Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID: JUEVES 28 1907. DE N O V B R E D E NÚMERO S U E L T O 5 CÉNTIMOS) S if ll! WI 1 J 8 a V! 8 S aiw w n i i B i 1 mm m tfmmm mmm MADRID AL DÍA aya si fenegarán de su suerte los asiduos -concurrentes á las tribunas del Congreso! Ayer, despiiés de presenciar una parte, la primera, muy animada, de la sesión, abandonaron sus puestos, convencidos de que allí no i b a á ocurrir nada. Y, sin embargo, ocurrió. Ocurrió que aquello se elevó á alturas inesperadas; que sobrevino una magna solemnidad parlamentaria, y, vamos, que desde hace mucho tiempo no se había presenciado un acto tan grande, tan patriótico, tan consolador... Grandilocuentes f u e r o n los discursos en aquel torneo de abnegación y de españolismo. Atronadores f u e r o n los aplausos. Resurgió algo que parecía muerto para mucho tiempo. No hay para qué dudar de la sinceridad de los que hablaron y aplaudieron. Y si la duda, que tanto duele y que tanto mata, desaparece de todos los ánimos, puede una vez siquiera decirse con fundamento que ¡aún hay Patria, Veremundo! La sesión del Congreso fué, pues, la nota del día. Lo será hoy en Madrid y lo será mañana en provincias; porque discusiones levantadas, empeñadas, brillantes, ricas de elocuencia, las habrá habido muchas veces; pero discusiones, al fin. Lo que no ha sido tan frecuente ver es una tan completa unanimidad de sentimientos. Dios la conserve, la agrande y la fortalezca. Fuera de esto apenas dio asuntos el día para la crónica. El regreso de la madrileñísima infanta doña Isabel; la muerte de Vicente Sanchís, tan conocido en el mundo literario por sus escritos y sus libros; lá actitud modificada ya y discreta de los estudiantes; la monótona continuación de las vistas en los Tribunales de las causas que los ocupan ya varios días. El tiempo metido de nuevo en aguas, para dar mayor carácter de tristeza á este mes sombrío, que ya termina pronto. Por no haber, no hubo sucesos sangrientos ni, por la noche, estrenos teatrales que lamentar. 11 m i n m i i i J- 1 te seguidas desde la tribuna diplomática por varios representantes extranjeros, repercutirán y tendrán eco en las naciones europeas, porque contienen declaraciones de trascendencia capital para Europa entera y porque son la afirmación rotunda y enérgica de la situación actual de España, de nuestras aspiraciones y de nuestros derechos en los acontecimientos mundiales que algún día han de surgir. El Sr. Maura demostró á la luz del día la necesidad imperiosa, inaplazable para España de tener marina de guerra que nos coloque en circunstancias de defendernos, de hacernos respetar; y que nos permita, si llega el caso, ir á una empresa bélica, en unión de alguna otra potencia, de igual á igual, luchando á su lado, y no vernos en el vergonzoso caso de quedarnos dedicados á las labores propias del sexo, mientras el hombre pelea De lo que son nuestras aspiraciones y nuestros derechos lo resume esta frase del jefe del Gobierno: Desde el Muluya hasta Tánger, jamás permitirá España, cueste lo que cueste, qne ninguna otra nación ponga la planta. No hay necesidad de insistir en la importancia que el discurso del Sr. Maura encierra. Así lo reconoció la Cámara entera, y así convenía todo el mundo en que las declaraciones del jefe del Gobierno merecen los honores de ser leídas y meditadas. ABC m tmmm mmm Sm n ym léi ám CRÓNICA 0 jr L- 1 VER. ILUSTRADA. AÑO IIL N ÚM. 907. r mr f f f 2. É P O C A LA SESIÓN DE AYER r O N j U N C I G N PA- Pocas veces en la tri -X R I O T I P A española, de antej KJU J IL. A cedentes gloriosos y de recuerdos memorables, se habrá presenciado irí cspeclác ilo ÍÍUS íiermoso y tan coii. sola. dor como el de la sesión de ayer, en su parte destinada á la discusión de las reformas de nuestra Marina de guerra. Habíanse juzgado como jornadas memora bles aquellas de nuestras Cortes constituyentes, en que el ardor de los adversarios prestaba al debate los tintes heroicos de las luchas del Circo; pero de la pelea resultaban á la postre vencedores y vencidos y el triunfo de las ideas lograba imponerse, pero á trueque de la derrota del adversario; triunfo a v e c e s harto amargo si se tiene en cuenta que en él las lamentaciones del gladiador vencido se mezclaban como clamores de protesta á las aclamaciones que se otorgaban al victorioso. Ayer no hubo vencedores ni vencidos, no hubo nada de eso; los representantes de todos losjpartidos y de todas las fracciones que tienen asiento en el Congreso, uniéronse en hermosa conjunción patriótica para sentir al unísono, para pensar del mismo modo y para sacrificarse si es necesario, en aras de una cuestión que lleva aparejada, según frase feliz del Sr. Canalejas, el punto de iniciación para nuestra reconstitución ulterior En otro lugar de este número verá el lector el extracto detallado de la sesión, y por él podrá juzgar que la actitud de los distintos elementos coincidió en patrióticos anhelos. ¡Quiera Dios que no sólo de vanas figuras retóricas se trate, y que los buenos deseos, unánimemente expresados, se conviertan en resoluciones prácticas, que bien necesitado de ellas se halla el país, y nos hallamos todos! Fué un espectáculo grandioso é inolvidable para cuantos tuvieron la fortuna de presenciarlo. Fué un triunfo enorme para el Gobierno y especialmente para su jefe, el Sr. Maura. Habló el presidente del Consejo para hacer el reGOBIERNO sumen del debate sobre el proyecto de reformas en la Marina, y su discurso fué maravilloso. No nos referimos á la forma, á la palabra, á la parte extrema, porque aun siendo, como fué, la más soberana manifestación de la elocuencia humana, queda relegada á muy secundario lugar cuando se recuerdan las ideas que iban envueltas en aquellas frases que salieron de labios del Sr. Maura. Durante hora y media habló el Presidente, y en todo ese tiempo la atención de la Cámara no se desvió un solo momento del discurso que pronunciaba. Mientras el Sr. Maura hablaba, apoderándose del ánimo de cuantos le escuchaban, flotaba en el ambiente del Congreso algo augusto, majestuoso, que haciendo olvidar las luchas menudas y las pasiones deleznables que á diajio tienen aquel local por campo de operacioüies, elevaba el pensamiento á las regiones en donde la idea de la Patria se sobrepone á los intereses mezquinos de los partidos. Bs difícil, es punto menos que imposible recoger en cuatro notas periodísticas la síntesis exacta y cabal de tan importante discurso; las palabras pronunciadas ayer por el Sr. Maura en el Congreso español, que fueron atentamenL iJEFE DEL ¡A B L A N LAS OPO- Y vino en esta seji- gj jj memorable la S I C I O N E S segunda parte, más hermosa, si cabe, que la primera. Habíase terminado la discusión de la totalidad. La mayoría toda desfilaba por el banco azul para expresar sus plácemes al jefe del Gobierno, y entre los naturales murmullos de elogio al discurso anterior, anunciaba el presidente de la Cámara que iba á ser puesto á discusión el articulado. Leyó un secretario, el Sr. Silvela, el artículo primero, y el Sr. Moret, en medio de la extrañeza general, hizo uso de la palabra, según se creía, para combatirlo. Pero no fué así; el ilustre jefe del partido liberal, para quien no había pasado inadvertida la excitación hecha antes por el Sr. Maura á las minorías, demostró que atendía á aquel requerimiento y habló en nombre de los liberales. Su veroo fué remontándose, y pronto se vio que su discurso tenía mayor trascendencia de la. que á primera vista se dejaba entrever. Rodeábanle los ex ministros de su partido B. f i. tj) icas, í 2 airoL cí. Bar: o; v: cros, Oaiclí. Prieto, Gassct, Barroso, Suái ez Inclán, De Federico, Alba, conde de Romanones, marqués de lia Vega de Armijo y duque de Veragua, que pronto también se dieron cuenta de las intenciones de su ilustre jefe. Los diputados que habían salido á ¡los pasillos, creyendo que la parte interesante de la discusión había terminado, volvieron al salón de sesiones, y en la Cámara, rebosante, hízose nuevamente esa atmósfera peculiar que es propia de los grandes debates. Tuvo párrafos hermosísimos, párrafos de elocuencia grandiosa que fueron aplaudidos, pero á través de las galas de la retórica, viéronse surgir declaraciones patrióticas, explícitas, terminantes. Ofreció su concurso incondicional al Gobierno para lo que lentendía que es labor nacional y que debe sobreponerse á las mezquindades de los partidos, y coincidió con el presidente del Consejo en la necesidad de que España afirme su personalidad europea disponiendo de barcos de guerra que ondeen en sus mástiles nuestra veneranda ensena. Y entonces no hubo ya mayorías ni minorías; los diputados, sin distinción de matices, aplaudían entusiásticamente al Sr. Moret. Con frases levantadas contestóle el jefe del Gobierno, y la ovación unánime se repitió con igual entusiasmo que antes. Y habló el Sr. Canalejas. Su elocuencia majestuosa se remontó á las regiones soberanas de la oratoria, y su discurso, que fué un canto de amor á la patria, hizo en todos efecto análogo á los anteriores. Ofreció su apoyo sin reservas, limitándose á pedir, como el Sr. Moret lo había hecho, igual atención que por la Marina á otras necesidades que el país siente. Sus frases levantadas hallaron eco en el aplauso de la Cámara y en la respuesta franca y generosa del presidente del Consejo de mi. nistros. Después el Sr. Azcárate, en nombre de los republicanos, y el Sr. Ventosa en el de los solidarios, y el Sr. Feliu en el de los carlistas, y el Sr. Lamamié Clairac en el de los integristas... Todos hablaron inspirados por un alto sentimiento patriótico, y todos fueron ovacionados. El Sr. Ventosa salvó discretamente la situación en que hablaba, como representante de la Solidaridad catalana. N LOS PASILLOS Terminó la sesión inO olvidable, y en los pasillos se renovaron las manifestaciones de entusiasmo. Cuando salía el Sr. Maura del salón de sesiones, fué acogido con una cerrada salva de aplausos de los conservadores, liberales, demócratas y republicanos. El Presidente, descubriéndose, gritó: ¡Viva España! El ¡viva! con que fué contestado resonó en todos los ámbitos del edificio. Los Sres, Moret y Canalejas salieron después á los pasillos, y resonó un aplauso de li- berales, conservadores, demócratas y republiEn el proyecto actual se aumenta en 12 mi- lionas de pesetas el personal y el material. canos. El espectáculo dado ayer por el Congreso es Afirma que el Gobierno actual ha faltado á consolador. la ley de 1895 que prohibe terminantemente las Quiera nuestra suerte que sea el primer paso transferencias de crédito sin estar aprobadas para llegar al engrandecimiento que merece por el Consejo de Estado. España. -Examina la política arancelaria internacio M M i M- -J -mm 1 1 nal del Gobierno conservador y dice que es tan, funesta que se avecina un rompimiento de relaciones comerciales con Suiza. Entiende que se debe hacer la desgravaciótt POR TELÉGRAFO de los impuestos cuando están cubiertas las SAN DETERSBUBQO, 2 7 1 1 N. necesidades todas de la nación y combate las urante la sesión que celebró anoche la Duma, desgravaciones propuestas sobre la propiedad fué rechazada, por 212 votos contra 146, urbana y sobre los vinos. una enmienda presentada por la derecha de la Aludiendo al concepto del déficit según lo Asílmblea, encaminada á reconocer, en el men- entendía el Sr. De Buen, manifiesta con fácil saje dirigido al Emperador, el carácter auto- palabra que no debe existir temor al déficit crático de la autoridad del Zar. cuando éste responde á compromisos contraíLos cadetes y los miembros de la derecha dos por el Estado para emprender grandes moderada votaron después el texto del mensa- obras de interés nacional como la que ha llevado á cabo Italia revertiendo al Estado las prin je, que fué aprobado por unanimidad. Dicho Mensaje expresa la abnegación de la cipales líneas ferroviarias. Duma y su agradecimiento al Zar por lasleyes (Los Sres. Rusiñol y De Buen hacen signos orgnánicas que éste se ha dignado conceder. de afirmación. Afirma además la voluntad de la Asamblea de El horror al déficit existe en mí, añade, y trabajar en favor del apaciguamiento de les debe existir en todos cuando los recursos proespíritus, de la consolidación del orden, del pios del país son inferiores á sus gastos. desarrollo de la instrucción, del bienestar del Ocupándose del problema de los cambios y pueblo y del poderío de Rusia indivisible. de la depreciación de nuestra moneda dice que Se levantó la sesión en medio de las aclama- la salvación del crédito de España está en el ciones de la Asamblea, que daba ¡vivas! al Zar. establecimiento paulatino del patrón oro, desEl grupo obrero no tomó parte en la vota- monetizando los signos de plata, de todo lo cual se ha separado de modo lamentable el acción. tual Gobierno. r p i n i ó n de la Prensa. Combate la idea de revolución hecha desde La Prensa, con gran unanimidad, mani- arriba como ofreció el presidente del Consejo y fiesta su satisfacción con motivo de la sesión la revolución desde abajo de que habló el secelebrada ayer por la Duma. ñor Rusiñol, porque á su juicio lo trastornan Algunos periódicos se muestran sorprendi- todo y suelen producir grandes catástrofes. Redos de que una Duma que se dice burguesa, comienda al Gobierno la evolución económica se haya negado á adherirse á la oligarquía bu- iniciada por los Gobiernos liberales. rocrática y se haya hecho solidaria de las leTermina diciendo que los que procedan asi gítimas esperanzas de la nación. merecerán bien de la Patria, porque halDrán contribuido á la redención económica de España. (Muy bien, en los escaños. Los senadores felicitan al Sr. Navarro Reverter. El Sr. SANZ Y ESCARTIN contesta en nomp i N A L D E LA SESIÓN D E L El Sr. RU- bre de la Comisión, tratando de impugnar los argumentos expuestos por el Sr. Navarro Re- DIA 27 D E N O V I E M B R E f e k g r a verter. ma suscripto por unos viajantes de comercio El Sr, LANDECHO aclara algunas frases de Barcelona, en el cual protestan del mal es- del discurso pronunciado en la sesión anterior. Rectifica brevemente el Sr. NAVARRO R E tado en que se encuentran todas las líneas del VERTER. Norte. Se suspende la discusión y después de fijar La Mesa ofrece poner en conocimiento del el orden del día para hoy se levanta la sesión ministro de Fomento dicho telegrama. T Sr. LARA s e n ucjn. de la invasión reciente á las siete y vc- iníicinco. de golfos que hay en iodo Madrid, y tuega al ministro de la Gobernación que haga cesar esta Q E S I O N D E L DÍA 28 D E vSe abre la sesión situación de Madrid, que le da aspecto de aduar N O V I E M B R E DE -L ta y cinco mmu 1907 l f íf L afi- icano, y que no se ha corregido á pesar de tos, bajo la presidencia del Sr. Azcárraga. la denuncia de un periódico. Es leída y aprobada el acta de la anterior. La M e s ofrece transmitir el ruego. El ministro de ESTADO dice que su com- En el banco azul están el presidente del Con pañero de Gobernación tomará las medidas sejo, el ministro de Estado y el de Hacienda. necesarias para completar las ya tomadas. RUEGOS Y PREGUNTAS El general LÓPEZ DOMÍNGUEZ se queja El general WEYLER ruega al ministro de la del mal estado en que se halla el pavimento Guerra que antes de discutir el presupuesto del de asfalto de las calles de Madrid y en especial departamento lleve á la Cámara ciertos docuel paseo del Botánico. mentos relacionados con las fuerzas del EjérEl ministro de ESTADO contesta que reco- cito. I mendará el asunto al ministro de la GobernaLa Mesa promete transmitir el ri ego al mi- 1 ción y alcalde de Madrid. nistro. El obispo de JACA se queja al ministro de ORDEN DEL DÍA Gracia y Justicia de que por los Gobiernos anContinúa el debate acerca de las obligacioteriores y el actual, se haya dejado de consig- nes generales del Estado para 1908. nar los créditos necesarios para pagar las buEl Sr. RODRIGAÑEZ habla para alusiones. las, por lo cual han tenido que cubrir esas ne (Continúa la sesión. cesidades los obispos. El ministro de GRACIA Y JUSTICIA explica el hecho manifestando que no se ha podido efectuar lo que denuncia el prelado por la sucesión rápida de Gobiernos y por estar cerra- p i N A L D E LA SESIÓN DEL Rectiuca e! das las Cortes. DÍA 27 D E N O V I E M B R E O T S Í T Le da la seguridad de que esta sagrada oblii I- A b A L Agación será atendida y el normal funcionamiento de las Cortes impedirá que se repita el IGLESIA manifestando que existe un ingeniero jefe en la división de ferrocarriles que es caso. accionista de una Compañía de ferrocarriles. ORDEN DEL DÍA El ministro de FOMENTO contesta que na Sin debate se aprueba el dictamen de la Co- tiene noticias de este caso; pero ruega al marmisión acerca del proyecto de ley de concesión qués de Casalaiglesia que le diga el nombre de de un ferrocarril de Calasparra á la Encina. la persona á que se refiere, y si le demuestra lo Se toma n en consideración las proposiciones que ha dicho, ofrece que inmediatamente dejade ley de los Sres. Sánchez Albornoz y Gil y rá cesante al ingeniero jefe aludido. Reboleño acerca de la inclusión en el plan geEl marqués de CASALAIGLESIA contesta neral de carreteras de dos en la provincia de q u e n o tiene la seguridad de lo que ha dicho, Avila y otra de Osa de la Vega á Villaniayor pero que lo ha oído decir y por eso se hace eco de Santiago, respectivamente. de ello. (Toman asiento en el banco azul ios minisLOS PRESUPUESTOS DE 1908 tros de Gracia y Justicia y Gobernación. Continúa la discusión sobre la totalidad. POR TABLA El Sr. LANDECHO usa de la palabra para El Sr. NOUGIJES pide una relación de la rectificar. renta que produce la Agenc a de Preces en El Sr. RUSIÑOL ruega á la Presidencia que Roma. conceda la palabra al Sr. Navarro Reverter y Protesta de qne estén sin firmar muchos tíluego rectificará el orador á lo expuesto por el tulos de jueces, párrocos y notarios por el viaSr. Landecho. je del Rey á Inglaterra Así lo acuerda la Presidencia. El presidente del CONGRESO llámala atenEl Sr. NAVARRO REVERTER consume el ción del orador, advirtiéndole que debe dirigirse al Gobierno. tercer turno en contra de la totalidad. Da las gracias al Sr. Rusiñol por su galanteEl Sr. NOUGUES insiste en sus apreciacio- ría y sus elogios. nes, diciendo que los títulos en cuestión están Dice que entra á discutir con amargura y sin firmar por la prolongada ausencia del pridesaliento porque el Gobierno conservador, mer funcionario de la nación. que venía con categóricas promesas y anuncio El presidente del CONGRESO (con gran de grandes proyectos y ha hecho gala de acres energía y agitando la campanilla) Sr. Nougués, censuras al partido liberal, sólo ha producido ruego á S. S. que se dirija á los actos del Goalgo semejante al famoso parto de los montes. bierno y no hable de las personas cuya conEl proyecto de presupuestos es, ajuicio del ductá no se puede discutir aquí porque lo imorador, un conglomerado de falsedades. pide el reglamento, y estoy decidido á hacerlo Examina extensamente la obra deV ministro cumplir con todo rigor. de Hacienda, y a irma que no responde á las El Sr. SORIANO: ¡Ay cuando vuelva ei aspiraciones ni á las necesidades del país. Ni amo! se reorganizan los servicios ni se emprenden Ei Sr. NOUGUES iii. sistc en sus juicios, y el las reformas de que tan necesitada está Es- Sr. DATO logra que se dirija al Gobierno. paña. El ministro de GRACIA Y JUSTICIA: El LA DUMA Y EL ZAR D SENADO CGNGRESO