Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 847 A B C. DOMINGO io DÉ SEPTIEMBRE DE 1907. OCHO P QINÁ EDICIÓN i. Afirmó que se M. repetido muchas veces el caso de avisar á los dueños de las tahonas donde iban á efectuar los repesos. I,o s Sres. Párraga y de Blas protestaron con energía de estas acusaciones. Prosigió el Sr. Iglesias, y respecto de la invitación del alcalde para que hiciera una cooperativa obrera, di) o que en el orden económico no están los obreros en Situación de poder hacer esa cooperativa, agregando que ya tienen algo hecho de eso, pero en modesta esfera. El Sr Párraga se sinceró de las acusaciones del Sr. Iglesias, y dijo que á castigar con mano dura ha preferido siempre, y le ha dado mejores resultados, aconsejar benévolamente; agregó que prefiere que el pan esté bien cocido, aun cuando le falten algunos gramos, á que esté mas crudo y con el peso legal. El alcalde contestó al Sr. Iglesias asegurándole que ahora no se avisa cuando se va á hacer el repesó, y esto es porque hoy no tienen las tenencias de alcaldía carácter episcopal y de feudo, como antes. Hoy, continuó, es 7 el de teniente de alcalde cargo más espinoso, más trabajoso y de mayor responsabilidad. Acerca de la cooperativa obrera, manifestó que el Ayuntamiento no ofrecía subvención para crear esa cooperativa, porque sus apuros pecunarios no le permitían ni aun sostener las que en presupuestos anteriores se concedían á otras Sociedades obreras. Dijo que había hecho la invitación en forma de copartícipe en el pensamiento de la Alcaldía. Rectificó el Sr. Iglesias y n votación ordinaria qviedó aprobado el dictamen. PAGINA 5 NOTAS MUNICIPALES f ontinúa la sesión. El pan. A las diez y media de la mañana, y bajo la presidencia del alcalde, se reanudó la sesión suspendida el viernes y continuó el debate acerca deí dictamen de la comisión de Mercados, concediendo un amplio voto de confianza al alcalde para llegar á un concierto con los fabricantes de pan y regular inensualmente el precio de dicho artículo. Rectificó el Sr. Senra, y le contestó el señor Lequerica, en nombre de la Comisión, abogando por la no supresión de la reventa del pan, por entender que es necesaria al pequeño consumidor. El Sr. Senra retiró la enmienda. El Sr; Iglesias intervino en él debate y se manifestó partidario de la municipalización de los servicios. Dijo que algo se han corregido las deficiencias respecto de la venta del pan; pero que aún queda mucho que hacer. No encontró mala la idea de proponer un voto de confianza al alcalde para regular el precio del pan; pero añadió que, los socialistas no podían concedérselo, porque podría equivocarse, á pesar de sus buenos deseos. No se mostró conforme con que se suprima de repente la reventa. En nombre de la Comisión le contestó el señor I, equerica. El Sr. Párraga dijo que el, problema es muy complejo y precisaba estudiarlo á fondo. Mostró su perfecta conformidad en las gestiones del alcalde. El Sr. Senra combatió lo expuesto por el seáor Iglesias, y éste insistió en sus manifestaciones. nciso de prestación. El Sr. Sánchez de Toca dijo que se había informado con todo detalle de las denuncias hechas por al Sr. Iglesias respecto á la comida que se facilita á los qire trabajan en el campamento de la prestación, y añadió poder asegurar qué era falso cuanto le habían dicho al concejal socialista. Este insistió en afirmar lo expuesto el viernes. EL GRAN DUQUE DE BADÉN POR TELÉGRAFO MAJNAU (GR 4 X DUCADO DE B A D E N) 2 8 5 T Jl gran duque de Badén falleció esta ma ñaña. Federico Guillermo ¿uis, gran duque de Badén nació en Carlsruhe el 9 dé Septiembre de 1826 Era hijo del gran duque Leopoldo y de la princesa Sofía de Suecia Muerto su hermano mayor, el gran duque tiis II, entró en posesión de la soberanía el 5 de Septiembre de 1856. Antes había sido regente. 1: De su matrimonio con la princesa Luisa dé Prüsia deja el Gran Duque dos hijos: el principe Federico Guillermo, 1 heredero del Giran Ducado, y la princesa Sofía María Victoria, la augusta esposa del príncipe Gustavo de Suecia. EXPOSICIÓN DE INDUSTRIAS ¡ELLOS CONME- I s sellos de Correos conmemorativos de esta MORAT 1 YOS Exposición q u e han sido autorizados de Real orden para la correspondencia exclusivamente depositada en la Estafeta de la misma, estarán puestos á la venta desde el día i. al 31 de Octubre, en el pabellón de la Comisión ejecutiva, donde se halla instalada la Estafeta, deriue e- á 4i n y de cuatro á siete de la tarde. Además dé los sellos de lofis 25, 50 céntimos y de una peseta, habrá un sello especial de cuatro pesetas. Horas de certificar ia correspondencia en la Estafeta: de nueve y media á doce y media, y de cuatro á siete. Horas dé recogida de la correspondencia del buzón: á las doce, á las cuatro y á las- siete Senra; para ser estudiada detenidamente, la concesión de licencia á la Sociedad de Eleetri 7 cidad de: Chamberí para instalar una máquina de vapoir de 354 caballos de fuerza y dos calderas, poique el Sr. Iglesias aseguró que esa máquina ya estaba instalada desde 1903. ¿uego se aprobó la reforma deí párrafo tercero, caso tercero, del art. 232 délas Ordenanzas municipales en el sentido de que. el nre io del pan enlos despachos no pueda exceder del Cigue el pan. que se vende en las tahonas y no nabieado Se ocupó luego, el alcalde del asunto pues- más asuntos de qué tratar se levantó la sesión to á discusión, trató de las causas de la cares- á la una y diez minutos. tía del pan, y manifestó que sus deseos eran establecer la tahona reguladora municipal, usicos de San Bernardíno. pero que lá realidad le había hecho ver que reV Ayer se examinaron de primero y segunsultaba imposible para el Ayuntamiento llevar do año de solfeo nueve asilados del de San á cabo reforma tan beneficiosa en estos mo- Bernardino, individuos de la banda- de- música mentos. de dicho establecimiento. Elogió el informe del Dr. Chicote acerca de Todos ellos hicieron brillante- exantea- y por ías condiciones en que se elabora el pan en ello obtuvieron la nota de sobresaliente. Madrid y en las en que debe elaborarse y afirmó que en vista de todo lo expuesto había acogido bien la idea del concierto con determinado número de fabricantes para regular el precio del pan. Refiriéndose á la poca eficacia de los repesos afirmó que en virtud de la vigente ley de Jusa inundación de Málaga. ticia municipal se imponen multas que favo, Ampliamos hoy la información gráfica que recen sólo á individuos que viven de la de- en nuestro número anterior empezamos á pununcia. blicar, reproduciendo una interesante fotograExcitó al Sr. Iglesias á que haga en Madrid fía de la calle del Carmen, donde para el salvaía tahona cooperativa obrera en la seguridad mento de los vecinos, fue preciso utilizar lande que el Ayuntamiento le dará todo género chas. de facilidades. Rectificó el Sr. Iglesias para atacar con gran a isla de Cortegada. dureza á los tenientes de alcalde por sus cam- Del delicioso lugar recientemente visitado por el Rey, publicamos hoy una fotografía de pañas con los fabricantes de pan. Dijo que ejercen verdaderas coacciones an- conjunto, realmente interesante. Con ella intes y durante los períodos de elecciones y lue- sertamos los retratos del marqués de Afanda y go dejan en libertad de seguir incurriendo en de D. Da. niel Poyan, que han sido alma- deJas sus delitos- á los que defraudan al comprador. gestioae ¡í- de- cesión- deJajsla- á- S- M. ¡zssí J Otros asuntos. mesa, á petición del señor Quedó sóbrela nacional tina inversión completa de la tá bla deí valores históricamente admitidos I as fuerzas sociales efectivas, con mayor ó menor! constancia, con brío intermitente ó desigual, pugnan hace tiempo por reivindicar la función que les es debida y por expulsar? los elementos intrusos ó parasitarios que señorean el Estado, disponiendo todavía de ¡él, más por inercia que por empuje. ¿De ué se trata, en suma? De adecuar el Estado á la nación; de conseguir la fusión de uno y otra; de nacionalizar el Estado, destruyendo su forma oligárquica, y de organizar la nación en estado propio; Así, enla esfera electoral, tiende este procesa á invertir él origen de la representación, consiguiendo que haya Gobiernos parlamentarios en vez- de Parlamentos ministeriales. En la esfera ádministratiya, á que haya servicios para el país en lugar de país para goce y disfrute db las burocracias. Y, en cuanto á la orientación, á convertir un ideal de funciónarisinio, y presupuesto- en. ideal de producción y cultura. De é te trabajo, interno y silencioso casi siempre, darán razón oportuna la Historia y la Sociología, ya que no suele venir registrado con su verdadera trascendencia por la crónic cotidiana. Se trata de una actividad subcutánea, profunda, que no ha llegado hasta ahora á la epidermis. Iya epidermis nacional es todavía, casi por completo, la del stafyquoiznte beüum. Una grandísima parte de lé. vida española permanece inédita y semi desconocida, á causa de lo incompleto de- laJL ¿formacióa, y, sobre todo, délo es- n K M f regalos recomendamos la casa M F- VIIXA, Carretas, 11. Sombrillas abanieoí g t y bastones! LoS señores expositores, previa la presentaVerdadera ocasión. M. DE DIGGO. ción de la tarjeta que como tales les acredita, Puerta del Sol, 13, esquina á Montera. disfrutarán un beneficio del 10 por 100 del total importe de la correspondencia que depositen en la Sistaféta de la Exposición, El ferrocarril de Motril POR TELÉGRAFO GRANADA, 2 8 1 T. JOYERO ARENAL, 16 i E S E L PBfiFEBIDO noticia de haberse aprobado en Consejo La de ministros la subasta de las obras del CHAMPAGNE MONTEBELLO ferrocarril del puerto dé Motril, ha causado en ésta gratísima impresión por creerse que al construirse esta línea se hará en segnida el ferrocarril de Granada á Motril. Í El diputado por Motril, Sr. Marqués, está recibiendo muchas felicitaciones por él éxito de sus gestiones. i n los Bitios públicos de Madrid se han fijado estos días artísticos carteles anunciadores de cLa Flor de la Isabela la renombrada fábrica de la Compañía General de Tabacos de Filipinas, cuyas elaboraciones al estilo cubano, premiadas con diploma de honor 6 medalla de oro en cuantas Exposiciones han figurado, baUause de venta en todas las expendedurías de la Compañía Arrendataria de Tabacos, oscilando los precias de las diez vitolas de cigarros entré 0,65 y 1,25 ptas. cada ano. Elaboración especialísima de universal consumo: paquete de 20 Señoritas, 1,25. L. 08 billares A B C L u n a 31, se hallan abiertos al público, completamente reformados. NUESTROS GRABADOS L A B C EN BARCELONA R EINTEGRACIÓN Aunque- con lentitud muchos des- d a d o r a continúa continúa en España, desde hace diez años, un proceSOIJE so de reintegración política en extremo in- París- porB susastre premiado en la Exposición de especialidad en prendas de vestir. teresatite JElanteada- se. nalla- enla- economía MAYOR. 39 BIBLIOTECA DE A M C 98 LA CASA. DEL CRIMEN 99 ¿Qué dirials- -arurmuró María Móflica- -si os atiedarati sólo quince días de vida? Y luego anadia en voz alta: -Tenéis razón, hay que ir de prisa. Id, pues; espeto a Margarita. El comandante salió de la habitación. a niña regaba las flores del jardín. ¡Cómo! -exclamó. ¿Nos dejáis ya? -Volveré, querida niña. Vuestra madre os ruega que la acompañéis. Tiene ue hablaros. que hablaros. -Voy en seguida- -contestó Margarita. V Dejó la regadera, y ligera y graciosa desapareció en el interior de la casa XXII klija mía- -dijo la Sra, Chesnel, -siéntate aquí, á mí lado. Tengo mucho de qué hablarte, y de algo que te sorprenderá. ¡Mejor que mej orí- -contestó Margarita; -me encantan las sorpresas. ¿Sabes que vas á cumplir diecisiete años? -Sí; lo sé. Dentro de tres meses cumpliré diecisiete anos; seré una muchacha vieja. ¿No has pensado nünca- en que algún día habías de casarte? -Sí, he pensado en ello como desgracia harto frecuente en este mundo miserable; pero estas reflexiones no tienen nada de agradables; así que he pen. sado poco sobre este asunto. ¿Te asusta el matrimonio? -Sí. ¿El día en que yo te falte, Margarita, perderás conmigo la humilde pensión con que vivimos... y entonces, sola- eu- el- mundo y sin recursos, ¿qué será de ti, hija mía? I- ¡Oh! ¡madre! ¡madremía! -balbucióla j 0 yen: coti los ojos- arrasádos en lágrimas. ¿Por qué entristecerme con esas siniestras imágenes? ¿Qué fin os proponéis al evocar un lejano porvenir en el; cual no quiero pensar, y qué importa mi destino en la tierra el día en qué la abandonéis por otro mundo mejor? -Querida mía, hablas con el corazón, y yo debo contestarte con la razón. No sería buena madre si no me acordase cielo que tú quieres olvidar. Confío en que no me separaré tan pronto de ti, pero me preocupo por tu suerte, y la miseria que veo en perspectiva ha de afligirte, envenenará mi vida y precipitará mi fin. I, a idea de que quedes sola y jjobre en la tierra, me hace la más desgraciada de las mujeres. j -jVos desgraciada, madre! ¡Desgraciada por mí! -repitió Margarita conmovida. ¡Qué hacer, Dios mío... ¡Qué hacer para devolveros la calma y parí evitar ese dolor! -Existe un medio... ¡Uno sólo... ¿Cuál... ¡Decídmelo, madre mía... y si está á nuestros alcances, empleé mosle, pero pronto! -Después de cuanto acabo de decirte, ¿no le adivinas? Margarita apoyó la cabeza en sus manos durante un momento, como para concentrar todos sus pensamientos. Después dijo: ¿Se trata de un matrimonio quizá? í- -Sí, hija mía- -respondió Mana Mónica iicessiri rdajdLselíMá, dfiíaa ffl 1 trimonio. ¿Sa pedido alguien mi mano? -Sí. V. V ¿Por qué? -Porque es muy triste, en mi sentir, que una joven que es completamente feliz al lado de su familia, cerca de su madre, pase á ser de la noche á la mañana mujer de un hombre á quien conoce apenas y por el cual tiene que abandonarlo todo. No comprendo el matrimonio, ignoro lo que haya en el de seductor, y estoy resuelta, si hubiera de separarme de vos, madre mía, para seguir á un marido, á no casarme jamás. -Has pensado en que somos pobres, Margarita? -Somos pobres, pero somos felices. I pobreza es una desgracia cuando lleva en pos suyo toda suerte de privaciones. ¿Y qué nos falta? Las flores no nos cuestan más que el trabajo de sembrarlas, y yo no deseo mas de lo que Dios nos da. Esta casita, nuestro jardín, una bata de percal en el verano, otra de lana en el invierno, y todo esto lo tenemos. ¿No creéis, como yo, que esto- -Sí cierto... sería bastante si pudiéramos contar eoii ello para siempre. ¡Cómo! -exclamó Margarita con ansiedad. -Esta modesta posición en que vivimos... y que nos satisface, ¿puede llegar áialtarnos? ¡A ti. cuando menos, pobre, 14 jajniaí- ¿Ajató- ué- queréis decirí ¡Es particular! ¿Porqué? Porque á nadie conozco, ni, nadie me conoce. María Mónica guardó silencio. Margarita continuó: -Y él que desea mi mano es un hombre honrado. ao es cierto? -El más honrado que hay en lia tierra. ¿No pretenderá que nos separemos una de otra? -Nunca. Pasaremos juntos el resto de mi vida. ¿Y este matrimonio os agrada, madre mía? -Sí, porque creo que hará tu felicidad y mé dará para el porvenir la tran- quilidad de espíritu, la seguridad y la confianza que hoy no tengo, y que es causa de mis sufrimientos. -Pues bien, entonces- -dijo la joven sonriendo- -no hay más que pedir. Haced saber á mi futuro mando que está aceptada su pretensión y que puede presentarse cuando quiera. ¿De modo- exclamó María Mónicá- -que consientes? -Con todo mi corazón. Una proposición vuestra sólo puede traer la dicha.