Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 893 A B C JUEVES 14 DE NOVIEMBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 6 aquella época, Zanardelli, le había ordenado, aunque la salud no se lo permitiera, emprender viajes de tendencias políticas, para los cuales no eran posibles economías, como, por ejemplo, la colonización italiana en Túnez. Así que de acusado, Nasi se ha vuelto acusador y ha rechazado con desdén las afirmaciones de sus enemigos, para los cuales ha tenido palabras severas. Fuera de toda mira política y prescindiendo de cualquiera convicción sobre el proceso, nadie puede negar el dolor velado de Nuncio Nasi, que ante Roma, Italia y el mundo entero estampa en la dulzura de estas tardes de otoño sus tristes hazañas, narra su mala suerte y llora su desgracia, ¿planto de lágrimas? No; es una ostentada frialdad que le quiere helar el cerebro y hace impenetrable al observador superficial su actitud y extraña la psicología de sus asaltos. L. MONTERO DESDE ROMA 1 OUVERTURE DEL Entre Santiago, antigua iglesia nacioPROCESO ÑAS nal de España, y i San Luis de los Franceses, yérguese el suntuoso palacio de Madama, que debe su nombre á Margarita de Austria, hija natural de Carlos V. En esta sede del Senado, convertida en estos momentos en el alto Tribunal de Justicia, aparece todos los días el ex ministro Nuncio Nasi para sentarse en el banquillo de los acusados como malversador de fondos públicos mientras desempeñó la cartera de Instrucción pública. Y si hay algo digno de notarse en el comienzo de este ruidoso proceso, es la indiferencia del país, que si por algún tiempo siguió con curiosidad y con ansia la suerte que podía caber al acusado, hoy se desinteresa completamente, no sólo porque siéntese aburrido ante el carácter político- judicial que se ha querido dar al asunto, sino porque falta en él la convicción de que se haga justicia. Desde que la LOS AUTOMÓVILES magistratura declaróse incompetente para juzgar á Nasi, obligando la Cámara del Congreso DION- BOUTON á. enviar al ex ministro ante el Supremo Tribun la magna Exposición de automóviles innal del Senado, esta triste causa tomó un as augurada ayer en París, ha presentado pecto que nunca debiera tener cuestión polítila importante casa Dion- Bouton varios modeca. El tiempo y las agitaciones sicilianas hilos dé absoluta novedad que están llamados cieron lo demás; y de una parte se dijo: Nuná lograr el más feliz áe los éxitos imaginables cio Nasi será absuelto para evitar graves cony á proporcionar á la fábrica mencionada un secuencias en Sicilia, que idolatra en su dipunuevo y brillante triunfo que añadir á la larga tado por Trapani; y de otra los amigos del serie de los que ilustran su vida. acusado pronosticaron: Nasi será condenado porque tiene en el actual presidente de minisLa experiencia y el conocimiento exacto de tros, Giolitti, un enemigo político. los servicios que debe prestar el carruaje automóvil, han inspirado á la casa Dion- Bouton Desde entonces la opinión pública no se inla- feliz idea de modificar las condiciones geteresa más del proceso, lo cual quiere decir nerales de dichos coches, disminuyendo su que el haber distanciado al ministro de sus fuerza y acrecentando su confort jueces naturales, de los jueces ordinarios para Los tipos nuevos el 8 HP, el 12- 14 HP, el todo reato común, el haber dado al asunto un 18 HP y el 30 HP, todos ellos perfeccionados carácter marcadamente político, ha hecho que en su mecanismo, hasta el punto de poder afirel país instintivamente manifestase su desmarse que son coches perfectos y han de dar aprobación, y lo que hubiera debido ser una completa satisfacción á cuantos los adquieran. solemne afirmación de la justicia, el proceso El espacio de que disponemos no es suficienal ex ministro acusado de haber hecho suyo el te para dar noticia detallada del mecanismo de dinero del Estado, se ha convertido ante los estos nuevos modelos; pero de ellos pueden conojos del gran público en una aparatosa represeguirse cuantas noticias se deseen en la elesentación sobre las escenas del teatro parla gante sucursal que tiene la casa Dion- Bouton mentario, con una comparsa de 150 jueces seen esta corte, paseo de la Castellana, 6 triplinadores, 500 testigos y 20 abogados. cado. La gravedad del ambiente en que se tramita el proceso y la indiscutida serenidad de los magistrados no bastan para desvanecer esta NOTAS MUNICIPALES impresión. En el asunto Nasi, la diosa Justicia Cfn el Matadero. ha perdido por el camino alguna orla de su El alcalde estuvo ayer, por la mañana, en manto, y quienes se la han arrebatado han el Matadero al saber que habían surgido algusido sus mismos sacerdotes, bajo la presión, nas dificultades que podrían haber entorpeciañade alguien, de no confesables influencias do las operaciones de la matanza de reses. políticas. L Al decir del conde de Peñalver, esas dificulDe frente á todo esto, parece tener poca imtades, rozamientos ó entorpecimientos han portancia el examen de la defensa adoptada La desgraciada joven María Teresa López, muerta por un automóvil desaparecido con las disposiciones por él adoppor Nasi, y de sus revelaciones tan esperadas. tadas, y espera que no se volverán á producir. ¿El ex ministro se ha colocado en buen terreno anteanoche en la calle de Alcalá. T C. LÓPEZ. Según parece esas dificultades han surgido para declinar toda responsabilidad? ¿Basta lo que ha dicho- -haber obrado siempre por im- juicio de uno que otro senador presente á la de la justicia, sino que se defiende y desvela por haber caído en desuso la aplicación del reposición del que fue su jefe de Gabinete, el di- Audiencia. dice que cualquiera sea el fallo del por hacer triunfar la propia inocencia. El ex glamento de Policía para la matanza. funto Zanardelli, -para excusarle del uso que proceso, éste dejará al país en aquel mismo es- ministro y su correo de gabinete confiaron á la Relacionada con este asunto está la visita ha hecho de los fondos públicos? ¿Y sus reve- cepticismo de que ahora da pruebas. Y esto fuga su salvación, y sólo volvieron á aparecer que le hizo ayer también una Comisión de galaciones, lejos de dilucidar la causa, no contri- suena á condenación de la vida pública italia- cuando la comentada sentencia de la Corte de naderos y abastecedores, presidida por el sebuyen á complicar la posición del acusado, en- na, ó, por lo menos, demuestra la necesidad de Casación dióles la libertad de regresar á su pa- cretario de la Asociación de ganaderos. volviendo en la acusación á otros hombres? ¿Y renovarla, inspirándose en nuevas y más altas tria. Vino después el mandato de arresto, fir- p l pan. será absuelto? Y si esto estuviese por acaecer, idealidades. mado por el presidente de la Alta Corte de Jus- Ayer presidió el alcalde la Comisión de ¿no quedará aún sin juzgar otra grave cuestión, Del proceso Wasi hablase desde hace cuatro ticia, v cuando Nasi y Lombardo entraron en la de los subsidios, largamente prodigados, so- años, y la opinión pública, no pudiendo eva- las prisiones de Regina Coeli esperóse final- Mercados con el fin de conocer el pensamiento bre la cual la alta Corte no puede, en el presen- luar la veracidad de la acusación, esperaba mente conocer la defensa del ex ministro, que que la informa en el asunto referente al conte estado de cosas, emitir su fallo? ¿Y el nom- conocer la defensa de los acusados; mas entre hasta entonces había dicho solamente: Yo soy cierto regulador del precio del pan. La Comisión se ha puesto á la disposición bre del ex ministro no permanecerá siempre acusación y defensa ha mediado un hecho sin- inocente. Pero las esperanzas quedaron fallidel alcalde para apoyarle en las iniciativas bajo la penumbra de la acusación? tomático, la fuga de los imputados Nasi y su das, porque Nasi calló, aun reservándose ha- peciales que tiene para resolver en breve. es Todas estas preguntas se pueden hacer y se secretario particular comendador Lombardo. cer graves revelaciones en la Alta Corte de hacen desde ayer; el Tribunal Supremo del Se- Y el buen sentido del público arguye cbn aplas- Justicia. Y ayer habló, finalmente, afirmando nado responderá. Mas el cronista, emitiendo el tadora lógica: Quien se siente seguro no huye que el presidente del Consejo de ministros de Pedid legumbres de I, A PllLARICA E PO SIBUOTECA DE A B C 190 i A CASA DEL CRIMEN 191 Entonces desapareció la energía física que hasta aquel instante había sos tenido al anciano. Al convencerse de la inutilidad de sus pesquisas, al ver que la venganza tan fervorosamente deseada era imposible, el señor de Ferny se amilanó como un niño, física y moralmente, porque de un día á otro su cuerpo; hasta entonces erguido, se encorvó y perdió aquella marcial apostura que revelaba al primer golpe de vista al veterano. Al mismo tiempo declinó de una manera sensible su inteligencia, de tal modo, que á su regreso á Vesoul, que fue inmediato, sus antiguos conocidos decían al verle: ¡Pobre comandante, cómo ha cambiado! Sin embargo, debía esperar lo que le ha sucedido. Cuando se tienen setenta años y se contrae matrimonio con una joven de diecisiete, nada de lo que pase debe sorprender. Hay que añadir que era tan grande la debilidad intelectual del viejo caballero, que refería de buen grado á cuantos querían oirle, con prolijos é interminables detalles, la infernal habilidad de las truhanerías de Enrique Varner y su fuga con su esposa. Al acabar su relación, añadía: -Eso es lo que han hecho... y, sin embargo, los amaba á los dos... y si Margarita hubiese vuelto, ¡la amaba tanto, que la hubiera perdonados Pasaron dieciocho meses. El comandante hacía una vida puramente material, y en cierto modo automática. Su cabeza, cada día más débil, no le permitía seguir las complicadas combinaciones del ajedrez. Desde por la mañana hasta la noche, bajo su árbol favorito, el sauce que conocemos, arrojaba su cuerda en las tranquilas aguas del río, pero sin preocuparse del resultado de la pesca, y muchas veces sin pensar en todo el día en renovar el cebo de sus anzuelos. Una tarde, en el momento en que acababa de entrar en su casa, la criada Francisca, que había conservado á su lado como recuerdo de Margarita, le dijo: -Señor... ha venido el cartero y hay carta para vos. ¡Bah! -dijo el comandante con expresión de profunda indiferencia. ¿No queréis tomarla y leerla? ¿Para qué? -Para saber lo que dice. ¿Qué me importa? -Señor... he mirado mucho la carta... y despide un olor de violeta que la señora llevaba siempre cuando estaba aquí. Brilló un relámpago en los ojos del comandante. Su encorvado cuerpo se irguió, recobró por un instante la actitud y el vigor que había perdido hacía tanto tiempo. Extendió la mano y exclamó: ¡Dame... dame pronto... Francisca obedeció. El señor de Ferny miró el sobre de la carta. ¡Su letra! -murmuró. Y antes de romper el sello respiró durante algunos segundos el suave y dulce perfume que le recordaba á su adorada Margarita. La criada no se movió y miraba á su amo coa curiosidad. El comandante se apercibió. -Vete, hija mía- -le dijo; -te llamaré más tarde. Necesito estar solo. ¡Me escribe! -balbució el señor de Ferny. ¡Se acuerda t o d a v í a de mí! ¿Qué quiere? Y repitió maquinalmente: ¡La amaba tanto... que la hubiera perdonado! Rápidamente rompió el sobre. He aquí lo que la carta decía: Obedezco á la voz de mi conciencia, que me manda escribiros. Esjustoybueno que sepáis por mí la expiación del crimen, causa de vuestros sufrimientos. Dios os venga. La expiación es ya completa, y, sin embargo, no ha terminado. La felicidad estaba á vuestro lado. Ahora lo veo, pero es demasiado tarde. Si me habéis maldecido alguna vez, retirad vuestra maldición: la de Dios es bastante g r a n d e p a r a que unáis la vuestra á la suya. No es odio lo que hay que sentir hacia la culpable y desgraciada Margarita, sino piedad. Un relámpago de alegría iluminó la mirada del señor de Ferny al acabar la (ectura de esta breve carta. ¡Sufré... es desgraciada... 1 ¡Se arrepiente! Volverá tal vez. ¡Margarita, Marita, gari vuelve y te perdonaré! ¡Oh! ¡Si supiese dónde estás, iría yo mismo á buscarte, sin cólera, sin queias, con el perdón en el corazón, con el pendón en ios labios! XXVI p l comandante, al pronunciar estas palabras en voz baja y profundamente conmovido, miraba el sebre de la carta, en uno de cuyos sellos leyó Maüons- Laffittc.