Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 917 A B C DOMINGO 8 D ¿DiCIEMBRE DE J 9 O 7 OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. uAUi. A ó i í- i t 4 t Viena. Solemne conmemoración del general austríaco Radetzky, vencedor en la batalla de Novara. Las tropas y los representantes de las Sociedades de veteiano formados ante el monumento durante ia ceremonia. FOT. THAJWPUS. I a historia de la vida de Ricardo Wa n e i es en su más alto grado la historia de una idea. Esta idea, este sueño de armónica fusión de las artes en una sola obra capaz de fascinar el alma de las muchedumbres, está ampliamente desarrollado en las cartas á los amigos que el editor Angelo Solmi, de Milán, publicará en breve. La idea de la unión fecunda de todas las artes se remonta á épocas muy lejanas; responde á una necesidad sentida de nuestra raza de acordarse del noble misterio de sus orígenes; mas en nuestros días faltaba á la obra de sublime y benéfica magia el supremo encanto, la más celestialmente bella, la más profundamente pensativa de las artes: la música estaba ausente. Para que, un Wagner fuera posible, era menester que hubiese nacido la gran evocadora; se requería que Bach y Beethoven le hubiesen inspirado la conciencia de ella misma, de su poder; que hubieran hecho de ella la virgen radiante, la novia real del arte poético. Así que el Arte, joven y nuevo por excelencia, ha venido á tomar su puesto de elección entre las Artes, reguladora soberana de su cortejo, alma de su concierto. Y he ahí la originalidad de la idea de Wagner; la parte señalada á la música, la parte singular atribuida al Arte nuevo en la obra de psicología dramática. Cómo esta idea haya brotado en su poderoso espíritu, cómo haya tomado cuerpo y desarrolládose, cómo se haya fijado en las obras inmortales del maestro, lo demostrarán, sobre todo, las cartas dirigidas á Teodoro Uhlig. El historiador, el crítico, podrán poner á luz el magnífico despotismo de esta idea, señora y reina de una vida; mostrar hasta qué punto Wagner lo haya sacrificado todo por ella; pero no podrán evaluar cuál abnegación y cuánta resistencia á las tentaciones vulgares ó brillantes del mundo haya costado á Ricardo Wagner. Antes que los interesantes documentos del gran maestro sean conocidos por el público italiano y español, mediante la actividad y esmero del benemérito editor Angelo Solmi, el articulista considera oportuno estudiar la idea en la época decisiva en que ella se precisó y cristalizó, en la época de la grave transformación de Wagner, poco tiempo después de su destierro. Huelga hablar aquí de los acontecimientos políticos que ocasionaron el ostracismo y de las circunstancias históricas que lo acompañaron; pero no señalarlas disposiciones de ánimo, las cuales emanan claramente de las cartas á los amigos. Ya en una breve que dirige á un amigo de Dresde, á principio de Agosto, de 1849, cuya copia tengo á la vista, dice: Estoy, por lo demás, contento y me siento feliz, y ¿cómo no, si he recuperado mi libertad, no viéndome va más obligado á consumar sin provecho la parte mejor de mis fuerzas, bajo el opresor despotismo de la intendencia Real de Dresde... Bien vivo yo ahora sólo por mi arte... Y hete ahí que se abandona á las ilusiones á pesar WAGNER EN LA INTIMIDAD la mala saluá de su esposa, la cual viene á en- negativo ni estéril, sino fecundo y generador. ayer atropello a un golfo; contrarle en un modesto asilo de Zurich. En Wagner se siente la feliz influencia de la que ha sido mordido un hombre En otra carta, dirigida á su fiel amigo Uhlig, civilización griega; él ha obrado una nueva hoy por un perro rabioso, confirma este estado de idealismo optimista: transformación, sus obras son la representación y que el tal mordió á su suegra. Quiero ser feliz, y lo es solamente quien es gloriosa de la más pura y profunda tradición y la suegra mordió á otro, libre; pero es solamente libre aquel que es lo humana. y que el otro mordió á un guardia que puede ser, y por consiguiente, lo que debe En las Carias á sus amigos ios lectores encony, en fin, el delirio, Ulogio; ser. De donde se sigue que aquel- que satisface trarán los delineamientos precisos del ideal, que esta vida ya no es vida, las íntimas necesidades de su ser, es libre, cuya contemplación debía ocupar el último pey, por si aún era poco, porque siente pertenecerse á sí mismo; porque ríodo de la vida del maestro, las horas supreahora nos suben el pan, todos sus actos corresponden á la naturaleza, ma de Bayreuth; el Arte eoncebido como re ¡toma rosquitas, hermoso! á las exigencias reales, mientras quien obede- velador del ser íntimo, divino, como sugestiose están poniendo las cosas, ce á una necesidad exterier, sufre una suje- nador de sublimes verdades; el Arte encumamigo mío, de un modo ción... no es libre, es esclavo, es infeliz. El hom- brado á la dignidad y eficacia de una religión; que, cuando no es una teja bre libre, en cambio, se ríe de la tiranía de una el Arte vivificado, ampliado hasta convertirse que te cae y te hace polvo. sujeción exterior, á condición de no sacrificar- en una vía luminosa hacia las supremas vetas, es un tranvía ó un auto, le la necesidad íntima; tal tiranía puede pro- manantial inefable de toda existencia, el sueño, y ahí se quedan tus depoios; ducir picaduras de mosquito, pero no heridas en fin, de una vida superior, armoniosa y ende seguir así las cosas, al corazón. Acontézcame, pues, lo que me acae- tera. pasará, y no me equivoco, L. MONTERO ciere, todo saldrá bien con tal de que venga que irá á tu casa un cualquier Roma, Diciembre, 1907. algo conforme á mi naturaleza... y la dirá á la Socorro: ¡Cuántas reflexiones no sugiere esta conmo- ¿Es por casual esta casa vedora carta, de la cual he querido citar un COPLAS DEL DOMINGO. donde vivía el Ulogio? párrafo! ¡Qué interesantes indicaciones van á- -La misma. PERO ¿SE PUE VIVIR? encontrar en ella los que la lean por entero en- ¿Es usté su esposa? las importantes teorías que han precedido á la- -Entre atropellos políticos- -Toda; pero hable usté pronto. obra, ópera y drama! ¡Cómo se aclara allí con y atropellos de los otros- -Pues, nada, que aquí la traigo nueva y viva luz la cuestión de las relaciones auíomovilescos, vamos las narices de su esposo. de Wagner con París, y cómo está bien preciestoy, que estoy medio tonto; ¿Y él no viene? sada en aquel documento la intervención de sales de casa y no sabes- -Sí, señora, Franz Lisstz, y cómo surge claro el contrassi vas á volver, Ulogio, lo recibirá usté á trozos. te entre los dos caracteres! Y esta frase que y al despedirte hay aquello ANTONIO CASERC hubiera proferido un historiador crítico: El de decir: Hasta las ocho, nombre libre se ríe de la sujeción exterior; ú hasta que vayas á verme ella puede producir solamente picadura de luego después al Depósito TRIBUTO MERECIDO mosquito, pero no heridas de corazón no es de cadáveres. Te digo XTuestro corresponsal en Santa Olalla- CarJ acaso el rugido del león iracundo? que estoy Ulaina del todo, mena nos comunica detalles de la maniy me empalagan las juergas Después vienen las preocupaciones materiafestación de duelo realizada con motivo del y me aburre el cante hondo, les, las picaduras de mosquito vuelven á sentirse; entierro del diputado Sr. Hierro. A las diez y y hasta el vino me repuna quisiera que Wiegend le señalase honorarios media de la noche llegó el tren que conducí. i atrozmente, que es el colmo; regulares... Y la libertad no es completa, su los restos, acompañados desde Madrid por los ¡á qué extremo llega un hombre genio de artista creador le preocupa. La sanhermanos del difunto, el párroco de Santa cuando se pone modorro! gre se me sube á la cabeza, dice, por haber Olalla y otras personas. Nutridas comisiones Retumban en mis oídos hecho exposiciones puramente teóricas... Y de todos los pueblos del distrito esperaban en siempre gritos y sollozos; por la carta de 1. Noviembre de 1849 se bael andén. de aquél, debajo de un coche rrunta que ha satisfecho sólo por mitad su proColocado el féretro en el coche estufa que se ó de un tranvía; del otro, pia misión, y se adivina la impaciencia que había llevado de Toledo, se puso en marcha que lo magulló un Mercedes tiene de ejercitar su actividad er un dominio la fúnebre comitiva, precediendo al carro fúó un Panal. Vamos, no hay modo menos abstracto y más familiar. nebre 15 coches particulares y muchas persode que yo viva tranquilo Las cartas de Wagner á sus amigos perminas á pie. y deje de estar niervoso; ten contemplar su alma al desnudo, en ellas Después de las aoce de la noche llegaron á me estoy poniendo de tila vese levantar un oleaje de esperanzas é indigSanta Olalla, siendo el cadáver colocado en la más rezumao que un bizcocho naciones, desconfianzas amargas y de entu capilla de la casa solariega de la familia, donborracho, ¡caray, qué lucha! siastas exhortaciones de cóleras y alegrías, de se dijeron misas hasta las diez de la mañay, es, que coges el periódico como un río que amenaza desbordarse. na, hora en que se celebró el funeral en la igley no ves más que desgracias: Yo temo debilitar con un comentario estéril sia parroquial. que el conde de Pinopocho la emoción que las cartas wagnerianas harán A las doce se verificó la traslación de los rescon la hija de Zorrontegui probar á los lectores, y la enseñanza que ellas tos al cementerio, donde fueron inhumados en celebrará matrimonio; encierran. Todo hombre, llegado á cierto grado el panteón de familia, constituyendo este acto que, ayer, en las Cambroneras de cultura, tiene una filosofía explícita ó vaga, una imponente manifestación de duelo y de una moza mató al novio; formulada ó latente. Dejo á los que hojeen el respetuoso cariño á la memoria del que tanto que en el camino del Pardo, nuevo volumen del epistol trio de Wagner- -bien hizo por sus paisanos, y tan caballerosaun automóvil á otro cuyas primicias me ha procu lo el editor anmente cumplió durante su larga carrera políle hizo papilla; que anoche, tes de ponerle en venta- -decidir á cuál varietica, granjeándose el aprecio de amigos v adverbi gracia, á don Procopio dad de panteísmo idealista, á que forma de moversarios. le ha atropellado un cangrejo, nismo, á qué categoría de pesimismo pertenece Toda su desconsolada familia, y especial (por cierto que no los como, el pensamiento del autor de Zíohengrin. Su orimente los señores marqueses de la Breña, -esy que por mor de estas cosas ginalidad y fuerza derivan del hecho que su tán recibiendo expresivos testimonios del senya los llegué á tomar odio) panteísmo es de un carácter activo, militante, timiento que ha causado la muerte de D. José que el coche de don Fulano si es dado así llamarlo; que su pes -mo no es Hierro.