Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 9 o5 A B C MARTES 26 DE NOVIEMBRE DE 907. OCHO PAGJNAS. EDICIÓN 1. Figuraos que apenas abierta la sesión, Mauricio Barres tose, se prepara y dice: Señores... Es el 96 año que nos reunimos pard. celebrar y recompensar la virtud... Y un fuerte murmullo impidió al orador continuar... Nadie podía sospechar que Mauricio Barres fuera tan viejo... gedia clásica, su Deus ex machina... fotográfica! Pero seamos justos. Conquistada la sociedad por loa aparatos mecánicos que van repartiéndose todas las mnciones del individuo, lógico era que llegase á la Prensa la transformación atentatoria de nuestros destinos, y no debemos hacer nada por detenerla. Después de todo, el progreso de los periódicos va estrechamente unido á la marcha rápida y ascendente del mundo en que se publican. ¡Siempre su redaclp stadística municipal. ción estuvo á cargo de una máquina, que ha Durante la semana ha habido ido cambiándose por exigencias del públie pasada en París 315 nacimientos: 53 legítimos y su amo y señor; pero también su esclavo... Los escribió el cerebro, después la bicicleta, hoy la 262 naturales... los escribirá mañana... En efecto, los premios á la virtud van fotografía... ¿quién telégrafo y el teléfono son Tiempo hace que el siendo muy necesarios. también sus más prestigiosos colaboradores... Los brillantes escritos de estos cofrades clariviJOSÉ JUAN CADtNAS. dentes sólo exigen un modesto retoque; la coloParís. Noviembre. cación de las correspondientes partículas gramaticales, que luego indignan tanto á los estilistas. Olvidando por un instante los esplendores y las preeminencias de que disfrutamos, y que suelen molestar á mimstrillos tontos y á comerciantes temerosos de la competencia, tal vez ésta nuestra amargura pueda incluirse en un capítulo de la Economía Política. Trabajadores somos, en efecto, los periodistas, y como tales debemos alarmarnos cuando un nuevo instrumento de trabajo viene á substituir al que se fue llevando nuestro espíritu á cambio de nutrir nuestro cuerpo miserable, No sin protesta fueron llenándose las fábricas y los talleres de esos hombres artificiales que en esta edad maravillosa acortan, transforman ó reemplazan la labor de los humanos. Nuestros vecinos los cajistas de imprenta fruncen el ceño al contemplar la liinotipia, así como á nosotros nos perturba el fotógrafo, que arrellanándose lindamente en nuestro sitio de honor trae otros ácidos mejores que la pluma, aunque acaso no tan corrosivos. ¿Pero no fue el mismo periodista quien preparó el camino de este triunfo que ahora le asombra, le preocupa y le molesta... Sí. Cultivadores afanosos del minuto que pasa, pequeños Táeitos del suceso diario, los periodistas hemos derramado ante la Actualidad todos los perfumes, y la hemos consagrado todos nuestros amores, desdeñando el culto de algunas divinidades más exigentes... ¡Todo por ella y paradla... ¿Cómo censurarla porqu e hoy se engalane con otras joyas, olvidando un poco las que la ofrecimos... Mujer al fin, mejor que unas cuantas frases de sus galanteadores prefiere mostrar á las gentes su retrato... ¡Salve, Fémina inmortal! ¡Tu sola presencia basta para rejuvenecerlos viejos corazones! Así por tu invencible influjo, hasta el Periodismo siente ea sus venas el hervir de la sangre nueva, que la empuja á constantes transformaciones. Tuvo ayer un ojo como los cíclopes, y hoy, como Argos, tiene ojos innumerables... ¡Envanezcámonos con la semejanza, queridos compañeros! A la conquista del vellocino de oro fue la nave Argos, construida bajo la advocación de Minerva... ¡Oh misterioso y profundo simbolismo de la mitología Si yo me atreviese á tomar la representación de la clase amenazada, tal vez dijera que en nuestro enojo por la fotografía late una inmensa amargura literaria. Coa más ó menos bn- cer duelo de la semana entre el conde Recopé y el conde de Gramedo. Este ha sido el más serio, porque ambos adversarios resultaron heridos al primer A PRÉS LE PARDON Todo el indiscu- disparo, lo que prueba que los dos tienen A tibie talento de la una excelente puntería y que no en balde Rejane no puao sacar á flote el drama que pasan las tardes en la sala Gastine- Renette. Decourcelle ha querido hacer de la novela I o más gracioso es que cuando al conde de Matilde Serao, Afires lefiardon. de Gramedo y al conde Recopé los han inteL- a novela es quizá la mejor obra de la rrogado acerca de las causas que han motiinsigne escritora italiana; pero el público vado el encuentro, se apresuraron á exque va al teatro de la rué Blanche no está clamar: para psicologías, quiere las impresiones- ¡No se trata de ninguna mujer! fuertes, los efectos inesperados, y le aburren Y tal se van poniendo las cosas, que la las comedias como Afires lefiardon, cuya prin- gente, asombrada, se pregunta 1 cipal belleza es la suave melancolía con que- ¡Dios mío! ¿Será por cuestión de está escrita. hombres Después del perdón es una novela conocidísima en España, donde hasta creo que la han publicado en folletín varios rotativos. Escarmentad, pues, en el ejemplo que os ofrece Decourcelle, vosotros los que pensaseis llevar á la escena la triste historia que imaginó el fecundo talento de Matilde Serao. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS te su oficio y saben describir y marrar como manda el arte á que se dedican. ¡Y es doloroso comprobar que ante un fotograbado todas las descripciones desaparecen! Lloremos ¡ay! la impotencia de la palabra, pero no seamos tan injustos ni tan severos con nosotros mismos, pues no fuimos los únicos derrotados por el triunfo de lo plástico... Siempre lo que entra por los ojos de la cara ganó el corazón del público, y así se explica la popularidad y el poderío del teatro. Las multitudes prefieren lo que se ve á lo que se adivina, por muy inspirados que sean los vates y los comentaristas... ¿Es que la palabra humana está ya desgastada por el uso? ¿Es que sólo tiene fuego, animación, vida y poder cuando expresa los Palma de Mallorca. Señoritas que han tenido á su cargo la tómbola recónditos sentimientos del alma, y carece de? organizada para recaudar fondos á beneficio de los damnificados por las esas virtudes al pretender reproducir la vida Quién sabe! F O T MONTANER. inundaciones de Málaga y Cataluña. 1,0 cierto es que para las gentes sencillas la realidad ha de presentarse poco menos que tangible... ¡Barro somos y en el barro nos conademoiselle Sorel, la linda comedianta templamos! Sabemos que si es el espíritu quien del teatro Francés, acaba de celebrar prepara los hechos, es la materia vil quien los una interviú con un periodista inglés. ejecuta, y por tal causa los queremos palpitan uántos femeninos ojos habrán llorado al Para ser verdaderamente elegante, ha yi leer las desventuras de esta culpable dicho Cecilia Sorel, una mujer, necesita gas- J l ablemos de nosotros mismos. Ya que á dia- tes... Los ingenuos artistas que han pintado rio debe el periodista ocuparse de una las llamas del infierno, donde los reprobos supareja de Elena y Marco! ¡Cuántos femeni- tar 150.000 francos todos los años en toiporción de cosas que no le interesan personal- fren su justo castigo, apartaron más almas del les labios sonrieron compasivos anoche al lettes. mente, séale permitido discurrir un momento pecado que los ardientes predicadores. La prover en escena á estos dos aburridos Marco sobre su carrera, profesión, oficio ó como se digiosa pluma de Paul de Saint- Víctor, al can 1 Y luego ha agregado: y Elena Y es que no basta ser eminente nollame éste su modo de ganarse los garbanzos. tar la Venus de Milo, no nos inspira el mismo Yo gasto 200.000 francos al año. amor que se siente al contemplar la estatua... velista para llegar á ser buen autor dramáAhora bien; la Srta. Sorel gana en el tea- Tal es el derecho que yo invoco y ejercito en He aquí ahora mismo comprobado el triunfo tico. del mismo modo que un gran autor las presentes líneas, sugeridas por cierto codramático puede escribir muy malas nove- tro Francés 40.000 francos al año. lleno popular de lo giáfico, en el caso de ese abogado franHe aquí un problema que no sé si se atre- mentarioClaudiode amargura, que el unas pala- cés que se ha hecho construir un automóvil y cronista Frollo ha dedicado á las. En España tenemos ejemplos numedos tranvías diminutos para reproducir ante el rosos de novelistas insignes que fracasan verán á resolver las abonadas de la Come- bras de Le Temfis. dia Francesa, á las que aplasta con su lujo El diario francés, luego de referir las haza- Jurado un atropello. en el teatro siempre que intentan la conquisHay que servir la Aetualidad, y el público fias profesionales de Joé, redactor del Daily ta de la escena; y ejemplos también de au- la hermosa comedianta. Porque de 40 á 200 hay una pequeña Mirror, nos ofrece su semblanza en dos pluma- agradece que se le presenten los hechos con la tores que nos distraen y encantan desde el das No le pidáis que escriba artículos; sien- m a y o r aproximación posible... Después de escenario, y que en cambio en el periódico diferencia de 160. ¿De dónde salen? te el mayor desprecio por los artículos. El no todo, este triunfo debe envanecernos, ya que y en el libro nos aburren soberanamente. sabe sino obtener clichés y poner títulos sensa- siempre hemos luchado por la verdad ó por I Después del perdón, que es una excelente no- a Academia celebró ayer una sesión so- cionales. Jóé es el periodista de mañana... sus aproximaciones. En el fotograbado va hoy perdonarse Claudio Frollo, buenos tiemvela, resulta una pésima comedia, y la sig- lemne para entregar los premios con- pos del severo rememorando los explicación á todas partes, y puedeque la verdadel retoque de la fotografía, puesto nunca se nora Matilde Serao hará muy mal si in- cedidos á la virtud, y, como de costumbre, correspondiente, grabado con su el porvenir presentó sin velos... Y no nos alarmemos tamse indigna la sala ofrecía el aspecto de los grandes días de la Prensa, simbolizada porante instantánea poco, querido Frollo, porque la realidad nos terpreta de otra manera las cuatro salvas una de corteses aplausos que sonaron en el tea- de gala. fotográfica, que sólo ofrecerá á la curiosidad imponga cierta promiscuidad de retratos y de tro Rejane anoche á la terminación del esLos virtuosos premiaaos son un matrimo- del público los retratos de los héroes del día y reproducciones gráficas, no tan dolorosa como pectáculo. Siga escribiendo sus novelas, que nio que ha tenido 20 hijos, de los cuales- vi- la reproducción del suceso en que interven- parece á simple vista. ¡Todo lo que sucede es respetable, y es nuestro deber presentarlo para después de todo es una labor mucho más ven 16; una caritativa dama que ha recogido gan... No acompaño al querido colega en sus cen- que el público juzgue por sí mismo! Junto á la tranquila, puesto que aunque se equivoque y educado á 17 huérfanos, etc. etc. de un homicidio, bien podemos pude su inquietud y en algunos capítulos resulte lánguida y Si la virtud en Francia consiste en casarse suras, si bien participoviene á compartirante el del autor vera efigies que pesada, los lectores no han de ir á su casa á y tener muchos hijos, el número de virtuosos nuevo elemento tareas. Ya, sospechandonues- blicar la puede ser un del autor de un libro, que crimen. esta también hacer ruido con los bastones delante de su es, indudablemente, muy reducido, y se com- tras habituales modernísima evolución de la Prensa, tuve, ¿Qué nueva transformación aguarda á la puerta. En el teatro no son tan corteses los prende la concesión de estos premios, á ver hace tiempo, el honor de exhibir públicamen- Prensa de mañana... Tal vez el periódico cineespectadores, y cuando una escena pesa, el si el ejemplo sirve de estímulo. te mis temores en esta frase lapidaria: ¡Tem- matográfico; acaso el diario fonográfico por público se encarga de aligerarla, avisando Iya sesión de los inmortales fue una so- blemos los plumíferos! El porvenir, y aun el sesiones públicas; quizá el disco impresiona cariñosamente al autor... lemnidad más chic é interesante que las inau- presente, son del fotograbado... ¡Triste verdad, do y servido á domicilio... Sea cual fuere la guraciones de los Congresos del Alcohol y que empieza á comprobarse, invitándonos á la forma del Periodismo en el porvenir, siempre 1 de nuestras existirá el Después del duelo de del Calendario, que han resultado dos ton- reforma de redacción aptitudes... El nuevo com- trabajador Periodista; el modesto y honrado CABOS SUELTOS pañero es un fotógrafo. Dejémosá quien algunos desdeñan públicaBertaux por la caes- terías. le su sitio á nuestro lado, mientras llega el mo- mente, sin perjuicio de halagarle en secreto... El discurso pronunciado por Barres en la mento en que se quede solo, y recojamos los Así como él tiene que hablar en público de una tión de los quince mil francos... del ala otro duelo de Gómez Carrillo con un feroz Academia gustó extraordinariamente á la viejos clichés metafóricos para que aparezca porción de gentes á las cuales dedica en privacoronel por no sé qué motivos, pues Carrillo concurrencia, que le aplaudió con entusias- en sil lugar el cliché palpitante, que es todo do un justo sentimiento: el desprecio. realidad. ¡Ya tiene el periodismo, como la traes muy reservado... Hoy ha surgido el ter- mo, y creo que tuvo muy mal comienzo. ANTONIO PALOMERO gremente con su amante Marco Florio. Ambos se adoran locamente hasta el día en que el cansancio se apodera de los dos y dejan de quererse. Ya la cadena que los sujeta no es de flores, ya es un pesado suplicio; pero de pronto llega á oídos de Marco Florio que Andrea, el marido burlado, enamorado siempre de su mujer, está dispuesto á perdonarla. Como el hombre es un bicho incomprensible- ¡no siempre liemos de culpar á las mujeres! -Marco, que está cansado ya de su amante, al saber las buenas disposiciones en que el marido se encuentra, en vez de alegrarse, que sería lo lógico, y llevarle la alhaja de su mujer á casa, no sólo no lo hace sino que se enfurece muchísimo y siente que en su pecho retoña de nuevo el amor que él creía agotado. Surge la inevitable explicación, seguida de las consiguientes promesas de eterno amor, y los amantes van á esconder en un ignorado rincón su segunda luna de miel. Esta es breve, sin embargo, porque pasados algunos meses, Marco y Elena ven que ya no les queda nada por hacer, y cansados los dos, hartos el uno del otro, se separan amigablemente Marco se casará con una niña inocente con la que tuvo relaciones allá en la infancia, y Elena se aprovechará del perdón que su marido la ofrece para volver al hogar de Andrea. Y ya tenemos casado á Marco y á Elena unida de nuevo á su esposo. Pero aquí es donde comienza lo bueno. Andrea, que ha perdonado, no pudo olvidar, y atormenta constantemente á Elena con sus celos retrospectivos, porque quisiera ser amado de ella con los mismos arrebatos, con el mismo ardor con que Elena quiso á Marco. ¡Ay! Esto es imposible... Todas las primaveras echan flores, como dijo el poeta; pero ninguna mujer podrá querer dos veces con el mismo fuego... En tanto Marco no es más feliz... Casado con una niña inocente al parecer, sediento de amores tranquilos, encuentra en su espora una amante más bulliciosa aún que la qae acaba de abandonar. Y como ni Elena puede aguantar los ceios retrospectivos de su marido, ni Marco 1 as exigencias y engaños de su mujer, ambos vuelven á buscarse y de nuevo se unen condenados á vivir eternamente juntos. Pero, ¿es que se aman? No... Procuran creer que sí aunque en el fondo ven que el amor está bien muerto; pero se resignan y expían así el delito de traición que cometieron. Elena Guaseo ha abandonado áá su esposo, Andrea Guaseo, para irse vivir ale- llantez, nuestras P m W u t W j J lili lfrlW lll M UN NUEVO COMPAÑERO