Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 89o A B C. L U N E S u D E N O V I E M B R E D E 1907. OCHO P A G I N A S E D I C I Ó N 1. PAGINA 5 Anoche tuvo lugar el matrimonio de nuestro querido amigo y colaborador el ministro residente D. Federico Huesca, con la distinguida señora marquesa de Aguiar. I, a boda se efectuó en familia en la casa de la marquesa, no asistiendo más que D. Eduardo Dato, presidente del Congreso, como padrino; la señorita doña Milagros Vargar, como madrina y sobrina de la marquesa. Como testigos, el duque de Tetuán, también de la familia; el magistrado del Supremo D. Eduardo Ruiz Hita; D. Tomás Palacio, teniente coronel de Cazadores de las Navas, y D. Manuel Cernuda. El capellán de honor, D. Luis González, dio a bendición nupcial. establecimiento, con una asiduidad extraouii nana; D. Román Sánchez Torres, de sesenta y mi ¡ve años, empleado desde 1851 en casa c Mal Mr. Laurent, donde continúa, constante ejemDE MADRID aspecto na preplo de honradez y fidelidad á sus jefes, á los sentado durante la cuales no abandonó al declararse en huelga los semana pasada el mercado madrileño, pues demás obreros de la casa, porque no podía ésta arj te la tendencia floja de las plazas del extransatisfacer con puntualidad sus modestos jorjero, no ha podido nuestra plaza oponer esta nales; vez su habitual resistencia. Repercute aquí, María Vallisiani, encajera de oficio, y padecomo en todas partes, la crisis americana. ciendo vómitos de sangre, que la obligaron á El Interior á plazo pierde 6o céntimos, y ciepermanecer postrada en cama más de cinco rra el sábado á 81,35; pero después de la. hora meses en el pasado invierno, pide energías á oficial se negocia á 1,05. Algo han influido en sus agotadas fuerzas, y sale, agobiada por el la baja las ventas de Barcelona, doade París dolor, á buscar el exiguo jornal con que sostieejerce una influencia muy directa. ne la atribulada vejez de su madre desdiSe teme también que la carestía del dinero El Interior pierde 60 céntimos; el Exterior, chada; en los demás mercados se extienda al nuesaprovechar los cerca de un entero; los Venancia que los Elección de un dipurado tro, porque los Bancos querrándinero y no ten- Zaragozas, 17; quedan, Nortes, 13 francos á los cuatro años Vera Ontiveros, servirá aunaveinti respectivamente, 72, precios que alcanza fuera el de edad entró á famidían tantas disponibilidades para las dobles 90,65, 265 y 361. lia, á cuyo lado lleva treinta y cinco, asistiendo OR TELÉGRAFO El Ruso nuevo, teniend o en cuenta su cupón á todos sus individuos en sus enfermedades, como en las liquidaciones pasadas. DA 1 MIEL, I O, 6 T de 2,50, pierde 1,50 y queda á 88,40; el Turco La Bolsa ha estado más animada e ha verificado la elección de diputado á tumbre; pero el desarrollo de las que de cos- baja 65 céntimos y vale 91,25; el Argentino y el cuidándolos enysus desdichas, auxiliándolos en sus trabajos hasta compartiendo con ellos transaccioCortes por este distrito, y según las notipierden el escaso caudal de sus ahorros, que hubiera otras veces que la especias ya recibidas puede anticiparse que ha sido nes demuestra como su indiferencia, y es más Brasil 85,50 y ácerca de dos enteros y se nego- sido suficiente para hacerla hoy libre de fatal cian á 78,25. elegido sin oposición el liberal D. Benigno culación ha salido de que los especuladores, El Crédito Lionés vale 1.140; el Banco de miseria; bien una prueba de Quiroga Ballesteros. alarmados por la gravedad de la situación, Méjico, 928; el Metropolita no, 493; la Thomson, Juana Pérez Esteban, desinteresada joven de tratan de defenderse aprovechando las oscila- 570, y la de Beers, 424. veintidós años, que entró á servir á los dieciciones bruscas que se producen. De manera, En Londres ha vuelto á bajar el cobre á 58,75 séis á una familia, cuya posición decadente fue que la situación ofrece cada día mayores pe- libras la tonelada, y la baja de las acciones de causa de que suspendiese el abono de su poLA EMIGRACIÓN ligros. Ríotinto ha sido en París nada menos que de brísinio salario, á pesar de lo cual, lejos de 163 que hay á Mientras duren las AUMENTA habrá Bolsín, de siete ácircunstancias actuales cos francos, á losnegocia á que añadir 60 fran- abandonarsus sus amos la buenísima Juana, POR TELÉGRAFO de cupón; se 1.578. agotando pobres recursos y empeñando ocho de la tarde, en el ÍT. La Tharsis, por el mismo motivo, baja nue- sus humildes ropas, sin quejarse nunca y reCasino de la Bolsa y de la Banca, donde se ha nunciando á probables mejoras, ha venido á ve francos y cotiza á 158. I a baja de precio que en los pasajes á Améri- operado bastante estos últimos días. convertirse en un modelo de compañera, más ca han establecido en competencia las em- El secreto de la resistencia de nuestra plaza que de mercenaria servidora, para la modesta presas navieras, fomenta la emigración en pro- está en que la Bolsa de Madrid no es una Bolfamilia que la cobijó en su seno; La música española Dorciones tan grandes, que la Compañía del sa de gran especulación. El único valor que se Luisa Arias Gonzalo, que joven aún perdió Norte se ha visto obligada á establecer trenes negocia corrientemente á plazo es el Interior. Los demás valores, que sólo se negocian al á su madre, quedando al frente de una familia adicionales para conducir á La Coruña á miles DRESDE, I O, 1 1 M. contado, se han mantenido relativamente fir- 13 ilustre maestro Sarasate dio anoche á co- compuesta de su padre enfermo y tres hermade familias que van á embarcar. La opinión pública sigue clamando contra el mes. El Amortizable pierde 25 céntimos y que- nocer, con la magia de su arte, la Rapso- nitos de corta edad. Para responder á tantas atenciones, se puso Luisa á servir, trabajando aumento de emigración y espera impaciente da á 101,15; las acciones del Banco ganan en- dia asturiana, de Ricardo Villa. las medidas legislativas anunciadas por el Go- tero y medio y cotizan á 455,50; las Azucareras Con entusiastas aplausos acogió el público día y noche y pasando muchas de éstas en clapreferentes bajan 50 céntimos, las ordinarias la obra y premió su n. araviHosa interpre- ro para velar el triste sueño de su padre agobierno. 25 y se negocian, respectivamente, á 89 y 40. nizante. Muerto éste, fue enfermera, primero, tación. Las acciones del Banco Español de Crédito de su hermana v de su cuñado después; y valen 111, las de la Tabacalera, 404; los Explocuando éste rindió también su espíritu, la insivos, 323, y los Altos Hornos, 255. feliz mujer tuvo el heroico valor de encargarse l cierre de las taceinas mé ayer completo de la viuda y de los cuatro hijos que se queLas acciones del Banco del Río de la Plata, en Madrid. daron sin amparo, siendo por consecuencia de que cotizaban hace ocho días á 79, suben el luEl gobernador dijo ayer á los periodistas nes á 82 y quedan el sábado á 78,50. tal decisión, nueve las personas que viene sosremios á la virtud. que se les condonará á aquéllos la multa imteniendo generosa, con su abnegación y sus Los francos suben á 12,90, á pesar de la inEn nuestro número anterior dimos noti- afanes Duesta, siempre que no haya reincidencia. tervención del Tesoro, que tiene disponibles cia de la sesión solemne celebrada por la Real Al ser interrogado sobre el estado en que se más de 51 millones de pesetas en oro. Tales son, entre otras no menos dignas de Sociedad Económica Matritense de Amigos elogio, las acciones meritorias premiadas por hallan los recursos, nada manifestó en condel País para verificar el reparto de premios á la Real Sociedad Económica Matritense de creto. No obstante la ayuda Sin embargo, según se desprende de lo ma- 1 OS MERCADOS que el Tesoro de los la virtud, que por octava vez realiza esta So- Amigos del País. MONETARIOS Estados Unidos sigue ciedad desde el año 1 S 60, 2 a que fueron instinifestado por el marqués del Vadillo, es fácil que la solución sea favorable para los taber- prestando á los mercados, y á pesar de las gran- tuidos tales premios. neros. des remesas de oro hechas por Europa á Amé- Publicamos un grupo de premiados, hecho al Por separado publicamos una semblanza terminarla sesión de anteanoche. Entre ellos del diputado solidario D. Francisco Cambó, Tampoco es difícil que esta solución se haga rica, no mejora la situación en Nueva York. en plaz o breve. Por eso los Bancos continúan elevando sus figuran Telesforo García, tabernero de los cuyo retrato insertamos también en el presendescuentos, el de Francia, al 4 por 100; el de Cuatro Caminos, que en el incendio ocurrido te número. Inglaterra, al siete; el de Alemania, al siete 3 r el 13 de Julio último, salve) de una muerte cier- exposición de crisantemos. medio; el de Bélgica, el de Austria y el de Ru- ta á tres personas, acudiendo en su auxilio an- Anualmente se celebra en París tina ExEL SR. SALMERÓN tes que á salvar su propia vivienda, que quedó posición de crisantemos, en la cual se presenmania, al seis. POR TELÉGRAFO En Londres, el dinero á la vista vale 5 y convertida en cenizas; SEY 1 LLA, 1 0 11 N. La profesora de niñas doña Leonor Montes tan magníficos ejemplares de tan apreciada medio por 100, y se descuenta el papel á tres M. la Reina viBarbolla, se queda ciega por cumplir las exi- flor. S. estos días la doña María Cristina ha por p n el expreso ha marchado á Madrid, acom- meses al 6 por 100. gencias de su compasivo corazón, que la llevan sitado y ha elogiadoExposición, á su paso ma panado de su familia, el Sr. Salmerón, El mercado de París es el que mejor aspecto París, como se merecen las ocupando un coche- cama que se había agréga- presenta. Las operaciones son escasas y los a curar una niña víctima de cruelísima enfer- ravillas de floricultura que allí se exhiben, de medad contagiosa y cuya nadre, enferma tam- una de las cuales, de la instalación que ha lol o al expreso. precios no han variado sensiblemente. contagio, ni podía prodigarla sus Despidiéronle y aclamáronle al partir el tren En Berlín el descuento libre se cotiza á cinco bién por el pagar tampoca á quien en tal mi- grado el premio de honor, damos una fotogracuidados ni muchos republicanos, que se i a b í a n citado y tres octavos. fía en el presente número. sión la relevara; para acudir á la estación. Maximino Monroy, músico del fregimiento ROLSA DE PARÍS El mercado de París, al principio de la semana, deWad- Ras, que salvó á una familia délas acometidas de una res brava; EL REUMATISMO, DOLOR DE CABEZA, NEURAL- estuvo relativamente firme, no siendo de exDoña María Capul y So abre, respetable se- de abrigos en piel, peluch, coracul, paño, salida d 0 GIAS y DOLORES NBRVIOSOS, se curan con las LEN- trañar si se tiene en cuenta su situación priviriCULAS de) Dr. Suberviola. Consulta de 2 á 4 Gratui- legiada desde el punto de vista monetario; pero ñora de sesenta y cuatro años, que lleva trein- teatro, precios como nadie, Martín y Compañía. al final de ella prodújose un movimiento ge- ta y cinco prestando sus servicios en el mismo Fnenearral, 19- 21, entresuelo. ta, de 4 á 6. C A R R E T A S 19. á pts. farmacias. REVISTA neral de baja. El sábado agravóse la mala tendencia con ventas de Ale inania en Bruselas, que repercutieron en la Bolsa parisiense. Los únicos valores que se han mantenido firmes han a sido la Rente francesa, que vale 94 75 y g a n I 0 céntimos y las sumas de oro. H a y que tener en cuenta que el Gobierno francés tiene poderosos medios para evitar la baja de los fondos del Estado y que no vacila nunca en emplearlos. Dos cosas han influido en la firmeza de la Renta: el convencimiento de que Mr. Caillaux abandona el proyecto de gravarla con un impuesto y las compras continuas de las Cajas de Ahorros. La Goldfields gana nueve francos y queda á 70; la Rand Mines sube 11 francos y cotiza á 118. S LAS TABERNAS E P BIBLIOTECA DE A B C 188 JLA CASA DEL CRIMEN 185 Margarita no contestó, como era natural; pero Francisca, la criada, al oir la voz de su amo, abrió la puerta de la cocina y se presentó. ¡Ah, qué hermosos peces! ¡Qué hermosos peces, señor! Nunca haeéis cogido tantos. -Es cierto, hija mía, pero en adelante cogeré más. ¡Ea! más vale así, y será muy conveniente para los viernes. -La señora ¿está en el jardín? ¡Oh, no señorl La señora ha salido. ¡Salido... tan de mañana... I ¿Estás segura? -Sí, señor, y hace bastante tiempo. Tres cuartos de hora después de babdros marchado salió la señora con Gibby. ¿Y no ha dicho nada? -Nada. -Bueno; ya es hora de almorzar y no tardará en volver. ¿Pongo las chuletas al fuego? -No, no; espera á que vuelva la señora- -Bien; esperaré. El Sr. de Ferny, tranquilo, aunque algo sorprendido de una salida matinal 4 ue Margarita no acostumbraba á hacer, subió á su cuarto. Los dos primeros objetos que vio al entrar en su habitación, fueron la carta y la caja que había colocado Margarita. Inmediatamente conoció la letra. ¡Me escribe Margarita! -murmuró frunciendo el entrecejo. ¡Me escribe Margarita! ¿Qué quiere decir esto? Y con temblor convulsivo rompió el sobre. Conocemos el texto. A medida que sus miradas iban recorriendo las líneas trazadas por la esposa infiel, los ojos del comandante se abrían desmesuradamente y su rostro adquiría una expresión de dolor y de espanto verdaderamente aterradores. Cuando hubo terminado la lectura, escapóse la carta de sus dedos y fue á caer á algunos pasos en el suelo. Al mismo tiempo, el desgraciado anciano llevábase las manos á la frente y caía como herido por un rayo sobre una silla, balbuciendo: ¡Ha partido... ¡Ella! ¡Margarita! ¡Mi mujer... ¡Mi hija... ¡Mi adorada... jMi vida! ¡Ha partido... y no volverá jamás! ¡Ah! ¡Margarita! ¡Margarita! ¡Margarita! ¡Culpable y todo, debiste permanecer aquí! ¡Te amo tanto, que te hubiera perdonado! r El comandante inclinó la cabeza sobre el pecho, y dos raudales de lagrimas brotaron de sus ojos... lágrimas terribles que surcaban su curtido rostro y mojaban sus ásperos bigotes Repetía sin cesar: -Sí... ¡hubiera perdonado! Pero de pronto, reanimado, ó más bien galvanizado como un cadáver en ane de cuyos músculos tocara una chispa eléctrica de una pila de Volta, levantóse el señor de Femy, contraída la boca, secos los oíos, brillante la mirada, exclamando: ¡Pero él... ¡Ei, su cómplice! ¡El, que ha robado el alma de Margarita v á Margarita misma, eljniserable no tiene perdía! ¡Ah! ¡Me vengaré XXIV gramos... vamos! -dijo ia cantante. ¡Vamos, hijos míos, el estribillo á cora v y con calor! Honremos la música de mi director de orquesta Sr. Nargeoti. Y los convidados repitieron á coro el estribillo. -Quisiera ver á esa mujer- -dijo Enrique. E inmediatamente buscó el medio de satisfacer el deseo que acabaoa de sentir. Acercóse cautelosamente al enrejado, separó algunas hojas de parra que le adornaban y logró hacer de este modo una abertura suficiente para peder mirar lo que pas iba en el fondo del emparrado. Los comensales eran ocho, cuatro hombres y cuatro mujeres. Sólo una de éstas llamó la atención de Enrique: era precisamente la que cantaba. Estaba enfrente de él; tenía en la mano derecha la copa de Champagne á medio llenar y se disponía á cantar la tercera copla. Era alta y delgada, representaba veintidós ó veintitrés años cuando más, y su belleza era soberana. La cabeza erguida, el color de su rostro pálido mate, y rubia como una transtiberina; ojos negros y brillantes; labios roios, modelados admirablemente y siempre frescos. Su cabellera era abundante, negra, aterciopelada, con reflejos azules, y formando UD trenzado que le servía de diadema. Vestía un tr. ije de muselina rosa pálido. El cuerpo, excesivamente escotado. Adivinábanse á través de la tela las carnes de las voluptuosas bacantes de Rubens. Los brazos parecían esculpidos en mármol blanco rosáceo y terminaban en unas manos regias. Involuntariamente, y al fijar los ojos en ella, se pensaba en la cortesana de ia antigüedad. Al miraila, Enrique sintió latirle el corazón, que hacía tiempo no latía. ¡Tercera copla! -dijo la hermosa muier. Y continuó cantando. -fBravo, Pamela! -exclamó el coro después de la copla. Luego los comensales repitieron, en el colmo de la embriaguez, el estribillo de la canción. ¡Se llama Pamela! -pensó el joven; -hace poco ha hablads de su director de orquesta Sr. Nargeoti. Ahora bien, Nargeoti es áirector de orquesta te Variedades. Bueno es saberlo. La cantante de Maisons- Laffitte era, en efecto, la cotnedianta cuya feelleza debía adquirir celebridad algún tiempo después. Pamela empezó ia última copla, y los cemensales cantaron el estnkiuo can verdadero frenesí.