Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
921 ABC. JUEVES 12 DE DICIEMBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 3 t r V -y. í Madrid. Teatro de 3 a Princesa- Una escena del acto primero de la obra Mora de la Sierra estrenada anoche. DE NUESTRO COLABORADOR ESPECIAL sentido económico, la vara de medir constisus inventores; huye por los aires, y como tuyen dictados y símbolos de vileza para nuesesos sabios que en el laboratorio sacrifican tros inefables estadistas. No necesitamos culsu vida en aras de un nuevo descubriíaiento tura, sino corazón, según pregonan exquisitos beneficioso á la humanidad, corre gpyjEreno publicistas; nuestro porvenir como nuestra hisni guía y cae con el vientre desbétíno en toria no estáo en la vida normal de Je DIRIGIBLE MÜERT 0. 1 Ya no hay una tietrat extíafie ftara ofrecer- ár s el Tilos mbüéra- áí í esperanza... secreto que lleva encerrado e sus eritrinas. 3 R E I N C I D E N C I A Encontré üace pocos bre y guerra, pan ái ¿éttBéW y Despedazado, deshecho, él Patrie ha puesto IV días á cierto amigo niío, yo digo que todo ello es caliínjmasoj yrífeátfin á su loca aventura aérea, estrellándose A las repetidas catástrofes sufridas por grante para nuestra- raza y que no puede- acepcontra las costas de Irlanda, y para los que Francia en el mar, hay que añadir patriota sincero, que no suele gritar ¡viva Es- tar esta misión y este papel lucidísimo sobre el paña! pero que en silencio y con labor obstiaún conservamos fresca Ja impresión que el ahora esta hecatombe que acaba de nada y rudísima, trabaja para que España viva planeta, porque aceptarlo sería negar su propio dirigible nos causó el 14 de Julio cuando tener lugarprimera aires. Inútilmente se es- realmente. Me habló, según su constante pre- derecho á la vida. En suma, amigo mío, á juzen los apareció en Longchamps, esta triste noticia forzarán unos y otros en querer achacarla ocupación, de las cosas de actualidad y del es- gar por las ideas ambientes, jamás había estado tan desquiciada y frenética como ahora no podéis figuraros, cuan dolorosa es. pérdida del dirigible á un accidente f ortui- tado de las ideas españolas, por lo que se rePereció el Patrie escapándose indómito de to, á lafatalidad... El Patrie ha pefecido á fiere á la solidificación de un espíritu nacional. nuestra índole ni nunca nudo inspirar tan ser las manos que le dominaban en el momento manos de la imprevisión y del descuido Mostrábase abatido, pesimista y lleno de amar- ríos cuidados. No razón mi amigo el buen en que la soberbia francesa iba á elevarse que reinan en todos íos organismos de esta gura. El ardor y la vehemencia que ponía en triota. deja de tener borrado ya de nuestra paTodo queda pasus por encima de las fortificaciones del Este adi; ¡nistración francesa, descuido é. impre- basepalabras tenían algo de religioso. Quejá- sajera contrición. Gritó cierto periódico: ¡Sinde vernos cada- dia más desorientados, para curiosear, comadreando más tarde lo visión que se advierten lo mismo en la ofi más alejados de la homogeneidad de ideal in- ceridad! y el convencionalismo ha vuelto á que en la nación vecina ocurre. Ya veis ciña de un Municipio de tercer orden que dispensable para una obra salvadora. Dolíase dominarnos y- corroernos. Gritó otro periódico, que estamos aquí, iba á decirles desde las en la vida interior de un cuartel de ver cómo se reincide en tbdo aquello de con grito formidable: ¡Leyenda acabada! y que hablamos adjurado, cómo la impenitencia ahora toda leyehda nos sajela, ppco y toda nubes el Patrie, no hemos olvidado la vieja A las catástrofes que viene experimen- y aun el franco y, cínico alarde de nuestra in- aventura y temeridad ¿os parecen, mezquinas, humillación, y nos disponemos á vengarla tando la Marina unamos ahora ésta que aca- curabilidad, y cómo la paradoja, el frenesí y el insuficientes y filisteas. De- la moral de la debien. ba de sufrir la sección aerostática francesa, paroxismo delirante, desbordan de todos los rrota no conservainos, ni, iin recuerdo. -La adversidad ha pasado! por, nosotros- dejándonos sin que sea muy aventurado asegurar que labios y de todas las plumas. -No sé qué caos- -añadía, -no sé qué diabó- los mismos. Donde pusimos. por; ujaós días, no será la última. Hoy se ha hecho cargo el como rotulo, la palabra ¿regeneración, con leministerio de la Guerra del nuevo dirigible lica confusión y enmarañamiento de las pasio- tras más grandes, escribimos ahora lá palabra nes y las voluntades puede salir de ese totum Ville de París, que generosamente regalan sus! reincidencia... Admirable fue Costa; pero acaso nos transportamos constructores al Estado, para substituir al revolotum. Si últimos días de 1898i maginaria- su patrióticaelocuencia sufriese, úrre; ñg, año de mente á los y á los coPatrie, y bueno es hacer constar que mien- mienzos de 1899, 1 a comparación con los actua- que supo evadirse la, serenídatl, germánica de tras el Ville de Paiís lia estado en poder de les momentos debiera de infundirnos pavor. Fichté. FÍchte no consideró reformable á su sus propietarios no ha sufrido el menor per- No hay que ser injustos; no ha faltado un pen- generación, la generación, á qjie- él- mismo persamiento director; no hemos carecido de pre- tenpfcía. Prescindió de ella y sé, dirigió á lo fucance... Esperemos. túr No perdió el tiempo en- ccírregifrlos árboEl Patrie. íué sabio en su haiaa, y empuja- claras inteligencias que condensasen un ideal, les MOSOS y torcidos; tpda su, tarea y (todo su ni de almas de temple altísimo y de irradia- do por el viento se encaminó prudente ha- ción y elocuencia avasalladoras, capaces de ahi ttcb fuérdn para la emiila y para el plantel. cia las costas inglesas, el país en la actuali- inflamar á un pueblo si ese pueblo hubiera- J p nosotros no ppdemop ser m, ejÁres, vino no, estorbemos, qu ¡e, otrqs, lpj- sean; prodad amigo, la nación de la entente cordial que previamente existido. Hasta los huesos áridos ós que otros lo sean. Redimámonos de tan ufanos tiene á los franceses... P. ero ten- se animaron al soplo de Ezequiel. No debemos drá que ver si el Ville de París se escapa de envidiar á Alemania el haber tenido un Eich- c u l p a s en el seno de una posteridad El dirigible Patrie ¡i 4 e entre las manos de los oficiales franceses te. ¡Cuan fríos, cuan apagados nos parecen los jrMas (ierta; por ventura muy, próxima. Spmos alsecas, corazones enjutos, gt; a; ides vocifePero el Patrie, más patriota que los hom- para ir á depositar su secreto enfrente del discursos á la nación si los comparamos con el forado. bres que le dirigían, prefirió escaparse, dan- castillo del Kaiser y á los pies del monu- incendio maravilloso del patriotismo de núes- ¡radpres de patriotismo sin manos; I, a victoria ijijD puede estar en nuestras por mucho do con su fuga una inútil prueba de pruden- mento colosal que conmemora la gloria del tros ¡Costa y Picurea! Yo no sé qué pensará á jue Taslavémos y purifiquemos, jamás se deestas horas aquel gran batnrro, aquel baturro cia y tacto, que la soberbia francesa no que- gran Guillermo, el Emperador que se corosublime del año del desastre que, por un mo- jajrá tocar ni alcanzar de ellas. No tenemos prorrá escuchar seguramente. nara en Versalles... meAto pareció también el año de la esperanza blema político; todo queda reducido á un gran ¡Pobre Patrie! ¡Quien te vio, majestuoso y y de la aurora. Nunca la mentalidad de un. de, inmenso, continuo é inaplazable problema solemne, maravilla de los aires, milagro de país, sus. oligarquías y sus conductores habrán pedagógico. la ciencia, cruzar los espacios arrogante y dado repulsa tan estrepitosa y formidable á MIGUEL S. OL 1 VER más insigne profeta. ¡Qué grandeza, qué somarchar á la cabeza de las tropas que desfiledad más augusta la del solitario, la del deslaban marciales por la explanada de Iyongdeñado de Graus! I, a quietud y el silencio del champs! ¡Quien te vio avanzar en medio del pequeño pueblo nativo, son nada en comparafragoroso estruendo de tus hélices, como ción, con el silencio de las almas, con el vacío una nueva milagrosa estrella sirviendo de espiritual en que se ha sumergido la espléndi POR TELEGRATO guía al Ejército que á tus pies evolucionaba! da y luminosa visión de una España nueva, MIÉRCOLES, I J 3 T. ¡Y quién que te viera en aquel día de tu priesperanzada y redimida... p u r í e r a l e s mera salida famosa, podrá olvidar jamás el Los ojos de mi interlocutor brillaban con el i 1 H o y s e han celebrado solemnes funerales clamor patriótico que arrancaste á todos los brillo, diamantino de las lágrimas contenidas. par el ahaa de D. José Hierro, que representapechos! Después de una breve- pausa, continuó: ba á este 1 distrito, asistiendo comisiones de to- -A esa futura España victoriosa y redimida dps los; p u l l o s y mucho púbHco- de esta locaRecordad las discusiones de la Prensa nos empeñamos ahora en oponer otra España lidad. por aquellos días en que se- habló de ofreirredimible. Ni siquiera han tenido Costa ó Picimientos tentadores hechos por diversas El úrigible Ville de, París cavea el honor de una contradicción; se les ha naciones á los ingenieros constructores del olvidado, s les ha desairado, -como se olvida y instalaciones eléctricas. dirigible. ¡Es nuestro! gritaba la Prensa Y esto, como LOQO en ei mundo, está á desaira á lo vulgar, insignificante y mediocre. 1 Ayer se inauguraron la luz eléctrica y los parisina. ¡Nuestro! ¡Por todo el oro del merced de una cosa bien pequeña; De un Cuanto amaron y cuanto ambicionaron para molinos movidos por la electricidad. La instainundo no venderíamos el secreto de esta capricho deJ viento... España como nivelación y empalme con el lación, dirigida por el ingeniero D. Manuel maravillosa construcción! mundo culto, todo eso es objeto ahora de abo- Delgado, está hecha con todos los adelantos JOSÉ JUAN C A D E N A S minación y diatriba. El trabajo, el arreglo, -el modernos. Y he aquí que el Patrie, mas generoso que París. Diciembre. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS A A B C EN BARCELONA SANTA OLALLA L