Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 29 DE OCTUBRE DE J 907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN c; ISr LaCierva. Resumió los discursos él ministro de la Gobernación. I Agradeció los elogios á los alcaldes saliente y entrante, y dijo que está dispuesto á realizar cuanto sea necesario para que los concejales- y su presidente miren por los intereses de Madrid, Y No le enoja si alguien lo pone en duda siempre que él pueda, demostrar lo contrario. Recogiendo palabras del Sr. San tillan af irató que pronto estarán despachados los millares dé: expedientes que halló detenidos en la dirección de! Administración local, entre los cuáles había algunos del Ayuntamiento. Manifestó que rio había tenido parte de culpa eñ: que Se hubiese retrasado la publicación del anuncio de la subasta de las obi as de la Necrópolis; Y terminó asegurando que el Gobierno. de S. M. no, es enemigo del Ayuntamiento de Madrid, sino qué, por el contrario, mira por su desenvolvimiento, y por la prosperidad déla capital. Y Y PAGINA 6 EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE HIGIENE, ARTES, OFICIOS Y MANUFACTURAS s J. SERRA Y COMPAÑÍA peta importante casa de Barcelona, dedicada á la fabricación de plumas de aceio para esciibir, fundada en 1901, ha logrado, no obstante el poco tiempo con que cuenta, adquirir un gran desarrollo en sus negocios, lo que evidencia el esmero y perfección con que elabora sus productos. Mantaras, que éste construye en su importante fábrica de Oviedo. No sin razón se para allí el público, pues aparte de lo interesante del perfeccionado mecano fono que exhibe, el mueble que sostiene el aparato es una verdadera preciosidad artística, habiendo sido todo él construido por el señor Mantaras. Estas admirables máquinas parlantes son las únicas que reproducen fielmente la voz humana, poniéndose en marcha automáticamente, sin necesidad de tocar al diafragma, el cual no tiene agujas y lleva un zafiro que no se gasta nunca. El Jurado, atendiendo á los indudables méritos de este conocido industrial, le ha otorgado con justicia un gran premio, por el que sinceramente le felicitamos. TRIBUNALES ¡N RECURSO CIVIL ¿Puede t e s t a r un hijo sometido á la potestad de su madre? Este asunto planteóse ante uno de los Juzgados de Barcelona, y tanto en primera como en segunda instancia resolvióse la cuestión en sentido afirmativo, es decir, reconociendo derecho para testar al menor sometido á la potestad de la madre Interpuesto recurso, vióse ayer ante la Sala primera del Supremo, y éste será el que en definitiva de termine quién tiene razón, si el recurrente, señor Camyn, que sostiene la negativa fundándose en que la (ley de Matrimonio civil concediendo la potestad á la madre imposibilita al hijo de testar, ó el recurrido, Sr. Julia, que solicita la confirmación de la sentencia de la Audiencia de Barcelona, basado en que la ley de Matrimonio civil no quita al menor la facultad de testar, sino que cita los casos de incapaci- dad para hacerlo, casos en que, á su juicio, no está comprendida la persona que ha originado este litigio. Bérmúdez t u v o el 15 de Febrero último la desdichada ocurrencia de penetrar, forzando la cerradura de la puerta con u n clavo, en la cochera de la condesa de Pardo Bazán y apoderarse de un si- llín, tasado en 100 pesetas Ya en la calle y al considerar, sin duda, el éxito obtenido en la mala empresa que acababa de realizar, pensó que se había quedado corto no apoderándose de otra cosa que de u n simpie galápago y, seguro de no ser visto, volvió de nuevo á la cochera y cogió una manta, con la que se dio por satisfecho. Iba y a á poner pies en polvorosa pata, pignora, el producto de su delito, cuando alguien- que había oído ruido en la cochera dio voces demandando auxilio y Juan Carreira cayó en poder de lá Policía: Conducido al Juzgado, ocultó su nombre. dando uno supuesto, y como este extremo se aclaró más tarde, al reclamar la partida de bautismo y otros documentos, agravó su situación con otro proceso. Terminado el sumario, ayer compareció. J u a t Carreira ante él Jurado, reunido en ía; tíecciór primera; j u r a d o que después, de corta deliberación lo declaró culpable ¡rió de, dos delitos de robo, como el fiscal pretendía, sino, de un sólo delito de aquella clase y ¿tro dé- nombre supuesto, que es lo que pretendió el letrado señor Valdés. Y UN PASANTE. Acto seguido se levantó la sesión. Eran las doce; y cuarto. I a ¡despedida. Y MSi: Sánchez de- Toca le acompañaron tiasta, él estribo de su carruaje todos los concejales, el secretario y muchos funcionarios, quienes le hicieron una despedida muy cariñosa, á lá cual sé unió la gente, que había en la O l arqueo. Y El ministro, de la Gobernación abandonó ia Casa dé la Villa y el nuevo alcalde, acompa iadod, eí secretario, del contador y del tesorero, hizo, el arqueo; de Id? fondos municipales. Qecepción del peisonal. Después del arqueo recibió el conde de Peñalver á los funcionarios municipales, á quienes encareció el más estricto cumplimiento de sus deberes, añadiendo que cuando tuviera que castigar alguna falta no le servirán, recomendaciones. Luego recibió al jefe y á los inspectores del Cuerpo de Policía, á los cualesTecomendó muy especialmente que en sus relaciones con el público usasen cortesía, de modo que en ellos y en sus subordinados encontrase aquél auxiliares y no ceñudos y desabridos individuos con uniforme. Les aconsejó que en los actos del servicio no fumasen, aun cuando fuera de ellos lo hiciesen. pOR ROBAR UN SILLÍN Juan Caríeira INFANTES Y N 1 VESRO Suficiente y reputadamente conocida esta im pdrtante Casa como una de las primeras fábricas toledanas que en la elaboración de mazapán continúa las tradiciones y la fama de la imperial ciudad, su concurrencia al presente Certamen constituye una notí 11 y atractiva y simpática. A VÍTRINA DE LA CASA J. SERRA Y C. a F O T AMADOR. En la actual Exposición, primera á que concurre, presenta una variada y excelente colección de plumas de todos los modelos, con sus embalajes correspondientes, siendo su insta lación, de la que da idea nuestro fotograbado, una de las más bonitas y elegantes. Esta Casa, que posee la patente núm. 38.850, por haber introducido mejoras en el procedí miento de fabricación, distingüese por la regularidad absoluta en el temple y acabado de las plumas, poseyendo una fábrica admirablemente montada en Alguaire (Lérida) donde trabaf on los periodistas. y cuya maquinaria, res Ante los periodistas se mostró satisfecho jan más de 75 obreros, adelantos, siendo su proUNA CAJA DE MAZAPÁN DE LA CASA tonde á los últimos de la acogida que había tenido en el Ayunta- ucción diaria 1.000 cajas de gruesa, y sus prin- 1 FOT, AMADOH. INFANTES Y N 1 VEIRO PJOÍS. TELEFONOmiento, y repitió que se proponía ser el conti- cipales mercados, Cuba, Filipinas y Repúblicas LUNES, 26 nuador de la obra seria, fundamental y benefi- Sudamericanas. Esta acreditada Casa, cuya antigüedad data itin. ciosa para Madrid de los alcaldes que le haLa casa J. Serra y Compañía ha tenido la de 1855, presenta en la Exposición una magníEsta mañana se efectuó en Mataré el micían precedido, especialmente del Sr. Sánchez simpática iniciativa de enviarnos las 120 en- fica caja de mazapán con el escudo y armas de tin de propaganda nacionalista. i e Toca. le de la Exposinuestro Durante el curso de la reunión promoviéronAñadió que todos los concejales le han pro- tradas quequehan correspondidolos obreros de Toledo, que reproduceadmirar fotograbado, en l as á sabe qué más, si la metido su cooperación y que en ella confía ciónCpara nombre regalemos en el nuestro en- la que no sedel confitero ó el buen gusto fina se varios incidentes, que no revistieron imporA B En de éstos y elaboración del tancia, y á la salida cuestionaron dos délos para llevar á la práctica sus propósitos. viamos á la importante easa j Serra y Compa- artífice decorador. Es cualidad especial de sus oradores, originándose algún tumulto. ñía la expresión de sincero agradecimiento á mazapanes la de estar exclusivamente hechos Cecretario particular. Se ha encargado de la secretaría particu- que se ha hecho acreedora por su delicada con azúcar y almendra, y elaborados de una Captura. manera fina y delicada, por lo que son tan La Policía ha logrado hoy. capturar, éeslar del nuevo alcalde, el inteligente funciona- atención. apreciados no sólo en España, sino en el ex- pués de incesantes pesquisas, al autor del cririo municipal Sr. Rodríguez Blanco. tranjero. men cometido anoche en la callé de Vidal. Qanquete en proyecto. La maquinaria de esta casa es de lo más per Los concejales del Ayuntamiento de Mafeccionado que existe. primen misterioso, Y drid se proponen obsequiar con un banquete Estos fabricantes, proveedores de la Real El Gobierno militar avisó al Juzgado ayet, al alcalde saliente, Sr. Sánchez de Toca. Casa, cuentan, entre otras recompensas, meda- al anochecer, que en la montañade Montjuich Con objeto de que puedan asistir muchos co- uantos recorren los salones de la Exposición vlla de plata de la Exposición de Barcelona y la se había visto él cadáver de üh hombre. mensales y la fiesta tenga carácter popular, se detiénense ante la preciosa instalación del de oro, justamente ganada en ésta, siendo geLos reconocimientos que a tal efecto practiproponen fijar en tres ó cuatro pesetas el pre- acreditado fabricante de relojes modernistas y nuínos representantes deuna de las industrias có anocheelJuzgado no dieron resultado alció de cada cubierto. mecanófonos con patente de invención, señor más apreciadas y características de España. guno. GABRIEL L. MANTARAS BIBLIOTECA DE ABC 158 LA CAÍSA OÍÍL CRIMEN 159 A 1 tirar del cordón de la campanilla, mi corazón parecía querer salirse del pecho Margarita misma abrió. Comprendí que había hecho saJir. al criado para verme á solas, según me ofrecía en la carta. Su rostro estaba completamente demudado. Tal era la emoción de la joven. ¡Entrad, entrad pronto! -me dijo; Y cerró la puerta así que hube entrado. Me condujo á su habitación. A 1 H dejóse caer sobre una silla y murmuro con desesperada expresión: ¡Estamos perdidos! ¡Veamos! -exclamé yo. ¿Qué hay? ¿Qué ha sucedido? Sí os amenaza algún grave peligro, sabéis que lo arrostraré todo antes que llegue hasta vos. -Demasiado lo sé- -balbució la pobre niña, -y conmigo lo saben otros, y eso es justamente lo que nos pierde. -No os comprendo. ¿Qué queréis decir y qué puede saberse. -Escuchad- -continuó Margarita, -y- no me desprecies cuando sepáis la vil acción que he cometido. Ayer por la mañana, ausente mi marido, entró en mi cuarto la criada, que no sabe leer, diciéndome: El cartero acaba de llegar y ha dejado una carta Cogí el papel y miré maquinalmente la letra. La dirección, escrita poruña mano que deseaba quedar en el anónimo, estaba escrita en caracteres parecidos á los de imprenta, y decía: Señor comandante conde de Ferny y algo más abajo: Para él solo Esta indicación en grandes caracteres. La carta estaba cerrada y sellada con tres sellos que reproducían el cuño de una moneda de veinte francos. Sin saber por qué, empecé á temblar; aquella carta me inspiraba miedo. Hubiera dado años de mi vida por saber el contenido antes de entregarla á mi marido. Pensé en romper los sellos y leerla; pero rechacé esta idea con indignación y disgusto; mas bien pronto me asaltó de nuevo, tantas veces y con tal imperio, que no tuve fuerzas para resistir. Rompí el lacre, desgarré el sobre y leí. Sólo de referirlo me avergüenzo. Lo que hice es culpable, pero no siento haberlo hecho; la carta era una carta infame, una carta anónima. Voy á entregárosla, y juzgaréis. Al principio lloré con tal amargura y angustia tanta, que creí morir. Pero se acercaba la hora en que solía regresar mi marido. Era indispensable tranquilizarme, reponerme, enjugar mis lágrimas, dar á mi rostro su expresión constante, y esto no era cosa fácil para mí, que no conozco el arte del disimulo. Conseguido que hube mi objeto como pude, me vi obligada á sufrir la más cruel de las humillaciones por que puede pasar mujer que todavía no ha perdido el respeto de sí misma. Fui en busca de la criada á la cocina, y le dije: Francisca, es inútil que sepa el señor que esta mañana ha llegado una carta para mí. Os suplico que no habléis de ello. Miróme ella riendo, y me contestó con cierto aire desenvuelto que nunca hasta entonces se había permitido tornar conmigo: Está bien, señora; se callará... tranquilizaos Estoy, pues, á merced de esta muchacha, que me guarda un secreto y que cree... ¿Pero qué 110 creerá? y según las apariencias, ¿qué no tiene derecho á creer? ¡Dios mío, Dios raíoí ¡qaé he hecho yo para merecer esto! Margarita, dominada por el dolor, ocultó su rostro entre sus manos v rompió á llorar. Después de un instante, pregunté: ¿Y esa carta... í Margarita se levantó bruscamente, abrió un muebledto, sacó de él un papel arrugado por sus febriles manos y sobre el cual se veían todavía las huellas de lacre rojo... Me le entregó y se dejó caer en el sillón que acababa, de abandonar. Desarrugué el papel y me enteré de su contenido. XVII I a pluma más despreciable no ha escrito jamás conjunto de escenas caluin niosas como las que contenía la carta. Su miserable autor había concentra- do y esprimido la quinta esencia de todas las infamias que pueden inventarse; He aquí en pocas palabras el resumen: Afirmábase al comandante que era público en la ciudad, hacía seis meses; que yo era el amante de su mujer, y, á propósito de estas supuestas relaciones, descendíase á los detalles más groseros. ¿Añadíase que el señor de Ferny, representando con un cinismo 1 sin ejem- pío el papel de marido complaciente, enlodaba el blasón de Sus mayores y deshonraba la Legión de Honor que ostentaba en el pecho. Terminaba el anónimo diciendo cuan curioso sería averiguar de qué modo las rentas de un joven tan rico como Enrique Varner aumentábanla pensiónque cobraba el oficial retirado. Ya ves; que, acusaciones tan abominables traspasan los límites de la infamia. Y Y Cayóseme. la carta dé Mas manos. YAl intentar durante lá noche de mi insomnio averiguar la desgracia de que Margarita quería hablarme, ni siquiera pude pensát nada semejante. Y La pobre niña levantó la cabeza y fijó en mí la mirada de. sus ojos arrasados en llanto. -Y bien- -murmuró, ¿habéis leído? Sí. Y ¿Qué decís? Por toda respuesta, arrojé la carta al suelo y lá pisoteé. ¡Si pudiera hacer lo mismo on el. que. la ha escrito... ¿Qué resolvemos? -preguntó Margarita. -El; cobarde que ess. -cri- be u la sombra no se presentará