Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 8 (D 2 A B C. LUNES i 4 DE OCTUBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i.8 PAGINA 5 interesante y bien escrito discurso, analizando en él el proceso que ha. seguido l a escultura española, hasta llegar á su actual modo demat nifestarse. Cegún nuestro querido colega La Correspon- El Sr. Sentenach, con gran copia de antece de? icia de España, entre los militares se ha- dentes y atinadas observaciones, fue desarrobla mucho de una cuestión planteada de bas- llando su tema con el visible asentimiento del tante tiempo acá, y que á juzgar por cuantos auditorio, que en algunos de los puntos preinformes se tienen, quiere resolver el ministro mió con aplausos la erudita labor del nuevo de la Guerra. académico Con ella está relacionado el viaje del geneDe contestarle estuvo encargado D. José Raral Santiago á Toledo. món Mélida, que enalteció las condiciones Público es que muchos jefes y oficiales del personales del Sr. Sentenach y expuso los Ejército vienen dedicándose á la preparación grandes conocimientos que atesora en materia de aspirantes á ingreso en las Academias mili- de Arte. tares, figurando no pocos de aquéllos en el proNo hay para qué decir que el Sr. Mélida hizo fesorado de Colegios particulares. ala de su vasta erudición, y ambos disertanEso ocurre en muchísimos sitios de España, tes recibieron al terminar el acto muchos pláy especialmente en las capitales en que tienen cemes y felicitaciones, prueba inequívoca de la su residencia las Academias militares. alta estima en que son tenidos sus indiscutiEl ministro de la Guerra quiere poner térmi- bles méritos. no á ese estado de cosas, y su criterio en este punto es radical. Se halla dispuesto á evitar en lo sucesivo que los jefes y oficiales en activo servicio se dediquen á la preparación de aspirantes. Cuantos opten por esto último tendrán que Hay quien dice que en España quedar de supernumerarios. no tiene el diávolo adeptos, i Con esta cuestión, y también con lo ocurricomo los tiene á millares do en algunas novatadas, está relacionada la más allá del Pirineo. ida á Toledo del general Santiago, y no con ¿No ha de tener partidarios ningún otro asunto, como en un principio se por esta tierra ese juego? ha dicho. Lo que pasa es que se juega con otros procedimientos Juega al diávolo muy bien Sánchez Toca, por ejemplo, que hace lanzar por el aire Mañana irán en automóvil á Alba de Toruna porción de folletos. mes SS. AÁ. los infantes doña María Teresa I a. Cierva no lo practica, y D. Fernando, con objeto de inaugurar dos pero fiel al sport nuevo capillas en la basílica de Santa Teresa. logra ver dados al diávolo Volverán á Madrid en el día. á todos los taberneros. Esta excursión la tenían proyectada Sus AlHasta el muy grave y sesudo tezas hace tiempo. señor Rodríguez Sari Pedro El infante D. Alfonso de Orleans marchó hace saltar á Vadillo... anoche á Toledo. de la clase de Derecho. I,o s Reyes estuvieron anoche en el teatro de Salmerón fue á I, a Coruña la Zarzuela. á lucir el juego nuevo, pero con tan mala suerte I, as últimíio noticias recibidas de Viena maque en Betanzos perdió el juego. nifiestan que la salud del emperador Francisco Don Melquíades quiere el diávat José no está tan quebrantada como han dicho hace ya bastante tiempo, algunos periódicos franceses, si bien los médiy aunque se ensaya, no encuentra eos le han recomendado al anciano Emperador de entrar en juego el momento. una temporada de descanso. Canalejas, por llevar á I, ópez de compañero no acierta, y es que no ye que I 5 pez ya no da juego. J Oft TELEFONO Moret los diávolos odia, DOMINGO, I 3, 3 T. no quiere nada con ellos. Cntre periodistas. ¡Y eso que tiene dos diávolos: A consecuencia de CJa polémica sobre Romanones y Montero! política local sostenida por los direetores de El Y, en fin, todos los. políticos Ptceblo y El Correo, se concertó un lance que, toman por diávolo al pueblo, según rumor público, se ha efectuado hoy. y juegan con él tan mal Jícese que, acompañado el primero de otro que anda el pobre por los suelos. periodista y de un concejal, y el segundo de AEMECE. un comandante de Caballería y un abogado, se encontraron esta mañana en el punto denomir nado Salé, cambiando dos disparos de pistola, simultáneos, á veinte pasos, sin consecuencias POR TELÉGRAFO TOLEDO, I 3, 3 T lamentables, reconciliándose sobre el terreno á instancias del juez de campo. p u e l patio del alcázar de la Academia de In fantería se ha celebrado hoy el solemne acto de que juren la bandera los nuevos cadetes que acaban de ingresar. El coronel de la Academia, D. Juan San Pedro, -pronunció una vibrante arenga encareA yer tarde se ceieoró en la Academia de Be- ciendo á los alumnos el cumplimiento de los -lias Artes de San Fernando la solemne deberes militares. Al acto, que ha resultado algo deslucido por ecepcióu del nuevo académico de la misma lo desapacible del tiempo, han asistido las faD. Narciso Sentenach. Con dicho motivo, el recipiendario leyó un milias de muchos cadetes. ACADEMIAS Y NOVATADAS LAS TRAGEDIAS DEL MAR POR TELÉGRAFO SANTANDER, 1 3, 9 N. QOPLAS DEL LUNES. EL D 1 ÁVOLO DE PALACIO R n la bahía, cerca del dique, y al final de la escollera que hay á continuación de los muelles, naufragó, por la excesiva gente que conducía, un bote dedicado al transporte de pasajeros de los pueblecillos de la orilla opuesta. En el bote, qué volcó cuando ya había entrado en el puerto, venían vendedores y vendedoras de frutas y aves, que se dirigían al mercade Cayeron al agua 10 personas, ahogándose dos mujeres y un hombre, no ocurriendo mayores desgracias merced á la oportunidad con que varios pescadores se arrojaron al agua, salvando por su esfuerzo de una muerte segura á siete personas, entre ellas á una mujer que condueía en sus brazos auna pequeña niña. Fue éste el momento más dramático y emocionante del suceso. Madre é hija, después de luchar inútilmente, desesperadamente con las olas, cayeron al fondo; pero la decisión y la destreza de un marinero que lanzóse en su auxilio, las volvió á los pocos minutos sanas y salvas á la superficie del mar. Se asegura que un vaparcito que presta sus servicios en el puerto pasó cerca del lugar de la ocurrencia sin detenerse á prestar auxilio. Después de grandes trabajos pudieron extraerse los cadáveres, siendo conducidos en camillas al depósito, en cuyo sitio se desarrollaron escenas desgarradoras. I,o s náufragos salvados fueron atend idos solícitamente, prestándoles cariñosos cuidados. El público censura que se permita en botes tan pequeños admitir tantos viajeros. En Santander ha causado el suceso de hoy profunda impresión. Dirigido se llama él segundo bicho de la tarde, es negro listón y de bonita estampa; pero francamente manso, por lo que Leal y Zurini le adornan ¡los cuartos traseros! con cuatro pa- res de las calientes. Mazzantinito, después de una brega valiente y hasta inteligente, suelta una estocada caidísima, intenta tres veces el descabelle y, por últiruo, dobla el bicho para ser rematado por el puntillero. Y sale el tercer toro de la tarde, que en cuanto á presentación no tiene nada que envidiar á los dos anteriores; luce pelo cárdeno y dos pitones muy bien colocados. Con cinco varas se cambia de tercio, y Arangüito y Torerito de Madrid cuelgan como buenamente pueden tres pares de rehiletes. Vázquez devuelve los trastos de matar á Vicente Pastor. El madrileño empieza á funcionar valiente; pero luego se desconfía y deja él pincho atravesado. Entra á matar por segunda T v resulta media estocada buena. Parte del público abandona la Plaza. ¡Si nos divertiremos! Cuarto bicho, atiende por Sevillano, es berrendo y bien armado. En el primer tercio contamos hasta cinco varas, por dos caídas y dos defunciones. Con tres pares de rehiletes que ponen Perdi- gón y, Torerito, pasamos al tercio final, en el que el antiguo chico de la blusa, después de una brega confiada y de un buen pinchazo, deja media estocada superior, que hace cisco al bicho. (Aplausos á Viaente. El quinto eornúpeto, Saetilh, cárdeno bragao y con buenas defensas, cumple con el primer tercio tomando cinco varas, 1 uis y Simón I eal prenden los tres pares de ordenanza y se tocó á matar. Mazzantinito se quita las zapatillas, arroja 1 ¿montera, vasé en busca del bicho, hace una mala brega de muleta, pincha tres veces en mal sitio y termina con media estocada completamente baja. Y suenan los pitos. ¡Esto, lo mismo podías haberlo hecho con zapatillas, montera y hasta con tirantes, niño! Cierra plaza un toro negro y de nombre Lh ten, tan manso, que por segunda vez en la tar de vuelven á oírselos cohetes. Vázquez torea valiente, cerca y adornado, y entrando bien deja una estocada superior. Ovación. Esto ha sido lo único bueno de la corrida. iQué tarde más mal s a l e a d a! D. S. TOROS 1 A i5 DE BONO El cartel de la corrida -15 de abono, celebrada ayer tarde, era seis toros de D. José y D. Fernando García Becerra, estoqueados por Lagartijo, Vicente Pastor y Vázquez; pero en las primeras horas de la mañana dé ayer hubo necesidad de variarle, pues Rafael Molina envió un certificado facultativo á la empresa como comprobante de que no podía tomar parte en la corrida, por estar lastimado en una mano. Y el Sr. Mosquera substituyó k Lagartijo con el madrileño Mazzantinito, ¡dando derecho al abonado á devolver su billete, acto que valió á la empresa madrileña muchas alabanzas y perder unos railes de pesetas más. En la Plaza, al empezar la corrida, estamos los cabales. ka reunión de Bélluga, los músicos, los acomodadores, la empresa y nosotros, que por deberes del cargo, tenemos que presenciar estas latas. VALENCIA EN PROVINCIAS POR T E L É F O N O Y T E L É G R A F O Z A R A G O Z A I. J, 3 T JURA DE LA BANDERA EN LA ACADEMIA DE SAN FERNANDO r on una tarde verdaderamente primaveral v aunque algo nublada, se va á celebrar te primera corrida de toros de las fiestas. La Plaza está llena, y en las delanteras df El primer toro, de hermosa lámina, negro grada y antepechos de los palcos se destacar meano, bien puesto de pitones, y de nombre las vistosas figuras de damas elegantísimas Cariblanco, resulta taravo y duro con los pica- ataviadas coa la clásica mantilla blanca. dores, tomando seis varas por seis caídas y En el público se nota gran animación y y cuatro caballos muertos. alegría. En banderillas queda superiormente GonzqAl salir las cuadrillas son aplaudidos con en lito, á quien se aplaude con justo entusiasmo. íusiasino Fuentes y Gmejito. Vicente Pastor cede los chirimbolos toricidas I,o s toros son de Pobes y Santos. á Vázquez. El primero Cárdeno, toma tres varas por do; Este, después de torear á Cariblanco cerca y caídas. En banderillas quedan lucidamentf valiente, pincha bien; repite con media estoca- Blanquitoy Moyáno. da atravesada y delantera, tripite con una enFuentes, después de varios pinchazos, dej? tera caída y también atravesada y termina des- una estocada tendida, otra atravesada y otra cabellando. delantera. BIBLIOTECA DE A B C 138 LA CASA DEL CRIMEN 139 tiempo de I, uis XIV y ostentaba las armas de los Ferny, medio bífradas por la acción del tiempo. Iya comida fue exquisita No muy numerosos los platos, pero ordenados con gusto, lo cual me hizo formar buen concepto de la cocina de provincias; que aún no conocía más que la malditísima Comida de la fonda. Margarita, cuya natural timidez realza sus encantos, habló muy poco; pero cada frase que pronunciaba era una prueba más de lo esmerado de su educación y lo claro de sil talento. Esa niña es una perla, un diamante. Pertenece á un hombre vulgar que puede amarla con grosera y brutal ternura, pero que es incapaz de estimar en su inconmensurable valor la alhaja de que le ha hecho dueño el ciego destino. 3 Piel al programa que se había trazado, el comandante bebió de todos los einos, y bebió sin moderación, aunque no pudo conseguir que le imitara... ¡Así tratábamos á las botellas en el 5. de Coraceros los días de gran gala! -repetía, apurando vaso sobre vaso. Poco á poco su rostro se coloreó de púrpura y me pareció que se le trababa la lengua. Margarita lo notó como yo. -Amigo- -le dijo con timidez y llena de ansiedad profunda, ¿no teméis que... Y se detuvo, no atreviéndose á terminar súfrase. ¿Que me emborrache? -continuó el Sr. de Ferny con socarronería. ¿Es eso lo que querías decir... Pues bien, pierde cuidado... El vino es el amigo del militar. Un ex jefe de escuadrón del 5.0 de Coraceros es capaz de beberse el contenido de todos los toneles de la Borgoña sin perder la sangre fría, tan cierto como que á la hora presente yo debería ser mariscal de Francia. Y el comandante, para demostrar lo verdadero de su aserto, continuó Jlenando su vaso sin descanso y apurándolo sin cesar. Bajo la influencia de tan repetidas libaciones se puso charlatán hasta el exceso, y comenzó el relato de ciertas aventuras de guarnición asaz licenciosas que obligaron á bajar la vista á Margarita, y tras de la vi ía cabeza, é hicieron que en su frente aparecí ¿el rubor de la confusión y de la vergüenza. En vano intenté romper el hilo de la narración del comandante y hacer que la conversación tomara rumbo distinto. Con la obstinación- propia de las gentes enardecidas por el vino, volvía siempre y por el camino más corto á sus anécdotas escandalosas. ¿Comprendí cuánto debía sufrir Margarita, obligada á avergonzarse delante de un desconocido, delante de un hombre joven, por culpa de su anciano marido, y de rechazo llegaba hasta in el golpe dé su dolor y de su vergüenza Sirvieron el café y licores. Me eché á temblar cuando vi que el señor dv erny alargaba la mano á una botella llena de ron. -Va á matarse- -me dije. Y para evitar que lo hiciera exclamé: ¿No os parece, comandante, que debíamos ir al jardín á dar una vuelta, mientras fumamos un cigarro, para dedicarnos en seguida con todos nuestros cinco sentidos al ajedrez? -Sí... si- -dijo levantándose, no sin alguna dificultad. -Tenéis razón amigo: ya olvidaba el ajedrez. ¡Ah! ya podéis prepararos... porque me siento inspirado. Voy á buscar cigarro Y el comandante salió. Yo permanecí frente á frente de la joven algunos segundos. -Caballero- -me dijo con voz suplicante y acento de la más completa sinceridad, -os ruego que no juzguéis al señor de Ferny por la comida de hoy. No comprendo lo que pasa: os aseguro que no conozco persona cuyas costumbres sean tan sobrias y, aun podría decir, tan frugales como las de íni marido. Iba á contestar una banalidad cualquiera, pero no tuve tiempo. El coman dante volvió á la sala con los cigarros. Bajamos al jardín, al cual no nos acompañó Margarita. El Sr. de Ferny continuó en la relación de los episodios galantes de su juventud. -Y ahora- -dijo cansado ya de hablar, -ahora al ajedrez. Todo el que se propone ser amante de la mujer, se convierte desde luego en esclavo del marido. Esto es elemental. Obedecí, pues, pasivamente y empezamos una partida que duró muy poco, porque diez minutos después el comandante, con los codos apoyados sobre la mesa y la cabeza entre sus manos, se quedó profundamente dormido. A 1 día siguiente de la comida que acabo de referirte me presenté en casa de los señores de Ferny, á quienes debía de hacer la visita de digestión. El señor de Ferny me recibió con visible empacho. Estaba avergonzado de sus excesos de la noche anterior. Teníala cabeza pesada, triste la mirada y torpe la lengua. Su contrariedad hacía más difícil mi situación. Por fortuna, el veterano, haciendo un poderoso esfuerzo, se acercó á mí, diciéndome: -Anoche os di un mal ejemplo, que hicisteis bien en no seguir, Después de comer me puse un poco... un poco... ¿qué diré? No encuentro la palabra, pero no importa; ya comprendéis. ¿Qué queréis? Conté más de, lo que podía con las fuerzas de tni cabeza y de mis nervios. Mo puedo acostumbrarme á la idea de que ya no soy más que un p bre diablo. ¡He humillado vergonzosamente en mi persona al 5.0 de Coraceros! Os diré por qué. Hace muchos años que soy tan sobrio, que apenas si bebo en mis comidas vino puro. Ayer, contento de veras á nuestra niesa, me extralimité y sufrí las consecuencias. Rompí con mis buenas costumbres y recibí el castigo. Mi mujer está furiosa, y temo que vos también me hayáis retirado gran parte de vuestro afecto. I e aseguré que se equivocaba, y lo hice en términos tan expresivos, que ex d t e se- persuadió fácilmente.