Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 85o A B C MIÉRCOLES i DE OCTUBRE DE 1007. OCHO PAGINAS. EDICIÓN Han llegado á Madrid: los señores de Maycas, los marqueses de Sancha, los señores de QliveiraCalheiros, la marquesa de Villalba, el marqués de Luque, el ministro de los Estados. Unidos y ttüstress Collier, y de Bilbao, la señorita Leonor Gramborg Andresser, hermana del Encargado de Negocios de Dinamarca en Madrid; de Royan, los señores de Highlands, y de San bastían, D. Baldomero González Alvarez, con su distinguida faníilia. Van ta. n retrasadas las obras en el que fue palacio del marqués de Castro Serna, y hay en el mismo tanto que hacer, que hasta Año Nuevo no será posible que vayan á habitarlo Sus Altezas los infantes D. Fernando y doña María Teresa. La eorrida, que se celebrará en la próxima semana, será honrada con la asistencia de Sus Majestades D. Alfonso y doña Victoria. p l u b Relampaguüo. En Almería ha quedado constituido el Club Relampaguüo, del que se ha nombrado residente honorario al valiente matador ele oros almeriense Julio Gómez, Relampaguüo, y efectivo, al inteligente aficionado D. Emilio Cobo. T e Lima. En la corrida celebrada el pasado dominj o en Lima, se lidiaron toros de Caballero, que resultaron bravos y de jjoder. Lagartijillo, que terminaba su contrato en esta corrida, nos dicen que estuvo superior matando y con el capote y la muleta. Antonio Moreno fue objeto de repetidas ovaciones durante toda la corrida. Limiñana, bien. La entrada, -colosal. PAGINA 5 TRIBUNALES E L DESAHUCIO DE Ante la Sala prime -T 7 ra del Tribunal Supremo se p ayer CARTAS A PEPE tt si recurso de casación interpuesto por dñ doña Ramona Goycoechea é Isasi, viuda de Murga, contra sentencia de esta Audiencia que reconoció personalidad á la testamentaría del difunto D. Manuel Fornos, para oponerse al desahucio entablado por el propietario contra don Felipe Caramanzana. A la muerte de D. Manuel Fornos, ocurrida en Junio de 1904, arrendó los locales elSr. Caramanzana uno de los albaceas, si bien j ór imposición expresa de la arrendadora prescindió de aquel carácter de otorgar el contrato en el cual se estipuló además que cesaría el arriendo desde el momento en que no fuese el mismo Caramanzana quien ejerciese la industria y ocupase el local. Ocurrió el hecho previsto por cuanto el 4 de Abril de 1906 fue requerido judicialmente Caramanzana por la testamentaría para que abandonase el café y entonces entabló demanda de desahucio la propietaria. El Juzgado decretó el desahucio; pero la Audiencia de Madrid revocó esta sentencia en sala de discordia, si bien con tres votos reservados en contra. El recurso se funda principalmente en la infracción del art. 1.181 y siguientes del Código por haber estimado la sentencia que la testamentaría tuvo participación en el contrato. de 4 de Marzo de 1905, que fue otorgado exclusivamente en D. Felipe Car? w zana. Sostuvo el recurso el distinguido letrado don Germán de la Mora y lo impugnó D. Gabriel Serrano Echevarría. y i a gran tómbola, cuyos productos se destina rán, con ingresos de otra índole, á completar el pago total de las obras de la Exposición, se inaugurará en la primera quincena de Octubre, coincidiendo con la inauguración del nuevo Palacio de Bellas Artes. Por el número y calidad de los objetos regalados á aquel efecto por los expositores y por el comercio en general, la tómbola tendrá verdadera importancia. EXPOSICIÓN DE INDUSTRIAS NUESTROS GRABADOS C l 1 a n t o déla solemne ceremonia de apertura l de curso verificada en el paraninfo de la Universidad Central, como de las tiradas de pichón en La Granja, asuntos ambos á que se UN PASANTE. refieren los grabados del presente número, hemos dado noticia extensa por separado. ISsto nos releva de reiterar en este sitio la referencia escrita, pues nada nuevo podríamos añadir á lo POR TELBGRAPO que ya saben nuestros lectores y á lo que se NAMUR, l j 6 T. erca de la estación de Naainne y en un pun- consigna en el epígrafe de los grabados. to en que la vía tiene una pendiente muy pronunciada, se desengancharon varios vagones de un tren de mercancías, bajando la cues órrida- benéfica. ta con gran velocidad. Los vagones chocaron con otro tren que se La corrida de toros que está, organizando guía al de mercancías, siendo inútiles IQS es- el Centro regional Bético á beneficio de las vícfuerzos del maquinista por detener el convoy timas de la inundación de Málaga, promete ser un verdadero acontecimiento. al ver que los otros vagones venían hacia él. La comisión organizadora de la corrida traResultó un empleado muerto, produciéndose! baja sin descanso para dar á la fiesta gran nopérdidas de consideración. vedad y atractivos, viéndose su labor coronada por el éxito, pues á estas fechas tiene ya casi ultimado el cartel. La fiesta comenzará con un torneo análogo El dia 6, Nuestra Señora del Rosario, serán al celebrado en Valladolid, y para lo cual se los días de las duquesas de Monteleón y de procura la adhesión y apoyo de los señoreí Aliaga; de las marquesas de Camarines, tuque, duques de Tovar, Veragua y Gor Los matadores de toros José García, AlgabeCastellanos, Bayamo, Sanjuán, Deleitosa y viuda de Pickman; de las condesas de Melgar, ño, Ricardo Torres, Bombita, Julio Gómez, ReRascón, Toreno, Monte Negrón, Quemadas y lampaguito, Manuel Torres, Bombita III, MaCabatillas; de las señoras de Barroso, Basca- nuel Rodríguez, Manolete, y Francisco Martín ran, Olazábal, Pérez de Herrasti, Barrio, Ber- Vázquez han ofrecido su concurso para esta gantín, García Alix, Ramírez López de Moría, corada. También son varios los ganaderos que han Verdes Montenegro, Souza y viudas de Daban, Cárdenas, Gutiérrez Terán, Muruve y Suen- ofrecido regalar un toro, y la empresa del cirdez, y de las señoritas de López de Carrizosa, co madrileño seguramente no opondrá la meQueipo del Llano, Comyn, Martínez de Irujo, nor dificultad y cederá gratuitamente la. Plaza, Diez de Rivera, López Roberts, Rascón, Labra, pues dado el fin benéfico á que se destinan los productos de la corrida es de suponer que no Martel y Ugarte. serán los empresarios de la Plaza menos cari En París están los condes de Agrela. tativos que los toreros y ganaderos. Son muchas las damas de la aristocracia que A Londres lia marchado el marqués d ya han solicitado de la comisión les reserven Portago. sus localidades, y parece ser que el Banco di De Salies de Bearn regresaron ayer los se- España, el Crédito Lyonés y otras grandes en tidades han ofrecido valiosos donativos. ñores de González Alvarez. CHOQUE FERROVIARIO INFORMES TAURINOS DATERNOLOGIA Arrodíllate, p e c a d o r amado, y repite contrito el confíteor. No te avergüences en confesar mel todo; mira que los que se ríen de las confesi 1 es ¡hechas en privado ante un sacerdote, cuyo det? er sagrado es guardar secreto, y nosotros los: médicos lo guardamos, suelen prodigar las confesiones en público, sin esperanza de que stas faltas y debilidades no sean divulgadas yj escarnecidas, por mucha discreción que se recomiende á los confesores mundanos. Tú te has confesado muchas veces con tus compañeros, sin reparar en edad ni en condiciones, allá en la escuela; tú, de sobremesa, después de la francachela, has vaciado el saco de tus pegadillos y debilidades, como el novel jugador jlvuelca su bolsillo delante del impávido y exrjerto croupier. A cambio de tus ingenuas confidencias, de tus fervorosas invocaciones al amor tal como lo concebías, de tu angustiado gemir ppr los desengaños sufridos, semejantes al que niotivó tu carta, origen de estas mías, ¿qué te ¡dio el soberano Pontífice dispensador de sociales indulgencias, qué consuelos te prodigó, qu é penitencia te impuso? Disculpó todas MARTES, I ION. i fn robo. tus pequeñas maldades y traiciones, te refirió Se ha descubierto un robo en el convento ejemplos más ó menos veraces para tranquilizar tu conciencia, y á ésta la indujo astutamende monjas de Santa Lucía. Los ladrones se llevaron un copón de plata te al fingimiento, á la hipocresía, á las arte? malvadas del egoísmo. con adornos de oro. Te haj- blaron de las penosas preocupaciones 15 eunión importante. En el Ayuntamiento se ha reunido la Cá- que produce la familia; te infundieron el temor mara Agrícola con objeto de tratar qué medios de engendrar hijos que habían de esclavizarte han de ponerse en práctica para la extinción á los pies de una mujer, incapacitándote para de la plagaóollroig, que amenaza destruir toda la libreivida social; te explicaron los medios de ocultarlos afectos, y ejercer el espionaje de la riqueza de naranja de este país. El obispo de la diócesis y el presidente de la los actos, y, por fin, te enseñarían a dudar de Cámara Agrícola han recibido telegramas del todas las mujeres, olvidando que entre ellas se Gobierno anunciándoles qué se ha dispuesto hallaba necesariamente tu santa madre... Arrepiéntete de corazón, Pepito. Si hay pevenga á esta localidad el director de la Escuela de Agricultura de Valencia para dirigir los cadorási en el mundo, nosotros no tenemos detrabajos de extinción de la mencionada plaga. recho á; lapidarlas y escarnecerlas! á mansalva Orihuela será la primera población de Espa- Recuerda á Jesucristo. El hombre, por malvado que sea, cuando le ña en la que el inventor de insecticidas Manti insultaá, tiene el recurso de invocar las llamahará experimentos ante los agricultores. das leyes del honor y batirse; hasta el Código castiga al maldiciente que no puede llamar crifl ffna visita. El obispo de esta diócesis ha recibido una minal a l que lo fue, en público. La mujer no carta del presidente del Consejo, Sr. Maura, halla otra solución que encararse con los caanunciándole que uno de estos días pasará á lumniadores, envolverse en el cómodo: Qué se me da á mí! y tratar de preparar a revanvisitarle. cha y vengarse. ¡Y si supieras cuan terriblemente suele tomar venganza! ORIHIIELA. DESGRACIAS DE SOCIEDAD Y CRÍMENES POR TELÉGRAFO CALATAYUD, I 9 N. uerto por un tren. En el kilómetro 248 de la línea férrea de Zaragoza se ha encontrado, completamente destrozado, el cuerpo de Le 15 n Cortés (a) Robacameros, vecino de Calatayud, de sesenta, y dos años de edad. Recomendamos á las señoras que quieran proveerse Créese que debió ser arrollado por un tren dj abrigos, visiten especialmente el entresuelo de la descendente al pasar el puente sobre elríoPe- calle Fuéncarral, 19 y 21, donde encontrarán con grandes ventajas en precios, toda clase de modelos para régiles. calle y salida de teatro. Inmenso surtido en paños finíEl Juzgado levantó el cadáver. simos, lana novedad j terciopelo fantasía para vestidos. PULSERAS Se d. i í A LAS SEÑORAS CUESTIÓN RESUELTA POR TELÉGRAFO MÁLAGA, 1 T E l periódico La Unión Mercantil pública el V acta de la cuestión personal suscitada entre el redactor de dicho periódico Sr. Fernández, y el apoderado de los Sres. Larios. El asunto ha quedado zanjado satisfactoriamente. S ¿a Novela d e a d o r a para demostrar que son prodigiosos todos los números de esa publicación, permite que; sus abonados los devuelvan á cambio del importe, los que no les agraden. l i a novela d e A h o r a es un recreo interesantísimo, honesto y barato para las familias. 3 0 céntimos cada noYela y como regalo el periódico A m e n i d a d e s Ilustradas. En el próximo número se conce derá un; regalo de 30 céntimos á cada suscriptor. SÍ publica los miércoles. Se vende en librerías y kioscos, BIBLIOTECA DEABC 108 LA CASA DEL CRIMEN 105 Tenía los ojos desmesuradamente abiertos. Oíase en el silencio el ruido de su fatig; osa respiracióu. Margarita, inmóvil y muda, parecía la estatua del Dolor. Surcaban su lívido rostro, una á una, lágrimas ardientes. Ni siquiera sabía que lloraba. Movía los labios como si pronunciase en voz baja, p rq sueltas. Era su oración á Dios pidiendo un milagro. Pasaron algunas horas. De pronto la moribunda hizo un movimiento. -Margarita- -balbució. Margarita se enjugó las lágrimas y se inclinó hacia su madre. -Abrázame, hija mía- -murmuró María Mónica. La joven imprimió un beso ardiente en la frente y en las mejillas de la que agonizaba. María Mónica continuó: -Siento que me duermo, hija mía; coge mi mano; quiero, al dormirme, sentirte cerca de mí. Obscurece... no te veo... ¡Qué pronto ha llegado hoy la noche! Después, dirigiéndose al comandante, continuó: -Y vos... amigo mío... la otra mano... cogedla entre las vuestras... Así... así está bien. El. anciano y la niña obedecieron. María Mónica repitió con lenta y apagada voz: -Sí... ya llega... ya está aquí el sueño... Y apoyó la cabeza sobre el respaldo del sillón. Cerráronse sus ojos. En sus labios se dibujó una sonrisa. Dormía. ¡Ah! -pensó Margarita mirando á su madre y viendo qué sonreía. ¡Si Dios me hubiese escuchado... ¡Si se obrara el milagro! Y la esperanza, casi perdida, renació en su alma; Una hora después, el comandante hizo un brusco movimiento; contrajéronse sus cejas y palideció su rostro. Acababa de notar que la mano de María Mónica se enfriaba... se helaba entre las suyas. ¡Cuidado... cuidado, amigo mío- -dijo Margarita, -vais á despertar á mi madre! -Pobre niña! ¡Pobre niña! -contestó el anciano, cogiendo á su mujer y estie bandola contra su pecho ¡Ah, desgraciada! ¡En este mundo sólo os quedo yo! ¡Ah! -exclamó con acento desgarrador Margarita, que comprendió la terrible verdad. ¡Ah, madre mía... madre de mi alma... Y desprendiéndose de los brazos de su marido, cayó de rodillas y ocultó su rostro en la falda de la que ya era cadáver, repitiendo: ¡Mi madre ha muerto! ¡Yo también quiero morir! ¿rregladlo todo. Iréis luego á la iglesia y haréis lo necesario para que baste una sola publicación, que podrá hacerse el; domingo próximo. ¡Ah! vitestra impaciencia iguala á la riiía. -No es posible, y ya sabéis por qué, amigo mío. En cuanto al notario, á vos toca resolver si es conveniente hacer tin contrato, puesto que Margarita no aporta nada al matrimonio. Yo apruebo; la resolución que toméis- -Iré á casa del escribano, de vuelta de lá alcaldía y de la iglesia, y le daré las feases del contrato según quiero que seihag- a. ¿Queréis que traiga aquí mañana el acta para firmarla? -Perfectamente. ¿A qué hora? ¿Teméis que haya salido cuando vengáis? -preguntó la Sra. Chesnel, sonriendo amargamente. ¿Qué me importa la hora? ¿Acaso existen para mfr i Al día siguiente por la tarde llegó el cojnandante, acompañado del escribano, quien dio lectura del contrato á María Mónica. Él señor de Ferny aseguraba á la Srta. í Margarita Chesnel la propiedad completa y absoluta de cuanto poseía. i- ¿Está bien así? -preguntó el. anciano. ¡Oh, amigo mío! -contestó María Mónica, -superáis mi última esperanza; gracias á vos, moriré tranquifa. i A partir de este momento, precipitáronse los preparativos del matrimonio. El señor de Ferny hizo los regalos acostumbrados á la prometida... un reloj, algunas alhajas y dos ó tres trajes. A medida que pasaban los días, aumentaba la debilidad ya espantosa de la señora de Chesnel. j En vano procuraba la moribunda oculta á Margarita su cercana muerte. La joven advertía que la convalecencia esperada no llegaba; antes, por el contrario, la veía mas lejana. Sin embargo, aún se hacía ilusiones acerca del estado de María Mónica, y esperaba. Firrdje en esta creencia, y. deseando vivamente que su madre pudiera asistir á su ¡matrimonio, rogó que se retrasara por tiempo indeñnido el día de la ceremoáia. La señora de Chesnel no podía acceder á ello. Conocía que se acercaba su fin y no quería abandonar el mundo ton una esperanza, sino con una realidad. Los preparativos continuaron, con pena Ide Margarita, que repetía: ¡Voy á ir sola á la iglesia! ¡Sin mi madre, que es toda mi familia! Pareceré una pobre hija abandonada... Llegó el día fijado para la boda. ¡Margarita, afligida y llorosa. habíase vesjtido de blanco y colocado sobre sus negros cabellos la corona de azahar y el vejlo de desposada. La joven parecía una estatua de la Virgen, labrada en mármol. El comandante llegó en coche con los testigos, en busca de su prometida. Antes de seguir al anciano al cual iba á jinirse para toda la vida, Margarita se arrodilló ante su madre y rompió en- sollozos. Hubiérase dicho que su corazón iba á estallar. Estamos en pleno invierno. Grandes leños ardían en la chimenea de un salón no muy espacioso, ador-