Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 9o5 A B C MARTES 2 (5 DE NOVIEMBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 5 Todavía no se sabe con exactitud el número de viajeros que el tren conducía. Hay quien asegura que iban 90. Un medico de la Cruz Roja que acudió al tugar del suceso ha asegurado que sólo quedaron ilesas dos personas. El primer tren de socorro enviado por la Compañía al lugar del siniestro salió de Tarragona á las doce y media. Poco después, á las dos y media, salió otro, en el que iban el gobernador, personal de la Cruz Roja, Guardia civil y funcionarios de la Compañía. Han llegado varios viajeros de Valencia, que hicieron transbordo en el lugar del suceso, pero las noticias que traen son bastante confusas. Dicen únicamente que liasta última hora no han sido sacados de los coches los muertos y heridos, y que los trabajos de socono se han llevado á cabo con bastante desorden. Los vagones caídos quedaron empotrados en el fondo del barranco. TARRAGONA, íS, 10 N. DESGRACIAS Y CRÍMENES 0 R TK- ÜFONO AN lEASTMN, l í 6 T. A tropeilado por el tren. El tren rápido, procedente de trun, lia atropellado en la estación de Rentería al teniente de Carabineros D. Florentino Garrido El desgraciado oficial quedó muerto. iltKAO, 6 1 M. an llegado á esta capital 12 viajeros heridos en la catástrofe de Cainbrils, entre ellos el maquinista del tren. Casi todos se proponen continuar á Barcelona. En el camino fallecieron dos. Entre los muertos identificados figura un francés, comerciante de aceites, y una familia valenciana, compuesta del matrimonio y tres hijos. ñ Warias desgradas. El vecino de Amoravieta Antonio C tfcrrieta Urigüe, de sesenta y seis años, sufrió un síncope y cayó sobre el fogón de la cocina, quedando abrasado. En el barrio de la Peña riñeron esta madrugada dos marineros, resultando herido gravemente uno de ellos, Bernardo Rodríguez. 21 agresor huyó. En Trucio riñeron ayer Francisco Agxtinaga y Francisco Otriozola. Este dio á stt contrario un fuerte garrotazo en la cabeza. i f n incendio. En Begoñaseinicia esta madrugada en la calle de Muguía. Los vecinos salieron á la calle en paños menores para salvarse. Las pérdidas materiales se calculan en 4.000 pesetas. En el incendio ha resultado herido un guardia municipal que estaba en el tejado ayudando á la extinción. TARRAC 30 NA, 1 I I K TRO TREN DE Cuatro de los heridos j v I O llegados en el tren de A U A I L 1 U socorro han marchado 1 Barcelona, después de ser asistidos convenientemente por la Cruz Roja. Los restantes se han quedado en los hoteles de esta población. Ha salido otro tren de auxilio para recoger más heridos. O ACCIDENTE MORTAL P 0 RCA 4 U LONDRES, lí, 4 T. TARRAGONA, 2 5 U N 1 ás tropas que llevaba el Magma recibieron eu Gualas refuerzos, con órdenes de ocupar Mazagán. Ayer se efectuó en dicho puerto el desemEspectáculo de varietés Eduardo, jongleur internacional barco, sin. oposición alguna, rindiéndose los DB P W 3 UI 0 O TU (H. moros que por nombramiento del Hafid cían los cargí BARCELONA, í ¿M. cid os á prisión. ñas; el P. Antonio Üuliiart, de la Biütteki Esta noticia se h i sabido aquí éa Tragfer por Pías, eon erosiones en la manos, y Modesto tjf LTI MAS NOTI Cl AS En el segundo tren Cogollo con lesiones ea lft cabeza y en la cara. -l l e g a r o n la s e ñ o r a un despacho del telégrafo sin hilos. Este ha manifestado que la catástrofe ocu- Pon Dartul, de cuarenta y cinco afios, con he Í, 3 T. rrió después de haber pasado por el puente ridas e la Cabeza y las piernas fracturadas, parte del tren, la máquina, el furgón y un co- así como varias costillas su hija María Balada onécese algún detalle de lo que pudiera lia marse la reconquista armada, pero pacifiche de primera. Cayeron al fondo dos Coches Po s, que sufrió además contusiones. de primera y sobre ellos el correo. Coa ellas viajaba un hijo de veinticuatro ca, de Mazagán púr los abdelazistas. Desde dos díaá antes, los cruceros franceses En la vía quedaron doa coches de tercera y años, que murió en la catástrofe, Eu la estase apoderaron de las barcazas, reteniéndolas el furgón de cola. ción esperaba otro hijo. En el mismo tren ha llegado el mozo FranJosefa Sanz, fractura de la pierna izquierda, al costado de dichos buques. De modo que cisco Gallego, natural de Játiba. Iba en la ga- gravé. Su marido está gravemente enfermo del cuando llegó el Magmis, los 1.200 hombres que rita del furgón cuando al llegar al puente sin- disgusto. Todos fueron llevados á sus domici- conducía, por medio de aquellas barcazas, lograron desembarcar rapidísimamente, llegando tió de pronto un movimiento brusco, fue á lios en el coche de la Cruz Roja. asomarse para enterarse de lo que ocurría, Los viajeros refieren que un sujeto de algu- á tierra por distintos puntos, y apoderándose cuando un segundo golpe le tiró al fondo de la na edad se encontró en un vagón cuatro com- de la Aduana y otros edificios oficiales sin negarita, quedando en ella sin conocimiento. No pañeros de viaje que habían muerto, tardando cesidad de disparar un solo tiro. Confírmase que fueron detenidos los moros recuerda más. en ser extraídos sus cadáveres dos horas. El cónsul de Francia visitó al gobernador que desempeñaban cargos públicos, excepto Los demás heridos quedaron en Tarragona, para saber el paradero del director del Credit algunos que lograron huir. Cambrils y Hospitalet, El caid jefe de la fuerza desembarcada tomó Ha sido identificado el cadáver de D. Balta- Lyotmais, que viajaba en el tren, llevando conel mando de la plaza, como gobernador accisar Vira, de Al geciras, administrador del du- sigo importantes valores. que de Medinacel! IJl gobernador no tiene noticia de dicho señor. dental, hasta que llegue el designado por Abd lAí Entre los heridos figuran D. Juan José Cenet, de Valencia; D. Alvaro Amigó, de Vinaroz; LALLA MAANIA, JLÍ. doña Francisca Moran, viuda de Cubet, de VaINFORMES OFICIALES A consecuencia del ataque de que fue objeto lencia; D. Alfonso Nava, de Villarreal; doña Antonia Baeza, de Tarragona; D. Fernando jpl ministro de la Gobernación celebró á las la columna francesa, se han enviado a di 1 Grau, de Valencia; doña Angela Reverter, doña- doce de la noche una conferencia con el chas tropas varias piezas de artillería ligera y VALENCIA, iS, U N María Alcaide y D. Joaquín Meseguer, de Bar- gobernador civil ds Tarragona, en la cual éste municiones para continuar las hostilidades. AO DEHER 1 DOS Acaba de llegar celona; doña María Rosa, de Mont- Roig, y su le manifestó lo siguiente; Acabo llegar de sitio catástrofe. El cuadro el primer tren A VALENCIA que se organizó hija Elisa; D. Joaquín Verdier, D. José Ferrer, que presenta es horroroso. El tren ha descarri- 1 a kábila de Mezamza se ha apoderado de Is dona Teresa y doña Margarita Balada, D. José m Cambrils poco después de la catástrofe. García, doña Joaquina Beigast D. Juan Ibáñez, lado y ha caído en el último trozo de los nueve alcazaba de Setua, que estaba defendida En los andenes de la e tación y en los alre- que marcharon á Valencia; los fogoneros Este- de que consta el puente. El número de heri- por el caid El Morabí, partidario decidido de dedores aguardábale numeroso público, fami- ban Cliirivella y Antonio Roig y el maquinis- dos es de 40, hasta el momento; el de muertos Muley Hafidvistos, 15; pero deben existir más. En el tralias y amigos de los viajeros que debían venir ta Ramón Petrelló. yecto del sitio de la catástrofe á ésta ha mueren el que se despeñó. En Cambrils quedaron tres heridos. Uno de to un francés llamado Enrique Fressinier y Telegrafía el general Drusde que, según paLa entrada del tren en los andenes fue ver- ellos ha muerto. otro llamado Tomás Babiera, de Torrente- (Va- rece, Muley Rachid ha abandonado Sidi daderamente emocionante. La gente se aba- Me es Aissa, dirigiéndose á Marrakés con la mayor lanzó hacia los coches, tratando de abrir las detalles. imposible por ahora comunicar más lencia) portezuelas sin aguardar á que la máquina pa De los quince muertos en el lugar de la ca- parte de su mehalla. r Esta madrugada volveré otra vez al lugar de tástrofe se han identificado tres, que son: don El mando de las tropas hafidistas que querase. Los empleados y los guardias de Orden público, que á previsión se habían enviado, la catástrofe. Baltasar Alúa, de Algeciras, apoderado, según dan en la población le ejerce el jeriíe Muley ÍAHCEtONA, i 6 1 M. tuvieron que hacer titánicos esfuerzos para dicen, del duque de Medinaceli, y otro señor Ebbes. Las tropas son poco numerosas á consecuenM A S HERIDO Acaba de llegar un tren llamado Juan Castilla, dueño de la fonda de contenerla. procedente de Tarragona Barcelona, de Tortosa, y su cuñado, de apelli- cia de las muchas deserciones que hay á diario, Ua sido un verdadero milagro que no ocu- contribuyendo también é disminuir su número rrieran desgracias, dada la confusión eme se en el que vienen siete heridos de la catástrofe do Costa. de Cambrils y otros pasajeros que resultaron Han resultado heridos: Julia Fressier, Tere- el haberse r e t i r a d o el contingente de los produjo. Parado el tren, la gente se precipitó al inte- ilesos por ser de los que iban en los coches que sa Rabado, Antonio Ros Carbonell, Joaquín Chauias. Exploradores hafidistas han llegado hastia Goséguez y su señora, José García, Francisco rior de los vagones llamando á gritos á las per- quedaron sobre la vía. He hablado con algunos de ellos. No se aca- Márquez, Sancho, el fogonero del tren; Chirive- Sidi Brahim, á fin de vigilar la llegada de la sonas que buscaban. Hubo escenas dolorosísimas al encontrará ban de dar todavía cuenta exacta de cómo ocu- lla, el maquinista; Cuillén, conductor; Gallego, mehalla serifiana, acampada en Sidi Himan. los heridos. Pero todavía era más dolorosa, rrió la catástrofe. Dicen que el tren iba á gran mozo de tren; OUver, interventor; Antonio PARÍS, l í más triste, más cruel, la iucertiduinbre de velocidad; de pronto oyeron un estrépito enor- Baeza, Margarita Rabado, Joaquín Cabo, Juan p? l almirante Philíbert confirma que las troaquellos que después de habor recorrido uno me y sintieron una parada en seco que los des- Ibáñez, María Rosa Morera, Ramón de Fuen- pas imperiales han desembarcado en Mapor uno todos los vagones se convencían de pidió del asiento. Cuando se asomaron á la tes, José Roñan, Josefa Laura, Angeiita Ribet, zagán, ocupando la ciudad en medio de laa que no venían los viajeros á quienes aguarda- ventanilla vieron que el primer tramo del María Alcaide, José Ferrer, Juan José Senent aclamaciones de la población, que daba nutriban, incertidumbre agravada con las manifes- puente se había derrumbado y que cuatro va- Ibáñez, un señor llamado Robira y cuatro hi- dos ¡vivas! á Abd- el- Aziz. jos, B. Alvaro Amigó y cinco señoras, doña taciones de los recién llegados de que eran mu- gones habían caído al fondo del oarrattCO. chos los viajeros que habían perecido en la ca- Los heridos fueron transportados á sus do- Francisca Caseta de Cubert, Alfonso Vara y micilios en camillas de la Cruz Roja. dos más cuyos nombres se desconocen, tástrofe. Entre los muertos figura el director de la suEn una de las salas de espera se había improvisado ua botiquín. En él fueron curados cursal del Crédito Lionés en esta plaza. AUTOMÓVIL RENAULT. -Autorizada por el NUEVO MINISTRO En el apeadero aguardaban el gobernador, preventivamente la ma 3 oría de los heridos. Tesoro público. Sorteo 23 do Dbro. El automóvil berá POR CA LB Son éstos María Valgañón, viuda de Sonats, el alcalde y los doctores Moraya y Vínolas, con exhibido por Madrid durante unos días para qne el MONTEYIDBO, í 3i le cuarenta y tres años, herida en la mano iz- el personal déla Cruz Roia y enorme eentío. público pueda apreciarlo. Pote 1 peseta dos núu a sido nombrado ministro de Negocios Ex- meros, más 5 céntimos por timbre en las Loterías. quierda; su sobrina Manolitc Solanit, herida 1 tranjeros el Sr. Bacchini, periodista v ex en una pierna; Bernardo CheSp y su esposa Vinos Rioja, Compañía Vinícola Norte España. Depódiputado. Ramona Alvarado, heridas en inanoa y pier- sito en Madrid. G. Ortega, Preciados, 1 Róehiiia. Dentista. Barauill 8O. I. CATÁSTROFE C o r d e l lugar de la catástrofe. El espectáculo que presenciamos fue espantoso. La máquina estaba tumbada sobre un terraplén, dos vagones habían rodado por él y estiban también caídos, otros dos aplastados en el fondo del barranco y sobre ellos otros dos más. Cuando nosotros llegamos, habían sido recogidos cinco muertos y 22 heridos. Entre los topes de los vagones veíanse aplastados, triturados, mutilados horriblemente, Otros diez cadáveres. Según los informes que en la confusión del momento pudimos recoger sobre el terreno, la catástrofe se debe á la rotura de uno de los estribos de madera que sostenían la parte final áel puente, que se hallaba en pésimas condiciones de seguridad. Declaran los heridos que la velocidad del tren al entrar en el puente era enorme. Los primeros auxilios prestáronlos los vecinos de Cambrils y Montroig, curándolos el médico titular de este último pueblo. En cuanto se tuvo noticia de lo ocurrido, acudió el escuadrón de Caballería de Reus, que se encontraba en aquellos alrededores realilando un paseo militar. Censúrase muy duramente á la Compañía Sel Norte por la inseguridad en que se encontraba el puente, y más aún, por su negligencia en prestar auxilios. En todo el día no se ha presentado un solo empleado técnico para dirigir los trabajos. La Compañía se ha limitado á enviar seis obreros sin material de ninguna clase. El gobernador civil, en vista de tal abando 10, dispuso que el ingeniero de Obras públicas jue con él iba en el tren de socorro dirigiera tos trabajos con jornaleros de los pueblos próximos. Intentaron extraer los cadáveres que habían quedado bajo las ruedas y entre los topes, pero? omo se carecía en absoluto de aparatos y eiementos para mover la enorme masa de los Coches, hubo que desistir de la empresa. En vista, pues, de que no se podía hacer nada, el gobernador regresó á Tarragona. En el lugar de la catástrofe quedan fuerzas de la Guardia Civil custodiando los cadáveres extraídos y los efectos, maletas, baúles, vasos de mano, que se han recogido del interior de los coches. E N EL LUGAR DE LA Acabo de regrpsarconell Comunican de, Heathersidie (cerca de Cutn berley) que ayer ocurrió un grave accidente, del que fue víctima el general Cahrille. Este guiaba una motocicleta, que chocó violentamente contra un automóvil, ocupado por el general Rawbinson. El motociclista sufrió tan terrible golpe, quk falleció poco después. La víctima y el general Rawbinson fueron compañeros de armas es la guerra anglo- boer. MARRUECOS PO T 1. ÉOKAÍO T CAU. B PARÍ J Í T. pV efíere Le Malin, en un despacho de su c a 1 rresponsal, que en Casablanca se ha promovido un incidente entre el general Drude y el representante de la Compañía argelina, parque la tropa francesa ocupó un edificio propiedad de aquélla. Dicho representante ha exigido una indemnización, amenazando con traspasar la propiedad de la casa á una empresa alemana. TANOER, tS, I t Rifa de un Elegante