Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 908 EXPOSICIÓN DE CARTELES A B C. VIERNES 29 PE NOVIEMBRE E jocy. OCHO PAGINAS. EDICIÓN ni los poetas pueden entregarse en brazos de la religión; pero además del sentimiento religioso, ¿no existen, por ventura, otro sin fin de sentimientos pon derables, poetizarles y merecedores de que se les pinte? I a dificultad estriba en que los artistas modernos no sabemos encontrar el punto definitivo, el lugar exacto de nuestro destino; nos ha cogido la ola ie la vida moderna, y navegamos sin rumbo en mares que no conocemos, con la mirada puesta en el antaño, con la memoria llena de visiones pasadas petrificadas. PAGINA 6 ARTE ANTIGUO Y ARTE I n pintor joven me decía, en uno de esos momentos desalentados que todos los artistas padecemos dos veces, cuando menos, en cada semana: Estos tiempos de ahora no son buenos para el arte; los artistas vivimos fuera de centro; nadie nos hace caso, nuestras obras pasan inadvertidas dentro de la vorágine de la industria, de la política y del comercio; no cumplimos ningún fin en la vida moderna, y nuestros cuadros son un mero pasatiempo de los nefandos burgueses. En cambio, antiguamente, en la época del Renacimiento, cuando vivían Miguel Ángel, Vinci... Yo, que me he propuesto no ser injusto con los tiempos actuales, y que tampoco quiero resignarme con el predominio del pesimismo, le respondí al pintorjoven de esta manera: Amigo mío, pienso que cuando nosotros, tanto los pintores como los literatos, abo- minamos con tan fuerte indignación de inuestra época, procedemos de un modo capcioso y picaresco, es decir, que al condenar á nuestros contempo ráneos, sólo queremos disculpar nuestra carencia de vigor y au. dacia, y sobre todo, nuestra impotencia de adaptación al medio. El mundo corre y circula en torno nuestro; nosotros no queremos circular con él; protestamos é injuriamos al mundo, y tan dichosos... Vamos á ver, amigo mío, ¿qué tiene la época actual de menos? ¿Qué le falta? les anunciadores. ¿POÍ ¿Hay ahora menos qué no habíamos de cultura que en la époponerlosparalelamenca del Renacimiento? te con los lienzos del La catástrofe de Cambríls. Los primeros trabajos para restablecer la comunicación interrumpida ¿Nos falta comprenRenacimiento? AqueF O T BALLEL. por el derrumbamiento del puente. sión: y fuerza crítica? llos lienzos represenNada le falta á nuestaban á su época; estra época; mejor dicho, sí le falta: les falta á los tos carteles representan á nuestra edad: un fin i ¿Cómo procedieron Miguel Ángel, Leonarartistas el buen sentido, un poco de humildad do de Vinci, etc. Pues primeramente supieron mundo admira, compra y pone en un rincón de utilitarismo inspiraba aquellas obras, y el del gabinete. adaptarse de tal forma á su época, que ellos y ¡y otro poco de instinto adaptable. Hagamos, amigo mío, arte útil; hagamos, mismo fin de utilidad inspira á éstas. ¿Por quéx Dice usted que antiguamente los pintores su época componen un todo apretado y suma- antes que nada, arte decorativo, como Miguel hemos de rebelarnos, por qué hemos de que cumplían un fin dentro de la sociedad en que mente conexo. Eran lo que su tiempo les exi- Ángel, que puso todo su genio en decorar las dar inmóviles mirando la figura gloriosa de vivían, y que la religión, por ejemplo, los bus- gía que fuesen: pintores místicos, para obede- paredes de la Capilla Sixtina; seamos humildes Miguel Ángel, que no pintó carteles. Pero si caba y hacía de ellos unos agentes indispensa- cer á las exigencias de la fe; pintores de retra- y obedezcamos á las exigencias de nuestro siglo, Miguel Ángel naciese hoy, ¿no es seguro que se bles; pues bien, ¿por qué los artistas de ahora tos, para obedecer al orgullo de aquellas por- y nuestro siglo nos ensalzará. Arte útil, arte pondría á pintar carteles, y que los pintaría no proceden del mismo modo? Argüirá usted tentosas personalidades del Renacimiento; que sea necesario, arte actual y arte que cum- tan maravillosamente como pintó el Juicio que en la época actual carecemos de aquella pintores de batallas y apoteosis, para obedecer pla un fin contemporáneo, y arte- -indígnese si fuerza mística de antes, y que ni los pintores al instinto de grandeza de aquella edad mag- quiere, joven pintor, -arte para el burgués... J. M a SALAVERR 1 VS nmca. y no contentos aún con esto, eran ade- Porque los burgueses de ahora son los correlamás arquitectos, matemáticos, estrategas y di- tivos de los príncipes y priores de antes; puesplomáticos, para obedecer á las necesidades to que no hay príncipes ni priores que encarmúltiples de aquel siglo inquieto. No hacían, guen cuadros, busquemos á los burgueses. Pero pues, otra cosa que obedecer... Mientras, quesi no queremos servir á los burgueses, dejemos ahora los artistas no quieren, no queremos el cincel y cojamos el escoplo... obedecer, porque á la obediencia la consideramos cosa vil; pero como no obedecemos, nos iendo la Exposición de carteles hecha en la desesperamos, y el mundo pasa ante nosotros casa del A B C, he recordado á mi amigo el pintorjoven y las palabras que mutuamente indiferente. Sólo servimos para realizar obra de dilettantis- nos dijimos. He aquí estos carteles: ellos son mo; algo como productores de bibelots, que el como un gesto de humildad de los artistas... Los artistas, descendiendo de su soberana torre de marfil, han venido á la misma puerta de un industrial, han comprendido la idea moderna de este industrial, y han pintado, no un aparatoso cuadro, sino un simple y vulgar cartel de anuncio. Por este sencillo movimiento de humildad, los artistas pintores de carteles han querido rectificar todas las arrogancias del oficio y se han puesto á tono y á compás con su época. Han obedecido á su época, y han dado á sus. contemporáneos lo que les pedían. No quieren apartarse del camino por donde van las gentes, y desde allí, desde el borde de) camino, injuriar á las gentes y lanzar lamentos. Han hecho arte útil, arte decorativo y arte necesario. Muy bien hecho. De eso precisamente carece nuestra época, del concurso de todos los elementos espirit u a l e s y materiales; por faltarle alguno de dichos elementos, marcha nuestra época como rota, como coja ó como indecisa, llena de lagu as é incorrecciones, arrastrando cosas pesadas y muertas, tratando de atraer cuerpos é ideas que huyen, que se rebelan. He aquí estos carte- EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE HIGIENE, ARTES, OFICIOS Y MANUFACTURAS CAFÉ TORREFACTO LA ESTRELLA GRAN PREMIO el éxito alcanzado por él en los mercados lo gradúa mej or que n ada el número de imitaciones que del mismo e hacen. Ejemplo bien elocuente de esto es lo sucedido al inteligente industrial y estimado amigo nuestro don José Gómez Tejedor con su famoso café torrefacto La Estrella. Inexplotado casi por completo este negocio en España, patentó el Sr. Tejedor un sistema especial de torrefacción de cafés, instalando en Badajoz esta nueva industria con todos los elementos necesarios y todos los adelantos conocidos. La inteligencia, esmero y cuidado puestos por el Sr. Tejedor al servicio de esta empresa, dio por resultado la obtención de un producto exquisito, que lanzado al comercio con el nombre de café torrefacto La Estrella, obtuvo rápidamente un éxito inmenso. Las extraordinarias cualidades de este riquísimo café, que llegaba á manos del público conservando admirablemente su aroma y pureza, le hizo bien pronto el predilecto de todo el mundo. El triunfo del café torrefacto La Estrella despertó en alto grado la codicia de los mérito de un proEl ducto industrial y competidores, que nan surgido desde entonces en gran número, sin que sus burdas imitaciones hayan conseguido otra cosa que acrecentar entre los consumidores la fama del torrefacto La Estrella, cuya superioridad se aprecia más cada día. El inteligente Jurado de la Exposición internacional de Higiene que acaba de celebrarse en esta corte, ha otorgado al café torrefacto La Estrella la más alta recompensa: diploma de gran premio, cruz de mérito y medalla de oro. Esta preciada recompensa que el señor Gsómez Tejedor añade á las muchas ganadas por su producto en París, Gant (Bélgica) Marsella y Valladolid, es acaso lamás. importfinte por estar alcanzada en una Exposición internacional de Higiene y en lucha con marcas afamadas del mismo producto. Este nuevo y decisivo triunfo, al que el público sabrá dar toda su extraordinaria importancia, repercutirá bien pronto, no sólo en la casa sucursal que el Sr. Gómez Tejedor tiene en esta corte (Montera, 32) sino en toda España, donde el inimitable café torrefacto La Estrella goza de fama tan grande como bien merecida. A CASA MALAGUEÑA HIJOS E ANTONIO BARCELÓ. DOS GRANDES MEDALLAS DE ORO Y UNA DE PLATA En uno de nuestros números anteriores dimos á conocer que dicha casa había obtenido una Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Madrid; pero hoy, mejor informados, debemos manifestar que les ha sido adjudicada una Gran Medalla de Oro por sus vinos, otra Gran, Medalla de Oro por sus aguardientes y una Medalla de Plata por. su vino de quina. Nos complacemos en dar á dichos señores nuestra triple enhorabuena. c EFERINO PUENTE. CAMAS Y SOMIERS. VALVERDE, 8, MADRID. GRAN DIPLOMA DE HONOR CON MEDALLA DE ORO Contra una moda antihigiénica y anticuada, las camas de hierro, cuyas ventajas sobre las de madera están bien demostradas, vuelven á ser las predilectas, tanto más cuanto que, merced al buen gusto de algunos constructores, pueden hoy hacerse tan artísticas como cómodas y confortables. Entre aquéllos era acreedor á que se reconociesen sus especiales méritos el conocido y apreciadisimo industrial D. Ceferino Puente, á quien haciendo justicia el Jurado de la Exposición Internacional de Higiene de Madrid acaba de conceder Gran Diploma de W I C E N T E A L M E L A REMOLAR. Honor con Medalla de Oro. C A S T E L L Ó N D E L A PLANAFABRICA D E AZULEJOS LA M O D E R N A GRAN M E D A L L A D E ORO Presenta esta importante casa al actual Certamen los notables productos de su fabricación, que tanta fama han alcanzado en todos los mercados por sus extraordinarias cualidades. Constituye la especialidad de los trabajos realizados por la casa Vicente Almela Remolar, el pintado de imágenes, paisajes y toda clase de muestras, trabajos en los que ejecuta verdaderas preciosidades que le han valido el envidiable renombre de que goza y por los que ha obtenido, entre otras altas recompensas, el gran premio en la Exposición de Murcia 1904; medalla de oro y gran cruz en la de París 1905 (miembro de honor del Jurado) gran premio de honor y medalla de oro en la de Madrid 1905 (miembro de honor del Jurado) gran cruz y medalla de oro en la de Industrias Madrileñas (miembro de honor del Jurado) caballero gran cruz de San Sebastián y Ballesteros de Francia, y actualmente vicepresidente de grupo de la sección española en París. El Jurado del presente Certamen, reconociendo el mérito y las excelentes cualidades de los productos fabricados por la importante casa Vicente Almela Remolar, les ha hecho justicia otorgándoles Gran Medalla de Oro, recompensa tari alta como bien merecida, y por la que le enviamos nuestra sincera felicitación. INSTALACIÓN DE LA CASA PUENTE Esta importante casa, una de l? s más antiguas de España, con fábrica y oficina central en la calle de Valverde, 8, con otros talleres en la de Fernando el Católico y varias sucursales, ve aumentar continuamente sus pedidos, contando con una clientela cada vez más numerosa, que lo mismo reconoce la economía de los precios de estas construcciones, que su aspecto marcadamente artístico. La elegante cama somier y el Somier madrileño Universal, presentado por esta casa en la Exposición, bastarían á justificar la fama de que goza el inteligeate industrial Sr. Puente, á quien felicitamos. INSTALACIÓN DEL CAFE rLA ESTRELLA F O T AMADOR