Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 876 A B C LUNES 28 DE OCTUBRE DE J 907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i.3 PAGINA 6 ntre las- más altas reBlanquito prende un sólopalito y caído, y reI A EXTRAORDINARIA Ante todo, vaya i compensas concedimi e n t u s i a s t a pite con uno entero bueno. Gallito chico deja 3- das, por el Jurado en la los zarcillos delanteros y á matar. aplauso á Ricardo Torres. La aciitud en que Gallito da el primer pase por bajo y al dar el parte del público se ha colocado para con el actual Exposición Intertercero es acosado, teniendo que intervenir el simpático sevillano, demuestra claramente lo nacional de Higiene, peonaje para poner orden. mucho que vale el segundo diestro de la di- figura la del gran premio de honor, otorgado po? Sigue toreando cerca, pero con movimiento nastía de los Bombas. y sin que veamos al Mesías para una estoEl que vale mucho tiene muchos enemigos. unanimidad, al afamado cada. tendida. Descabella al cuarto golpe y sueY es que es así el público de las corridas de licor Maia, que es el mayor premio acordado en nan muchas palmas. toros, impresionable hasta la exageración. Así á Guerrita, por ejemplo, se le censuró éste Certamen á los proCuarto, de Benjumea, negro bragao y tocado ductos similares. mucho injustamente, no aplaudiéndole más, depitones. Nadie que conozca este que cuando el gran maestro ejecutaba una faePerdigón de Madrid es achuchado al echar na de las suyas, que hacían enloquecer de en- agradabilísimo licor, que un capote, cayendo al suelo, evitando una destusiasmo y, sin darse uno cuenta, tiraba su en tiempo: relativamente gracia el oportuno capote de Alones. ¡Bravo, corto ha logrado ocupa) sombrero á los pies del inmenso Rafael. veterano! Recuerdo una corrida celebrada en Madrid, en, España un lugar preCinco varas; el toro, tirando á manso; eu en la que, cuando Algabeño estaba toreando ferente, podrá extrañarse quites, ¡nada! de muleta, un aficionado se levantó de su de este premio, primero Malamente banderilleado por Perdigón de asiento, y dirigiéndose á Guerrita, esclamó: que obtiene por ser ésta Madrid y Aguilita, pasa el bieho á poder de la primera vez en que se ¡Aprende de ese! Fuentes. Este torea valiente y suelta media ladeada; repite con otra media teudenciosilla, y ¿Qué castigo merecía aquel aficionado y los presenta á uno de estos Concursos; pero en viste termina con un gran; volapié. que asintieran á su exclamación? de su aceptación y de su (Muchas palmas Ahora á dos diestros que después de tomar cualidades, bien puede la alternativa y de torear en casi todas las Pla ¡No se vaya usted, que lo bueno escasea afirmarse que en todos á zas de Toros; fueron olvidados, con muchísima, mucho! razón, por los públicos y las empresas, quieren los que concurra habrá Quinto, atiende por Juncoso cárdeno obsalgunos aficionados madrileños hacerles com- de obtener nuevos y bien curo, flaco; xhico y bien armado. petir con otros dos toreros que durante cinco ó ganados lauros que po Pertenece á Guadalest y hasta hace poco esseis años vienen jugándose la vida todas las der añadir al de ahora. taba en ama. j tardes. En el gran banquete Manso perdido se libra de la quema, gracias- Decididamente, la fiesta de los toros es fies- con que el Sportisg- Club, al acoso de los picadores y á la protección del ta de. locos, y así no es de extrañar que pasen de Bilbao, obsequió á Sus presidente. Majestades en el mes palas cosas que pasan. Con otros ganaderos nó se ha tenido la misLa afición demostró ayer que tenía gran in- sado, figuró en el memí ma consideración, ilustre procer. terés por ver la extraordinaria pues las loca- regio el licor Maia, sienMorenito y. Barquero dejan tres pares regulidades estaban ocupadas casi todas, y eso que do ésta también la vez lares, al cuarteó, y se toca á. matar. primera en que un licoi 1 la tardecita se las traía Bombita empieza toreando muy cerca de los tí Dos toros de Guadalest habían sido desecha- español figuraba en la lis pitones y adornado, dando un pase natural y dos en el reconocimiento, substituyéndolos con ta de una comida regia otro por bajo, de verdadero mérito. Después el mereciendo con a que. un Benjumea y otro de Surga. buey se va á las vallas é intenta saltarlas. Ri 41 empezar la corrida, Fuentes se encontró motivo grandes elogios cardo le saca de las tablas, con pases de tirón. dé, todos los comensales. sin picadores. Cuadra el bicho y entra el diestro derecho, La fábrica que estf Se convino que picasen los toros de Antonio para media estocada bien dirigida. Intenta el casa, ya importantísima los reservas: descabello y dobla el toro, ó lo que fuere. posee en Haro (Logroño) Rompe plaza un toro de Guadalest, llamado Muchas- palmas. Unos cuantos villamelones hállase montada con arre ¿Utrero negro, listón, ñaco y chico. Seguraprotestan, ¿de qué y por qué? mente ha dejado el biberón para salir al ruedo. glo á los últimos y má? Fuentes da dos verónicas y un recorte, supe- pefeccionados adelantos, Cierra plaza otro bicho de Guadalest, de nomcontando con maquinaria riores de toda superioridad. bre Carpintero berrendo en negro, cornicorEl becerrete es más bravo que un jabato y déla acreditada casa Herto y acabadito. de salir de una incubadora. más noble que un borreguito, tomando cinco vé et C. de Bordéaux. ¡Valiente ganado y vaya una empresa con EXPOSICIÓN DE HIGIENE. INSTALACIÓN DEL LICOR MAIA El reputado licor Maia, varas dé Ceniza y Chato. tupé! FOT AMADOR. Estos deciden caerse. dos veces, pues por el cuya exportación, no obsBravito y noble toma Carpintero cinco pupoder del bicho no se comprenden los dos tante el breve tiempo que lleva fabricándose, es muy importante, se expide á Inglaterra y Amé- yazos y mata un jamelgo. rica del Sur y á toda España, en cuyos principales mercados obtiene siempre la predilección del vuelcos. Gallito en un quite es arrollado, haciéndole En quites, los tres espadas lucidísimos. público. un gran quite Bombita. Bebida eminentemente tónica y digestiva, los médicos recomiendan se tome de ella una copita Bombita al terminar un quite pierde el capote ¡Siempre don Ricardo! y es piendido por la manga derecha, despren- después de eada comida, para hacer mucho más fáciles las digestiones. Gallito, al. intentar poner mí par al cambio, La bondad de los productos que en la Exposición presenta la Sosíedad del Licor Maia, ha vuelve á ser arrollado, acudiendo al alivió todiéndose él sólito y terminando con mucho luhecho que el Jurado que le concedió el premio felicitase á su director y gerente D. Arturo Mar- dos y llevándose al toro el Americano. Repuescimiento. (Ovación á Ricardo. Americano y Aguilita prenden tres pares, celino por tan excelente fabricación, cuyo depósito general en Madrid se encuentra en las calles to del susto coloca un par desigual. (Muchas de Arlaban, 11, y Nicolás María Rivero, 12, casa de los Sres. Montalbán y Lasso de la Vega, palmas. malos de verdad, y el público les abuchea. Fuentes torea desde cerca, pero muy movi- donde pueden, dirigirse los pedidos del excelente licor Maia, que se halla en los mejores casinos, Bombita juguetea con el toro y prende un do y sufre una arrancada peligrosa, librándose restaurants y cafés. par desigual, pero llegando guapamente á la con pupila de la convida del socio Sigue cara. (Ovación. trasteando con alguna desconfianza y suelta les vuelca en una y fallece un potro, por consi- Bombita, después de varios pinchazos é intenFuentes coloca un par colosal, por lá forma media estocada delantera. (Aplausos gene- deración al ganadero. tos de descabello, arrea un mandoble en los ba- y por el resultado. (Gran ovación. rales. Antolín prende par y medio, todo vulgarito, jos y san se acabó Gallito se encuentra con un chotillo bravo y Creo que Fuentes puede todavía con los to- y Barquero uno superior. (Aplausos. Por ahí debió usted haber empezado, pues codicioso, que tiene la cabeza alta, y equivoros y no debiera pensar en despedirse. El toro pasa al último tercio mansurrón y los malos tragos hay que pasarlos pronto. cando la faena, le torea por lo alto. La labor de (Pitos y á otra cosa. con una cabeza que parece una devanadera. muleta es torpe, deslucida y desconfiada. Bombita le pasa de muleta valiente, aguanSegundo bicho, de Surga, atiende por PiUn pinchazo, -sin llegar; varios achuchones, Tercero, de Guadalest. En la dehesa le pu- librándole Bombita con su capóte dos ó fres miento es colorao, ojo de perdiz, feo y tocado tando con serenidad las tarascadas del amigo, sieron de nombre Portugués y es berrendo veces de gran peligro; otro pinchazo; otro y un y; viéndose dos veces seriamente en peligro. de pitones. Entra á matar y deja medio estoque bien di- en negro y cornicorto. sartenazo bajo. Un intento de descabello; otro; De salida empieza á hacer cosas feas, lo misUn recorte infame de Gallito chico, que el un aviso y otro intento dedescabelló. rigido, y al repetir con un pinchazo hondo, el mo que un buey; toro sacude la cabeza, como si no fuera cosa público protesta, y Gallito mayor torea por veDobla el toro y se le chilla al Gallito: i ¿Si lo será? rónicas, malamente. ¡Viva el baile! mismo! ¡el mismo! ¡El de los siete años de fraSaliendo de estampía en cuanto le pinchan, suya. Cinco varas, una caída y un caballo muerto. casos! Elaaimalito se pone cada vez más difícil, y entra Pimiento cinco veces á los montados, SOCIEDAD DEL LICOR MAIA. HARO (LOGROÑO) i triste. ¡Yo S aburro! pe? 0 M a Itl terci 0 g l v me S o i -jy 4 í BIBLIOTECA DE A B C 1 S 4. -LA. GASA DEL- -CRIMEN 155 XV í e complazco en creer que, después de dos meses que hace próximamente que no recibes carta mía, acostumbrado á las interminables epístolas qute te dirigía, te habrás preguntado qué será de mí y qué imperiosa ocupación me impide comunicarte noticias. ¿Quieres saber lo que kacía? Morirme; te escribe, pues, un resucitado. He pasado cinco semanas entre la vida y la muerte, mucho más cerca de la muerte que de la vida. Mi convalecencia empezó hace quince días. Hoy, el médico, que me había prohibido todo trabajo, consiente en queescriba, y aprovecho su licencia para escribirte. ¿Figúrate que voy á contarte la histeria de un hombre que cae desde lo alto de la columna Vendóme... y asómbrate. Oye lo que ha pasado. Enrique Varner daba aquí á su amig a todos los detalles que hemos reproducido en los capítulos anteriores. Y continuaba luego: El raédico había anunciado el tétanos. Sé engañaba, pero no del toáo: en lugar del anunciado tétanos, se declaró a fiebre cerebral. Después de un sacudimiento com el sufrido por mi, cualquiera ctro en mi lugar hubiera sucumbido; tan empeñada ha sido la lucha con lá fiebre que me devoraba; pero yo no podía marirme, porque mi ángel bueno velaba por mí. Comprenderás que este ángel bueno era Margarita. La queriáa niña ha pasado muchas noches junto ámi cabecera A ella deba mi curación. ¡Ah! Y- á su marido, porque el comandante acompañaba á su naujer y me na prodigado los solícitas y tiernos cuidados de un padre. E 1 profundo y sincero afecto que me pnsfesa este anciano y el modo como voy á pagarle, me causan lol ros s remordimientos. La impetuosidad de laspasión que sient p r Margarita puede trasternarine, pero n hace callar la v z de mi conciencia, que me recuerda tá cada paso lo cobarde que es engañar á quien nos ama. Por desgracia, la pasión es más fuerte que. la conciencia. Pssr Margarita soy capaz Se toa La cenfia za, ó, mejor dicho, la ceguedad del S, r. de Ferny es, por otra parte, ilimitada y llega hasta la inverosimilitud. Durante el períed de mi enfermedad, y en l s accesos de un deliria c nstante, repetía sin cesar, según dicen, el nombre de Margarita can fervorosa expresión. E 1 comandante me oía; él mismo me lo ha referido y, sin etubarg nada ha camprendiá no ha adivinado nada. ¿Por qué este alma es inaccesible á los celos? Mi amor palpita en todo, y el de Margarita no puede ocultarse á pesar de los esfuerzos de la pobre niña... Porque soy amado, amigo mío, soy amado E 1 peligro a que he estado expuesto me ha entregado este corazón que, indudablemente y en otras circunstancias, hubiese resistido larga y tenazmente. E 1 alma de Margarita me pertenece. Fáltanme fuerzas. Esta carta, ya larga, me ha fatigado. La pluma cae de mis manos. Sólo puedo decirte: Tuyo, Han pasado tres semanas desde el momento en que Enrique Varner escribía la carta que acabamos de reproducir, hasta el día en que dejaba en ei Correo la siguiente: ¿Recuerdas, amigo mío, una dé las frases de mi carta última? E 1 alma de Margarita me pertenece- -te decía. sNo. me engañaba. Mi alegría. no tiene límites; mi dicha es inmensa y, sin embargo, no sé qué amargor se mezcla á mi éxtasis. A pesar míoj lloro p r el ángel caído que ha plegado sus alas, lloro por la mujer querida. Qué sentimiento más raro, ¿verdad? ¿P r qué esta hielen el fondo de la copa de las dichas humanas? Se ha realizado el sueño de mi vida. ¿Por qué esta vaga tristeza en mi ra diante embriaguez? Margarita y yo sabíamos que- nos amábamos desde el día de mi caída al fondo del abismo de Fray- Püits- Nuestros corazones se habíaa entendida sin que nuestros labios pronunciaran palabra alguna. Holgábame de esta muda inteligencia de nuestras almas, de esta comunión de nuestros pensamientos. Veía además que mi reserva y mi sileacio tranquilizaban á Margarita, y, poniéndola en paz COHSU candencia, le coasentiríau amarme sin remordimientos y en calma, p r decirlo así. Entre dos jóvenes perdidamente enamorados uno del otr n podía subsistir esta situación según acabo de pintarla; pero yo no hacía nada, te lo cenñeso, por precipitar un desenlace previsto. Todos los días, según costumbre adquirida desde que mi curación y mis renovadas fuerzas me permitieron salir, pasaba las noches ea casa del co Hiandante, donde las miradas involuntariamente expresivas de mi bien amado cempensaban el fastidio que las interminables partidas de aiedrez me causaban.