Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 900 A B- e J U E V E S 21 D E N O V I E M B R E D E 1907. O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE HIGIENE i. PAGINA í P O P L A S DEL JUEVES. AMOROSAS D. JOSÉ ANTONIO MORENO CEBRIAN No tiene complicacioMes el amor de una soltera CARTAGENA. GRAN MEDALLA DE ORO porque de cualquier manera se rompen las relaciones; pero con una casada el lance es comprometido si la ha tocado un marido que se entera y no se enfada. Porque lo enreda el demonio y, cuando el cariño cede, resulta que no se puede romper con el matrimonio. HÓrAS MUNICIPALES En papel ordinario me escribía frases apasionadas con el mismo sabor de la ambrosía llamándome su nene y su lucero. Ahora las cartas vienen perfumadas... ¡pero siempre pidiéndome dinero Muere el amor de soso si no es desconfiado, y á no existir los celos habría que inventarlos. Por eso los amantes para apretar los lazos, si no hay agravios ciertos pelean por los falsos. El hombre es siempre el mismo. No perdona que le vea marchar indiferente la doncella inocente á quien traidor engaña y abandona. y quiere que entretanto él busca otros amores, la ofendida siga bañada en llanto y acordándose de él toda la vida. No temo, niña, al infierno, si tú también te condenas. Lo que temo es que nos frían en diferentes calderas. La he jurado á Dolores que la idolatro. Si me admite por novio. y a tiene cuatro. Me quitó la ilusión Estefanía rindiéndose á mis ruegos de repente, porque yo la adoraba justamente por creer que jamás se rendiría. H a y majaderos que emplean brillantes como reclamo, para que diga ¡te amo! la mujer á quien desean, y si resultan triunfantes, se quedan muy convencidos de que los correspondidos son ellos, no los brillantes. SiNEsio DELGADO. SETECIENTOS MILLONES o n t r a lo que todo el mundo cree, la afición por las tarjetas postales no decae, aument a más cada día. Las últimas estadísticas arrojan la enorme cifra de 700 millones de postales fabricadas en Alemania en lo que va de año; una gran parte de las cuales fueron exhortadas á España y adquiridas en su mayoría por la casa Thomas, lo que no tiene nada de extraño, por ser esta casa la que hasta ahora ha trabajado dicho artículo, sin competencia. En lo sucesivo puede no ser igual, pues se h a inaugurado una competidora, Palais Postal, Fuencarral, 2, que presenta una magnífica exposición con millones de modelos diferentes, y que necesariamente tiene q u e restar algo al antiguo y conocido comerciante p j l jardín de la Veterinaria El alcalde manifestó ayer q ¡x había celebrado lía conferencia con el d e t o r ie f ques y Arbolados acerca de la tala de árboleSi UN INVENTO NOTABLE. VIA SOBRE TRAVIESAS DE HORMIGÓN ARMADO Y ESTRIBO efectuada, no se sabe por quién, en eljardíflo la Escuela de Veterinaria. CON MORDAZA CORRECTIVA PARA SUJECIÓN DEL RIEL Añadió el conde dé Pefialver que el jardi I as grandes Exposiciones interesan siempre convencidos de la importancia y mérito üe este mencionado no pertenece al Municipio. de un modo extraordinario, no solamente invento, sancionado ya por certificados de noal público en general, sino á las personas inte- tables ingenieros que el Sr. Moreno Cebrián C 7I paseo de la Castellana. El alcalde se propone llevar á la práctic ligentes y á los hombres de ciencia, pues ade- ha obtenido. Resulta, además, completo el invento, pues- el proyecto del Sr. Aguilera, de prolongar el más de dar á conocer productos y procedimientos industriales no vulgarizados, preséntanse to que su autor h a conseguido hacerlo prácti- paseo de la Castellana hasta el iniaediato pu en la inayoría de ellas alguno ó algunos inven- co, logrando reducir el coste de las traviesas blo de Chamartín. tos recientes, hasta entonces desconocidos. Y en cuestión, fabricando éstas con sus herrajes p l concierto de los panaderos. éste es el aspecto más importante de los gran- completos á 11 pesetas La El invento que nos ocupa, y del que su au- pan, hoyantigua Sociedad de repartidores de des Certámenes. constituida en fabricante, se t o r t i e n e concedida al concierto con el Ayuntamiento para adhiere regola patente, ha sido some- el precio del pan. tido a p r u e b a s decisiDicha Sociedad formará parte de la comisio vas, y está ya adoptado en el muelle del encargada de la regulación mensual del precio puerto de Cartagena del aludido artículo. por la Junta de Obras A cobrar. del mismo, donde con Los dueños de locales ocupados por 1 un movimiento diario escuelas municipales pueden pasar á cobrar de más de 300 vago- Tesorería municipal los alquileres todos lones y peso de 3.000 to- días hábiles, de diez á doce de la mañana. nel a d a s de mercancías, ha dado resultados admirables. ÉXITO CONFIRMADO Las traviesas ideadas por el Sr. Moreno fírmase, más á cada día, que pasa el éx j Cebrián están llamabrillantísimo logrado en la Exposición das á obtener un éxito automóviles que se celebra en París actua inmenso, pues su apli- mente por los nuevos modelos de la impo cación ventajosísima tante casa Dion- Bouton, expuestos en el Grafl en todos los casos será Palais. insubstituible, p a r t i Estos carruajes, denominados por la ca cularmente en los te- constructora Modelos igo 8, tienen como nota ca rrenos húmedos, pu- racteristica condiciones de confort excepciofl TROZO DE VIA FÉRREA MONTADO EN TRAVIESAS E E HORMIGÓN diendo asegurarse que les C ue los convierten en el vehículo ideal P Razón es la que dejamos apuntada, por la la patente obtenida por el Sr, Moreno Cebrián el interior de las poblaciones, y ademas cual puede asegurarse que en la actual Expo- h a de ser u n hermoso negocio. fuerza de sus motojes h a sido disminuida co sición Internacional, á la que han concurrido El inteligente Jurado del actual Certamen, relación á los modelos análogos fabricauo casas importantísimas de toda Europa y Amé- reconociendo la trascendental importancia del hasta la fecha. rica, una de las cosas más notables y trascen- repetido invento, ha concedido á su autor En el stand de la casa Dion- Bouton, en ej dentales es el invento cuya enunciación enca- Gran Medalla de Oro, recompensa tan alta Salón de Fmttomobile, está uno de sus directorebeza estas líneas, invento que ofrece extraor- como merecida, y que h a sido acogida con el hasta el día 30 del presente mes á disposid dinario interés, no sólo á las Compañías y Em- aplauso unánime de la opinión imparcial. de los señores compradores para enseñarle presas ferroviarias en funcionamiento y á las Junto á la instalación de las traviesas, pre- los modelos de referencia, probar los carru que en adelante se constituyan, sino á todo el senta también el Sr. Moreno Cebrián un mode- y acompañarles á visitar la fábrica si lo d mundo, p u e s t o que sean. viene á dar condicioEn Madrid pueden obtenerse también no nes de seguridad á las cías detalladas de los coches Dion- Bouton, o vías férreas, y á redudélo 1908, solicitándolas en la sucursal de 1 cir, por tanto, en canfábrica, establecida en el paseo de la CasteU tidad importantísima, na, 6 triplicado. la proporción de los accidentes en los caminos d e hierro, de los cuales, como es sabido, son causa prinLos marqueses de Aulencia salieron an cipalísima l a s malas para París y Niza. c o n d i c i o n e s de las vías. En París pasará gran parte del inviern L a s traviesas q u e señora de Beistegui, esposa del ministro de M constituyen el invento jico en Kspaña. del S r Moreno CeEn San Sebastián se h a verificado la bod brián son de hormigón de la bella señorita doña Isabel Valle, hija d armado, y en su estriMODELO DE CALDERA Y MAQUINA DE VAPOR la condesa de Lersundi, con D. Manuel S bo llevan una mordaFOTS. AMADOR za correctiva -uvatte. La ceremonia se celebró en familia. jeta el riel de un modo tan ingenioso como lo de caldera y máquina con aparato de bobiseguro y que imposibilita en absoluto la más na, todo hecho de madera y que constituye ligera variación del mismo. una verdadera preciosidad por su admirable Anoche salieron para Manresa los marq En su instalación presenta el Sr. Moreno trabajo. Este modelo, que ha llamado extra- ses de Aguilar de Campoo. Cebrián un trozo de vía férrea construida con ordinariamente la atención de los inteligentes, las traviesas por él inventadas, y á la vista de ha sido, del mismo moflo, premiado por el JuLos duques de Plasencia han regresado. aquélla los más orofanos en la materia quedan rado con ATedalla de Oro. Madrid. A DE SOCIEDAD BIBLIOTECA DE A B C 198 LA CASA DEL CRIMEN 109 -Acabemos, pues, con esa actitud en que hace tiempo te has colocado. Si te place llorar sin razón para representar el papel de victima sin haber sufrido el menor martirio, á mí me disgusta sobremanera. Detesto los ojos enrojecidos y los rostros resignados. Por otra parte, ¿qué justifica esas lágrimas y por qué te resignas? Las palabras de Enrique, y sobre todo la amarga ironía con que fueron pronunciadas, hirieron profundamente á Margarita. Levantó la cabeza y miró al rostro de su amante, pero sin hablarle. -Sí- -repitió el joven; ¿por qué y de qué te resignas? -De la vida que me haces pasar, Enrique- -contestó Margarita con reso ución. ¿Quiere decir que eres desgraciada? -Puesto que lo dices, ¿para qué h e de mentir? Sí, ¡soy muy desgraciada! ¿Te cansa vivir á mi lado? -Hasta el punto de rogar á Dios que me quite la vida. ¡Ahí- -exclamó Enrique. -Si eso dices, ¿qué diré yo? ¿Tú? -balbució Mar garita. ¿Tú? -Sí, yo- -continuó el joven, dejándose llevar de la cólera, que no le permitía medir sus palabras. -Yo, encadenado á ti por un lazo cuyo peso es mayor cada día; yo, que antesjvivía libre y alegre, y ahora sufro una larga y monótona cautividad; yo, que en la unión que condenan las leyes y reprueban los hombres, llevo todas las cargas y sufro todos los inconvenientes, sin gozar de ninguno de sus beneficios. ¿Qué has dejado por mí? Un viejo á quien no amabas. ¿Qué te he sacrificado yo? Mi independencia, mi porvenir, mi vida. ¡Y te quejas! ¡Prefieres la muerte á vivir á mi lado! Pues entonces, ¿por qué no me ayudas a romper este lazo funesto que nos une y esta cadena fatal que nos sujeta? Te doy la libertad que deseas. Estoy dispuesto á devolverte á tu marido. ¡Calla, Enrique, calla! -murmuró la joven con espanto. -Lo que dices es infame, y Dios te castigará. ¡Que me castigue, si así le place... Digo lo que siento. E n este momento se abrió la puerta del cuarto- tocador y apareció en el dintel el marido, pálido y terrible. ¡Enrique Varaer... -dijo con voz lenta y grave- ¡eres un miserarj le, y aquí está el castigo que Dios te envía! Y al decir esto se acercó á Enrique, el cual, helado de estupor y de espanto, retrocedía á cada p a s o que daba el comandante. Margarita, arrodillada, levantadas las manos al cielo, intentó dar un jgrito; pero su garganta contraída y sus labios secos se negaron á articular sonido. El señor de Ferny alcanzaba al joven, que seguía retrocediendo, fascinado por su mirada. El anciaao llevaba el brazo levantado; bajó la mano y la luz de las bujías hizo brillar el acero; el cuchillo desapareció hasta el mango en el pecho de Enrique, el cual cayó lanzando un suspiro. El comandante se dirigió hacia Margarita, que permanecía arrodillada. ¡Estamos vengados! -le dijo. -La sangre lava las manchas del honor. (Ahora, ven conmigo! ¡Ven... y lo olvidaré todo! Al escuchar estas oalabras, pareció recobrar la jovea á la vez las fuerzas I l o tram Arrastrándose de rodillas, llegó hasta el cadáver ensangrentado de St amante. Inclinóse sobre él y le arrancó el cuchillo del pecho. Dirigió á su marido una mirada animada en aquel momento por una expresión celestial, y dijo con horrible calma: ¡Acabáis de reunimos para siempre! ¡Le amaba á pesar de todo... ¡Le amaba... y voy á reunirme con él! ¡Al menos no me engañará en el mundo desconocido donde vamos á reunimos! Y Margarita, clavándose én el pecho el cuchillo, cayó exánime al lado de su amante El señor de Ferny, medio loco, abrió la puerta para salir. En el momento de llegar al dintel retrocedió. Gibby acababa de entrar en la habitación dando lastimeros aullidos. Acercóse á los dos cadáveres, calientes todavía, y los olfateó. Sin duda, con ese instinto que Dios ha dado á ciertos animales y que se acerra tanto á la razón, comprendió la verdad, porque, olvidando su debililad, se arrojó sobre el asesino é intentó morderle en el rostro. El comandante, sin darse cuenta de lo que hacía cogió al animal, y enlazando las manos alrededor del cuello de la oobre galguita, la ahogó. El cuerpo de Gibby cayó desde lo alto de la escalera al vestíbulo. Veinte minutos después, u n anciano marchaha con paso inseguro y vacilante, como si estuviera ebrio, ea dirección de la orilla del Sena, á unos cien metros del dalet de las Lilas. La luna rielaba en las tranquilas ondas. El anciano se detuvo á la orilla... Pasaron algunos minutos... Después oyóse un ruido sordo: los rayos de la luna oscilaron en un gran circulo que se extendía en el agua hasta el infinito. Esto duró dos ó tres segundos. Después... borráronse las ondas del Sena... y desapareció el circulo. No se ora náás ruido que el débil cabrilleo de las transparentes aguas deslizándose por su cauce. En la pendiente de la orilla no había nadie... El comandante se había a r r s jado al Sena, y en la silenciosa casa, Enrique y Margarita, unidos por la muerte más estrechamente que lo ha -ían estado por el amor, doasúaja. uno junto al otro el sueño eternoFIN