Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CLÍNICA DE ENFERMEDADES CAR DIRIGIDA POR D. VICTORIANO BEN 1 TEZ ROSALES DOCTOR EN MEDICINA Y CIRUGÍA. ESPECIALISTA EN LAS ENFERMEDADES DEL CORAZÓN Y DE LOS PULMONES CALLE DE CÁNOVAS DEL CASTILLO, 24 AL 28. -MALAGA LOS ENFERMOS CRÓNICOS DEL CORAZÓN Y DE LOS PULMONES. Sabido es lo difícil que resulta el tratamiento de las enfermedades que afectan órganos tan importantes como el pulmón y el corazón, sobre todo cuando estas enfermedades revisten un carácter crónico, y sabido es también lo general y frecuente de estas dolencias, sin duda xior esa misma rebeldía que acrecenta el númecias indigestas, mezclas y composiciones más ó menos heterogéneas que han de ir directamente al estómago á combinarse con el jugo gástrico, cuyas combinaciones químicas determinan productos nuevos de condiciones desconocidas, para que en su eliminación, después de su paso á la sangre por su absorción en el estómago ó en el intestino, obren en la mucosa pulmonar produciendo su bienhechora influencia, es cifrar la curación en una serie de vaguedades y suposiciones que rayan en la candidez, sobre todo cuando los hechos no corroboran esas teorías, y los desengaños se repiten como lógica consecuencia de esperanzas que nunca se fundaron en la razón de los casos prácticos, Como asimismo lo ficticio de las revulsiones á que ordinariamente se someten á estos enfermos. Pretender contrarrestar la influencia morbosa de la pequeña circulación ejercida sobre un trozo mayor ó menor del parénquima pulmonar y modificar las alteraciones celulares del mismo, por medio de una acción química ó física, produciendo una quemadura de segundo grado con un vejigatorio, ó de tercero con las puntas de fuego, en la región de la piel correspondiente al punto de la lesión pulmonar, modificando y excitando la epidermis ó el dermis, para que esta acción vitalizadora, atravesando, las capas inmediatas de los tejidos celular, muscular, redes vasculares pertenecientes á la gian circulación y ambas hojas pleuríticas, salvando la caja- ósea, vayan áproducir su efecto enervador descongestionante y euneico sobre la trama pulmonar enferma, es prescindir de toda la serie de dificultades que se oponen al fin terapéutico y confundir el efecto sugestivo pasaiero, con la permanente acción mecánica perseguida, resultando por consiguiente que al emplear dichos medios, utilízase un procedimiento nacido del empirismo, y por tanto, no es extraño que los beneficios que se procuran dejen de obtenerse. Y qué podernos decir de las costumbres hoy establecidas entre las personas acomodadas, al pretender obtener la curación de sus dolencias pulmonares crónicas, con sólo hacer excursiones anuales á determinadas estaciones de aguas minerales, cuyo efecto terapéutico podríamos reducirlo á bien poca cosa, si descartásemos la acción beneficiosa que reporta la estancia en lugares sanos, de buenas condiciones higiénicas, unidas á la variada alimentación y al descanso á que forzosamente el enfermo queda sometido al abandonar sus cotidianas tareas, substrayéndose de los disgustos y molestias que el azar mismo de la vida activa proporciona. Pues bien, es llegado el caso en que conviene saber que en el día los tratamientos de las enfermedades bronquiales y sus anejos están incluidos en una especialidad, como otras varias ramas de la Medicina; es necesario conocer que los medios con que realmente pueden combatirse estas afecciones crónicas no es de fácil aplicación en la Medicina general, ni la asistencia domiciliaria es suficiente para obtener los resultados que siempre el enfermo desea, porque los recursos precisos sólo en las V. íí DE CONSULTAS Y RECONOCIMIENTOS DR. BENITEZ, DIRECTOR PROPIETARIO ro, porque los que padecen no consiguen la curación ni obtienen beneficio con ninguno de los recursos ordinarios de la Medicina general. En distintas ocasiones hemos dado á conocer zas causas que motivan las decepciones que. já diario se suceden con las medicaciones administradas por el estómago. Emplear substan- Clínicas dedicadas al propio objeto se aplican, razón toma una parte activa en casi todos los y en donde íos enfermos se someten una se- trastornos bronco- vesiculares, y natural es que rie: de investigaciones. que determinan con pre- si sólo se atiende á los bronquios, descuidando cisión las distintas indicaciones que cada caso el corazón, no hay posibilidad de mejoría, requiere, mucho más si se tiene presente que puesto que hemos de hacer notar que sin una la; mayoría de los enfermos que padecen cata- observación cotidiana atenta de este importanrros bronquiales crónicos, pulmonías crónicas, tísimo órgano que llene cuantas indicaciones asma bronquial, enfiserns: y otros padecimien- hagan al caso, durante el tratamiento de la tos, putmonares están afectos en mayor ó me- afección bronquial, no se obtiene en modo alnor, gjadp de lesiones cardiaca. s, porque el co- guno la curación; por ello sólo en las Clínicas -V- m VISTA PARCIAL DE LA FACHADA PRINCIPAL GABINETE DE CURAS Y OPERACIONES