Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O 894 A B C. V I E R N E S i5 D E N O V I E M B R E D E 1907 OCHO P A G I N A S EDICIÓN i. puesta cada una de ell as de seis secciones. La distribución conveniente qv. e se haga y la amortización de plazas á que dé margen pueden ofrecer solución para este punto capital del problema. Cuanto á los locales, sólo con ensanchar los de las escuelas de Alfonso XII y Reina Victoria y construir el Ajruntamiento 23 edificios ad hoc, habrá ganado la primera enseñanza y el Municipio; suprimida de una vez la partida de alquileres, se habrá ahorrado en cada presupuesto por ello nada menos que 100.000 pesetas. informes que tenemos, irán á disputarla todos los Clubs de la Federación, con un total de 20 globos. Será indudablemente un acontecimiento. En las breves horas que estuvo en Madrid con su compatriota Hildebrandt, que también tomó parte en el concurso de San Luis, visitaron lo más importante de la corte, acompañados por los Sres. Kindelán, Gordejuela y Herrera. PAGINA 5 DE SOCIEDAD Anteayer falleció en Madrid la respetable señora dora Antolina Jiménez y Ceruelo, viada de Góngora. A sus hijos los señores de Altuna y Olea y D Rafael J. ttóngora, y á su hijo político don Vicente Romero Girón damos nuestro más sentido pésame. 1 Del extranjero han regresado ios suíore 8 de tB ei nard. f Ha marchado á Panb la duquesa de N ajera. fi, NOTAS MUNICIPALES J ice el alcalde. i, La enfermedad que aquejaba á la condesa viuda de Torata, ha tenido un funesto desenlace. Ayer falleció en Madrid esta distinguida jdama. Acompañamos en el pesar porque pasan a ssus hijos los señores de Castro Casaleiz, Goiscoerrotea y Cubillo, y á r. us hermanos los mar meses de Valdeterrazo. En breve se celebrará el enlace de la bella ¡Señorita doña Amelia Gálvez Holguín, con 50. Ángel Moltó, hijo del general de Artillería Julio. Los marqueses del Salar se hallan en París. L marqueses del Rafal han llegado á San Sebastián. Se encuentra en Madrid, en unión de su distinguida esposa é hijos, el ilustre hombre público argentino Dr. Luis V. Várela, ex ministro el Interior y ex presidente de la Suprema Corte de Justicia. Sea bien venido á este país, por el que ha bogado en la Prensa y en ei Parlamento de Bu patria, circunstancia que merece nuestra ¡gratitud y nuestro afecto. Hoy celebra su fiesta onomástica el joven y distinguido ministro plenipotenciario de la Reipública de Cuba en Madrid, nuestro querido tamigo el Sr. Dr. D. Eugenio Cantero y Herrera. Se encuentra enferma de cuidado la distinguida señora doña Emilia Pulido, hija del afamado doctor del mismo apellido. LAS ESCUELAS DE MADRID blicado su proyecto de reorganizacióu de la primera enseñanza oficial en esta corte. Los datos en tal estudio allegados, las deficiencias que con grave daño de la función y eficacia docente se han descubierto y la necesidad de orientar y desenvolver la enseñanza en más amplío y adecuado ambiente ha ta aquí, dan especial interés al problema y á la reforma c el profesorado madrileño plantea ¡y para mejor y definitiva solución lejquiere el yo y sanción del Ayuntamiento. En orden a tal r organización, en la cual no fie olvida que de loa 40.000 habitantes que el censo de población señala á esta capital el Municipio debe proporcionar instrucción á 18.000 niños y niñas, la Asociación de maestros entiende que precisa con uegencia establecer la enseñanza graduada, dotar de locales cómodos é higiénicos á las escuelas, aumentar el número de profesores y- el de clases, y mejorar las asignaciones de maestros y auxiliares conforme á su decoro y á las exigencias que la carestía de la vida en Madrid íes impone. Según sus cálculos, el número de maestros que esta corte necesita es de 360, que podrían e: r aulicado á 60 escuelas graduadas, comAsociación de maestros de Lalas escuelas municipales depropietarios puMadrid ha Ayer habló el alcalde á los reporten de va nos periódicos que á diario concurren á la Casa de la Villa á realizar su trabajo iníoimntivo, de la cuestión del pan que, entre paréntesis, no lleva trazas de arreglo. Por la mañana, según dijo, había visitado la calle de Méndez Alvaro, la cual se halla en un A U T O M O V I L I S M O Inauguróse el Salón estado tan lamentable, que no parece una vía de p arís, á juzgar de Madrid. Para arreglar esa calle tan abandonada, tiepor lo que hemos leído, casi con el mismo enne el propósito de establecer en ella un deretusiasmo de siempre. Sin embargo, creemos que no hay la atmós- cho de peaje. anteriores la Acerca zanjar DARÁ PASAR EL RATO. fera que encansándose, años había. Quizá en zamientosde sus proyectos paraque con los rogente vaya ó quizá no vean y las dificultades mucha POR MELITON GONZÁ- esto más que un acontecimiento momentáneo frecuencia se registran en el Matadero, añadió sin fines ulteriores. Si éste no es el último Sa- que ha ordenado que turnen los veterinarios LEZ. lón, el próximo será totalmente distinto, pues municipales en el servicio de aquella casa, para máquini llegue Limpia. ya no nos expondrán esas maravillosas actuali- queveterinarios á establecerse confianza cutre nas de hacer 120 á la hora, que en la los y los ganaderos y tratantes, ni dad tienen un resultado nulo. el rigor dictado por la antipatía constituya un Hace dos años sostenía que los coches del exceso ó un abuso. porvenir eran los pequeños y ligeros; en el Sa- En el presupuesto próximo consignará una lón actual la tendencia es esa; en el venidero, cantidad para establecer en el Matadero una si lo hay, será lo general, y la excepción los cámara de esterilización y otra suma para 40 H. P. en adelante. Y el tiempo nos dará la indemnizar á aquellos ganaderos cuyas reses razón. llegueft á Madrid por causa de largo viaje en condiciones de que les sean rechazadas para la RUBRYK matanza. RXPOSICIÓN 1 NFERNA- la Estuvo ayerytambién en el campamento de prestación vio que algunos prestatarios JL- tf no tenían más ropa que la que les facilitó su CIONAL DE HIGIENE madre respectiva al traerlos al mundo. Por encargo del Ayuntamiento de San Se- El alcalde dijo que estudia este asunto para bastián, el conde de Pinofiel ha tenido el ho- ver si por este medio puede resolver la crisis nor de invitar á S. M. la Reina madre doña obrera del invierno. María Cristina y á los infantes doña María Teresa y D. Fernando para que visiten la notable instalación que aquella Corporación ha 1 o que ocurre en el Matadero. hecho en el actual Certamen. Según informes que consideramos fidedigS. M. y AA. RR. agradecieron la invitación y nos io que venía sucediendo en el Matadero ofrecieron al conde de Pinofiel visitar de nue- es que no se cumplía con el rigor que la salud vo uno de estos días y con aquel solo objeto el del vecindario y aun la seriedad de determina- Palacio de Bellas Artes del Hipódromo, donde dos funcionarios, exige la ley de Sanidad. la Exposición se celebra. Esta dispone que las vacas que sean sacrificadas en el Matadero que tengan el tubérculo de Koch, sean quemadas. LOS AUTOMÓVILES En el Matero de Madrid- -siempre ateniéndonos á estos informes- -se sacrificaban, y creemos que se sacrifican, las vacas secas procedentes de las vaquerías de la capital. Por razón del mucho producto que han dado y aun por otras causas que suelen afectar al LA SOLUCIÓN MAÑANA e l entierro de Teresa. de Una nutrida comisión de lindísimas mo- animal después de quedar secas, muchas reDesde luego estas distas se presentó ayer al gobernador civil ellas están tuberculosas. precio: en 20, 15 y aun SOLUCIÓN AL PASATIEMPO DE a ER para suplicarle que se permitiese que la tras- ses son vendidas á bajo 10 duros. MERLUZA CON GUINDILLAS. lación del cadáver de su infortunada compa- enY se dice que a pesar de hallarse bien terñera se verificase por la calle de Alcalá, donde minante la ley, esas vacas y otras de distinta radica el taller en que aquella trabajaba. El señor marqués del Vadillo, que es hom- procedencia, aunque no sanas, no iban al quebre galante antes que gobernador civil, hu- madero. Los abastecedores y tratantes no llevaron á biérase mostrado propicio á acceder á tan bien la rigurosa campaña que en pro del cum AEROSTACIÓN De paso para Alemania inocente cuanto justa demanda de aquella co- plimiento de la ley hizo determinada autoridad estuvo ayer entre nos- lección de bellezas que por unos momentos otros el distinguido aeronauta, campeón actual perfumó su místico y severo despacho oficial, municipal. De esta campaña sostenida é inflexible dien la copa Gordpn Bennett, Mr. Abercron, Mo- pero recordando una reciente disposición del desto hasta la exageración apenas si daba ministro de la Gobernación, en la cual se se- manaron algún expediente y alguna cesantía. Además se produjeron disgustos que llegaimportancia á un triunf que tanta tetn ñala invariable itinerario para la conducción como el suyo dentro del ¿port aeronáutico. Su de los cadáveres que procedan del Depósito ron á cristalizar en la amenaza, por parte de viaje á bordo del Pommeru, fue bastante fati- judicial, se vio en el sensible caso de desairar los á su juicio agraviados, de no llevar reses al goso, pues en una reducidísima barquilla, en alas lindas modistillas, que reflejaron en s s Matadero para ser sacrificadas El conflicto que se podía producir con este la que mal cabían él y su ayudante, tuvo que frescos y juveniles rostros la honda tristeza motivo era grave, y no desconociéndolo el alpasarse cuarenta horas, sin tener casi tiempo de que se hallaban poseídas. para dormir. El recorrido fue de cerca de 1.400 El entierro de Teresa se verificará, pues, calde- presidente procuró suavizar asperezas y kilómetros, cayendo junto al mar, y su triunfo hoy, á las diez, siguiendo la comitiva por la después de las disposiciones del conde de Pedebiólo á la configuración de la costa, que hizo Ronda de Valencia, Puerta de Atocha, paseo ñalver ao se quedará Madrid sin carne. que le sacara al globo más próximo al suyo de Atocha, calles de Alfonso XII y Alcalá, hasunos IQ kilómetros. Ja el cementerio de la Almudena. No obstante la negativa oficial, el acto será s 1 O Y A G r a n surtido, casa de confianza. La copa correráse en Berlín el próximo año en la tirimera decena de Octubre, y según los i toa imponente manifestación de duelo. JJ Habanera, Montera, SI UNA MODISTA MUERTA DE SPORTS BIBLIOTECA D E A B C 1965 LA CASA DEL CRIMEN 193 f la vuelta al jardín en sentido contrario, parándose á cada, momento y escuchando. Esperaba sin duda oír el ruido de la marcha apresurada de su amante, que llegaba por fin. Vero su esperanza no se realizaba. Todo permanecía en silencio alrededor del chalet. Margarita empleó media hora en recorrer una distancia que podía salvarse en cinco minutos. Por fin, llegó hasta la bóveda que formaba el castañp. Su marido estaba allí, cerca de ella, casi á tres pasos, reprimiendo la respiración cuanto podía. Sentóse, ó mejor dicho, dejóse caer Margarita en una de las sillas rústicas, y murmuró: ¡Dios mío! ¡No tengo aún veinte años! ¡Qué larga va á ser mi vida! El señor de Ferny, protegido p rla obscuridad, ¡había abandonado el macizo que le ocultaba y se había acercado al tronco de un árbol. Hizo un m o v i m i e n t o para adelantarse á Margarita y de cirle: -Soy yo... yo... tu marido, ó más bica lu amigo; ¡yo ano vengo a salvai te y á separarte de él! Perbv le detuvo una reflexión. Margarita- -pensó- -no podrá reconocerme en el prime uiomento. I, espanto no la dejará oir mis palabras: huirá, pedirá socorro. ¿Cómo presentarme á ella sin causarle espanto? En estas refexiones, y tratando de buscar un medios que i encontraba, le sorprendió el sonido de la campana de la verja, agitada por tnano que no podía ser otra que la del dueño de la casa. Margarita se levantó. ¡Ah! -exclamó, ¡es él! ¡por fin es éll Y se dirigió rápidamente á la verja. Todo el odio concentrado Lacia tanto tiempo eu el corazón del señor de Ferny contra Enrique Varaer se desbordó y, circulando por su? venas, pro dmjo en él una exaltación rápida y terrible. ¡Ahí está se dijo, -ah? está ese hombre... ese cobarde... ese ladrón ese 1 iifítitie! ¡Pues bien, me verá cara á cara! Oomiuado por su exaltación, el comandante siguió les pasos üe Margarita; gero en vea de seguirla kasta la verja, entró en la casa y guiado por una débil Más de tina vez pasó el comandante por delante de la verja del chalet de las 1 Lilas sin que ninguna voz le advirtiera que detrás de aquellas verdes empalizadas vivía y lloraba Margarita. Por fin, una mañana, y en el instante en que el señor de Ferny salía de la fonda de El Caballo Blanco y se disponía á entrar en el parque para continuar en él sus exploraciones cotidianas, se presentó la casual circunstancia esperada en vano. El comandante no encontró á Margarita, pero se yió á diez pasos de E n r P que, quien se dirigía precipitadamente hacia el camino de hierro y pasó á su lado sin mirarle. La vista del joven á quien había amado como á un hijo, y que había aprovechado de una manera cobarde su expansivo y confiado afecto para seducir á bu mujer, produjo en el señor de Ferny el efecto de un golpe de maza en la cabeza. Casi desfallecido, se vio obligado á sentarse en uno de los bancos de la calle, y por espacio de dos horas experimentó un temblor nervioso, consecuencia inevitable de la violenta conmoción que acababa de recibir. Sin embargo, el malestar desapareció antes de terminar el día, y el comandante, seguro ya de que se encontraba en buen camino y que estaba en sus manos el extremo del hilo conductor, fue á instalarse cerca del desembarcadero, con objeto de que ninguno de los viajeros que venían de París pudiera entrar en Maisons- Laffitte sin pasar ante él. A las seis, y entre varios de los que llegaban, el anciano reconoció á Enrique. Siguió de lejos sus huellas con precauciones bastantes para no despertar sospechas y le vio entrar en el chalet. ¿Necesitaremos decir á nuestros lectores que diarante la noche que sucedió á este descubrimiento, el señor de Ferny, presa de un febril insomnio, no cerró un instante los ojos? -Ahora- -se preguntaba, ¿qué deberé hacer? Y no sabía qué contestar. El asunto era de difícil solución para un hombre que no quería acudir á la protección legal, entrar acompañado de los agentes de la autoridad en el domicilio de los culpables y decir á Margarita: ¡En nombre de la ley que me ha hecho vuestro dueño, seguidme! ¡Os lo mando! Por último, tras largas horas de lucha cruel, el comandante tomó un partido. Margarita era desgraciada. La carta dirigida á su marido lo demostraba evidentemente. El señor de Ferny resolvió, ante todo, conocer los motivos del pesar de la joven. Quiso llegar hasta lo íntimo de sus dolores y saber si los remordimientos de ia falta cometida eran su única cau- sa, y si contribuía la conducta de Enrique á hacer correr las lágrimas que vertía Margarita. En consecuencia, d sde este día se convirtió en espía, no de Margarita, sino de Enrique. Sabemos ya que este último, convertido en kuniilde servidor de la catase-