Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D E D I C B R E DE 1907. NUMERO S U E L T 5 CÉNTIMOS íg ífíS MADRID AL DÍA I o de los sargentos fué el asunto del día. Me nudo jollín se armó hasta que se vino en conocimiento de que a l a terrible conspiración sólo le faltaba música de Lecoq ó de Offembach. Todo esto pasó: las operetas y lo de las conspiraciones. Y lo de ayer pasó como una broma, pero de fecha anticipada. La suya era la del día 28 del- corriente Diciembre. El Ayuntamiento terminó, ¡por fin! la discusión de los presupuestos. Con lo que no h a acabado todavía es con la paciencia de Madrid; pero acabará. Ayer pusieron los señores ediles todo lo posible porque llegue ese momento. Siguieron aprobando ascensos y más ascensos; dijeron que los empleados del ramo de Ensanche son tantos, que y a no caben en las oficinas y hay que llevarlos á las tenencias de Alcaldía para que puedan prestar alguna utilidad. Dijeron que es vergonzoso que en u n presupuesto de cuatro millones, se invierta en obras 200.000 pesetas y lo restante en personal. Y añadieron otras cosas tan sabrosas como las consignadas, que el buen pueblo de Madrid se tragará, porque tiene tragaderas para ello. El tiempo se presentó muy fresco. Pero para frescura, como puede verse, la del Ayuntamiento que nos ha caído encima. Los taberneros tuvieron un mitin más para defender lo suyo. Se discutió mucho ¡claro! y se acordó aprovechar los tres domingos comprendidos en el período de las fiestas de Navidad, considerado como de feria para abrir esos días los establecimientos. Están en lo legal. Las autoridades municipales denunciaron y multaron á muchos tahoneros por no cumplir las Ordenanzas municipales y vender pan escaso de peso. Está bien; pero para que acabe de estarlo se requiere que la función sea á turno diario. En estrados hubo la vista de una causa novelesca, que bien pudiera tener el sugestivo título de historia de un beso Tuvo poco público, y eso que es asunto de los que interesan después de tomar el clásico chocolate y de leer el inevitable folletín. La política siguió su curso natural de discutir los presupuestos en familia, sin interesar ni aun á los mismos que los discuten. De sucesos, el más saliente fué u n robo de dos carteras á dos viajeros en u n hotel de la calle de Alcalá. Acerca del ladrón sólo llegó á saberse su nombre. Se llama Andana. Por la noche, estreno de un drama de Oliver en la Princesa, Mora de la Sierra. Gustó sin entusiasmar, i mimna- CRÓNICA UN I VERSAL I L U S T R A D A ANO U. NÚM. 921. i i m m 2. É P O C A r r f ar I os ferrocarriles. i Los diputados por Burgos y Santander visitaron ayer tarde al ministro de Fomento y al presidente del Consejo para interesarles en la prolongación hasta Burgos de la línea de Santander á Ontaneda. 1 a Comisión llegada de León conferenció ayer con el ministro de Fomento. Luego se avistaron los comisionados con ei Sr. Azcárate, de quien pretenden conseguir que retire el voto particular que h a formulado al dictamen del proyecto de ferrocarriles estratégicos. A Mérida. O Anoche salió para Mérida el conde de Romanones, con objeto de asistir á un mitin y á un banquete organizado por el diputado por aquel distrito, Sr. Pacheco. Con el conde de Romanones salieron oastantes de sus amigos y varios periodistas. I fiká I EL ASUNTO DE LOS SARGENTOS FIRMA D E L REY o u Majestad ñrmó ayer los siguientes de cretos: Marina. Modificando el art. 15 d e l reglamento vigente de los cabos de mar de puerto. Concediendo la gran cruz de Mérito Naval blanca al inpector de Sanidad de la Armada, D. Juan Devós. Ascendiendo á capitán de Infantería de Marina al primer teniente D. Luis Martí. ídem al empleo de maquinista mayor de i. al de 2. a D. Pedro Jerta. ídem al empleo de teniente de navio al alférez D. Wenceslao Benítez. ídem proponiendo que la pensión aneja á la cruz de primera clase del Mérito Naval que disfruta el maquinista mayor D. Celestino Luque sea hasta su retiro. Guerra. Promoviendo al empleo de iutendente de división al subintendente D. Rafael Moreno. Nombrando jefe de sección del ministerio al intendente D. José Fenech. ídem vocal de la Inspección general de Establecimientos de instrucción é industria, al intendente de división D. Rafael Moreno. Concediendo al coronel y tenientes coroneles de Artillería D. Luis de Santiago, D. Francisco Ortega y D. José Ceballos las cruces de tercera y segunda clase d i Mérito militar con distintivo blanco. ídem al comandante D. Joaquín Gardoaui la de segunda clase. ídem al comisario de guerra de orimera clase D. Carlos Fridrich. ídem al comandante de Artillería D. José Robert. ídem d e la de segunda clase al archivero D. Pedro Vallejo. ídem la de primera clase al capitán de Infantería D. Federico Medialdea. ídem al de Ingenieros D. Francisco CañiIdem al comandante de Estado Mayor don Sebastián Mantilla. Concediendo el mando del grupo de Artillería del Campo de Gibraltar al teniente coronel D. Carlos Losada. ídem el mando de las Comandancias d e carabineros de Alicante, Lugo, Murcia, Huesca y Guipúzcoa á lois tenientes coroneles Sres. Escalona, Andújar, San Germán y López y Viiaplana. Nombrando director de los Colegios de carabineros al coronel del mismo Cuerpo don Agustín Villar. ídem director del Parque regional de Artillería de Valencia al coronel D. José Donat. ídem para el de los 5. y 6.0 depósito de Reserva de la misma arma á los tenientes coroneles D. Rafael Sierra y D. Joaquín Ferrán. ídem para el de la Comandancia de la Guardia civil de Soria al comandante D. Ángel Simó. ídem á ios coroneles de Intantería D. F r a n cisco Costa, D. Ricardo Iglesias, D. José Martínez, D. Rogelio Añino y D. Enrique Rubio para los mandos de las zonas de reclutamiento de Zaragoza, Oviedo, Gijón, Pontevedra y Segovia, respectivamente. Concediendo gran cruz de San Hermenegildo al general de brigada D. Manuel García Menacho. ídem ai aei mismo empleo u. ADeiardo Arce. ídem id. id. D. Ricardo Morales, D. Pío Esteban Roa y D. Joaquín Miláns del Bosch, Y varios decretos de adauisición de material. INFORMACIÓN POLÍTICA 1 o de ayer. Fuera del Consejo d e ministros, del que hablamos aparte, y del suceso de los sargentos, que también relatamos por separado, apenas, se habló de otros asuntos de importancia política. Un rumor drculó conJiüsistencia á última h o r a d e la tarde. El de que, en efecto, una vez aprobados los presupuestos, el actual ministro de Hacienda, Sr. Osma, dejará la cartera p a r a descansar de sus incesantes trabajos. Se aseguraba que su sucesor será el r. González Besada, y que el propósito del Sr. Maura es llevar á Fomento á un ex ministro del partido. Decíase, finalmente, c ue á esto se reduciría la crisis, porque el ministro de Instrucción pública, de quien se h a dicho estos días que también quería dejar la cartera, no h a pensado en Lo que sea, sonará. I os presupuestos. Siguió ayer en el Senado la discusión del presupuesto de Gracia y Justicia, que se prolonga más de lo que se esperaba. En el Congreso terminó el debate soore la totalidad del presupuesto de Fomento, interviniendo á última hora el Sr. Calzada, que al levantarse á hablar congregó en torno suyo la atención de la Cámara. El diputado republicano hizo u n breve discurso, mostrándose muy patriota y muy amante dé la prosperidad de España. I os diputados por Madrid han presentado una enmienda al presupuesto de Hacienda pidiendo que se consiguen dos millones oy será firmada la combinación de coroaede pesetas á título de anticipo al Ayuntamiento les del Arma de Caballería. JIi- -de Madrid á nueva buena de la liquidación d e créditos con el Estado y con sujeción á las iaéí í éW J J K h l J O C C disposiciones de la ley de 29 de Diciembre de 1903 pAsfe, I I II mu p r n el presupuesto de Marina se ha consigna- C egún el corresponsal del Matín en I ondres, do una partida para aumento de sueldo se tienen malas noticias del estado de saá los capitanes de la escala de reserva de In- lud del emperador Guillermo. íaatería de Marina. Parece ser que el Rey D. Alfonso no aisimuló á las personas de su séquito que había notaO égiméiS local. do u n gran cambio en d aspecto físico del Algunos diputados solidarios se reunie- Kaiser. ron ayer tarde en el Congreso para cambiar En Berlín, el estado de salud del e m p e r a d o r impresiones respecto de la labor que el señor causa bastante alarma. Cambó está realizando en el seno de la Comiií, S r. Sión del proyecto de régimen local. A caba de marchar ei Kaiser para Sheerners, I a Comisión que entiende, en el proyecto d e donde mañana por la mañana embarcará régimen local se reunió ayer tarde para en el HohenzolUm. redactar la parte del dictamen que va discutiEl embajador de Alemania h a declarado á ia en el seno de aquélla. un periodista que el Emperador se va con la El dictamen se redactará tdniendo en cuenta esperanza de que su visita contribuirá al desas observaciones hechas p o r la minoría y arrollo de los sentimientos amistosos que m e icefitadas f or el presidente del Consejo, dian entre Inglaterra y Alemania, Estos, al ver al teniente coronel, pusiéronse de pie y se cuadraron. Dense ustedes presos, de orden del excelentísimo señor capitán general dijo el fjuez miü n nuestras ediciones de la tarde dimos ayer litar. á nuestros lectores de provincias noticias A continuación tomó sus nombres y les ordel asunto de los sargentos, que fué el tema de denó que se presentasen en Prisiones miEtarec. todas las conversaciones en Madrid. Ei suceso no tuvo la importancia qite se le dio en su principio y faltó poco para que se l o que dicen los sargentos. tomase á broma, si no hubiese de por medio La Prensa hará muy bien, decía ayer u n unos hombres detenidos y unas familias con- sargento, en reducir á sus debidos límites la importancia de este suceso. La interpretación tristadas. Interés político tampoco úespeí LO, como lo que se le h a dado desde los primeros momenprueba el hecho de que en las Cortes no se hi- tos nos ha sorprendido. Suponer á los sargentos complicados en una trama política, con ciese ninguna pregunta. El ministro de la Guerra acudió desde pri- la disciplina que reina en el Eiército. es u n a mera hora al Senado para contestar cualquier locura. Los sargentos detenidos no podían persepregunta ó interpelación que se dirigiera al guir nada contrario á la disciplina y á la suborGobierno sobre este asunto. En las primeras horas de la tarae el Juzgado dinación militar. ¿Ustedes creen, además, que militar se constituyó en la redacción de El un sargento de hoy lleva las fuerzas como las Sargento Español j procedió á un detenido re- llevaban antes los primeros de las compañías? gistro domiciliario. Se ignora el resultado; pero Si quieren saber por qué estaban allí, nada más se cree que no ha suministrado indicios que fácil. Y hablaba del interés que entre ellos desprueben nada grave. Los antecedentes de los detenidos son inme- pierta el proyecto de ley que está pendiente d e jorables. Precisamente se trata de sargentos en aprobación de las Cortes aumentando el haber quienes sus jefes tenían y tienen absoluta con- de los sargentos. Como detalle curioso merece citarse el de fianza, y así parece ser que se ha hecho constar, por quienes pueden hacerlo, á las autori- que El Sargento Español, cuando comenzó á publicarse, contaba con 1.600 suscripciones; h o y dades militares. apenas ascienden á 500. 1 o ocurrido. Según manifestó ayer el ministro de la 1 os jefes de Cuerpo. Guerra, lo sucedido la noche anterior se redu- Ayer oor la mañana convocó el capitán jo á los siguiente: g, -nerax ue esta región, Sr. Villar y Villate, en El director del periódico El Sargento Espa- su despacho oficial, á todos los jefes de los ñol, que no tiene una peseta (textual) convocó Cuerpos de guarnición en esta plaza, permaen su periódico á algunos sargentos con obje- neciendo encerrado con ellos hora y media. to de ver si le apoyaban dándole suscripcioDespués, los jefes reunieron á todos los sarnes, y de esta forma podría el periódico conti- gentos de sus respectivos Cuerpos, recordánnuar adelante. doles los deberes que la disciplina militar imsEsto es lo que el referido director h a mani- pone á todo el que vista el honroso uniforme festado, y h a y que averiguar si es la verdad, militar. aunque creo que eso de que no tenía un céntiTambién se habló de otra reunión de genemo es rigurosamente exacto, rales que se celebrará muy en breve, convocar Como están prohibidas las reuniones de los da por el mismo Sr. Villar y Villate, para tramilitares sin permiso de la autoridad supe- tar asuntos relacionados con la cuestión que rior, el juez militar detuvo á los reunidos, y en nos ocupa. este. momentase dedica á esclarecer el asunto. p l ministro. Una prueoa de que la reunión de los sarI os sargentos detenidos. gentos en la redacción de la calle d e Antonio Los nombres de los detenidos en la Redac- Grilo no tenía por objeto nada serio, es que el ción de El Sargento Español, son los siguientes: ministro de la Guerra, según aseguran persoEniilio Rodríguez, del regimiento de Sabo- nas de su mayor intimidad, no h a modificado ya; Pablo Granados, de Covadonga; Manuel en lo más mínimo su propósito de presentar á Nájera, de Wad- Ras; Vicente García, del se- las Cortes el proyecto de ascenso de ios sargundo montado; Demetrio Miñombre, del cuar- gentos. to montado; Mariano Gómez, del segundo mixto de Ingenieros; Atilano Perales, Lanceros de A udiencias. la Reina; Adolfo Toribio, de Asturias; Emilio El número de audiencias que ayer conceGonzález, de Cazadores dé Madrid; Antonio dió el Rey fué muy grande Pérez, de ídem de Barbastro; José Martínez, de A Palacio, además del general Polavieja, Figueras; Jacinto. Delgado, de Las Navas; Ma- acudieron muchos generales y j efes de todas nuel Cedrián, de Llerena; José Pérez, de Pavía; las Armas y de la mayor parte de los Cuerpos Domingo Molina, de la Princesa de la guarnición. Después de haber prestaéo declaración ante El desfile de militares duró hasta después de el juez, Sr. Calvo, fueron puestos en comuni- la una y media, hora á que el Monarca puso cación los detenidos á la una de la tarde. término á las audiencias. Tan pronto como se comprueben algunos extremos, se decretará, según nuestras noti- p l Sr. Calzada. cias, la libertad de los detenidos, y es nuestra El diputado republicano por Madrid seimpresión que no recaerá auto de procesa- ñor Calzada, recién llegado de América, cuyo miento: Dues hasta- ahora no o xr materia pe- nombre se mezcló ayer con el relato de lo ocurrido en la calle de Grilo y calificado de consnable. La única habilidad que se exigirá á piración, se consideraba ayer no dolorosamente los detenidos será la que determina el Có- sorprendido, como el Sr. Salmerón después del 19 digo de Justicia militar para los individuos del de Septiembre de 1886, sino que sorprendido Ejército que celebren alguna reunión sin oer- de verdad. Supo la noticia del suceso por la Prensa, y miso de sus jefes El juez instructor seguirá la sumaria, según al ser interrogado no ocultó su disgusto por nos aseguran, fundándose en ser una falta gra- haberse mezclado su nombre al dar cuenta d e ve penada en el a r t 329 del Código de Justicia lo ocurrido. Es bufo, decía el Sr. Calzada, todo lo que militar Este dice que se castigará con arresto mili- se h a dicho respecto de trabajos en sentido retar ó suspensión de empleo á los que acudan volucionario. Las revoluciones no se preparan por primera vez á la Prensa sobre asuntos del á plazo fijo ni se planean. Las revoluciones servicio, considerando como tales las discusio- surjen; vienen cuando deben venir, cuando el nes que promuevan disgusto ó falta de armo- estado del país lo exige y las demasías del Ponía y fraternidad entre las clases militares, la der las alientan. emisión de opiniones sobre actos del Gobierno C n favor de los detenidos. y las polémicas sobre proyectos de ley de ca- El diputado carlista Sr. Llorens se acercó rácter militar presentados á las Cortes y, en ayer en el Congreso al ministro de la Guerra, general, sobre materias cuya resolución co- á quien rogó interpusiera su valimiento para rresponda á los Poderes del Estado. Según el director de Heraldo Militar, Sr. Mur- que fueran juzgados corj; espíritu de benevociano, El Sargento Español, periódico que, como lencia los sargentos detenidos en las Prisiones su título indica, es defensor de esa clase, dis- Militares. El general Primo de Rivera expresó al refetaba mucho de tener una vida desahogada, y se había pensado, por lo tanto, en arbitrar me- rido diputado que el delito porque se hallaban dios para sostenerle ó, en caso contrario, su- detenidos los sargentos no revestía el carácter de imoortancia que se le atribuía, primirle. Esto les fué manifestado á los sargentos por p r la Bolsa el director, Sr. Pérez Hernández, y como algu- Las noticias de la conspiración fueron telenos de aquéllos deseaban que la publicación grafiadas ayer con clave al extranjero, continuase, de ahí que fuera preciso reunirse Sin embargo, ni en las Bolsas de allende el para cambiar impresiones y adoptar el acuerdo Pirineo, ni en la de Madrid hizo mella el alarque más conviniera. mante rumor. Ese era, afirmó el Sr. Murciano, el objeto Unos céntimos perdieron algunos valores, de la reunión, y á la que se h a dado una signi- pero no ciertamente debido al suceso de los ficación de que carecía por completo. sargentos. 1 Jltimas impresiones. E n los círculos frecuentados por militares se habló mucho anoche del asunto aue puede llamarse del día. Decíase que en la reunión de la calle de Grilo nada en absoluto se trató que implicase principio de insubordinación ó cosa análoga. De reuniones parecidas tenían noticia las autoridades. Recientemente hubo u n a en L a Coruña y también se habló de la llamada ley de sargentos y de la necesidad de gestionar su pronta aprobación. La Correspondencia Militar decía anoche q u e entre las distintas versiones circuladas sobre el objeto de la reunión de ios sargentos, alguien O orpresa de la reunión. Para reunirse los hoy detenidos, se puso u n a carta circular á los sargentos de esta guarnición por el director de El Sargento Español, convocándolos, sin decir para qué. Dícese que una de estas cartas fué lealmente entregada á un jefe, que á su vez, en cumplimiento de su deber, la llevó al capitán general. Esta autoridad puso el hecho en conocimiento del juez militar, quien se presentó en la redacción de El Sargento Español; 9. x yQSQ allí que iba para u n asunto particular; pero, cuando manifestó las funciones de que estaba investido, se le pasó á la sala donde estaban reunidos el Sr. Pérez Hernández y los sargentos.