Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MSER. OLES 3o DE OCTUBRE DE iqoi OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 3 Las inundaciones en. Francia. -El puente colgante de Andrézieux sobre- el Loire, destruido- por h recida no. DE L ILLUSTRATlONft I J ti diputado amigo mío ha visto una cornu nicación del comandante Santaolalla y la contestación del ministerio de la Guerra; la comunicación llevaba el membrete El jefe de la Policía española en Casablancas; la contestación iba dirigida, Al jefe de la Policía española en Casablanca Parece, pues, un hecho oficial que los 6oo ó 700 hombres que tenemos en la plaza marroquí constituyen una fuerza de Policía española, y esto traspasa el límite de derechos y obligaciones aceptados por España en el Acta general de pasa con riesgo grave para nuestros intereses. 71 capítulo primero del Acta general ño deja duda de que la Policía de los puertos marroquíes ha de constituir un Cuerpo de tropas, bajo la autoridad soberana del Sultán, é inspeccionado durante cinco años por un oficial superior del ejército suizo. L, os oficiales y clases franceses y españoles serán meros instructores contratados por el Sultán, nunca jefes de la Policía sheriíiana, cuyo mando militar corresponde á los caídes marroquíes. Doy por hecho que en estos dos últimos meses la diplomacia, franco- española haya obtenido de las Potencias firmantes del Acta general toda clase de permisos para alterar ésta, pues al fin y al cabo á esas Potencias les importa muy poeo lo que se haga en Marruecos. Quedará de este modo descartado el imposible constitucional de que 700 soldados españoles sean subditos temporales del sultán de Marruecos, porque el Acta general habrá pasado á mejor vida, y ahora la Policía española de Casablanca sería, con ese nombre, un verdadero Cuerpo de ocupación de un territorio extranjero. Con esto se habría obviado el mal aspecto convencional; pero se habrá agravado el malísimo aspecto real del asunto. C i los 600 policías militares españoles han de estar todo el tiempo que dure el modus vivendi protegidos y supeditados á la preponderante ocupación francesa, verdaderamente ni el honor sale muy bien parado ni el interés de sostener tal situación aparece por ninguna parte. Entérese el Gobierno, y sabrá cómo anda nuestro prestigio en los alrededores de Ceuta 3 Melilla con motivo del papel archisecundario üe nuestra policía de Casablanca, Si los 600 policías españoles llegan á quedar solos en Casablanca, en pequeño número, sin artillería y otros elementos tácticos y logísticos, nadie puede asegurar que al poco tiempo As retirarse el cuerpo francés no vuelvan la e udad y su Policía á ser objeto de otra agresión, como la que aún no ha podido reprimir de tocio el general Drude. Ante semejante contingencia, nuestras tropas sólo podrían atrincherarse en tui barrio de Casablanca y esperar La catástrofe de automóviles de San Sebastián. Los carruajes de los allí auxilio de mayores fuerzas, parte de las Sres. Zappíno y Ataluce, despeñados en La Herrera. nales, por lo menos, habrían de ser españolas; DE LÍLLUSTRATION y acuí tenemos lo que á todo trance hay que evitar, ó sea una guerra con Marruecos, aun- lidad de las cosas, éstas pueden tomar un giro que fuera del tamaño de la que hasta ahora rmiy perjudicial para España. Lo mejor sería han hecho los franceses de Drude. que mi amigo, el diputado X, hubiera leído p l maestro Adelardo Ss. nz nos comunica el siguiente artículo, que con mucho gusto í el membrete tisado por el comandante San- mal; pero él jura y perjura que ha leído perS íaolalla es caprichoso, hay que hacer que fectamente. publicamos. se modifique cuanto antes; si obedece á la rea- i Coa verdadera satisfacción h. e leído el ar. JENARO A L A S 1. a Conferencia internacional de Algeciras, y lo tras- UN MEMBRETE PELIGROSO tículo Asaltos y torneos de mi querido amigo Alvaro Calzado, que pxibüca A B C. Su opinión tiene para mí gran importancia, pues le conceptúo como ano de los cuatro ó seis aficionados que en Madrid pueden hablar de esgrima con conocimiento de causa, pero siento que no estemos de acuerdo en algunas apreciaciones respecto al florete. E 1 florete ha muerto, y ha muerto en París emporio des belles armes. Si aún existen algunos antiguos tiradores, actualmente nadie trabaja esa arma con la seriedad indispensable para llegar á ser floretista. Kirchhoffer, Rouleau. Mimiague y todas las eminencias del florete, que hace pocos años juzgaban como un insulto el hablarles de la espada, han transigido ya con ella, y si rio han abandonado completamente el florete, es por no renunciar á un arma que tanto trabajo les costó dominar. Respecto á la comparación entre la fuerza délos antiguos y délos modernos tiradores, yo tengo la convicción de que Renand y Gaudín son más fuertes que Ezpeleta. y Aldama, pero creo inútil discutir lo que, por haber fallecido estos últimos, 110 se puede probar. Esté es el solo punto en que mi opinión difiere de la de mi ilustrado amigo Alvaro Calzado. En cuanto á lo de hermanar el sentido práctico con la belleza, ya hace tiempo que lo he aconsejado; el año 1903 dije en el Heraldo de Madrid: L, a esgrima, en mi concepto, debe ser com bate racional y estético, lo mismo cuando se hace con una espada que cuando se practica con un florete. Algunos. creen que la idea de combate excluye la de: belleza; pero no es así, pues la belleza en esgrima está en el aplomo del tirador, en la precisión de su mano, en la conservación de la justa distancia, y todo esto es precisamente lo que hace falta para combastir con superioridad. L, a esgrima de espada es la misma esgrima clásica, substituyendo el florete por la espada y cortando los. golpes en todas partes. Si el maestro habitúa al discípulo á tocar y defen derse, lo mismo en la cara que en el vientre ó en el brazo, su juego s. erá más variado y más práctico que el del florete. Termino diciendo á mi amigo Calzado que se concederá el premio que desea. para el tirador más correcto en la lucha- de Trofeos entre salas y destino 500 pesetas para adquirirlo de acuerdo entre ambos, á condición. de que escriba algún otro artículo como el que origina estos mal pergeñados renglones, para bien de la esgrima y estímulo de los aficionados al noble Creo que debo contestar á lo que Adelardo Sanz dice en su artículo. L, o haré brevemente. Ante todo, le doy las gracias por las palabras que me- dedica, tan halagüeñas como inmerecidas. Mantengo mi opinión acerca de los tiradores antiguos y modernos. Si he tirado con Ezpeleta y con Aldama, también he tirado con joseph Renand. No conozco á Gaudin más que por su reputación. Me alegro de que el maestro Sanz opine como yo respecto á la estética en materia de esgrima y de que, atendiendo á mi ruego, conceda un premio al tirador más correcto del Concurso que organiza. Pronto veremos si las demás Salas de Madrid responde. á la generosa iniciativa de Adeíardo Sanz. ALVARO CALZADO arte. -Adelardo Sanz. t