Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 8 9 3 A B C JUEVES 14 DE NOVIEMBRE DI: 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1 do, Limpias y otros muchos pueblos tuvieron representantes. Líi entrada de las flotillas en la ría constituyó un espectáculo soberbio que presenció numeroso público desde los muelles del Campo de Volantín, Astilleros y Uribitarte. El mitin se celebró en el frontón Euskalduna y del aspecto que ofrecía el espacioso local da idea exacta el primero de nuestros grabados de hoy. jftA uerta por un automóvil. Reproducimos el retrato de la desgraciada joven María Teresa L, ópez, que falleció, como ya hemos dicho, atropellada por un automóvil, anteanoche en la cnlle de Alcalá. PAGINA 5 DE SOCIEDAD La marquesa de Villapanés ha salido para Sevilla. Los señores de Lázaro ttaldiano, con su encantadora hija Manolita, han regresado á la corte, instalándose en su nueva casa déla calle de Serrano. El 22 del actual se verifica de la linda señorita doña Carmen Aias, n- j. ue nuestro querido compañero D. Jenaro, con el ilustrado capitán de Ingenieros D. Joaquín de Lallave. Se halla enfermo de gravedad el diputado á Cortes D. Nicolás- Vázquez de Parga. La condesa de Vía- Manuel y sus hijos han salido para Onhuela. Ha dado á luz un niño la hermosa señora de Pignatelli de Aragón (D. Procopio) Está mejor de su dolencia el conde de Andino. Los duques de Zaragoza han regresado á Madrid. La distinguida esposa de nuestro querido amigo y compañero Ricardo Catarineu, redactor de La Correspondencia de España, ha dado á LOS JUECES MUNICIPALES luz un hermoso niño. El estado de la madre y del niño es completamente Satisfarr i i yer tarde se reunió, como en días anterio res, la Sala de gobierno, para tratar del nombramiento de jueces v fiscales municipales. Estuvieron reunidos hasta última hora de la tarde, no tomando acuerdo alguno concreto, por lo cual volverán á reunirse hoy á la una. Es de suponer que, teniendo en cuenta que el día 15 habrán de estai ya firmados dichos nombramientos, la Sala resolverá hoy en definitiva. LA SALUD DE FRANCISCO JOSÉ POK TBLFGÍIAI D A R Á P A S A R EL RATO. POR MELJTON GONZÁLEZ. Plato del día. VMQIl, I 3 6 T. luí anana regresará á Hoffburgo el emperador Francisco José. El estado de salud del monarca es en absoluto satisfactorio; durante los días pasados y á pesar de lo frío de la temperatura, ha dado largos paseos en sus jardíues particulares del palacio de Schembruni. ASOCIACIÓN DE LA PRENSA p o r iniciativa de la Junta directiva de la Aso ciación de la Prensa pronto se inaugurará en la misma un curso de conferencias, que versarán acerca de El régimen municipal en los pueblos modernos La primera conferencia se celebrará á fines del presente mes y estará á cargo del Sr. Moret, á quien seguirán los Sres. Canalejas, Alvarez (D. Melquíades) Azcárate y otro. Alternando con dichas conferencias habrá otra serie dedicada á enaltecer la memoria de las figuras que han destacado su personalidad en el periodismo, siendo periodistas los encardados de explicarlas. telegrama de nuestro corresponsal en la capital de Vizcaya, del mitin de pescadores que allí se celebró el domingo para protestar contra el empleo de aparejos de arrastre parala pesca. Concurrieron numerosísimos pescadores de todos los puntos de aquella parte de la costa cantábrica; Motrico, Bermeo, Ondárroa, Lequeitio, Santander, Santoña, Colindres, Lare- NUESTROS K GRABADOS l mitin de Bilbao. E Oportunamente dimos cuenta, en extenso respecto al sistema á que se ha recurrido en Casablanca de exigir rehenes. Invita al Go J oy por la mañana, si las nubes no tratan de bierno á rechazar, enérgica y solemnemente, estorbarlo, podrá observarse el paso de semejantes procedimientos, que son indigno de Francia y avergüenzan á la conciencia moMercurio por el disco solar. El fenómeno celeste dará comienzo, y en derna. (Aplausos. esto la puntualidad es tan exacta como para las corridas de toros, dos minutos después de S- abla Mr. Pichón. las diez y media y terminará un minuto antes l Se levanta á contestar el ministro de Ne le las dos. ¡Tanta puntualidad ya la quisiera gocios Extranjeros, diciendo que si hubies Vadillo para los coliseos madrileños! tenido la presencia de rehenes en Casablanca Esta conjunción será visible en Europa, algún carácter odioso no la hubiera tolerado el África y América del Sur. Su observación es Gobierno. sencilla; basta el auxilio de unos anteojos ó Los rehenes que se hallan en dicha plaza gemelos que tengan un aumento de cinco ó son indígenas de mucha influencia, que nog seis diámetros, debidamente ahumados y con ayudan á reanudar las relaciones comerciaellos se podrá apreciar la rápida marcha de un les con las kábilas. Ninguna violencia les efl pequeño disco, más obscuro que las man- pera ni son objeto de mal trato. (AplamsoB. chas solares, y que apareciendo por el lado O. N. NO. saldrá por el N. NE. rotaciones. El último paso se verificó el 10 de Noviem- v Se da por terminada la discusión, acorbre de 1894, y el próximo ocurrirá el 6 de No- dándose por 462 votos contra 55 dar la prioriviembre de 1914. dad á una orden del día, expresando la confianHoy también lo veremos... si no llueve. za que tiene la Cámara en el Gobierno para garantir el debido respeto de los derechos que Francia tiene en Marruecos, como asimismo LA MORUCHA para asegurar la ejecución délos compromisos ste es el nombre de guerra que usa para sus contraídos, aprobando las declaraciones del Gocorrerías una buena moza llamada Encar- bierno y, por fin, rechazando toda enmienda ó nación González, que habita en la calle del adición. Después de negarse la Cámara á emitir voto Mediodía Grande, 7, cuarto núm. 7. Encarnación, mujer de buen trapío y vestida sobre otra orden del día presentada por los soelegantemente, se presenta en un comercio, to- cialistas para pedir la internacionalización de mando el nombre de una dama de la aristo- la acción en Marruecos y censurar la expedicracia, pide un muestrario de puntillas y en- ción á dicho país y el bombardeo de Casablancajes, que luego vende con la mayor frescura. ca, que no era necesario para proteger á los Hace pocos días hizo esta lucrativa opera- europeos, se pone á votación la primera, queción en un comercio de la calle Imperial, nú- dando aceptada por 462 contra 54. mero 3, y como Encarnación se retrasara un poco más de lo conveniente en restituir el muestrario pedido para una seííora que ostenta un ilustre título nobiliario, puso el hecho en conocimiento del capitán jeíe de la sección 1 os aparatos mecánicos para la reproducciór montada del Cuerpo de Orden público, señor de música, cuyo desarrollo está siendo Quintana. considerable, tienen en la industria italiana un El comisario del Centro, á quien competía el poderoso elemento con la fabricación de los asunto, provisto del correspondiente manda- pianos melódicos, cuyo depósito tiene en Mamiento judicial, se presentó en casa de Encar- drid la casa Escobar, de la calle de la Victoria. nación, donde halló, no sólo el muestrario del Dichos instrumentos, que encierran en un comerciante de la calle Imperial, sino otros mismo mueble el piano de cola y el mecanismuchos, de los cuales se había apoderado la mo para su ejecución á manivela, no tienen Morucha por el mismo procedimiento. parecido alguno con sus similares, por lo eleCon este motivo, Encarnación invernará en gante de su forma y la finura de su armonía. la calle de Quiñones. Por un sencillísimo manejo de palanca se obtienen todos los matices del sonido, desde el pianísimo al fortísimo, dando el preciso colorido á las obras que ejecuta de música clásica, ópera, bailes y canciones, del extenso repertorio que tiene la casa. Sus cuerdas metálicas dobles le dan el soniPOR TELÉCIRAFO do del piano, al mismo tiempo que la nota proPARÍS, l 3 7 T longada le asemeja, al Harmonium. i a cuestión de Marruecos. Por su perfección y reducidísimos precios, Al reanudarse la discusión que quedó sus- es el instrumento apropiado para la educapendida ayer sobre la cuestión, marroquí, for- ción del gusto artístico en la familia y el indismulan varios oradores críticas y censuras con- pensable en las reuniones, casinos y centros. tra el Gobierno. MERCURIO Y EL SOL E EL PIANO MELÓDICO EN LA CÁMARA FRANCESA No quisiera que fuera Francia la única en acudir con armas á Marruecos para desempeñar en aquel Imperio el papel de gendarme europeo. Lo que más siento, añade, es que no sepaLA SOLUCIÓN MAÑANA mos en qué quedamos respecto á nuestra situación en el Mogreb. Hace á continuación SOLUCIÓN AL PASATIEMPO DE AYER una crítica de la diplomacia, que ha estado oscilando entre las opiniones de los paisanos MOJAMA. de Tánger y de los militares de Oran. El republicano Laroche formula censuras rreosgu fuevas críticas. El radical socialista Chabert dice entre LA ESTAFA A yer no se practicó ninguna nueva diligencia en este famoso proceso. Los procesados Villanas y Pérez Cuesta ha solicitado ocupar celdas de pago, solicitud que al momento fue atendida por el director de la prisión, D. Rafael Salillas. Villarias ocupa la celda núm. 6, y su compañero Cuesta, la 2. El otro procesado, Sanchis, ocupa una celda de medio pago. AL BAPftW BIBLIOTECA DE A B C c? 2 P VA CASA DEL CRIMEN 189 ¡Allí está... -se dijo. ¡Allá voy! Aquella misma noche, provisto de una suma bastante á hacer frente á las eventualidades de una ausencia que podía ser larga, tomó asiento en una di ligeucia: á los dos días llegaba á París, y al siguiente, si sus cálculos eran ciertos, debía encontrar á Margarita. En Maisons pidió un cuarto en la fonda de El Caballo Blanco y anuncio que permanecería allí probablemente algún tiempo: advirtió además que comería ien la fonda. De este modo se ganábala consideración de los dueños del establecimiento y podía contar con ellos para adquirir todas las noticias que necesitaba. Al día siguiente de su llegada, les preguntó por la población de la colonia. -Hay mucha gente- -contestó el fondista, -y todos los años aumenta; asi es que no se cesa de levantar edificios por todas partes. ¿Conocéis los nombres de todos los forasteros que pasan el verano en Maisons? -Cas! todos. ¿Habéis visto por aquí un joven llamado Varr El fondista, después de una larga pausa, respondió- ¿Varucr? No: no le conozco. -Un joven alto, moreno... El comandante añadió, no sin dudar antes: -Con una joven también morena, algo pálida, muy hermosa. -Comprenderéis, caballero, que residen aquí más de 25 matrimonios. de I09 cuales puede decirse lo mismo que del que deseáis hallar. Hay que exceptuar las mujeres muy hermosas, que no abundan. Pero en ninguno de ellos hay Varner alguno. Esperad, esperad, sin embargo. Conozco un Vernier, rubio, algo contrahecho... ¿Será éste, por casualidad? El joven á quien yo me refiero es soltero, y viene á Maisons todos los domingos. El Sr. de Ferny comprendió que el fondista no podía ilustrarle respecto del asunto, y su empresa le pareció más difícil de lo que había supuesto en un principio. Un momento de reflexión le bastó para comprender que si Enrique Varner habitaba en Maisons- L. aifil. te, debía haber ocultado su verdadero nombre. ¿Cómo descubrir entre las casas de campo de la colonia la elegida para ocultar á Mai garita? La casualidad debía intervenir en este descubrimiento, porque el señor de Ferny ichazüba la nlea de dirigirse al alcalde ó al comisario de MaisonsIvaffiUc en tales circunstancias, como la había rechazado dieciocho meses antes en Peí Uotrie no quiso dar parte del hecho á la Policía. Pero 1 casualidad, aun cuando se propone ayudar á las gentes, suele también iveerse esperar. Duiante dos semanas pasó los días en el jardít, reconociendo sin descanso las innumerables callea que forman la colonia y esperando siempre que de un momento á 01 ro una circunstancia imprevista le haría encontrar lo que buscaba. Conocemos las costumbres de Margarita y sabemos, por lo tanto, lo difícil que era estp encuentro, puesto que la joven, desde la época en que Varner mostró su desvío, no salía nunca de su jardín. Sin ese súbito pensamiento de venganza, que calmó un punto los sufrimientos, ó mejor dicho, las torturas que aniquilaban al señor de Ferny, ésta hubiera sucumbido al peso del dolor, demasiado fuerte para sus años. El odio terrible é implacable que por primera vez sentía le dio fuerzas para vivir. En la resolución que acaoaba de tomar encontró el señor de Perny la energía necesaria para levantarse, para dominar su angustia y para decir á Francisca, á quien llamó: -Es inútil, hija mía, que sirvas el almuerzo; la señora nos avisa que está en el campo en casa de uno de nuestros amigos, y permanecerá allí algunos días; á su vez me ruega que vaya con ella cuanto antes. Voy á marcharme, pues. ¡Sin comer, señor! -respondió la criada, que había escuchado la explicación nada verosímil del comandante con la boca abierta y los ojos de es- panto. -Comeré al llegar al campo. ¿De modo que el señor y la señora estarán ausentes algún tiempo? -Una semana por lo menos, y tal vez más. -Pues bien; si así es, señor, dadme permiso para que pueda ir cuatro 6 Cinco días á mi país, q j es Comberjon. -Concedido, hija mía... ve cuando quieras. -Gracias, señor. Mis recuerdos á la señora. ¡Es raro que se haj 1 marchado sin decirme que se marchaba! Pero, después de todo, ¿por qué hablx ie decírmelo... ¿verdad, señor? El comandante, sin oir más, salió de su casa. Fue á la de su banquero y le pidió cinco mil francos en oro. Pasó el día entero discurriendo por el campo, presa de una triste y protunda desesperación, sin comer y sin descansar un solo instante. Al llegar la noche entró en la ciudad para esperar que pasara el correo de Mulhouse á París. Instintivamente adivinaba que los fugitivos habían uebido buscar asilo en la gran ciudad. Por una rara casualidad, el coche- correo tenía un asiento sin ocupar. El señor de Ferny le tomó, y llegaba á París algunas horas después de haber llegado también Enrique y Margarita. Unas horas de descanso le devolvieron las perdidas fuerzas, y pudo salir y empezar sus averiguaciones. Para llegar á un resultado no le quedaba sino una resolución que tomar: ir en busca del prefecto de Policía y contarle lo que acababa de pasar. Pero esto es precisamente lo que el comandante no quería hacer. Repugnaba á un descendiente de una raza caballeresca confiar á los agentes de Policía su íntima desgracia y la Infidelidad de su mujer. ¡Yo solo me basto para todo! -se dijo en su inexperiencia da los misterios de la gran ciudad. Y emprendió con resolución la insensata tarea de encontrar una pareja ewe se ocultaba entre los dos millones de habitantes da la capital del mundo. Pocos días bastaron para convencerle de la inutilidad completa, absoluta, de us indagaciones; ni siquiera logró averiguar el domicilio de Enrique varner cuando estaba solo ea Paria.