Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 899 DE NUESTRO ENVIADO A B C MlbRCOLES 20 DE NOVIEMBRE DE J 907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN íes de su clase Pero 110 tarda en arrepen- de un modo, arruinándole, decide hacerlo. tirse, sintiendo rebelarse en su alma una se- Pero para esto tiene que arruinarse él tamcreta repugnancia contra aquel hombre que bién... y Brachard no vacila... Perecerá su se complace en arrastrarla á los lugares por fortuna, pero arruinará á Le Govain. él frecuentados, donde la obliga á alternar Este es el momento dramático que Bemscon profesionales del amor, con cocottes de tein estú 3 haciendo que situación tan cartel y vividores elegantes. dramática dure todo un acto. Nuestros draJerónimo, al apoderarse deAnnette, ha maturgos colocaban antes estas situaciones roto con su antigua amante, con Gracia al final de un acto, para que constituyeran Ritherford, y ésta, que le quiere siempre, le un efecto rápido; Bernstein, no... Bernstein persigue sin descanso, ofreciéndole abando- coloca la situación al comienzo del acto, y nar su vida de cocotte y entregarle toda sutiene al público interesado, anhelante, en fortuna, si se compromete á casarse con tensión, durante treinta ó cuarenta miella. Gracia ha sido una hormiguita, y a d- nutos... PAGINA 3 A B C EN PARÍS ÍANSON Ved la sala aei Renmssance en esta noche de gran premiere. Cada una en su palco, y rodeadas de invitados, amigos y admiradores, están Margarita Bresil, Ivonne de Bray, Lucy Romney, Marta Mellot, Magdalena Carlier, la Polaire, Susana Després, Raquel Lannay, Odette Dulac y Mad. de Riglés. Conversando animadamente hállanse el gran duque Alejo y Henri Rochefort, que quizá cuenta los motivos ocultos de su salida del Intransigente para baja para vengarse de su traición. ¿Iba á desafiarle? ¡Bah! Eso está bien entre gente distinguida; pero él, Brachard, antiguo mozo de cuerda en el puerto de Marsella, no iba 4 exponerse á que, además de deshonrarle, le asesinara Le Govain, afamado esgrimidor... ¡No... Prefería castigarle así: arruinándole... Ahora estaba arruinado, miserable; no podría llevar la vida de príncipe que los dividendos de los cobres le permitían, y tendr a que concluir casándose con Gracia, la cftco retirada, para no morirse de hambre... ¡He aquí su venganza, su gran venganza! Cara le había costado, pero ¡qué le importaba! Y antes de arrojar- -ii- -1 le de su despacho, evitar las murmuraciones que comienzan á correr por París. Otro Príncipe, el príncipe Galitzini, discute con el conde deVogüe. La familia del tenor Jean de Reszke se exhibe en otro palco. Jean Richepin y Viviani, el ministro de Trabajos públicos, asisten á esta solemnidad teatral, y elegantísimos, como figurines de sastre, lucen sus fracs impecables el conde Boni de Castellane, Fierre Wolff y Francis de Croisset. No falta la inevitable Liana de Pongy, espectro ataviado con galas vistosas, luciendo un descomunal sombrero que sujeta fuertemente tos colgantes rizos de la peluca rubia. La bañera donde está instalada parece una habitación en día de duelo: no cesan las visitas. En el patio de butacas hállase el todo París de los estrenos: literatos, autores, periodistas y crí- Boda del infante ticos. Adviértese, no obstante, la falta de tres críticos: los de Brachard saca los puños d ¿1 antiguo mozo de cuerda y descarga una lluvia de golpes sobre el noble y dístinguide señorito elegante. E? l último acto se desarrolla al día siguiente del Krach... Todo el mundo abandona al pobre ex millonario, y los marqueses d Andeline vienen á casa de Brachard para aconsejar á Annete que se separe de su marido, puesto que está arruinado. Pero Anaette ha sabido el ¿acrificic de Brachard... Este nuevo Sansón que lia arrancado las c nnas del templo ae la rué Vivienne, aplastando sufortunapara vengarse del afortuJT. nado rival que le robara el amor de sumujer; este millonario que así desprecia los millones, llena de admiración á Annette... No; ella no le abandonará... Ella se vendió á Brachard, es cierto, pero Carlos de Borbón con la princesa Luisa de Orleans. Los recién casados al salir de ía tará el contratorespey hasF O T CHUSfeEAU FLJW 1 ENS. capilla en que recibieron la bendición nupcial. ta tratará de querer a este coloso, más digVed, si no, esta terrible situación del acto no de ser amado que la gente de su clase miuistiando cuidadosamente sus encantos, L Eclair, Le Gaulois y Le Petit Journal, que i n Así se encuentra Brachard al final de la tencionadamente no han sido invitados ni ha sabido hacerse una renta bien saneada tercero del Sansón... Brachard ha preparado convenientemente obra dueño del corazón de su mujer. ¿Qué por el autor ni per eldirector del teatro. ¿Por que pondrá en manos de Jerónimo el día las cosas. Ha llamado á los agentes de Bolsa necesitó para esto? ¿Arrojar por la ventana qué? Cuentas atrasadas, pequeñas mortifica- que la lleve al altar. treinta ó cuarenta millones que poseía? Y ciones de otro tiempo, revanchas implacables... Calcularéis que el noble Jerónimo re- y ha dado orden para que lancen todo el pa- ciento. y mil hubiera perdido á gusto, porchaza indignadísimo las proposiciones de pel de los cobres egipcios depreciándole... que bien vale el sacrificio de todos los te Todas las localidades están ocupadas cuando detrás de la cortina suenan los tres Gracia, y ésta entonces, decidida á vengar- Esto es la ruina del negocio... No importa... soros de la tierra el amor de una mujer. golpes reglamentarios que anuncian el co- se, corre á descubrir á Brachard la traición Y para gozarse en la venganza llama á su Así termina esta comedia, la más hermodespacho á Le Govain, á fin de darle la node Annette y Le Govain. mienzo de la representación... Aquella tarde precisamente Brachard ticia de la ruina en el momento mismo en sa, la más genial de cuantas obras ha escrios marqueses d Andeline, de rancia no- debe partir de París. Annette y Le Govain, que la baja del papel le sea comunicada des- to Bernstein. El tipo de Brachard encontró perfecta encarnación en Guitry, indudablebleza, no han encontrado mejor medio que lo saben, han combinado un plan para de la Bolsa. Es un instante de intensa emoción... Bra- mente el mejor actor que hay en Paiís; el de pasar la noche juntos. Brachard finge el para restaurar sus arruinados blasones que casar á Annette, su hija, con el poderoso viaje y se instala en un hotel, y cuando se chard entretiene á Le Govain en su despa- Annette, ya supondréis, puesto que la habéis financiero Jacques Brachard, treinta veces presenta en su casa, á las tres de la mañana, cho hablándole de negocios brillantes, de aplaudido, cómo le interpretaría Simona Le proyectos fantásticos... Mientras, comienzan Bargy. su mujer, Annete, no ha vuelto todavía. millonario. No creo que se estrene en toda la actual Es la historia de siempf e, eternamente temporada obra de más arrestos, de mayor desarrollada en las piezas teatrales, ya que importancia que ésta, y el éxito fue tan esno en la vida real. Jacques Brachard es de truendoso que durante muchos días no se origen humildísimo; comenzó á trabajar hablará de otra cosa en el mundo literario. poco menos que de mozo de cuerda en el Hoy mismo Richepin entona un himno puerto de Marsella; pero á fuerza de energía, de alabanza á Brachard, ese romántico que de laboriosidad... y de suerte, logró un día va á llevar al Renaissance á todo París, y los verse en posesión de una espléndida fortucríticos unánhnes aplauden en el Sansón la na. Metido en negocios bursátiles tropezó mejor obra hasta hoy producida por el fecon el filón de los cobres egipcios, se comcundo talento de Bernstein. prometió en el asunto, le lanzó al mercado, y no sólo se enriqueció él sino que enriqueDernstem es supersticioso, tan feuperstició á muchos de sus amigos. J cioso como la señorita Lolotte- -una Y cuando se vio en posesión de tantos amiguita de la que otro día os hablaré. -Por millones y dueño del negocio de los cobres regla general, todos los autores son un peco egipcios pensó que era hora de forzar las supersticiosos, y en Madrid conocí yo alpuertas del gran mundo. Para conseguí? gunos que tenían raras manías. Estremera, esto, los autores dramáticos han dado ya que no fumaba jamás, las noches que estrehace muchos años la receta: el casamieuto naba se compraba un puro habano... Otros con una rotulada pobre que se presta á camautores hay que se compran botas ó sombiar los pergaminos por los billetes de Banbrero el mismo día que estrenan tina come co nuevecitos. dia ó un saínete. Jacques Brachard, millonario ya, se casó Bernstein estrena un traje cada vez que con Annette d Andeline, pero esta criatura estrena una obra... Además los títulos de orgullosa y necia le impuso condiciones: se sus obras han de tener precisamente seis lecasaba con el dinero, no con el hombre. Jactras- -Volem, Detour, Sáfale, Sansón- -y, por si ques lo aceptó todo. estas manías eran pocas, en todas sus obras La familia de los d Andeline es adorable. ha de haber un personaje que se llame ZamLa marquesa es frivola y tonta, como conbo. En Sansón el encargado de llevar este viene que sea siempre una marquesa arruinombre es un negrito que no sale á escena nada; el marqués es un vividor; Maximilieii, más que para servir el café, y que es el misel hijo, es un juerguista, no sin sentido prácmo negro que habréis visto sirviendo café La capilla de Wood Norton, donde se ha celebrado el matrimonio de la también en el hall del Elisee- Palace. ¡La protico. Entre los amigos enriquecidos por Braprincesa de Orleans con D. Carlos de Borbón. F O T CHUSSEAU FLAVIENS. piedad escénica ante todo! chard en la especulación de los cobres egipLo que no se sabe de las manías de Bernscios, figura Jerónimo Le Govain, el eterno Es al final de este segundo acto cuando á llegar los primeros avisos de la Bolsa... El señorito sin dinero, que ha metido en el ne- Annette regresa, asqueada, de la juerga, á la papel baja, el pánico se apodera de los po- tem es si el traje que estrena no se le quita gocio los últimos residuos de su patrimonio que Jerónimo la ha llevado. Sorprendida seedores de los cobres egipcios, que á todo ya hasta que vuelve á estrenar otra obra, y las cantidades qtie ha podido sacar á su por Brachard, audaz y fiera, confiesa su de- trance quieren desprenderse de aquellos va- porque en este caso- y si espera á que pase amante, la hermosa Gracia Ritherford. Con lito... Se casó con Brachard por interés; ya lores, y los agentes de Brachard continúan el éxito de Sansón para mudarse de ropa... ¡lo los dividendos enormes que los cobres re- se lo dijo... No füé un matrimonio, fue una lanzando las acciones al mercado, depre- vamos á ver enseñando los codos! JOSÉ JUAN C J ÍAS. parten, Jerónimo se da la gran vida y puede venta... Ella tenía derecho á un poco de fe- ciándolas, acentuando la baja... presumir de tener más rentas que muchos licidad- ¡á cualquier cosa llaman felicidad A la hora de cerrar la cotización, los co- París, Noviembre. que poseen sólidas fortunas. las mujeros! -vio á Jerónimo, le amó y se bres han sucumbido; Brachard está arruiNoble también de alcurnia Jerónimo, no entregó á él... ¿Tiene esto algo de par- nado, y con él todos los que poseían aquel AUTOMÓVILES papel. No podéis figuraros con qué alegría vacila en pagar á Brachard los beneficios ticular? da entonces Brachard á Le Govain la notque de él recibe, cortejando á Annette, asellegamos así al tercer acto... Brachard ha cia. ¡Están arruinados todos! diándola y haciéndola, por fin, su amante. Fábriua en Puteanx- Pavís Seine) Annette, por su parte, se entrega sin remormeditado su venganza, y comprendienY después le descubre el misterio... Le dimiento á Jerónimo, porque éste siquiera do que á Le Govain sólo le puede castigar dice que ha sido él quien ha provocado la Casa de venta exclusiva en España Paseo Ie la Castellana, uúm. 6 triplicado H- i; %5 1 ÍVÍ 4 i V f. i. f K L Y DE D 10 H B 0 UT 01