Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 862 Elsegundo; eoloráo, acomete tres veces a ios piqueros por tres caídas y una defunción; Chato y Conejito chic ponen tres pares de rehiletes, y Conejito, después de una buena faena, deja media estocada buena Tercer toro. Con voluntad toma tres varas, derriba u n a vez á los piqueros y les mata u n A B C. LUNES 14 D E OCTUBRE D E 1907. O C H O PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 6 No reconvenían á los. taberneros, n o les. i n- ocíio J: I OS cuarto, dirigiéüSose á dicha hora aiujer, que coutrifeuiiá también á este progreso. i o n i o s en donde la minoría obsequió al se- F u é i a u y aplaudido. E l acto, amenizado por vitaban al cierre n i les amenazaban C 9 n multas. Mi sexteto, resultó u n a verdadera solemnidad. Se limitaban á tomar el nombre del tabernero ñor Salmerón con u n banquete íntimo. Los íavitadOs fueron galantemente atendirebelde y á anotar en u n cuaderuitp las señas dos y obsequiados por el director, Sr. Cagig- al del establecimiento. I os republicanos. Y nada m á s por ahora. Para las cinco d e ayer tan estaba anun- y el claustro de profesores. Estas notas pasarán después á las respecti- ciada la reunión d e la minoría r publicana. vas Tenencias de Alcaldía, que las remitirán al c a b a l l a Acudió al Congreso el Sr. Az cara te, pero l a Con dos pares y medio de Moyano y Blan- alcalde presidente, y éste al Instituto de Refor- mayor parte de los republicano: se encontramas sociales. guitt se varía el tercio, ban en la reunión de. los solidarios. De los que Fuentes torea bien de. muleta, pincha, en lo no pertenecen á l a Solidaridad n o acudieron l Gobernador. riiás que los Sres. Pedregal y Melquíades Alalto y termina dando un volapié superior. POR JVIELITON GONZÁEl cuarto bicho demuestra poca bravura, t o Permaneció en su despacho desde las pri- varez. mando tres varas por u n a sola caída. No fue posible, por falta de número, adoptar meras horas de la mañana, en previsión de que LEZ. Patatero deja dos buenos pares y Chato dos el cierre ocasionase algún desorden. acuerdos. m e d i o s Pero, por fortuna, n o ocurrió nada de partios carlistas. V Trasi ¡hecha. Conejito, al p a s a r d e m u l e t a e s c o g i d o y v o l- cular. La ponencia d é l a minoría. carlista, encarteado, t e n i e n d o que, i n g r e s a r e n l a enfermería. En las prevenciones había retenes de guar- gada de estudiar el proyecto de AdministraC ó g e l o s t r a s t o s F u e n t e s y d e s p u é s d e u np i n dias de Orden público, á los cuales no fue pre- ción local, se reunió ayer en el Congreso para c h a z o superior, c o n c l u y e c o n u n a e s t o c a d a t e n cambiar impresiones sobre la labor que le está ciso apelar. dida. coiiííiada. POR TELÉGRAFO Qujrito toro, negro. Acomete á los picadores VITORIA, 1 3 1 0 N Hoy dará cuenta la ponencia, a la raisuia, c u a t r o v e c e s l e s v u e l c a e n u n ay m a t a u n c a p l cierre d e las tabernas se h a cumplido en del trabajó hecho. b a l l o Regularmente pareado por Blanquiio y Mó- está población con regularidad, sin que se Administración local. iyano, pasa el bicho á poder de Fuentes, quien hayan producido incidentes desagradables. J -E n l a sesión de esta tarde empezará á ser hace una brega movida para media estocada discutido el proyecto reformando la ley de Adtendida; u n a entera ladeada y u n descabello. ministración local El sexto, cplorap, recibe cinco varas por dos El. Sr. Moretharásu anunciada pregunta acercaídas y cero defunciones. ca dé la forma en que se desarrollará la discu. Conejito chico y, Pataterillo cuelgan tres pares sión, es decir, si h a de versar ésta sobre la auregulares. torización en globoí ó sobre cada tino de los Fuentes termina con el bicho de Un. pinchaapartados. zo, media estocada bien dirigida v u n desca pldíavde ayer. Contestará el Sr. Maura, probablemente, y F u e tranquilo para la política. bello. i- Los Centros en donde se reúnen las personas es posible que en el incidente intervengan t o E l diestro Conejito tiene u n fuerte varetazo que de la cosa pública se ocupan y se preocu- dos los jefes déminoríasen l a cara posterior del muslo derecho. pan, se vieron bastante desanimados, á pesar O R 1 H U E L A 13, 7 T. de q u e e l tiempo invitaba á refugiarse en os cuadros del Greco. I os Saltillos lidiados hoy dieron mucho jue- ellos. E n la sesión que hoy celebre el. Congreso, g o y mataron 10 caballos. Bombita II, su- Hubo las reuniones de que más abajo damo; ható u n a pregunta, al Gobierno el Sr. Puig y periorísimo toreando y matando. E n banderi- cuenta, y que fueron, como y a se esperaba, de Cadafalch acerca de u n a reciente venta de cua. llas, admirable. S u hermano Manolp, el tercero p o c o t r á m i t e dros del Greco, realizada en Toledo. de los Bombitas, m u y bien. L. a corrida h a sido El presidente del Consejo permaneció en su d e las que satisfacen a l aficionado más exi- domicilio, y él ministro de la Gobernación pasó 1 a Asamblea dé las Diputaciones. t V el día en s u despacho oficial, recibiendo tele -E n el expreso de esta tarde saldrá para gramas que dan cuenta de los nuevos desas- Sevilla, con objeto de tomar parte en la Asamtres causadps ppr. las. inundaciones. blea. de las Diputaciones provinciales que se 1 Estas noticias fueron las más. interesantes celebrará en dicha capital, el vicepresidente de del día, porque acusan catástrofes ante caya la Diputación de Madrid, Sr. Mpntoya; el sepresencia debe callar la política mentí íln. I as tabernas abiertas. cretario de la misma, Sr. É. engifo, y el diputado Los dueños de las tabernas se han declaSr. García Gordo. rado en abierta rebeldía contra las disposicio- I os solidarios. nes ministeriales y contra el acuerdo del Ins- A las cuatro de l a t a r d e se reunió, en u n a dé las Secciones del Congreso la minoría solitituto de Reformas Sociales Histórica t a s tabernas madrileñas, que son cuatro mil daria para conocer el resultado de la labor reaEn dirección á Cuba y. á bordo- de un transaty pico, casi tantas como escuelas h a y en toda lizada, por la ponencia que recibió el encargo ACADÉMICA lántico iba unajeñorita aficionada á cantar al España- ¡así andamos! -hanv permanecido de estudiar el proyecto sobre Administración POR TELÉGRAFO abiertas durante el día deay er. piano, pero que no sabia otra canción cju. c- aque BÉJAR, l 3 9 La ponencia dio cuenta d é haber hecho u n El sábado último se reunió la J u n t a directiva de l a Sociedad La Viña, y acordó por una- estudiodel citado proyecto, haciendo en líneas p r e s i d i d a por el rector de la. Universidad de lla de E l anillo d e hierro: Salamanca se h a celebrado esta tarde 1 ¡Ven, Rodolfo, nimidad aconsejar á los taberneros que abrie- generales el análisis del mismo. ran s u s establecimientos durante él día de Resultó que los solidarios rio se muestran apertura del curso académico de 1907 á 1908 ven, por Dios. completamente d é acuerdo con el proyecto, en el Centro obrero. ayer. S vA Iva. decisión dé l a directiva de L a Viña se pero tampoco son abiertamente refractarios Asistieron al acto las autoridades locales, la ¡y esto lo cantó infinidad de veces desde BarJuntas directivas de las Sociedades obrerasy celona hasta tocar en Tenerife. En esta isla comunicó á la j u n t a de barrios y ésta á los Si- la Comisi ón introdujera alguna pequeña numeroso público. dueños de tabernas. bajó uno de los pasajeros, el cual, al volver Muchas dé- éstás ¿en iás qué se. expendían modificación en él dictamen emitido, ó si fue- El secretario, Sr. Muñoz Elecha, leyó Un ¡d, bordo- le preguntó la cantante: ran aceptadas algunas enmiendas de los soli- Memoria, exponiendo elevadas consideracione: bebidas solamente, se convirtieron por arte dé- ¿Qué ha visto usted de bueno? imagia en casas de. comidas, ilustrando s u s es- darios, éstos n o se opondrían mucho á la apro- sobre los resultados obtenidos, lamentando el desafecto y poca atención que prestan tanto- Ios -He visto á Rodolfo- -contestó aquel seIcaparatés é ó n i a vulgar tortilla- de patatas, con 5 b a c i ó n d e l í p r o y e c t p i Seguramente que las diferencias, d e criterio patronos como los obreros á este Centro do ñor, -y me ha dicho que no le vuelva usted á el e s zósoSQldifáo Paitía y L; frfc Yen plato l Q existentes entre la Comisión y la minoría soli- c é n t e d. e judías estofadas. llamar, porque no piensa venir. Suponemos que el gastronómico subterfugio daria sé suavizarán mucho, merced á algunas F u e m u y aplau- didb, elogiándose sjn resérví gestiones q u e se realizan. el trabajo por l a claridad en la exposición. n o convencerá á las autoridades que están reDespués de aprobar la labor de la ponencia, Se procedió seguidamente al reparto de pre isueltas á que la ley- se cumpla á todo trance. SOLUCIÓN A LOS PASATIEMPOS la minoría solidaria dejó por concreta la re- mips á los alumnos, que eran recibidos con i as autoridades en funciones. dacción de las enmiendas que se presentarán. aplausos cuando subían al estrado á recoger D E AYER los diplomas. Los dependientes de la autoridad, cum- Los turnos contra la totalidad, aunque no Un mal hombre: TIRANO, Después usó de la palabra el Sr. Unamuno, pliendo las órdenes recibidas, se dedicaron du- están convenidos definitivamente, los consuEscritura: ENTRE PARÉNTESIS. rante lá mañana de ayer á visitar todas las ta- mirán probablemente los Sres. Bertrán y Mu- y en tono familiar disertó sobre l a cultura y educación general como base de la prosperidad bernas enclavadas en s u s respectivas demar- situ, Ventosa y Sünyol. ¡caciones. La reunión; de los solidarios terminó á las de los pueblos elogiando la enseñanza de la E 3 ARÁ PASAR EL RATO. EL CIERRE SOLEMNIDAD. l o c a l áél. V BIBLIOTECA D E A B C 140 LA CASA DEL CRIMEN 137 dirigimos al jardín, donde permanecimos algunos instantes al lado de Margarita, q u e sembraba sus codiciadas, simientes; Juego subimos a l salón para acabar e n él la partida de ajedrez interrumpida, el día anterior en el jaraín por el intempéstivosüeño del anciano. En u n a de las pausas, preparación de u n golpe decisivo, me dijo: -El objeto principal de vuestra estancia en Vesoul es el dibujo, ¿no es eso? -Precisamente. vanos temores; probaremos ios diversos vinos que esas botellas contienen y haremos punto cuando juzguéis conveniente. -En ese caso, bien. -Bajemos áhpra al jardín, en donde debe esperarnos Margarita y adonde v e n d r á n á anunciarnos que la eomida nos aguarda. Margarita estaba, en efecto, en el iardín, sentada en un banco colocado b a j o u n c e n a d o r -Pues bien, s e m e ocurre u n a idea. ¿cuál? -o- -V -Conozco todos los rincones d e este país, que es él mío. Dediquemos dos 6 tres días á recorrer juntos los alrededores. Puedo serviros de guía como nadie, y por lo menos sabréis cuáles son los lugares dignos de ser trasladados con el lápiz al papel. La proposición no me nacía mucüa gracia; pero, como n o veía- medio s e eludirla, hice como que la acogía con entusiasmo. ¿Y cuándo empezaremos nuestra excursión? -pregrunté -Cuanto antes, mejor; ¿no os parece? -Pienso lo mismo. -Entonces, mañana por la. mañana. -Convenido. ¿A qué hora? A las seis en punto. ¿Quién. buscará á quién? -Yó iré á buscaros á la fonda ¿Qué medio de locomoción? j- -N o penséis en eso. Y o m e encargo. ¿Y las comidas? -Comeremos en las posadas de los pueblos donde ha amoB í ¿canso, -Perfectamente. Al día siguiente, á las seis en punto, llegaba el Cpmandanteá l a puerta d e l a fonda de L a Magdalena con u n cochéallo de dos asientos que le había proporcionado un alquilador, que debía guiar él mismo. Partimos y no regresamos hasta l a noche; después á é haber recorrido un pésimo camino y visitado media docena de paisajes, todos á cual más notables, según mi guía, opinión exagerada que no intenté combatir. Estas excursiones se repitieron por espacio de cuatro días. siguiente busqué. 1 rínás comodidad que en él cuarto de la foada. Las habitaciones amueblada tales como l a que y o deseaba, abundan en ¡Vesoul, ciudad donde hay guarnición, y por lo tanto oficialj 1 ad. En cuanto nos vio, se levantó y nos salió al encuentro. No íne creerás si te digo, y es la verdad pura, que me pareció mil veces más linda que el día anterior. ¡Qué elegancia, qué exquisita sencillez l a de su traje! jamás parisiense alguna llegó á gracia y belleza tales. j Llevaba u n vestido de seda azulceleste con lazos de terciopelo negro en el cuerpo y lazos delmismo color en la cabeza. En la mano derecha tenía u n ramillete de rosas. Como el día anterior, se ruborizó ligeramente al verme; per creo firmemente, porque no. soy presuntuoso, que el rubor aquél tenía su causa e n l a extremada. timidez de lá joven. Sin género alguno de duda, soy el único hombre que h a puesto los pies en casa de su marido. ¿Mientras me hablaba dándome las gracias por mis semillas turcas y griegas, acercaba de cuando én cuando á su rostro las perfumadas hójás de las rosas, no tan frescas ni t a n aterciopeladas como sus mejillas. A intervalos la joven me miraba; pero así que sus miradas se encontraban con las mías entornaba sus ojos, y sus largas aterciopelada. pestañas proyectaban suave s pmbra en sus mejillas. Algunos minutos transcurrieron de está suerte, ai cabo de los cuales un criado apareció en lo alto de la escalinata que de la casa lleva al jardín, y gritó: ¡Señora! cuando queráis. la sopa está en la mesa. -Vamos, vamos- -dijo el comandante, -no dejemos enfriar lá sopa... Así acostumbraba á decir: á mis colegas cuando era soldado... J Luego prosiguió: -Da el brazo al Sr. Varner, Margarita. Me aproximé á la joven, que tomó mi brazo. X v- imposible me sería describirte la sensación que. experimenté al sentir ci contacto de aquellas frescas y suaves carnes, que apenas se apoyaban: en mi brazo, cual si temieran su contacto. Nunca h e sentido emoción tan viva, goce t a n intenso, tan embriagador. JTos sentamos a l a mesa: yo estaba a l a derecha del comandante y eiiír aiite r e f. n rjujef. L estaba servida coa cierto litio: la vajilla era de olata maciza a c l