Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEYES 31 DE OCTUBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. cepciones dentro dei estado actual de la Medicina. Debemos anticipar. para la maypr inteligencia de los datos estadísticos siguientes, que á esta Clínica, casi sólo acuden. aqüe íos enfermos que agobiados por sus padecimientos cronizados. y ahitos, de toda clase, de medicaciones, al fin convencidos ó impresionados por el conocimiento de algún caso práctico se deciden á someterse al tratamiento. TRATOS ESTADÍSTICOS P 375 enfermos Pe -r- PAGINA 6. una. entérmedaet que. soló en su mente existía y esto no es más que el contagio de Id que en general, en la vida de los pueblos, se deja traslucir; cuántos individuos pasan por. notabilidades y escalan las gradas de la notoriedad sin saberse, en realidad; cuáles, son sus méritos; cuántos artefactos son admirados por tantóéy s quiales crónicos y no pocos complicados de otras alteraciones bronquiales. y algunos, cardíacosi se han curado radicalmente 224, han obtenido una gran mejoría iió, ylos 41 restantes se han aliviado. catarros b bron El término medio de tratamiento ha sido de treinta días. T e 92 enfermos afectos á bronco- pneuinonías, algunos de ellos con grandes hepatizaciones pulmonares bronco- ectacias y un estado general nada lisonjero complicados dé alteraciones aórticas no pocos, han conseguido la curación 45, 32 han mejorado notablemente, 14 se han aliviado y tan sólo cinco no han obtenido beneficio -i El término medio de tratamiénto: ha sido de cuarenta días: v: J é 176 enfermos de asma bronquial, incluidos en este número algunos de afecciones cardíacas y no pocos enfisematosos, 35 consiguieron su curación, 80 sé les distanciaron los accesos de modo extraordinario y disminuido su intensidad hasta el punto que de 40 á 50 accesos que la mayoría sufrían en el año se les han reducido ádos; ó tires en igual período de, tiempo, 43 se han mejorado y los ocho restantes no han, conseguido beneficio, Él término medio de tratamiento ha sido de treinta. -días, si bien hemos de consignar que en un 30 por 100 de estos enfermos ha sido necesario repetir las curaciones al año. 1 SALA DE ESPERA tantos ignorantes que afirman su grandeza por parecer entendidos; cuántas obras se contemplan después de conocer la firma; cuántas y cuántas cosas gozan de privilegio y se enaltecen por la sola lógica de que todos lo dicen, y en cambio, cuántos sinsabores, cuantas amarguras, cuántas decepciones sufren tantos hombres que, por su memoria acumulando conocimientos, por su inteligencia traducida en hechos, por su imaginación produciendo obras y íp e 65: enfermos enfisematosos, la mayoría bron- por su raciocinio regulando pensamientos, co- ectásicos y con lesiones cardiacas más constituyen un verdadero talento y yacen en ó menos compensadas, 17 se han curado, 31 el olvido; cuántos inventos útilísimos duermen años y años antes de ser aceptados; cuántos elementos de actividad y de progreso pasan inadvertidos por tiempo ilimitado. sí, pues, sólo deseamos llamar la atenci 6 tf de aqupllos enfermos que, agobiados pof, sus dolencias, después de haber agotado cuan- 1 tos recursos y medios terapéuticos les han sido propuestos, no olviden que existe un Centro médico dedicado á la especialidad, que cuenta con todos los adelantos científicos y que, poi los procedimientos que en él se utilizan, por las condiciones excepcionales y medios apro- DEPARTAMENTO GENERAL dedicadas á la especialidad pueden combatirse con ventájalas enfeimedades pulmonares, pues estos Centros, merced á los medios de que dis ponen, tanto en útiles para el diagnóstico como en aparatos é instrumentos para la ejecución y práctica de ciertas medicaciones y operaciones, reúnen condiciones excepcionales de que no es factible disponer fuera de ellos, siendo temerario suponer que sin contar con- todos los recursos terapéuticos que dado el adelanto de la Medicina moderna se necesita, han de conseguirse beneficios ni mucho menos curaciones, porque si disponiendo de todos los adelantos no es posible en algunos casbs alcanzarventa ja, cuan pueril é inocente es pretender combatir estas dolencias con medios desprovistos de razón científica, apoyo experimental ni fundamento práctico. Más adelante damos, á conocer los distintos medios que empleamos en la Clínica, y con los que obtenemos los resultados tan lisonjeros que acusan las estadísticas, siendo de notar que prescindiendo de la tuberculosis pulmonar, en las demás enfermedades pulmonares, hemos logrado ventajas que no es dable suponer, como sucede con los catarros bronquiales crónicos, bronquitis fétida y gangrena pulmonar, donde en la inmensa mayoría de casos conseguimos la curación, como asimismo en muchas bronco- pneumonías y enfisemas, siendo de notar los extraordinarios beneficios obtenidos en el asma bronquial, afección que, como es sabido, se conceptúa incurable, y en la que, cuando menos, alcanzamos la distanciación de sus accesos disminuyendo su intensidad y en muchos casos obtenemos la curación. Por ello, congratulándonos de tantos y tan buenos efectos, por disponer de medios excepcionales de tratamientos, convencidos de que con los procedimientos que empleamos obtenemos un beneficio superior á toda ponderación y fundados en los éxitos conseguidos, hemos hecho construir un edificio- tnodelo en relación con maestro amor á la especialidad gue cultivamos, donde hemos instalado la Clínica, que entendemos responde en un todo alas exigencias de la Higiene y á las comodidades que requiere la escogida clientela que de todas partes nos honra con su asistencia. De buen grado hubiésemos hecho la instalación en Madrid por ocupar el centro de EspafiU, ser capital de gran vecindario y existir constantemente una población flotante numerosa, pues no desconocemos la distancia que á Málaga separa de casi la totalidad de la Península, sobre todo para los habitantes del Norte; pero había necesidad de no olvidar que Madrid, desde el punto de vista climatoterápico no reúne condiciones, pues lo extremo de sus temperaturas en las estaciones de estío é invierno, con sus grandes variaciones termométricas diarias, aun en, otoño y primavera, perjudican á los enfermos del pecho, como si á estas circunstancias unimos su altitud sobre el nivel del mar, resulta doblemente perjudicial para los enfermos del corazón. Mas al descartarla villa y corte como lugar apropiado, imprescindiblemente habíamos de optar por Málaga, que, por su condición marítima y benignidad de su clima, reúne quizá las mejores condiciones para el objeto, de todos los puntos qne pudieran elegirse en el continente europeo. o es sencillo dar á conocer ni sucintamente los medios de que nos valemos dada su importancia terapéutica, en los estrechos moldes de un trabajo de esta índole, tanto por el carácter técnico que revisten corao por lo limitado de estos renglones, pero sí debemos mencionarlos. Entre éstos ocupan lugar preferente y puede decirse que constituyen la base fundamental de casi la totalidad de nuestros tratamientos las inyecciones traqueales, procedimiento racional y lógico por el que se ponen en contacto de la mucosa bronquial distintas substancias medicamentosas, haciendo que una afección interna sea tratada tópicamente, A veces, y cuando las circunstancias lo exigen, las inyecciones intra- pulmonares constituyen las ventosas que llamamos de absorción, porque por su intervención hacemos penetrar á través de la piel medicamentos en los mismos puntos donde las afecciones radican, resumen nuestros principales medios terapéuticos. Con estos elementos valiosísimos y sin olvidar la medicina general en determinados casos para llenar indicaciones de momento, logramos obtener la serie de curaciones y grandes alivios referenciados y que la estadística se encarga de enaltecer, pues ajenos á vanas palabrerías y prácticos ante todo, nada dice tan alto como los reENTRADA Y VESTÍBULO sultados apoyados en los números. Ofenderíamos á nuestros lectores si pretendiésemos encomiar la importancia de este Cen- han mejorado sobremanera, 12 se han aliviado tro, pues á nadie se le oculta él vacío que. en la y cinco no consiguieron benefició. El término medio de tratamiento ha sido de cincuenta días. un. poderoso recurso, cuyos éxitos son extraordinarios. 1 3. Hipodermia, la Sueroterapia, la Afmiatria y Y e 240 enfermos, de tuberculosis- pulmonar de diferentes períodos, tratados en la Clíni- 1 ca, se han curado; 31, 120 han obtenido una i mejoría notable, 6 a se han aliviado y 27 no i han conseguido beneficio Dicho es que no existiendo ningún tratamiento seguro hasta el día para contrarrestar tan terrible enfermedad, son de apreciar los beneficios Obtenidos, que en- tendemos superan en mucho á todas las demás! estadísticas délos distintos medios y procedí- i mientós con qué sé pretende, combatir la tu- ¡berculosis. pulmonari El- término- medio dé tratamiento ha sido de 1 s é s e ü í á días. t 1 ipn Á gangrena pulmonar, k. pesar de la grave dad del padecimiento, el resultado no puede ser más lisonjero; pues de 11 enfermos que: han sido tratados, Isiété curaron radicalmente, dos mejoraron de un modo notable y los dos restantes, consecuencia de las grandes complicaciones; una gastrointestinal y la otra tuberculosa, -no consiguieron- benef icio. El término medio de tratamiento ha sido ae cuarenta días. N Jo se nos oculta la indiferencia con que todo adelanto se acoge por la inmensa mayoría del público, la incertidumbre y la apatía actualidad llena en el tratamiento ae las dolen- aun de los que más interesados se hallan en cias crónicas cardio- pulmonares, que á diario cualquier orden de cosas es por lo general la constituyen la desesperación de enfermos y regla, no basta presentar hechos concluyentes, médicos. datos ciertos ni casos concretos que puntualiMas tampoco pretendemos llevar alónimo cen los beneficios de un progreso, la masa gedel lector la idea de que toda enfermedad car- neral de los enfermos se dejan más bien sudiaca ó pulmonar, sea cualquiera su índole, su gestionar por cualquier medio ó procedimienestado ó sus complicaciones, indefectiblemente to aunque éstos se hallen desprovistos de funha de ser curada; esto sería predisponer á la damento, es suficiente para admitir como heexageración y guiar al desprestigio lo que sólo cho indiscutible la influencia sostenida por la merece alabanzas; la época de los milagros ha costumbre, el hábito ó la moda, porque ésta pasado y sólo es factible lo que permiten las también pesa, y no poco, en la aceptación de condiciones físicas, químicas ó mecánicas de la un medio terapéutico. Cuántos ejemplos pueconomía de- un individuo, para ser restable- diéramos citar de establecimientos Mdro- micidas- dentro de las fuerzas vitales de cada or- neráles, fórmulas, preparaciones farmacéuticas ganismo. V y procedimientos terapéuticos, cuya sola razón Pero hechas estas; salvedades, diremos de- I de aceptación nace de una coincidenciai de seamos, llamar la atención de- los interesados, Iuna suposición ó de que á un personaje se le si loa extremos que siguen no representan ex- j antojó hacer. uso- de él- pretendiendo curarse DEPARTAMENTO DE PREFERENCIA VISTA DE LA FACHADA PRINCIPAL DEL EDIFICIO piados áque se someten los enfermos, supera de modo notabilísimo á cuanto en la actualidad se conoce y que muchos de los enfermos que se conceptúan desahuciados pueden encontrar su curación ú obtener, un benefició superior á todo encomio, en un período breve y con un estipendio relativamente pequeño.