES DEL CONCURSO 1 a El lector debe llenar con dos cifras los dos huecos que hay en el facsímil del décimo. 2. a La solución, esto es, el número completo, debe enviarse á nuestra Redacción recortando el facsímil que publicamos, y poniendo al pie, en las líneas que se indican, el nombre del remitente, la población y el domicilio. 3. a Las soluciones, tanto de Madrid como de provincias, sólo se admitirán hasta las doce de la noche del día 20 de Diciembre. Las que se reciban después de esa hora serán anuladas. 4. a El billete de la Lotería estará depositado en nuestra Administración, Serrano, 55, y el día 21 se procederá á examinar las soluciones recibidas, para ver si alguna ha acertado á designar el número completo é? billete. 5. El número del billete y el nombre de ¡a persona ó los de las personas que hayan acertado, se publicarán en nuestro número del día 22. 6. a Siendo la resolución de la Empresa de A B C regalar el billete á sus lectores, si ninguno de ellos acertase el número, se adjudicará á la persona ó personas que más se hayan aproximado. La persona favorecida por la suerte podrá recoger en esta Administración la parte correspondiente al premio, y si son varias las personas que han acertado, la parte correspondiente á la fracción que en el reparto del billete se les haya adjudicado. 7. a Si el billete obtuviese un premio de los pequeños, y su importe, repartido entre todos los solucionistas, no fuese bastante para entregar á cada uno cinco pesetas por lo menos, volveremos á jugar dicha cantidad en el sorteo próximo, dando participación solamente á los que por haber acertado el número del concurso tuviesen derecho á ella. Y esto mismo haremos en lo sucesivos sorteos, hasta conseguir dicho reparto ó hasta perder todo el dinero producto de los premios. Cada lector puede enviar todas las soluciones que quiera, siempre que emplee para, ada u s a de ellas el facsímil que publicamos. Advertimos que el sorteo de la Lotería del día 23 cousía de 44.000 billetes. PESETAS DECIMA DICMO NUMERO PARTE BE BILLETE DE PARA L SOHTEO QUt SE HA DE CEltBRAK tU MADRID EL. S A VEINTITRÉS DE DICIEMBRE DE MIL NOVECIENTOS LOTERÍA NACIONAL JVombre Población Provincia. Señas