Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 866 A B C. VIERNES 8 DE OCTUBRE DE 1907, OCHG a PAGINAS. EDICIÓN 1. 5 N S ¿ÍS: T k u i i i i r í i f i t r 4 i Las inundaciones en Cataluña. Restos del puente y estación del ferrocarril de Manresa á Berga, que fueron totalmente destruidos por la corriente. FOT. AJVlAt. T. OPINIÓN VULGAR p a r e c e que es cosa muy difícil- -yo no entienI 7 i dQ. de e. so- -averiguar si desgravándolos vinos quedarán ó no los Municipios más pobres que. Carracuca; pues bien, considero todavía vmucho mas difícil averiguar y poner en cifra, ni siquiera aproximada, lo que la nación española iría ganando si todas las demás de Europa, desentendiéndose de Marruecos, nos dejaran a nosotros libre la penetración marcial ó: pacífica, libre la influencia política hasta llegar adonde buenamente pudiéramos llegar, quevpór las- malas llegaríamos á la segunda edición, por lo menos económica, de las guerras de Cuba. Yo no sé si los ilus- trados corresponsales que han estado en Casablanca han. dicho á sus lectores lo que allí pasaba antes déla ocupación franco- española, -y- que era lo siguiente: queCasablanca. constituía relativamente un emporio comercial, en el cual la colonia alemana había asumido el papel de exportadora de productos agrícolas, y la colonia inglesa, pagada con el dinero de los alemanes, vendía álos indígenas del interior objetos manufacturados, sobre todo. tejidos y herramientas. Para obtenerestasyentajas, n modestas, pero al fin t ventajas, de las riquezas nacionales inglesa y alemana, no había hecho falta que los Gobiernos de las respectivas naciones ejercieran influencia preponderante en la corte de Fez; y lo mismo que esas colonias pudo haber hecho la española; si la enseñanza comercial y la industrial- -ésta menos necesaria para aquellos merca dos- -estuviesen en nuestro país tan adelantadas como en Inglaterra y Alemania. Querer substituir estos elementos de prosperidad con embajadores y soldados es una ilusión, y una ilusión no puede sutni- nistrar los datos para hacer ese balance que al i principio he calificado de imposible Madrid. Apoteosis r t r o eálculo también peliagudo sería preciso para fijar, con visos de autoridad, la fecha para la cual la población de España, tan estrecha en el solar patrio, como hoy está ancha, demandase con: gran necesidad nuevo hogar, y éste vecino, y naturalmente bastante desocupado para dejar hueco poco disputado álos sobrantes españoles. Pueblos hay que crecen á la vista en población, y éstos (al parecer más viril que lo que suponemos será la futura generación española) no se asustan de distancias ni de obstáculos de idioma, costumbres, climas, y allá van leguas y leguas á buscar fortuna en una nueva patria, sometida á un Estado distinto de aquel bajo cuya egida nacieron. Y si sosotros no tenemos nietos capaces de hacer otro tanto, presumo que tampoco serán capaces de hacerse un hogar en solar cercano en la geografía, pero muy dístantepor todas las circunstancias sociales, que facilitan la aclimatación de los emigrantes en tierrasen que no han nacido. T odo lo dicho va dirigido á muchas personas que de palabra ó por escrito se me han lamentado de que el pueblo español no sienta el problema de Marruecos y de que, no tratándose de algo que despierte sentimientos atávicos- -la guerra al infiel marroquí, -la inmensa mayoría se encoja de hombros y rio preste á éste ni- al otro Golsierno aquella cooperación que Gabriel Maura, con mu ha razón, conside- í ra condición indispensable de una política exterior seria y eficaz. Pero hay que recordar que el mismo discreto escritor, conforme con todos los autores, pone á la vez como condición de la cooperación nacional la realidad de intereses nacionales. Y al parecer, la inmensa mayoría de los españoles, con seguro instinto, que grandes pensadores prefieren á las lucubraciones individuales más agudas, sienten que en Marruecos ni se nos ha perdido nada ni nad a hallaríamos allí que mereciera la pena de la aventur a de ir en su busca. Opino en este asunto como el vulgo; salvo que quizá por estar poco ocupado, me he entretenido en razonar mi opinión, que no me esforzaré en sostener, porque no hace falta, encargándose como se ha encargado ese mismo JJi! vulgo de sacarla ade t lante JENAKO ALAS. i I nformes taurinos e n Madrid se cele brará el próximo domingo la 16. a y última corrida de abono, lidiándose seis buenos mozos de D. I, uis da Gama, que serán estoqueados por Bombita, Relampaguito, que alternará p or primera vez en esta, plaza, y otro diestro a u n no designado. Bombita y Bombita ¿IZma. taxán seis toros de Saltillo el domingo, 27 del actual, en Barcelona. El mismo día se verificará una corrida de toros en Bayona, para la que está contratado el d i s t r o madrileño Regaferín. Bombita III toreará el domingo, 4 de Noviembre, en Gerona. Se ha encargado de la crítica taurina en Diario Universal, el inteligente é imparciai aficionado Sr. Ruiz Albéniz, q u i e n firmará sus trabajos taurinos con el seudónimo de Don Sincere El pasado domingo torearon en Méjico los espadas Valenciano y Corchaüo, s i e n d o el trabajo de ambos diestros muy del agrado del público, quien ore- Si t i i J 5 í T 5 J: fffijJlA JZ T JÍ. T final de La alegre trompetería obra estrenada en el Teatro Eslava.