Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O 900 ABC. J U E V E S II DE N O V I E M B R E D E 1007. O C H O P A G I N A S EDICIÓN PAGINA 5 y durante algunos momentos haj gran confusión en estrados, pues hablan lodos á la vez. El presidente agita la campanilla y se restaH L VUELCO D E UN La sesión de ayer blece la calma. tarde dedicóse en El testigo dice que tui puede dar los nomTRANVÍA. T E R C E- absoluto á exami- bres de los empleados, porque éstos serían deRA SESIÓN nar á los testigos de clarados cesantes inmediatamente. las acusaciones. A otras preguntas afirma que, á su juicio, peelaró en primer término Patricia Quirós. debióse el sinie, stro al mal estado del material afirmando que á consecuencia del vuelco de la de la Compañía, y termina su interesante dejardinera sufrió una lesión en el brazo izquier- claración diciendo que oyó á Iws Sres. Marting do. Añade que su esposo murió cinco días des- y Foronda que la pendiente la Carrera de pués de la catástrofe por efecto de las heridas San Jerónimo era de c u a i i o y medio por que se causara, y que no pudo fijarse en los es- ciento. cuerzos que hiciera el cobrador, porque no le El Sr. Aragón solicita que también conste eía desde el sitio que ocupaba. en acta esta manifestación, porque entiende A preguntas de uno de los acusadores, dice que hay diferencia entre la cifra que indica el lúe se ha gastado unas 3.000 pesetas en la cu- testigo y la que el ingeniero de la Empresa ha ración de su herida. citado ante el Tribunal. Purificación Martí, otra de las viajeras del A continuación, pide este acusador que se tranvía, declara que tardó dieciocho meses en practique la medición de la pendiente para Curar de las lesiones que se produjo. comprobar la exactitud de ia declaración del Observó que el cobrador hacía inauditos es- ingeniero, y ver quién dice la verdad, pues este cuerzos por contener la jardinera. extremo relativo á la inclinación de la línea es María Fernández afirma que iba en el coche de extraordinaria importancia. Con uua sobrina y la criada. Recibió también I as restantes acusaciones se adhieren á la Ina herida, que tardó en curar noventa días. petición é igualmente el letrado defensor seD. Antonio Ortiz afirma que cuanto declaró ñor López Muñoz. en el sumario fué de referencias, porque realEl Sr. vSerrano Echevarría dice que no tiene lente no presenció la catástrofe. inconveniente en que se realice la diligencia A preguntas de uno de los acusadores dice que solicitan los acusadores, pero dando inter ue no recuerda haber celebrado en el Juzga- vención en la misma al ingeniero Sr. Marting, do del Congreso, siendo fiscal municipal, un toda vez que éste es un técnico. juicio con motivo de haberse precipitado por Las acusaciones se oponen á esto, pidiendo a. pendiente de la carrera de San Jerónimo un el Sr. Díaz Valero que uno de los que practicoche motor. quen la medición sea el director de Vías y Máximo Temprano, cobrador de la Compa- Obras del Ayuntamiento y otro el sobrestante ñía de los cangrejos, declara que todas las ór mayor. lenes que los empleados tenían que cumpilr I El presidente acuerda en principio acceder á partían de la Dirección y que entre aquéllas la práctica de la diligencia, pero ruega á los í guraba la de que no se maniobrase con las letrados que sean ellos los que señalen los peJardineras mientras no hubiera coches moto- ritos en vez de hacerlo el Tribunal. es que pudieran remolcarlas. Las partes prometen designar hoy los nomD. Braulio Briones y su hijo Antonio decla- bres, y se suspende el juicio. xí solo que su esposa y madre, respectiva- En la Sala quedan mientras se firma el acta Juente, murió en la catástrofe de la Carrera de los jurados, los defensores, los acusadores, los flan Jerónimo. procesados, todos confundidos, mezclados, coj Pablo Soria, conductor de la Compañía de mentando acaloradamente la marcha de los de ranvías, afirma que vio deslizarse por la pen- bates y los incidentes de la sesión. jifente la jardinera que se hallaba en la cabeza ¡Así da gusto! la línea; pero ignora á qué obedeció. UN PASANTE. Oofia ümerita Peco iba en la jardinera y se ni wii Causó en el vuelco una herida que tardó en Curar cuarenta días. Presenta la factura de los Sjistos hechos durante su enfermedad, y el pre dente ordena que se una á los autos. POR TELÉGRAFO í Rafael Garrido es el testigo cuyas maniHUESCA, 0 4 T. ataciones revisten más interés. Declara, en U oy se ha dictado auto de procesamiento ecto, que estuvo presenciando el día de autos contra Salvador Mantoa, director del DiaComo se enchufaban las jardineras en los co- rio de Huesca, á causa de la denuncia de que se S es motores, y que vio deslizarse la jardinera ha ocupado l i Prensa. pesar de ios esfuerzos que el cobrador hacía El procesado ha recibido una entusiasta feliOor detenerla. citación del Centro nacional español de BarceAñade que las dos ó tres personas que iban lona por su brillante campaña. 1 la plataforma delantera arrojáronse al suelo El Juzgado ha decretado la libertad provi injediatamente, razón por la cual el cobrador sional. podía maniobrar con libertad. Jlelata detalladamente la diligencia de inspección ocular que presenció, y añade que en Huella ocasión paró el ingeniero la jardinera poK TELÍanAro Por medio del torno, y con facilidad extraordiXOMA, 0, 8 N. naria. Agrega que ha oído á varios empleados de p n la sesión celebrada esta tarde por el alto Compañía afirmar que la noche del sinies- Tribunal que entiende en la causa segui se procedió á componer en los talleres el da contra el ex ministro Nasi y su secretario Lombardo, ha ocurrido el siguiente incidente: eno del tranvía... Al ver que negaba la palabra el presidente á El Sr. Serrano Echevarría, muy exaltado: Tiíios nombres, que diga el testigo los nom- uno de los defensores de Nasi, por resultar muy extensas sus explicaciones, todos los debres de esos empleados... El Sr. Aragón: Que consten en acta las ma- más letrados abandonaron el salón, entregannifestaciones que acaba de hacer al Jurado el do acto seguido á los periodistas una protesta contra el atropello de que acababan de ser ob eclarante. Las restantes acusaciones solicitan lo mismo jeto los derechos de la defensa. TRIBUNALES BOLSAS DEL DÍA 20 HOY OOTIZAOIONBS DIPEHBN ICÍAS CON ELOERRfc AN ERIOR DE MADRID I n t e r i o r al contado, Serie F -en diferentes series id I n t e r i o r fin corriente id Interior, ñn próximo. Amortizable, Serie F- -en diferentes series. -Carpetas Obligaciones del Tesoro A y u n t a m i e n t o de Madrid. Keaultas. -Expropiaciones del interior- -Oédulas del ensanohe Obligaciones de i a U i p n t a o i ó n Madrid Banco de E s p a ñ a Banco Hipotecario Banco Hispano- Americano Banco flspaüoi de Crédito A r r e n d a t a r i a de Tabacos Socied. Grral. Azucarera. Preforonrt- -OrdiriariH- Cédulas del Banco Hipotecario CAMBIOS. Francos Jjibias bl, 60 100,3 u i io. ao NJ, 50 N, 7o 10 u, 50 458,50 H 0, ¿5 10 (i t 0,15 0,15 0,10- -0,50 -f 1 1,25 0,5 U -0,15+ 0,03 ba, 7 101. ¿5 IÍ; S. DE BARCELONA I n t e r i o r fin de ntes Amortizable Banco Hiepano- Oolonial Aocioaes, Nortes- -Alicautea- -Orensos 81,65 Va, 50 6 r) 20 7,35- ¡11,10 +0,12 -f 0,90 V C, 1 B DE PARÍS Interior Kxterior R e n t a l raucuNH. Huso nuevo Turco A r g e n t i n o 4 por 100, 1 S 96 Brasil, i por 100, 1 SS 9 Xortes Zara rozas Andaluces Crédito Lionés Banco Nacional de Méjico Metropolitano Eiotinto. Thomson Be Beers Tharsia Uoldüslda. Band Mines 92,10 90,05 91,63 to, 10 Ü, J 5 0,05 0,05 0,07 Ú, U 5 500 1.571 580 Í; ¡6 -A. 158 76 -as f 6 Periodista procesado ÚLTIMOS DATOS É IMPRESIONES W ADBIfí E l contado del I n t e r i o r e s t á m u y firme, h a s t a el p u n t o de producirse áejjorí con el plazo; p e r o éste no se m u e v e n i ¿pesar de esto, ni á. pesar del alza de París. p A B I S Valores españoles en alza; los d e m á s fondos, vacilantes. LOS CONTADORES ELÉCTRICOS I J N A REUNIÓN B a j o l a presidencia de D. Fulgencio de Miguel se celebró ayer tarde en la Sociedad I, a Única una reunión de síndicos de los gremio. i para tratar de la cuestión de los contadores eléctricos. El presidente dio cuenta de la entrevista que la comisión había tenido con el ministro de Fomento, en la cual éste manifestó que las Compañías no tenían ningún derecho para cobrar el alquiler de los contadores, quedando sorprendido cuando el presidente de la Cámara de Comercio remitió un suelto á la Prensa diciendo que tínicamente quedaban excluidos del pago los que no utilizaran contadores de las Empresas. El Sr. Lafitte explica el alcance del Real decreto y defiende á la Cámara de Comercio. EL PROCESO NASl E! Sr. Frutos muéstrase opuesto al pago de alquiler. El presidente dedicó frases de elogio á la Prensa, que siempre se pone al lado de las causas justas y dice que la culpa del error no la tienen los periódicos, sino el ministro, que ha desmentido lo que primeramente manifestó á la comisión. L, a Cámara de Comercio no puede ser imparcial, porque los accionistas de la. s Empresas son los socios principales de la citada Cámara. Rectifica el Sr. Lafitte, explicando sus pala bras con respecto á la Prensa. El Sr. Navarro manifie. sta que los contadores han sido impuestos por las Empresas, cobrando gastos de entretenimiento y otros, que caen bajo el Código penal. Dice que la unión de los consumidores es necesaria para evitar el que siga cobrándose un artefacto que, en la mayoría de los casos, es de más estorbo que utilidad. El Sr. Alonso cree que lo que hay que hacer, ante todo, es pedir el abaratamiento del fluido eléctrico. El presidente advierte que el objeto de la reunión es sólo el de conseguir la supresión del alquiler de los contadores. El Sr. Isla aconseja que todos los éstableci mientos se den de baja en las Compañías. El secretario de la Asociación de Propietarios aboga por la formación de una Coopera tiva de consiiimidores, para suministrar el flui do eléctrico eu condiciones tales de baratura que haga ineficaz toda clase de competencias f imposiciones por parte de las Empresas. El Sr. Navarro pregunta si la Comisión t r a t algún plan formado. Después de una breve discusión suscitada por el Sr. Lafitte, se toman en consideración dos proposiciones: sobre cierre de tiendas al anochecer, una, y la otra sobre la reclamación judicial de los alquileres devengados por la. Compañías. El Sr. Lafitte propone que se encargue una comisión de letrados de estudiar el Real decreto sobre los contadores, para saber el derecho que puede asistir, tanto á las Empresas como á los consumidores, por entender que no hay manera legal de probar á las Compañías sus imposiciones. El Sr. De Miguel pide que la representación de síndicos visite a l a s Compañías, y, de no ac ceder éstas, recurrir á los letrados. Se lee una comunicación de la Asociación general de abonados ofreciéndose á los reunidos para cooperar al logro de los intereses que se ventilan, en lo que de ella dependa. Un representante de las Sociedades obreras de la calle de Relatores ofrecióse tauíQién, en nombre de éstas, para cuantos trabajos materiales put hacer en favor de los consumidores. El secretario de la Asociación de Propieta rios ofreció, en nombre de la misma, pagar cuantos gastos materiales puedan al pronto originarse. El Sr. De Miguel pidió que se reúnan los gremios dentro de quince días, acordándose así y dando por terminada la reunión minutos antes de las seis. v. n CHAMPAGNE MOKTEBELLO BS SE. P R E F E R I D O P e d i d f l m t a s e n a l m í b a r d e l4 a Pilart a I pí f gt cristales garantizados, ff i venta exclusiva, C r u z -44 LA CASA DEL CRIMEN 197 luz que salía de la alcoba, cuya puerta estaba entreabierta, subió precipitadamente la escalera del primer piso y se ocultó en el tocador que conocemos, á favor de la obscuridad que en él reinaba. Enrique y Margarita subieron á su vez y cerraron tras sí la puerta de la Habitación. A través del frágil tabique en que apoyaba su oído el comandante, no podía ver, pero podía oirlo todo. Enrique regresaba de m u y mal humor y en un estado de sobrexcitación nerviosa terrible. Había pasado el día entero esperando á Pamela en su casa, y la comedianta no había parecido. Durante algunos segundos anduvo dando vueltas por la habitación sin dirigir la palabra á Margarita. De buen grado hubiera dado algo por tener pretexto para reñir, siquiera fuese para dar rienda suelta al mal humor que sentía; pero el pretexto era difícil de hallar, porque, como sabemo. s, ella no se quejaba nunca. Por fin se detuvo ante Margarita. ¿Por qué- -le preguntó, -por qué tienes los ojos enrojecidos? -Sin duda porque he llorado- -contestó la joven con dulzura. ¡Ah! ¿has llorado? -No ke de ocultarlo, puesto que existen las huellas de mis lágrimas. ¿Y puede saberse- -replicó Enrique- -el motivo de esas lágrimas? -Sí. ¿Cuál? -La inquietud en que estaba. ¿Por mí? -Sí, por ti. ¿Y por qué? -Por la duración de tu ausencia. ¿Acaso no soy dueño de entrar como me parezca y á la hora que me convenga? -Desde luego, siendo, como eres, el señor. -V aun- -continuó Enrique, animado al ver surgir el pretexto de la riña deseada, -y aun de no volver. ¡Ah! -balbució Margarita. -No tardarás mucho en hacerlo. ¿Es una queja? -No. ¿Qué es, pues? -Una respuesta a l a s palabras que acabas de mciar. Sabes, amig mío, que no me permitiría nunca formular una queja, NÍ puedo, ni es mi voluntad exponerlas. Sres dueño de tus acciones, y tienes el derecho de buscar, además, una dicha que no puedo darte ya. ¿Qué significa esto? -exclamó Enrique. ¿De q é dicha kablas y q é quieres decir? -L que digo... y nada más. -Entonces, de qué te quejas? -N jne quejo, me resigno. Bnrique golpeó el suelo con el pie