Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V 1 H 1 WES 25 DE OCTUBRE E 1907 OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 descuento del 12 por 100 en los sueldos de los médicos, y Otra relativa á que se hagan efectivos por el Estado, la provincia ó el Municipio, Sn la capilla reservada de la iglesia de las los honorarios por asistencia á heridos. Salesas, se lia verificado ayer, á las doce de la mañana, el matrimonio de la señorita doña ClaSé promueve otro debate desordenado por si ra Magenis y Velaseo con ¡nuestro querido ha de leerse la Memoria referente al proyecto amigo D. José Chacón, hijo mayor de la baropara el procedimiento igualatorio ó si se ha nesa de ¡García Real; oficiando Mons. Javier dé aplazar su conocimiento para cuando se imGarcía de Abeleda. prima y se reparta. Por mayoría se llega al acuerdo afirmativo, y el autor déla Memoria, Después de la ceremonia, los ntímeíosos Sr. Pellicer, la lee, en medio de un barullo reamigos de los contrayentes estuvieron en la gular, y mientras algunos grupos de asambleíscasa de la madre del novio, donde les fue ser Octubre, 11, ASAMRLEA DE tas abandonan el salón. vido un espléndido lunch. Asf cottcluyé la sesión de clausura de esta Se ha verificado la ceréme- nia dé tobarse lo; s Asambléaí syáf más acuerdo posterior que la edificáronse ayer en el salón dé actos de la aprobadóa d é las conclusiones ya conoddas. iichos la bella señorita doña Remanda- SEore TM Academia dé Jurisprudencia las dos últfcno Zuleta, hija de la condesa lauda de lb Anm Sr sesiones dé la Asamblea dé médicos titudes, y el marqués de Auleneiáj primogénito de a recepción en Palacio. lares. los marqueses de Solanos. extensa a de la mañana se invirtió en discutir lá POK TELÉFONO Fueron testigos: por la noviavlGSduques dé de laPor separado queda dada noticiaeií Palarecepción véfijicad afér tardé JUEVES, 14, 4 r, Maqueda, Sessa y Nájera, y por el novio, los cio don motivó del cüavpleaSospde S. M. la Rei- primera parte de la ponend qiié se refería á la conducta que conviene observar á la clase I os marinos alemanes. marqueses de Sotomayor, Perijáa y el conde na doña Victoria. en el casó de quedar desatendidas sus aspira- El- A- yunfcanliénto ha ofrecido un luncbñí de Asmir. Del aspecto de la plaza de Armas á la llega- ciones por los Poderes públicos. comandante y. la oficialidad dé la fragata De Segovia ha regresado el marqués dé da de las carrozas que conducían á las ComiLa discusión fue detenida y amplia, domi- alemana de guardias marinas Stein. siones de los Cuerpos colegisládorés, reprodu- nando desde el primer momento los temperaQuintanar. I a Casa Consistorial estaba muy adornada; mentos radicales, si bien esta nota se desen- las escaleras y los salones hallábanse decoraLos duques de Luna han llegado á Madrid; cimos una instantánea. dos con grupos, dé plantas. volvió dentro de jas fórmulas más correctas; t os primeros áctoreis Sel Español. 5,o s marinos vinieron desdé el puerto en coAprobóse por fin la ponencia, quedando coiEl 29, San Narciso, celebrarán sus días la publicamos los retratas de los eminentes ches enviados por é ¿Ayuntamiento. En la esSefiora viuda de Colón, la señorita dé Espino- artistas quefiguranéh priníér término en la venidos estos dos puntos: sa y Villagecellín, los marqueses dé Iterédia y compañía del teatro Espafiol gué anoche inaui o s titulares de cada distrito, procurándose calera ag- uarda tn los concejal Is, ándámüiaiéipal ejecutó Unas fantasías Armendáriz, el conde de Amarante, y Ibis se- guro la temporada de invierno; él apoyó dé los representantes del mismo en ñores García Loygorry, Díaz dé Escoliar, t Cortes, trafeajaráa para conseguir que se de sobre niotivps 4 e Éokengnn y dé Dpüreí, ñán y Mauri. respuesta, afirmativa ó negativa, pero concreEnttélós invitados estaban el cónsul 1 as reformas del teatro Real. SÉécienÉemenlíe ne 3 í hefcftos ocupado dé las ta, á la aspiración de qué sé convierta ea ley el fiseal dé Sí, M ¿el presidente de la Audiencia y el aícalcfe obra que se estfin- realizando cá ej teatro Réalj el texto del capítulo 8; dé la iiistruccióa. UN MOTÍN A las dbce mgi axon. ios marinos á bordo ge iropíantarán, desde lüqgp, las Cajas de redoade se van í sulistíttiir fe íMilipcítdttr y el telón; ara esÍQ ha sid preciso levantar un sistenci a, y cuando ya fünciohéni y caso dé que del Seniai qué partirá á las tres de la tarde, ALBACETE 3 4 2 T enorme andamio de toda la altura de la esce- las gestiones de ahora fracasen; ya se acordará A yer tarae ocurrió un motín en Ontur, con na, cosió aparece en la fotografía qué en estas jó procedente en otra Asamblea qué al efecto PnlSísraB pedida y. aderezos motivo de loa embargos que contra los páginas se itíserta, y enla cual para dar más se convocará. M. González, Moutera, á 2 morosos en el pago de las contribuciones rea- ciará idea dé las dMensiones del andáinio, i,o s asambleístas acordaron también, por lizaban los agentes de apremio. figuran algunas personas en los distintos pisos aclamación, invitar al Dr. Ramón y Cajal para El suceso, del que no se Ha tenido aquí noti- dé esté. que asistiera á la sesión áé clausura. cia oficial hasta hoy, parece qué; revistió alguna gravedad, pues se sucedieron las colisiones El Consfejo dS Aatóiüistraoión, accediendo á instan l ó ésta á las cuatro y media, y después lk 4. amóií. ídíB años naturales entre el vecindario, los agentes y los guardias EL PUEMTE dé acordarse varios votos de gracias, la eia dedéhÉSScjedad, llevar 6, con fecha 30 de los Baacordó, Abril, civiles que acompañaban á éstos, resultando presidencia dio cuenta de halagüeñaí! impre- lantes trasladár; T ép 6 Cá di -sierra al 3 Í de Diciembre de oada varios paisanos y un guardia heridos. siones como consecuencia dé la visita déla año; fe véá dé Üaeerla como previenen los Estatatos, por demás En vista dé estos informes, el gobernador, K s (jdnstrufetíiÓncurioso lo que ocurre con la Mesará varias personalidades políticas, las cua- en 30 de Jtinio. de lá Princesa, con el jefe de la Guardia civil y fuerzas de esté qué ha dé uñir lia det pttéiítédé Madrid con la les han ofrecido apoyar las peticiones de los Sár cttnochniento de los sefiores accionistas st población 1 Cuerpo, ha marchado al indicado punto. alíanoia gl trasladó de dicha Jauta en viista dé qué en carretera de Andalúcí y cuyas obras séjinau- médicos titulares. la aptnalíd d- lío habría asuntos que someter á la apro; Sé dio cuenta de una propositíóa pidiendo guraron con g íín solemnidad hará unos dnbá á. óad l misma: íjadrid, 2 ñde Octubre de 180? -INCIDENTE PERSONA có a Sj cotí asistencia del obierno y déla que el Consejo del SEontepíp convierta las obli- El Eduardo Ó Shea. gadones en títulos intransferibles y nominatijU uestro amigo y compañero Sr. Pardos nos Es l aso dju los trabajosse empezaron; y cü -lavor dé dicha institúcióa. lia razono ruega la publicación de la siguiente carta: cuando parecía q e lasr otaras llegarían a su tér- y. se aprobó, y sostuvo el delegado de Palentíá inino, resulta ahora que se ha empezado á des Sr. T Gerardo Pardos Iveyósé otra proposición del delegado dé Se hacer algo de lo qué estaba constfjiíctó. Muy señor nuestro y querido amigo: aóBjr ásí- lq asegura algunos- vecinos áW aquella púivedáj pidiendo con ¡urgencia: la foímációa dos por usted con el encargo de pedií explicaciones al Sr. D. José del Perojoj director d barriada, los cuales desean qué se llame la dé útt ceiisÓ! de médicos libres y titulares; la de una Junta gestora Nuevo Mundo, de las frasea ofensiva qué le atención dé lo qtié ocurre al ministro de Fo- constitución disponer desde luegopermanente, y que, para de fondos, dirigió en público dicho señor ayer tarae en mento, paya que ponga á ello remedio. Si las obras hechas hasta ahora eran inúti- eaáa delegado eiitresase en el acto 25 pesetas. el Palacio de laBxposicida dé Higiene nos Este último Las personas que necesiten personamos esta mañana, á las nueve, en la les ó fueron mal planeadas, ¿por qué se em- des rumores. UÍIIO fue rechazado con granredacción del citado periódico, donde no en- prendieron? y si son provechosas ¿para qué una colocación, aquéllas á quieÉl segundo lo trató largamente un represencontrándose su director, le dejamos juntamen- se destruyen? nes haga falta unempíeado ó sirte con nuestras tarjetas respectivas, una es- En realidad este es un asunto que requiere tante de la provincia de Guadalajara; haciendo hincapié en la necesidad de una Comisión perquela requiriéndole al señalamiento de una urta completa y cabal aclaración viente, las que deseen alquilar manente que una sus trabajos á los de la Junta entrevista, ó, en su defecto, la designación dé y preferentemente se ocupe de los asuntos y un local, dar un aviso reservado dos representantes. LOS RIEGOS 1 marcha del Montepío. A virtud de atento B. L. M. de dicho sefior, ó comprar ó vender algo, de Entablóse discusión fiemos vuelto esta tarde, las tres. Recibidos DEL GUADALQUIVIR que se habló unaincidencias desordenada; en la ben publicar un anuncio en la de y cuestiones ajeen el acto, le expusimos el objeto dé nuestra OK TELBORA 76 nas á la proposición. Y por fin quedó aprobaORANADA, J 4 8 N. visita, manifestándonos el Sr. Perojo que para sección de anuncios por palaél tal asunto no integraba una cuestión de ho p n los salones- del Ayuntamiento se ha cele- da, en sus dos primeras partes, la proposidón. ¿a secretaría dio luegp cuenta de un escrito Bras de A B C, en la seguridad ñor. Requerido entonces por nosotros para qu bradtj la anutícradá Asamblea magna se limitase al nombramiento de representan para protestar cpatria el proyecto de plan de délos practicantes- cirujanos meaor- es; solicide que por una cantidad insigtes, únicos que estimaríamos competentes para t f -yo s de lá región inferior del Guadalíjuivir. tando la protección de la Asamblea en las gesnificante obtendrán fácil é inmeBste proyéctóíéswna gravéaxenté los intere- tiones que practican para hacer valer sus dediscutir, negóse á ello, por lo cual dimos po: ses de ranaca, Jaén y Córdoba, favoreciendo rechos, consignados en la vigente ley de Saniterminada la entrevista. diatamente sus propositó? dad. Se tomó en. cuenta, como asimismo una A 1 participar á usted cuanto queda apunta- excltisiva énté S Sfevílla. proposición encaminada á pedir se suprima el Se aeordÓ ¡lláinar la atención del ministro de do, nos abstenemos de calificar el proceder dé DE SOCIEDAD Sr. D. José dei Pirojorpértt- sl podemos asegu- Fomentoacerca de estosperjüidfosy pedirle que rar que nos ha parecido completamente nuevo deje sin efecto las Reales órdenes de 20 de para los qué, como nosotros, -tenemos un con- Mayo y 20 de Julio de este año cepto muy alto de aquellas cuestiones que en Pronunciaron entusiastas discursos el alcalsu esencia afectan al honor. de y varios concejales y diputados provincia Consideramos en tal virtud terminada flues- les dé Granada y el representante del Ayuntatra misión, y al pasar á sus manos la presente, miento dé Jaén. creemos un deber autorizar á usted para que I,o s teatros de Cervantes y de Isabel la Cah g a de ella el uso que mejor estime. tólica han organizado funciones en honor de Se reiteran de usted afectísimos amigos los asambleístas. s. s. q. 1. e. 1. m. Fermín A. Mesa, Aurelio Gómez Cotia. L I 1 H I 1 4 J I L GOTO BE HELL 1 1 LIOTECA VE A B C 152 LA CASA DEL CBIMEH 149 Asilo crelí yo- -contestói- el- Sr. dé Feray, -pero el médico me hadémostrado que scy a s nedo. Teme el tétanosi y él tetónos niata í un hom 6 re tao pronto eomottn tiro. N o tiene remeáló. Ihefoi en ía cabeza... esp: es todo. Enrique está bajo la acción dé una fiebre espantosa... ha perdido la razón... habla de ti, y de un cúmulo tal de cosas que se hace ineqmgrensible, Vuelvo á su lado; m me esperesá; comer, pasarela aocítecon él. ttó me, separaré del p bre joven hasta que haya muerto d se encuentre fuera dé peligro. ÁM mucho temo que Eaiiqtte no salga désu casa por su pie; y, todo ¿por qué? ¡Por la estúpida ocurrencia tuya de fijar tu atención en una flor amarilla! Las mujeres con sus ridiculos caprichos causan á veces más desgracias que una bala de 48 en un escuadrón. Después de haber formulado esta comparación, el comandante desapareció con igual velocidad que había aparecido XIV argarita quedé sola; oculto la cabeza entre las manos y empezó á sollozar amargamente. Su corazón saltaba en el pecho y ahogábanla sus gemidos. A las cinco anunció el criado que la comida estaba dispuesta. No contestó ni oyó siquiera. Pasaron las horas, llegó la noche; la joven no tenía fuego ni luz y no penfaba en pedir ni uno ni otra. A cada momento se decía: ¡Tal vez se muere en este instante! En un principio creyó que el comandante le enviaría noticias. Pero éstas tardaban mucho en llegar, y la angustia de Margarita llegó ¿ser nn verdadero suplicio. Por fin, á las diez, no pudiendo dominar su impaciencia. Se envolvió en u añuelo, se puso un sombrero y salió de su casa én dirección á la de Enrique, la cual llegó sin encontrar á nadie en el camino. Abrió el criado, quien manifestó gran sorpresa al ver á Margarita. -Está aquí mi marido, ¿verdad? -preguntó esta última. -Sí, señora. -Decidle, os lo ruego, que deseo hablarle. El comandante llegó a la antecámara. ¡Tú aquí! -exclamó. ¿Qué vienes á aaee f- -A pediros noticias, ya que no me las enviáis. -Esiár lo mismos El méáico ha venido- hace poeo. Nada puede decir hasta mañana por la mañana. Ha mandado que se. le siga poniendo hielo en la cabeza, sin interrupción. ¡Ptres bien! -dijo Margarita coa reeoluoión. -Velaré á vuestro laáo esta noche. o me parece conveniente. f Toda ía. sangre de las venas se agolpó á su corazón, hasta el punto de que sus labios se quedaron pálidos. ¡Ah! -dijo, ¡estoy perdida! El efecto que produjo en Enrique la aparición del comandante fue despertar en su espíritu los recuerdo un momento borradosi Creyó verse aún colgado de una mano á las débiles malezas oyólas crujir y sintió que se rompían bajo su peso. Por segunda vez experimentó la horrible sensación del ¡vacío, y de la calda á través del espacio, y estuvo á punto de desmayarse de nuevo ¿Hizo un esfuerzo enérgico para dominar el vértigo: levantóse y quiso: dar algunos pfsos más. El estado de sus nervios y músculos no consintió que realizara su deseo, y cayó de rodillas. Margarita, inmóvil su lado, no se atrevió ir en s a ayuda. ¡Oh, las mujeres, las mujeres! -dijo el Sr. de Eerny eon impaciencia- ¿para qué sirven? ¿Qué diablos haces ahí, inmóvil como una estatua, Margarita? ¿Por qué no tiendes las manos á nuestro amigo para que se apoye en ti? ¿Por qué no lo has hecho? I, a joven no respondió. -En fin, ya estáis sano y salvo, mi querido joven, y- esto es lo es. í- -dijo acercándose á Enrique. -No habéis tenido poca suerte. Sin la nieve arrojada por el viento al fondo del abismo, ¿qué hubiera sido de vos? Hay que convenir en que sois afortunado: no os caséis; seríais desgraciado en vuestro matrimonio. No puede tenerse suerte en todo, ni ganar en todos los juegos. ¡Caer desde una altura semejante y no causaros herida alguna... Parece un cuento. Pero hablemos algo y con fruto. ¿Cómo os encontráis? -Bien, mi querido comandante; mejor de lo que podía esperar. ¿Qué sentís? -Mucho dolor de cabeza, algo de vértigo y gran débil; 1. ¿Nada más? -Nada más. ¿No os duele el pecho ni el estómago? -río. ¿Respiráis con liberta P- -Perfectamente- ¿Y no sufrís? -No. -Entonces todo va Men. En el regimiento, siempre que un hombre habfe sido despedido por el caballo á quince pasos, el cirujano mayor examinaba primero si existía fractura en los brazos, en las piernas ó en los pies. Después hacía respirar al soldado, y si éste respiraba con libertad y sin dolor, e 1 cirujano mayor le decía; No tienes aada; ve 4 limpiarte las desolladuras y á curar las contusiones; dentro de osi. o días, bueno. -Acepto la predicción- -contestó Siarique sonriese -A otra cosa. ¿Podéis andar? -No lo sé. -Hay que intentar! apoyaos en Pedro y en mi. ¡Ajáil! I v- aaíaos. t, Q eis? Ya estáia en pie. ¿Qué tal?