Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T 7 n las costum bres que constituyen el fundamento del bienestar de los pueblos modernos, los hábitos de la previsión y del ahorro, que son la base de la bienhechorainstitución del seguro, han llegar do á lograr un verdadero y positivo arraigo. Poco dado á mirar hacia lo porvenir el carácter español, y más dispuesto á resolver cotidianamente el problema de la subsistencia diaria que á precaverse contra las probables contingencias de un porvenir incierto, hizo que en España costase no poco trabajo el arraigo del seguro de vida. Y no es que utópicamente pensemos en la soñada concepción del seguro obligatorio, en virtud del que quedarían resguardados del infortunio y la miseria muchos seres que por ignorancia ó abandono de sus jefes de familia perecen en la ruina y la pobreza. Pero ya que en las leyes escritas no haya cabido esta hermosa idea, existe, debe existir obligatoriamente, por mandato imperioso de la conciencia en todo hombre honrado amante de los suyos y de sí mismo que, sacudiendo su apatía, acuda á esa institución, poniéndose á cubierto de los embates de la desgracia, de las veleidosas mudanzas del hogar, y garantizando el porvenir de los hijos, la vejez de los padres, la viudez de la esposa ó la propia decorosa existencia. Para llegar á convencer siquiera á nuestro pueblo de la importancia del seguro, era necesaria la labor prolija, insistente y continua, seguida con maravillosa y hasta heroica constancia por entidades respetables y poderosas, propagando y difundiendo las nuevas doctrinas para que en el indudable avance de nuestras costumbres principiase á arraigar su beneficioso empleo. Entre ellas, como una de las más entusiastas, resueltas, y á decir verdad, desinteresadas, figuraba una importantísima, que recibida en un principio con la apatía que desgraciadamente suele caracterizar algunos de nuestros estados Sociales, ha logrado, merced á su gran energía y constancia, ciertamente plausibles, abrirse camino en la opinión cuando ésta, fría y ciegamente, parecía aletargada, para llegar á conquistarse un puesto envidiable, consiguiendo hacerse popular y reputada y reconocidamente estimada de todos. Nos referimos á La Equitativa de los Estados Unidos. Cuantos siguen de cerca la marcha y desarrollo de estas interesantísimas entidades, conocen perfectamente á la que justa é imparcialmente dedicamos hoy estas líneas. Constituida en Nueva York en 1859, en los albores de las aplicaciones prácticas del Seguro, hubo de consignar el capital de 100.000 dollars que exigía la ley (de aquel Estado de 1853 para responder de sus primeras operaciones, al que fijó un interés que no puede exceder del 7 por 100 anual, realizando sus negocios bajo la forma mutua, según previene el artículo 6.0 de sus Estatutos, y acogida, desde luego, con generales simpatías en la República norteamericana, principió á funcionar bajo los mejores auspicios y rápidamente, en creciente progresivo desarrollo, llegó á adquirir su ya ha tiempo enorme fuerza financiera, basada de modo primordial en la firme solvencia que ofrece á sus asegurados. Y celosa su administración de ofrecer cuantas mayores garantías posibles, no sólo cuida de dar á sus balances y operaciones constante publicidad, sino que hace someter las partidas que las integran al informe de peritos contables juramentados de Nueva York y landres, como prueba la más eficaz á garantir su recta y escrupulosa contabilidad anualidad, la de 1906, ha llegado á 7.289.734,91 dollars, ó sean 37.780509,11 pesetas oro, suma no igualada en el mismo período por ninguna otra Compañía similar del mundo. El total satisfecho por la poderosa Sociedad desde 1859, fecha de la fundación de la misma, según hemos dicho, se aproxima con mucho á 3.000 millones de pesetas oro, llegando á cerca de 26.000 millones el total de seguros suscritos por ella, cifra que, en igual período, no creemos tenga precedente en los anales del seguro de vida. Pasando á ocuparnos de la Dirección general de La Equitativa de los Estados Unidos para España y Portugal, diremos que comprende dos sucursales, correspondientes á cada una de las mencionadas naciones, habiendo sido debidamente autorizada la española por Real orden de Octubre de 1882, contando, por tauto, un cuarto de siglo. Los progresos realizados por esta Dirección son real y efectivamente inmensos, como preciso es reconocerlo ante la evidencia indudable de los hechos. La cartera que posee de seguros en curso, es elevadísima, bastando tener en cuenta para convencerse de ello el importe que La Equitativa de los Estados Unidos paga por derechos de timbre al Estado, dato tan terminante cuanto fácil de comprobar. Refiriéndonos á la Dirección de Madrid, sabido es que en ella radica la general para España y Portugal, elegantemente instaladas sus oficinas en el soberbio edificio, propiedad de la Sociedad, digno, á decir verdad, del de Nueva York, y del que pueden dar idea los varios fotograbados que acompañan á este artículo, al frente de las cuales se halla un inteligentísimo y competente director general para ambos países, el Excmo. Sr. D. Juan Ángel Rosillo, á cuya firme constancia é incansables actividad y celo se deben, en primer término, los grandes triunfos alcanzados por esta importante Sociedad en nuestro país. Cumplidora hasta con exceso de los preceptos legales en ambos mencionados países, la poderosa entidad de que venimos hablando no se limita á publicar íntegros sus balances anuales en los diarios oficiales, sino que lo hace le- estas cuatro ventajosas aplicaciones, á saber, ó se cobran en metálico, ó emplearlos para el pago en parte de una ó vanas primas, ó se compra con su importe un seguro saldado adicional, ó, por último, se agregan al haber de la póliza devengando interés de 3 por 100 anual y retirables en cualquier aniversario del seguro. En las nuevas pólizas el riesgo lo asume la Sociedad desde el primer momento, excepto el suicidio en el primer año, pasado el cual el contrato es indisputable, no conteniendo la menor restricción respecto á viajes, residencia ni profesión, conteniendo valores garantizados en liquidación á metálico después de la tercera anualidad. Transcurrido este tiempo garantiza también y determina los valores para un seguro liberado, proporcionalmente reducido, libre de primas sucesivas y con igual vencimiento que el original; ofreciendo además la ventaja de que, si se dejase de pagar alguna prima, el seguro, se convertiría en uno exento de primas, prolongado automáticamente por su importe total por el tiempo señalado en la tabla inserta en la póliza, la. cual contiene también los valores correspondientes en anticipo al 5 por 100 de interés anual que la Compañía haría sobre la póliza desde el tercer año, sin más garantía que su entrega. Respecto al vencimiento de estas pólizas que, como se ve, son la última palabra en materia de seguros, aún presentan mayor flexibilidad, puesto que el pago del capital puede hacerse de una sola vez ó en varias, vitalicios ó limitados, como el asegurado estipuló ó como el beneficiario disponga si aquél no lo dispuso. Como 3 e desprende de cuanto hemos dicho acerca de esta nueva y por todos conceptos ventajosísima clase de pólizas, la mencionada combinación constituye realmente el desiderátum de cuanto el más exigente en materia de seguros pudiera desear. Dentro de esta póliza uniforme conviene in dicar aquellas peculiares ventajas que ofrecen sus diferentes formas. Fijémonos en el seguro de vida entera con primas vitalicias, por el que se contrata el pago de la póliza á la muerte del asegurado, siendo una de sus condiciones características la de que con una prima reducida Otra forma de los seguros de esta importan, te Compañía es el denominado Dotal perfecta y acertadamente combinado por aquélla, de tal modo, que la previsión aparece en estrecha relación con un ahorro positivo, puesto que ss el asegurado sobrevive al plazo estipulado, el seguro vence pagándosele á él mismo. EDIFICIO DE NUEVA YORK Y finalmente, opera también las rentas vitalicias, que como todos sabemos, son hoy más que nunca de útil aplicación, vista la persistente baja en el tipo de interés sobre inversiones de primera seguridad. Estas las realiza inmediatas esto es, que mediante la entrega de un capital, el rentista empieza seguidamente á disfrutar la renta basta su muerte. Diferidas comprando con una entrega la renta á cobrar después de un número de años determinado, ó con limitadas cuotas anuales hasta el año en que ha de comenzarse á cobrar la renta. En conjunto contratándose sobre la vida de dos personas y á pagar mientras viva una de ellas. Y, de supervivencia por la que una persona contrata que á su muerte empiece á pagarse á otra determinada una renta mientras viva. Todas estas combinaciones están de tan perfecto modo estudiadas y dispuestas que puede asegurarse que no habrá caso alguno, por extraño y original que parezca, al que no pueda aplicarse prácticamente una fórmula de seguro en La Equitativa de los Estados Uniros. Esta importantísima Sociedad, no sólo ha sembrado en nuestro país el beneficio inmenso del hábito de la previsión, más generalizado, gracias á ella, cada día que pasa, sino que constantemente demuestra la eficacia de tales hábitos pues á nadie puede ocultársele que un seguro satisfecho rápidamente es en muchos casos doblemente beneficioso, y ya queda dicho con qué rapidez extraordinaria liquida sus operaciones La Equitativa Mucho más podríamos decir descendiendo a detalles para deducir nuevas y numerosas ventajas de todas estas clases de seguros; pero como los folletos que esta importante Compañía edita, dan amplias noticias de todas estas combinaciones, pudiendo, por otra parte, dirigirse cuantas personas lo deseen á sus oficinas de Madrid en demanda de cuantos detalles, informes y noticias pidan, creemos baste con lo que dejamos indicado para formarse una idea de las inmensas ventajas que los seguros de La Equitativa de los Estados Unidos ofrecen á cuantos acuden á ellos deseosos de poner los sagrados intereses que representan el porvenir de su familia al amparo de tan útil y seria entidad aseguradora. Réstanos, por tanto, tan sólo invitar á cuantos aman á los suyos, llenen sin compromiso alguno y como mera curiosidad para su estudio, el boletín que figurando al final de estas líneas puede ser el principio de una saludable previsión que ponga á cubierto todos los sagrados intereses por que su conciencia debe hacerles velar. Seguros estamos de que craantos sigan este consejo habrán de agradecérselo al periódico que se lo dio, proporcionándoles al mismo tiempo la ocasión de realizar una de las más nobles y naturales aspiraciones de la vida: la de garantizar en lo posible para lo porvenir el bienestar propio y el de la familia. DESPACHO DE LA DIRECCIÓN EN EL EDIFICIO DE MADRID PALACIO EN MADRID Sin necesidad de citar cifras referentes á la brillante situación de la entidad de que hablamos, y fijándonos tan sólo en las que respectan á los dividendos, consignaremos únicamente el dato elocuente de que La Equitativa de los Estados Unidos viene desde hace bastantes años pagando por tal concepto una suma á sus tenedores de colizas que, en una sola galizar por el cónsul respectivo en los Estados puede la Compañía dispensar la mayor protecUnidos, traduciéndolo después, en lo que á Es- ción á cambio de la continuidad de ésta hasta paña se refiere, por la Interpretación de Len- el vencim lento, atenuando la carga que la proguas del ministerio de Estado. longación de la prima representa el aumento Desde la autorización de la Sucursal espa- que tienen los dividendos anuales á medida ñola lo pagado por La Equitativa á sus tene- que la póliza gana en antigüedad, conteniendores de pólizas en España se eleva á la im- do, además, después del tercer año, todos los portantísima cantidad 3657.124.664,84 pesetas, privilegios en rescisión y préstamo y Seguro dato que habla en favor de esta entidad con saldado y prorrogado de que antes hablamos mayor elocuencia que cuanto nosotros por En el de vida entera con primas limitadas, 1 nuestra cuenta pudiéramos decir. el asegurado contrae su obligación á diez, I Las pólizas en vigor que emite esta Compa- quince, veinte, veinticinco ó treinta años, con ñía, sujetas á las jurisdicciones legales, respec- lo que disfruta las ventajas de saber ciertativamente, de Madrid y Lisboa, por capital de mente que nunca pagará á la Compañía más 5.000 á 1000 000 de pesetas, da un término me- que lo que haya convenido; que si la prima es dio sobre cada vida asegurada de 16 500 pese- algo más elevada, también los dividendos, vatas, estando facultada esta Dirección general lores en liquidación, préstamo, etc. se aumentan para aceptar solicitudes y emitir pólizas obli- en dicha clase, y que al final del plazo convenigatorias para la Sociedad y asimismo para do tiene el seguro completamente liberado y en acordar el pago de las mismas por siniestro, vigor, por 1 anto, sin necesidad de nuevo desemsiendo muy de notar la rapidez y diligencia bolso y participando de los dividendos. con que procede. Durante el pasado año el número de siniestros ocurridos importó 2.249017,92 pesetas, de las que el 87 y medio por 100 fueron abo Nombre nadas dentro de los cuatro días de presentadas las pruebas y la mayoría de éstos en el acto de Señas de su domicilio la presentación de aquéllas. Pasando á examinar ligeramente las moderCantidad anual que dedicaría ai sostenimiento del seguro nas y perfeccionadas aplicaciones del seguro que La Equitativa dejos Estados Unidos hace Profesión en España y que dan lugar á excelentes combinaciones, debemos, en primer lugar, citar la Día, mes y año de su nacimiento nueva póliza uaiforme del dividendo anual, que, como su nombre indica, responde á la actual ley de Seguros del Estado de Nueva York, Si tiene usted la bondad de llenar los anteriores huecos y remitir esta hoja bajo sobre dicuyo objeto, ciertamente muy favorable para rigido á la el asegurado, consiste en emitir pólizas que, ante todo, atienden al mejor interés de éste, Sucursal Española le dándole como controle de la operación la severa ley norteamericana, dictada en el país donde UITATIYA el desarrollo del seguro es mayor. DIADBIB En estas pólizas, en las que al máximum de garantías se unen cuantas ventajas y liberalirecibirá usted, a vuelta de correo, explicación detallada de diversas combinaciones de seguro dades son posibles, se obtiene siempre participación en los beneficios á dividendo anual, que habrán de interesarle, adaptadas á su edad y circunstancias especiales. dividendos que ofreces al asegurado una de