Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 9) o ABC. DOMINGO i.o D E D I C I E M B R E D E 1907. O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N t. PAG 1 M 5 LA CATÁSTROFE DE RIUDECANAS. UNA FAMILIA MUERTA WWSíS: I i i- í- i a Tomás Baviera Baviera (pad -e) Doña Virginia Baviera Miguel (hija) Doña María Baviera Miguel (hija) Dfe NUESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL D. Fermín Baviera Ros (hijo) conflicto, en el cual el Emperador le dio á él toda la razón; demostrando de este modo que en cuestiones de disciplina militar no reconoce consideraciones de familia ni de ninguna clase. Ahora se le hace al general desposeído el reproche de no haber seguido el ejemplo del jefe supremo del Ejército. Su deber era obedecer y callar. Y con este motivo se cita el caso de un comandante de división que, habiendo recibido hace poco, en medio de un banquete de oficiales, un telegrama dejándole cesante de Real orden, se puso de pie, pidió la palabra y pá iáo como un muerto, habló en estos términos: ¡Señores! Acabo de recibirla noticia de que S. M. ha tenido á bien renunciar en lo futuro á mis servicios... (Profundo silencio y malestar general. ¡Viva S. M. nuestro venerado jefe! Hurra! r ontinúan siendo de sensacional interés las noticias contradictorias relativas á la salud del Kaiser. Por un lado la insistencia sostenida de cierta parte de la Prensa en atribuir importancia á la menor indisposición del Emperador, relacionándola, con indisposiciones de familia, y por otra parte la tenacidad con que se desmiente en la Pi- enáa oficiosa. t B C EN BERLÍN 1 as maniobras en Prtjsia no son una. farsa ni juego de soldados para niños grandes. Lo acaba de experimentar en su propia cabeza nada lilenos que el mismísimo general de Caballería barón Motik de Bissing, amigo del Ktiiser, á quien esté había distinguido con el á g u i l a Negra después d las maniobras de Parece que entonces, mandando al séptiino Cuerpo de Ejército, dio órdenes dé tal modo desacertadas que, en caso de una guerra verdadera, habrían conducido á una catástrofe irrcPar ble. liii todo caso resultó vencido. ¿Vencido y condecorado... Guillermo I I no quiso olvidar sin duda que en cierta ocasión le Había llamado públicamente uno de sus mejores oficiales ni tampoco que hál) Í sido padrino del hijo que el general tuvo de sus segundas nupcias con la, rubia y encantadora condesita de Konigsmarckt, Veintitrés años. más joven que su marido, á cuyo hijo se le dieron los nombres di? Guillernio Morik, siendo así un documento vivO; de María y Bienvenida Baviera Ros fhñ s) la amistad. que unía al Soberano con su ayudante; a o quiso olvidar que el barón de Bissing, gallardo militar, soldado en toda la acepción de la palabra, chevalier sanspeur et satis re proche, como se le llamaba, había sido comandjante d e s u guardia, y a l desoedirle, deseó no humillarle. Pero sucedió entonces lo nunca visto. Cosa inaudita en la historia militar de Prusia, tan extraordinaria, tan extravagante, que tan sólo de pensar en ello, hace estremecer al buen burgués, aeostujmbrado á considerar la disciplina en Prusja como la primera de las virtudes cívicas y militares, como la condición absoluta é imprescindible de la grandeza de la patria. El general de Bissing es el primero que se- FOT L. P 8 TOF. parándose de la secular tradición en el Ejército prusiano, se atreve á protestar de u n mandato del Soberano. En una orden del día que dirigió á sus tropas, y á la cual se dio lectura en todos los regimientos, expresa claramente su disgusto y parece como q u e apela al juicio de sus subordinados. ¿Es éste un síntoma? H a y quien lo dice, pero seria, á nji parecer, excesivo considerarlo como tal. iiwi- rvif Boceto de D. Exóristo Salmerón. El general de Bissing, de genio altivo y severo en el servicio, tenia muchos enemigos y envidiosos. Siendo coronel en el regimiento de la guardia, llamó rigurosamente al orden al príncipe Federico lyeopoldo de Prusia, creando así un Boceto de O. Carlos Verges. Boceto de D. Baldomcro Gilí y Roig. Boceto de D. J. Villalva, Carteles premiados en el Concurso de la Unión Alcoholera Española, cuya Exposición se verifica en la casa de Blanco y Negro y A B C