Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
099 o3 S 3 Ao; utd X ABmSurs oiusmnuoui oAisnBp B BPBIAOCI UOD BAnd 831198 BAqo sun Í 3 SIJUOAJ g- ssiABd sns s p Bun 8 B us aqBAB oisnS ap Epzaui UOD BDIJ 9 S iq BAnioaiinh- ie E ap oisaA o ¡duiai OOIJ U 8 BUI un s s EnSiiuB BApajED HD na- i OÍIIJ O ¡se X ojsejdí e OÍUOÍ íSznl 3 tu snb p? sn E A ouuui síjsijuap siui B oA X SO UC ¡duil 3 UI SO 3 CIABpo) O3o d t i j g O3I3Ol n s U 3 SSJE 3O O3 B S OJBÍEd SO X SEUI 6 UIIUE (B 3 p UEUEU 3 3 n b SO IUI 03 SOUn OpUEUSSU 3 Esoq E Eaqe snb E. I: J oíSipojd ojsp pAS p osojquiose SEUJ o oasd OA (A eqs; ss snb opueaisoui E O3 B S 333 A SSA) 9I AOUJ orqguE UBJS p snb OÍA opuens OjquiosB ns EUSS OU Ens ¡ojpedsap Xnuí osasse ss t inbueaj SBUI EX S 33 uo) us X sousui oj jod o sqsp osusd X sjqEpiuiAOj UEJ E 3 SJB 3 J 33 B E UEJSIASA) E SS p jod BpB 4 BSB anj ospaBquioq opruajsos un ap sandsap o i g t u g B BpBpB SEja anj anb pBpisASAíuji ns s p BpEAud X OI BSB aod Bp- BUioj aiy A U 9! saong ap EJuanS B ¡ua SO AE 3 snbnpiipAB p p opiíABd p p a n j s p u o ¡EASUSS p p oiars p opuBZBipsA ajqBA -OUJ 3 UIOZ ¡II as so 3 p anbEiB p 9! ÍS ¡S 3 A y a d i p j ap oduiatj u g 8 jas aod ss anb so B ouep J 33 Si (OU sp OAjlOUl 3 BIJI 3 pU 3 jdlU 03 opidniss 3 vuasHzn (sp ZJA US oljp E O UpO 3O3 3 cpiEsusd ui EAanj ou i g- ¡OIUI JOUSS! ¡IUIUB un opidnjsa opciscuiap jas ss O38i pjOUI un S 3 JEp O i UC so us opuegjnij uspue 3 O3l d 3 UO 3 X E 3O q C U 3 UB 3 UI ss s n b o a a j SO mbuBJJ US 3) O OA 3 J sojieíed so snb pajsn ajjp X OIJIS un sp pstsn KAsntu as ou Aod snb opusjcluio Sl SO OU 3 dvU ¡S UE ES 3 U 03 d ¡SOAISUSJOUI 3! SOSUEUI S 3 BU 4 ¡Ue OJSIA 3 J o ip 3 ¡SE X ¡tdsA sp S UBSIS Esoq B E ojutit soauíjq sop us SSJB 30 03 B anj 4 By Buop 01 (331) X oipiQ SO 3I3OI J sns us suiopusu t ¡nbssp s suiABuio) sp si X UIS SA 3 SUI 3 n b ojsns uEjtS s ouopjsd 3 O) sj ojmbsoui un sp UEisnss ss snb soun uos oSsn X SOA J Í J 3 S X SOASy J 3 S snb soi 3 nui SOJ; O snb OUISJUI O SS BUIIUB S) S 3- BÍEJ B ofip SOUIEA ¡1 Y opiu ns us BJisn is ovuos íoju 3) uo 3 X so ¡nbuBj) UB; ouisjqe soq E pnbs us iOAEJtus sojEfsd s o ssnd OJSIA ssunu OSEO pnbE auiref WOp aod BpBAnsisaA anj pEptsAaAiun EnSijus ns oog u g- ggs 1 ua Bnuap v 3 P b BJ ua uoismgutjstp s s SBdoAi sng suuef- Q XSA opBAnf snj anb SEJ X upSBAY ap S 3 BA 3 U 3 S SSIAO 3 B p ua as $i zi u g ua j l AanSuaAag U 9 UÍBJ EuopDaeg ap spuoo ouiijjn p Aod i g p BpBjsmbuoó snj 6 f $1 ua X uoAEayipasA B ssqBAE s o q osopBp Q p s p r j XSA p AOd Bpnuassp X BPBJJBSB siusiuBAanu anj 6 6 ¿ua X n a e j g sandsap soya OAiBno 9i smbuoD 3 A B X sssaouBAj so BruoA Bdnoo g 6 ¿u g ap SAquiou p UOD EZOSEAB 9 Bpiun 9 panb A oood 9! -yns EUSASSE U 91 SBAU! EJ u g ua o puoD un 9 Aqapo as apuop ua sopoS so ap odiusii us Bdoasids spss ouioo opuEAnSu. epuEiaodui ns OAJSS- UOD SO- lBqAEq SO Sp E OpUBnD OlJDniU OppspEd ASqBl 3 p AESad Y oíAsqij, X oisnSny ssAopEAaduis s o sp odvuaii ua otdpiunjA s n j X Bpsuoui ounoB BZOSEABZ s p ooipiAní OJUSAUOD B BjuaspB 9 panb BUBUIOA u o p- Buiuiop B ajuBAnp X SBUÍAB s p soipau. s 3; uE uq SBUI sns s p oun ap OA; B 3I anj X BSOUIBJ epiAaq asozm oXaduio BA; UOO A B S? 3 s p BueduiBo B u g sopiuii) so UE sd soun snb BJEa E EqB 3l dx 3 SS OJsJ O UpO 3O D Sp BUII 3 U 3 ssjEsod E UEJU 3 A snb o UE ed soun OÍA opusns Bqesüd ou o KqcsBd ¡s OIJJBJ un OAnjss opussusd OI) IS sp OIAOUJ ss ou snb UBI oísdssa un 9 A; US e OJSIA Ejqsq EpiA ns us snb opusuisa; dsa E ASA B X 0 U 1 WE 3 sp ¡USA s n b BJBA Bun t B AOd OS- OpipUS) EUSAE E 3 Ue 8l8 O (UpO 3O3 u n OI) SS US (OS 3 OpUEUIOl UEJ 3 p SB us snb SO 3! JI 8O JS (U 3 SE IASSS 0 dui 3 j un sp SEuma sv saius iSa us oajuoDus oiqES un snb SBUOJSIU, S (S SOUBUIOA SO 3 p ASpOd a OXBD so pnED sopBZJQjsa sns oiuopuB A X tAipu uoaaiAnisos snb SBAA- SnS SB 3IO A 3l (SE 3 p X B p ap 3 SABA 3 podB B 983 EqiUY BUBUIOA B 3 t q nda j BJ uoo sopBjBAj s p oipaui aod ABOIJUJY SSUISBJABD p p sanbejB so BAJUOD epuapusdapui ns ap uoiDBAapajuoa Bun s p EzaqB B ua ¡AO uaSuo ap ss ouBdss sBuaS; pui aod BpBiiqBU, X vpjs ¡i ap SAquiou ¡3 UOD B (AOISIU. B u s X cyEASosS BnStiuB B u s EpEjiD 303 AB JE BX anb spuaq asB Bu. saSag OÍA p p Bijoaaap USSABUI B B OAiea yuB 3 P EUJAOJ U 3 BpBASp a UBlSBq BUI OD BUn 3 p 31 U 3 ¡pU 3 d E US BpB IlSB 3 U a svioisivdsa saavanrD SVT Yamal aa ivaaNHD VXSIA VXVH VT A O11 HQO 3O D LAS ATROCIDADES DE KARAKOKU CONTINUACIÓN obscuro... ¡Otra cosa es aquel moscón azulado! Era muy simpático, y su zumbido resultaba agradabilísimo. Como sólo anuncia buenas nuevas! M e alegraría encontrarle esta tarde durante mi excursión, y que sus tonos azulados luciesen espléndidqs junto á mi brillante envoltura. Verdad es que no puedo compararme ni remotamente con esas brillantes mariposas de varios colores, que tan precioso efecto hacen cuando se posan sobre las flores; pero en fin, mi belleza me tiene bastante satisfecha. N o así, ciertamente, el terror que produzco por donde quiera que voy, porque observo que muchísimas compañeras han sido muertas sin haber causado ningún mal. N o encuentro la explicación de este fenómeno. Nosotras no hacemos más que procurarnos el sustento del mejor modo posible, pero nunca tenemos intención de hacer daño á nadie. Lo que me ocurre á mí es que sin duda por mi extremada juventud, pues apenas hace ocho días que vuelo, ignoro el nombre de todo, y veo tantas cosas extrañas y bonitas, que me agradaría saber qué son, cómo se llaman y para qué sirven. Intento averiguarlo y no lo consigo; mis zumbiaos se pierden en el vacío, sin que otros zumbidos aclaren las dudas que me mortifican. El mundo es una cosa muy curiosa, pero volar y volar por los espacios luminosos sin saber lo que se ve ni averiguar nada de cuanto nos rodea, es muy fastidioso. ¡Qué buen maestro sería el moscardón azul! fin su dulce compañía lo pasaría yo admirablemente, y í. i mi cuerpo necesitaría reposo ni mis alitas se plegarían fatigadas. Además, sabría lo que conviene más á mi alimentación; ahora miro montones de cosas de muchos colores y ni aun sé su nombre; la lindeza de su aspecto me atrae y las clavo el aguijón; hasta ahora he tenido la suerte de picar siempre en cosas dulces y sabrosas; pero ¿y si algún día me equivocó y hago alguna barbaridad? ¡Oh moscón azulado! ¿Dónde estarás? ¿Por qué no vienesá disipar mis dudas... ¡Qué espectáculo más extraño veo allá abajo! ¡Dos cosas redondas! ¿Qué será... Y van juntas... y parece que caminan... Es decir n o una de ellas se me figura que vuela como y o Veamos... M e acercaré con precaución y procuraré enterarme por mí misma, ya que no hay por aquí nadie que pueda aclararme este misterio... ¡Pif... ¡Vaya una rareza! H e picado á esa cosa redonda que parecía que volaba, y se ha deshinchado inmediatamente... ¡Vamos á ver el otro... ¡Anda salero... ¡Pues en cuanto he picado esto, se ha hinchado! ¡Qué extraño me resulta! ¡Qué globos serán esos, que uno se hincha y otro se deshincha, cuando lo mismo he clavado el aguijón á uno que á otro? ¡Misterios! ¡misterios! ¡Siempre obscuridades... ¡Moscardón azul! ¡Moscardón azul! ¿Sabrías tu descifrar e te enigma... Volemos, volemos, volemos; el mundo está lleno de sucesos extraordinarios... ¿Quién iba á figurarse que una misma causa iba á producir efectos tan diferentes... MARÍA ATOCHA OSSOR 1O Y GALLARDO 64 S Zt Poco duró la ascensión inesperada, pues por la ley de la gravedadS. JVl. vino al suelo, Suerte suya fue caer sobre una choza, cuyo techo rompió con su cuerpo. Y naturalmente, aunque atenuado, no! e hizo gracia ninguna el batacazo. n Bien se le conocía en la actitud verdaderamente terrible con que salió. En el acto convocó á tambor batiente á los principales magnates de su reino Llegó el primer ministro, que se prosternó humilde mente ante el Rey. Todas Us altas dignidades hicieron ante Karakoku la misma reverencia. El soberano hizo venir al verdugo y le entregó á sus magnates. 551 N o pasaron muchos minutos sin que salieran todo; para el lugar del suplicio. Continuara.