Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO- 873 A B C. VIERNES z 5 DE OCTUBRE DE 907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 6 F L CÁLMIERÉ Xas quejas generales del J Ha sido ésta una pérdida muy sensible des Stéfano, consejeros autorizadísimos de Su Sana- vecindario de Roma por la; I- de distintos puntos de vista, pues con. la muer- tidad; V creciente. carestía de los víveres de- primera i te; de. Mons. Steinhüber ya no tiene Alemania; El anuncio, de su. elevación, á la púrpurn DE NUESTRO SERVICrG ESPECIAL necesidad, ha dado ocasión á que el comisario (ningún cárd. enal residente en Curia, y el nú- -será? bien; acogido en todas partes, pues sus g y ¡9 Octubre íegioen. íunciónes de alcalde restablezca, á par- mero d sus ¡purpuradossed d é ád de reducé á dos: Kopp- méritos son indiscutibles y umversalmente A VIDA EN LA CORTE SS. MM. el. Rey tir de niáñána 20, la institución delcalmiere, es principal obispo de Breslau, y Eischer, arzo- reconocidos. y la Reina de décir la tarifa máxima fiiada. por la autoridad bispo de Colonia. ítalia han regresado á Roma, dando por tér- í municipal para los artículos de alimentación Se da la ci unstancia singular. de queios AS CARDENALES El próximo Conminada su villegiature, en vista del- avanzado corrientes... sistorio, se verificacardenales diá- ¿nos: van. desapareciendo rápi- estado de bueña esperanza en que se encuenr Los que han vivido, antes de 1870, cuando el dámente; qori fallecimiento o de los- cárdena- rá ett la segunda quincena dé. Noviembre. En tra la reina Elena. La augusta dama, que dis- éóbiérno del Papa, recuerdan que entonces, les. Tripepv Cavagnis, Macchiy Steinhüber, él creará el Papa dos cardenales alemanes de fruta de perfecta salud, sale todas las mañanas fUnciona. ba el calmiere en Roma. Había una cp- ocurridos en menos de un año, no: quedan más curia, es decir, coa residencia en Roma. Sus en coche y se dirige á n o m b r e s p e r m a n e c e n la. villa Royale, Aonáe en secreto- y, sólo se no tardan en reunirse sabe que Pío X quiere con ella sus Hijos y el nombrar, á dos que p r í n c i p e Humberto, disfruten dé lá plena heredero de lá corona, simpatía del emperay las princesitas. Yod o r Guillermo, H a y landa y Mafalda. Re- quien llega á afirme: r gresan á Palacio á las que el mistno Kaiser once, y alas tres de la hará la propuesta de ÍBBÍIÍIÍÉÍIÍÍÍP lili IHlHlIHli iilii I Biif 1 ililiili Sil i 1 1 1 Hi ¡mil candidatos y concede 1 tardé vuelven de nue; vo á la regia posesión, rá á ios elegidos el pasando así al aire lipiatto (25.000 francos) bre casi t o d o el día. de su bolsillo partiDe este modo se suscular. iiígpfil IÜililmmm trae la R e i n a á las ¡lili E H En el mismo Conpreocupaciones de lá sistorio será elevado política q u e retienen á la púrpura cardenaconstantemente al Rey licia Moas. Pedro Gásen él Quirinal, donde paiyri secretario de los además esta suspendiAsuntos eclesiásticos do por el momento toextraordinarios y sedo género de recepciocretario infatigable de nes. la. Comisión de codificaeión del Derecho oa- ñónico, y Cayetano De es H UELGAS Lai, secretario tama la pesa -HHH Hm Illlillilli bién de la Congregai BHlliPBi d i l l a de actualidad. l l l f l iÜ Hh: IÉMHI ción del Concilio. AmDespués de los desórbos tienen la misma denes dé Milán, nos edad, cinetsentay seis vemos a m e n a z a d o s años; ambos han estucon la huelga de los diado en el Seminario Vm i empleados de los feromano de San Aporrocarriles del Estado linar; son a n t i g u o s que pretenden abanamigos, y acaban de donar el trabajo y susrealizar juntos el viaje pender toda la circuá los Santos Lugares lación de la vida, naIB 11 de Jerusalén. cional. Por último, en el Las organizaciones C o n s i s t o r i o de que s o c i a l i s t a s de estos vengo hablando reciempleados h u b i e r a n birá elcapélo, de maintentado ya el paro y nos de Su Santidad, con ello habrían puesMons. Rinaldini, proto en peligro el presti nuncio en Madrid. gio del Gobierno; pero éste, inspirado y diri. p t ÍÑÍOTGE Consegido por la férrea vo -cu enluntad- de Jua. n Giocía importante del falitti, se ha resistido á llecimiento del. cardetodas las amenazas y nal Steiñhüber, será ha decretado penas de también la desapariimportancia para toción de la Congregados los ferrovürí- -son cíón de Indexlibronim 7.000, a proximádaLas reformas del teatro Real. Andamiaje gigantesco instalado paracólocar la nueva embocadurayeí telón nuevo. prpMbiiorumKó: mejor mente- declarados en jrOT ¿A B C. CÜCJlOj S i l XUS 1O H CO 11 íSL 1 huelga, lo mismo para í del Santo Oficio. los que en Cásale Monferrato se negaron á con- misión de la annona, que regulaba el precio de que cuatro de su clase, número insúficieúte I, a encíclica Pascendi, que ha instituido los ducir un tren qué debía llevar tropas á Turín los cereales, y otra de la grama, qué intervenía para el caso de que- el; Papá, quisiera celebrar Comités diocesanos de censura y de vigilancia para reprimirlos desórdenes provocados por la lá venta de carnes. alguna ceremonia solemne en Sari Pedro. sobre l a prensa y -hasta sobre los escritores huelga general, que para los que en Milán y en El calmiere fue abolido el 27 dé Septiembre Además, los jesuítas: se han quedado sin re- eclesiásticos y católicos, ha reducido consideComo realizaron actos de violencia. dé 1870, y hoy reaparece, por disposición de la presentante oficial en él Sacro Colegió. Por rablemente; la misión del índice, y ha: anulado Así se ha apoderado Giolitti de todos ellos; autoridad municipal, lo que fue institución de esto, para suceder al purpurado difunto, suena, 1 a. del maestre de lps. Santos Palacios Apostóli: einorilbre del Rdo. P. Brandi, de. -la Compañía; cos, al cual competía el imprimatur de los libfOÍ hasta elpunto de que esta tarde, á las seis, los X e ó n- X I I y w de Jesús, escritor distinguido, director de la; publiéadqs: en, el miindo católico. directores del partido socialista, los del Sindicato de ferroviarios y los de la Confederación L SUCESOR DE Un nuevo. duelo íia ye- I revistaría Ciéilíá ttplicá, antiguo y buen! -E s t e erarel cometido dé Santo Domingo de nacional del trabajo haniacordadq, despttes de nido á afligir al Sacro amigo del; Papa. yy eaddr, eh su periódico, del censor de STEJINHÜBER Colegio con la muerte aátiamericanismo 1 y del! antimódernísmo, títu- -Guzmán quefué el, primer tiene el P. publicauna sesión; larguísima, aconséjar. á. aiqüellos que ciones de sü época; Hoy lo Alberto no se declaren en huelga. Esta ha quedado, del cardenal Andrés Steinhüber, de la- Compa- los del más altó yálór á los ojos de Pío X. Lepídi, de quien se dice que tal vez sea promo; pues, aplazada, pero es de creer que el; plazd ñía. de Jesús, decano dé los cardenales diá Cuenta- además con todavía. Simpatía de los vido, al Cardertalato en breve. Cardenales Mérry. déi: Ya. y. Efeglia dé Santó 1 DÍÍ. FRANCO FRANCH 1. sea indefinido c o n o s -i- DE L; m Mu SIBill m Hi i1 R 5 lili HHf iMH RE 1 ílli SÉP pB ili lüISPHlli H S ill II 1 í 1 H Hil Si W i liililf iliii iilii ili: ni iBiilifc 1- íÍÍll Ü B fiHl MU m SÉ wm B mmm pl i i IIÜl Wmm iiltf ÜBtt ilÉtili til Hlli B 8 1 1 Bili ¡Iilii 1 ¡Mil Í 3 fe ipBIf HF H B P ¡1 I S KM ÍiIiiK iiil í MR S rali fe mJKNp 11 BIP sV BI I IIBM H BiB BIMI HÉ mtm iM m Si 1 I BIBLIOTECA DBABC 150 LA C SADJEL CRIJítEN 151 -Bien, menos las piernas, y sin vuestro apo 3 o comprendo que me caería. -Contad con él; estad tranquilo. Ahora, sostenido por nosotros, tratad de andar muy despacio. -No podré. -Sí... ¡vive Dios! ¡No habéis de poder! No iremos de prisa, pero la traslación será más cómoda de ese modo que conducido por las piernas y los brazos. Enrique era de igual opinión; hizo, pues, un llamamiento á su energía, con objeto de facilitar, en cuanto pudiera, la dificultosa tarea del señor de Ferny. Llevado por los dos hombres, pudo llegar después de una lenta ascensión, que duró media hora, hasta la boca del Fray- Puits. Allí fue extendida sobre el suelo la capa del comandante, y el joven, desfallecido, se sentó, ó mejor dicho, se dejó caer sobre aquel improvisado lecho, mientras el criado iba á buscar al camino el trineo y el caballo, que condujo hasta el lugar donde se encontraba Enrique. El viaje desde Fray- Puits á Vesoul se hizo sin tropiezo. El señor de Ferny había tomado asiento en el pescante. Margarita y Enrique ocupaban los asientos del interior del trineo. Durante todo él trayectono pronunciaron una sola palabra, y ni una vez siquiera fijáronse los ojos de Margarita en los de Enrique. ¿En qué pensaba la joven? En el ardiente beso cuyo fuego sentía todavía en sus labios... Easu delirio repetía sin. treguani. descanso la. escena de Fray- Puits. -Creía caer- dé nuevo al. fójüdp del. abismo; crispábanse: sus manos; un copioso SUdor; inund abá. sú: e. Hté; entrecortadlas é irdnteligible s; éntre, lás. cuales se pía de vez en. tuando el nombre de 1 Margarita: argarita. Aléscuehar: este; nombfe, ré. p éti 4 as, yec irónicamente. Habla- deími- mujer é l ipo. bré: joyénU dijp, eicomaiidante, quien n o h a b í a obseryádp; l a risa J í del mé. dicoi T- yés múy nattiraí, puesto, q u e p o r coger u n a flbr- que: eíla. deseaba: ha: Súfridp lá caída. -Nadamás; iiiáfuralf cbH. eféct 4 T- íe icó rél 3 ED icOí: ¿Cóino l e encontráis; doctor? -preguntó el s e ñ o r d e F e r n y u n i n s t a n t e después. A Mix M i. yaaV: Cólno. ¿Cómo mu l iál? ¿Hay peligro? -í M t i e h o tétanos. -Entonces, ¿me h e equivocado. ¿Existe fractura interna? v -Ninguna. -Pues ¿qué teméis? Vj -rTemo que eL sacudimiento nervioso p r o d u c i d o p o r la caída determine el -j l; tétanos! -riepitió. el. señor- de Ferny. consternado. ¡Pero, doctor, eJ téíanosíes áisiéBipreínórtal! í p í -Casi siempre; tenéis razón, -Doctor, e s imposible d e j a r m o r i r á é s e desgraciado. j o v e n- sin i n t e n t a r ü l trineo se detuvo en el patio de la casa donde vivía Enrique. Margarita se dirigió sola á su casa, mientras el viejo y el criado ayaáa ban al joven á subir la escalera que conducía al primer piso, le desnudaban y le dejaban en la cama. Apenas se acostó Enrique, se declaró una fiebre muy grande. El comandante fue en busca de un médico, al cual enteró por el camino de. los incidentes de la caída. El médico movió diferentes veces la cabeza al escuchar la relación de lo o c u r r i d o á Enrique Varner. ¡Pero una vez que no existe fractura... -exclamó el señor de Ferny. salvarle. ¿Qué es precisó hacer? -P o n e r l e hielo sobre la- cabeza. j- ¿Ñ áda más? ¿Guarido -P o r e lm o m e n t o n o volveréis? K -Estañóche. E l m é d i c o saliórdiciéndosef, ¡Esté pobre comandante se interesa por eí amante ele stt mujer como DUdiera interesarse. por el pariente más- cercaño- y másiquérido! El señor: dé Férny. dejó: por un instante: al, criado, junto al enfermo y salió, ara dar orden de que traj raí -á casa de. Enrique cubos dehielo. Halló, á. Margarita, destrenzado- el eabellq, pálido el rostro, temblorosa y anegada en llanto. Empezaba la reaccionóla pobre niña miraba con terror y desesperación su amor. i -Eso es lo que hay que vér contestó él doctor. -Ese: caballero ha: perdido- lacabeza y no sabe lo que se dice- fueron las palabras que pronuncio, el criado al abrir Ja puerta. Con efecto, inmediatamente después que hubo salido. el! ex comanüante empezó ünriqué á delirar; ¡Llora; ¡llora. -le dijo el comandante con rudeza. -Ya es tiempo de llorar, puesto que Enrique v a á morir porcuLpatüya. Margarita, que estaba sentada en una d las mecedoras, se puso en pie al escuchar, estas palabras y dirigió á su marido una mirada cuya expresióu d e espanto era terrible. ¿Dé quién habláis? -exclamó. ¿Quién v a á morir? Enriqu Margarita movió la cabeza. ¡Éso es imposible! -murmuró.