Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NlíMBRO 852 A B C VIERNES 4 DE OCTUBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDJCION senal, á la cual elogió cumplidamente por el O A R A PASAR EL R A T O resultado de las pruebas. El general Auñón hizo después votos de días POR MEL 1 TON GONZÁde gloria á la Patria. LEZ. Los marinos no ocultan su satisfacción por el brillante éxito de las pruebas realizadas. Sobre una hache. El comandante del Cataluña- D. Miguel Aguirre, dirigió las maniobras con admirable preciión, por lo cual ha recibido muchas felicitaciones. El Cataluña, que fondeó hoy á las seis de ía mañana en el Arsenal, hará en breve pruebas con artillería de 24 centímetros, sistema Hontoria, v además, de velocidad. PAGTNA 5 alhajas, que obraban en poder de la Audiencia de Madrid, según le dijeron los que le proponían el negocio, á cambio de la entrega de 7.500 pesetas, para gastos previos. Al llegar Mr, Lecoq á la Estación del Norte, se le acercó un individuo, entregándole dos tarjetas del propio Lecoq, en una de las cuales se hallaban escritas las siguientes señas: Hotel Nacional, Toledo, 19 Casa de huéspedes, Santa Isabel, 43 En el hotel Nacional, donde Mr. Lecoq se dirigió, le dijeron que allí no se admitían huéspedes, y entonces el incauto francés se encaminó á la calle de Santa Isabel, 43, donde ya le tenían dispuesto alojamiento previamente, por haberlo encargado el día antes una señora que se presentó en la casa con tal objeto. Como el dueño de la hospedería y el francés no s e entendían, intervino otro huéped de la casa, y al darse cuenta del asunto que motivaba el viaje de Mr. Lecoq á Espafia, le dio á entender que podía tratarse de un engaño, aconsejándole que se presentase en el Gobierno civil para evitar que el timo se consumase. Hízolo así el francés y á esta íeliz ocurrencia debió salvar las 7.500 pesetas de las garras de los hábiles timadores. Anoche mismo tornó á Francia Mr. Lecoq, decidido á no aceptar negocios como el que le hizo venir á, España. DE SOCIEDAD El 12 cid actual se verificará en la capilla del asilo del Sagrado Corazón de Jesús la boda de la bslla señorita doña María del Pilar Manresa y Pereda, con el distinguido abogado don Eduardo Hernández G. de FiguerOa. El domingo, b, contraerá los lazos matrimoniales con ta linda señorita doña Angelina Sáiz de Carlos, nuestro estimado amigo el distinguido ingeniero D. Francisco de Murga. La ceremonia se verificará en la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, á las once y media ie la mañana. Según leemos en un periódico, ha sido pedida la mano de la gentil señorita doña Amalia Bernaldo de Quirós, hija de los marqueses de Arguelles, para el distinguido joven D. Manuel de Liñán y de León. Han regresado á Madrid los marqueses de Hoyos, los señores de González Beltrán, los marqueses de Cubas y los señores de Pérez Seoane. El conde de Finat se halla en París. Ha fallecido en Madrid la señora doña Adelaida Escobar Gutiérrez, madre del antiguo periodista D. Carlos Palma, director de la Agencia Telegráfica Palma y hermana de D. Carlos Escobar, distinguido redactor de Heraldo de Madrid, á quienes enviamos nuestro sentido pésame. Descanse en paz. El sábado próximo, día 5 del corriente, se celebrará, á las once de la mañana, en el templo de San Francisco el Grande, un solemne funeral, organizado por el excelentísimo señor ministro de Estado, por el eterno descanso del ESCÁNDALO EN FORNOS A las ocho de la mañana de ayer se produjo un formidable escándalo en el café de Fornos, entre tres señores, propinándose palos, bofetadas y botellazos. Acudió la Policía y deteniendo á los alborotadores les condujo á la Comisaría del Congreso, de donde habían salido momentos antes por igual causa. El origen del escándalo fue, según parece, el siguiente: Un individuo apellidado Morales entró mu de mañana en el café. Mientras aguardaba á que le sirviesen el desayuno, penetró en el local otro individuo, llamado Usaldo, quien lanzándose sobre el Morales, le agarró por la garganta, apretando con el mayor entusiasmo. Intervinieron los que en el café se encontraban y pusieron en paz á los luchadores, pero al poco rato surgió un tercero en discordia, llamado Rafael Pacheco, quien, arrojándose á su vez sobre Usaldo, rompióle en la cabeza una sombrilla. Hallar las palabras masculinas correspondientes á los significados que se indican en la primera columna y cuyos femeninos correspon- H E COLOR DE ROSA... Durante varios meses, ó un año, ó más ss, ño, den á los signiñcados de la columna segunda: MASCUUN S FEMENINOS A B C EN MARRUECOS Echa agua Se toma. Regla en la iglesia... Nombre de mujer. Se traza. alma de D. José Carrera, ministro de GuateY entonces fue cuando Pacheco y Morales y Cae En el pienso. mala. Usaldo trocáronse en ametralladoras y lanza- Sirviente. En el tresillo. ron por los aires cuantos chirimbolos hubieron Viscera En el galope P a r a atrancar la Hoy se verificará el sepelio del excelentísimo á mano. puerta. Sr. D. Jaime Girona, padre político del conde Unidad de peso Hierba. del Moral de Calatrava. En el lugar corresponSe pasa Roe. diente publicamos la esquela, y en ella se con- EXPOSICIÓN Metal... Se arma. signa el detalle de que por disposición expresa INTERNACIONAL Se cuenta... Se paga. del finado, ni se admiten coronas, ni se invita para asistir al entierro u állanse muy adelantados los trabajos que LAS SOLUCIONES MAÑANA No dejará por eso de ser el acto una demos- se están realizando en el palacio del Hi tración de las muchas y merecidas simpatías pódromo, donde esta Exposición ha de celeSOLUCIÓN AL PASATIEMPO que había sabido captarse el Sr. Girona, á cuya brarse. Terminada ya la inmensa mayoría de DE AYER: familia reiteramos nuestro pésame. las instalaciones, solamente causas de verdadeS E TRASPASA UNA TIENDA DE OBJETOS DE ESCRITORIO, ra fuerza mayor obligan á retrasar unos días PUERTA DEL SOL, 1. la inauguración de aquélla. Es una de las principales la interminable huelga de obreros del puerto de Amberes, donde se hallaban detenidas gran cantidad de mercancías destinadas á esta Exposición, que, y POR TELÉGRAFO gracias á las eficaces gestiones del Comité eje- Ahora que nuestras celosas autoridades se CARTAGENA, 3, 3 T. cutivo de la misma, se ha logrado al fin fuesen han impuesto la noble tarea de moraliAmplío las noticias telegráficas referentes á despachadas, por lo cual el aplazamiento de la zarnos, bueno seria que tomasen algunas me las pruebas oficiales del cru ero Cataluña. inauguración oficial será ya sólo por breves didas contra esos cazadores de gangas que acuden desde luengas tierras, atraídos por el Asistieron á las mismas el capitán general días. señuelo de algún negocio fantástico para apodel departamento, Sr. Auñón; el comandante derarse de algunos millones, á cambio del abogeneral del arsenal, Sr. Piol; los ingenieros de no previo de unas cuantas pesetas. ¿i Armada Sres. Rublo y Castillo y la mayor No obstante la publicidad que la Prensa da rte de los obreros del arsenal que trabajaron en la construcción y armamento del citado La Reina doña Cristina paseó ayer por las á estos timos, todavía quedan incautos que crucero. calles de la corte, y los Infantes, sus hijos, por caigan en las redes que les tienden algunos caballeros de industria, de los muchos que aún No se hicieron pruebas de velocidad sino de la Casa de Campo. quedan en esta corte de los milagros. artillería, haciéndose 40 disparos por las piezas El eterno primo llegó ayer á Madrid. le 14 centímetros y 200 por las piezas de siete Anoche marchó á San Sebastián el infante Llámase Mr. Lecoq, y no hay que confuny medio, de tiro rápido. D. Carlos, con objeto de reunirse con sus hijos Mandaba la primera batería el teniente de los infantitos Alfonso é Isabel, que están en dirle con el afamado compositor francés del mismo apellido. navio D. Antonio Azatola, y la segunda el al- Miratnar. Mr. Lecoq, dedicado á los negocios marítiférez de navio D. Fernando Barreto y Cámara. Ha llegado á Madrid la duquesa de la Con- mos, y residente en Donai, importante poblaSe sirvió un espléndido lunch, en el cual el Sr. Auñón pronunció un patriótico brindis en quista, volviendo á encargarse de la camarería ción del Norte de Francia, venía á recoger un detiosito. de. 800.000 nesetas en oro y 4,000 en honor de los Reyes y de la Maestranza del Ar- mayor de la Reina doña María Cristina. á l td de un año, Rabat volverá á ser la corte del Sultán, como lo fue brevemente con este actual en 1900; como lo fue, en períodos más dilatados, cuando reinaba su padre, Muley Hassan. Con este fausto motivo, Rabat ha perdido en veinticuatro horas casi por completo su fis LAS PRUEBAS DEL CATALUÑA EL ETERNO PRIMO DE PALACIO nomía. De centro productor y comercial, se ha trocado en plaza de guerra. Y á decir verdad, parece que el colorido y la vida de hoy eacaja mejor en su perspectiva de plaza fuerte, con doble recinto, almenas y cañones. Las tropas regulares é irregulares del Sultán- -son más las segundas- -han difundido, de sol á sol, el estrépito, la agitación por todos los ámbitos. La misma parte céntrica, tan sosegada y silenciosa, parece transformada. Ahora el trotar continuo de los caballos, el desfile bullicioso de los askaris y kabileños, que no saben hablar, pedir, mercar ni regocijarse sino es gritando desaforadamente, ahogan los ruidos del tráfico mercantil y los extraños y cadenciosos pregones de los vendedores. El cambio se ha reflejado también en otro aspecto de la vida ordinaria. Hasta hace dos días, los escasos europeos que en Rabat estibamos, podíamos discurrir sin temores serioa, sin otras limitaciones que privarnos del paso por algunos lugares y recogernos prudentemente á primera hora de la noche. Hoy la situación es diferente. Los moros del interior- -los cuales, en su mayoría, no habían visto un cristiano, como no fuera délos nacidos en el país, que hablan su lengua- -han tomado muy á mal la presencia de los europeos, y amenazan é insultan. Es imprudente alejarse más allá de la primera muralla. Se han registrado varios incidentes, y no será extraño que se repitan. En los Consulados se han tomado ciertas medidas. Pero la presencia del Sultán y de su Gobierno hacen confiar en que nada grave ocurra. Podría suceder algo aislado, po ES PREFERIDO BIBLIOTECA DE A B 114 LA CASA DEL CRIMEN 115 Espero, como había esperado el día anterior, la diligencia. Llega. ¿Y qué? -dirás. ¿Venía ocupada por completo? No: el conductor me brindó con media docena de asientos vacantes Y, sin embargo, resuelvo no partir. Para terminar, continúo en Vesoul; ignoro cuándo saldré de aquí. ¿Por qué? -exclamarás. Muy sencillo: porque una galguita inglesa ha hecho amistad conmigo y me ha dado repetidas pruebas de la simpatía que le he inspirado. Si, amigo mío: has leído bien. Dependo en este momento de una galguita blanca que responde al nombre de Gibby. Te debo una explicación de la influencia que ejerce sobre mí el lindo animal, y voy á dártela. Gibby no es una perra abandonada: tiene dueño, y éste es una encantadora mujer de diecinueve años, casada con un comandante retirado, más viejo que el guacamayo de la calle de la Chaussée d Antin, que conoces como yo. y que, recibido en herencia de un bisabuelo, debe tener en la actualidad ciento quince ó ciento veinte años. ¿Comprendes ahora por qué no puedo separarme de Gibby? Búrlate de mí á tus anchas, ó mejor aún, compadéceme. Estoy enamorado é ignoro adonde me conducirá este amor. Enrique Varner daba en su carta prolijos y numerosos detalles relativos á ios hechos que ya conocen nuestros lectores. El joven refería su primera entrevista en el paseo público, después del concierto militar, con el comandante y su mujer. Hablaba después de la fugaz aparición de Margarita al día siguiente eii el terrado de su casa. Y continuaba: Dicho esto, es evidente que se me ofrecía una sabia y prudente resolución que tomar. Era preciso ahogar en su origen este naciente amor, aceptar uno délos asientos vacaríes en la diligencia, llegar á París y olvidar, en aventuras galantes, á la mujer á quien iba á amar y que no hubiera sido mía jamas. Esto hubieras hecho tú en mi lugar, y esto he estado a punto de hacer yo. Pero me he dicho: ¿Por qué? Me conozco, y sé que, una vez lejos de Margante, su imagen se hubiera grabado más y más en mi memoria y en mi corazón; que esta esplendorosa visión evocada sin cesar y á pesar mío, no me hubiera dejado un momento de reposo- por último, que después de algunos días hubiera emprendido mi viaje para volver á ver el original de la media docena de retratos dibujados por mí sobre la mesa de un café. Convencidadc y de mi propia debilidad, resolví quedarme. A 1 menos, de c; aauera me vitaba el cansancio y la molestia de un do ble pajean diligencia. iAh! ¡Si hubiera ferrocarril! Aquí no hay trenes, y repito lo que antes te decía: ignoro cuándo saldré Quieres saber ahora lo que espero y lo que aguardo, ¿no es cierto? La contestación no es fácil, y no sé cómo explicarme. Es claro como el día que espero y aguardo lo que aguarda y espera toSo individuo enamorado de una hija de Eva en poder de S marido. U ¿Qué probabilidades de éxito son las mías? Esta cuestión es la más gravé. Si conocieses á mi bella condesa (su marido es conde) si supieses qué expresión de candor y de castidad tiene su encantadora fisonomía, comprenderías que en ese cuerpo de ninfa, digno del cincel de Benvehuto Cellini ó de? Tuan Goujon, debe encerrarse un alma verdaderamente pura. Ahora bien, tú lo sabes como yo, nada hay más difícil que conquistar una mujer honrada. Creo también que el viejo regañón debe ejercer cerca de su esposa una vigilante solicitud, comparable sólo á la del avaro que guarda sus tesoros. Sólo en una cosa confío: es imposible que Margarita ame á su marido. En la situación en que me encuentro, lo esencial, lo indispensable para mí es inventar un medio seguro de ponerme en relación con el comandante, de alimentar sus rarezas, de hacerme indispensable, de obrar de tal suerte, en fin, que el pastor introduzca al lobo en el rebaño. Kn otros términos, es preciso que el marido de Margarita me ofrezca la casa. Pero ¿cómo conseguirlo? E n mi próxima epístola te diré si he encontrado solución á este problema. Si deseas contestarme, siquiera sea para acusarme el recibo de esta, dirige una carta á la fonda de La Magdalena, en Vesoul. No sé si puedo decirte hasta pronto porque carezco de voluntad é ignoro cuándo entraré de nuevo, física y moralmente, en posesión de mi mismo. Queda siempre tuyo cariñoso amigo, Enrique Varner. Post scriptum. Abro la carta que ya había cerrado para suplicarte que me dispenses un favor. El aspecto de la casa del comandante me induce a sospechar que Margarita ama las flores. Envíame á vuelta de correo una colección de las simientes más raras que encuentres, y que procedan, si es posible, de Turquía, de Grecia ó de Egipto, puesto que yo regreso de allí. Gracias anticipadas, y queda cayo. Varner Cuatro días después de haber escrito esta carta, amigo. dejaba en el correo una segunda, dirigida, como la primera, á su El texto era como sigue: Parece que la casualidad me favorece; hay que añadir, y no ¡es vanidad, que pongo de mi parte cuanto puedo para que resuelva en mi favor.