Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, SÁBADO 28 DES PTl E M f R B D E 1907. NÚM. SUELT 5 GÉNTIMOS E S T R A G O S D E L T E M P O R A L M A L A G A INUNDADA CRÓNICA UNIVERSAL I L U S T R A D A ANO 111. NU m 2 EPOC íií iNg lestos del puente de Sanrc Donmigo y del paredóra, arrastrados por Jas aguas. Ti de la Policía fué cobrando un dereclio nuevo graníj. e qi c tengo en mi tierra. á todos los vendedores españoles; preguntó un Oué ha traído usted? -r u é? mire usted uvas ir. oscaíeles que da compadre inío que -por qué no se cobraba á los glorln. verlas y gustarlas nieiuurillos, granad is franceses, y el sargento, con malos hígados, íe dijo: A esos no se les cobra y se les da dinero ijooreza e oLte pudo disponer. 7 1- 10I encima. V esos tros; -V señalaba a los aei- -i ues cate i: sicd? o misnio, TCl hecho era cierto como sucedido; en ei- i Jeneu LUICÍICIS e, spcranzas? íondo inexacto; pues el cónsul de Kspaña, se C L! ÍÚU puede decirlo; Desde que los írai ñor Jjargrela, que es hombre muy español, inceses dominan esto como d jcños absolutos ck teligente y decidido, se personó ante la autoritodo, á ios espa jolcs se nos. mira como á po- dad fraincesa en cuanto se enteró del suceso, y rros. lista misma mañana uu sargento francés j allí le dijeron que el impuesto era en benefició FOTS, HERlíERA, E MI EíSPANA Xadr. lie visto qne rae i i; C rde más i. ompeya que el barrio moro y el nicloj de Ca sablanca, alumbrados por la CvSplérulida luz ú. rana llena; las calles, desbrozadan de IOÍÍ es combros, están formadas por paredones sin techo ni ctibierta; donde se fija la mirada se ver. las huellas del incendio y la desolación, se séllala, ía mimo enfurecida del hombre movida por las más viles pasiones: la ira, la ava Aicia, la codicia, la v en ganza, la soberbia y la íinvidia. Nadie pasea por esas calles abandonadas á su miseria; de cuando en cuando las cruza un centinela argelino, en el que ninchas. veces se adiviuci. un español obligado á servir al extranjero; todo, todo enfría 5 entenebrece el alma, predis puesta á las más angustiosas sensaciones. Avanzando p o r el melaj llego á una pequeña plaza que van preparando para mercado público; en los huecos de lo que antes fueron tiendas lujosas y hoy son ennegrecidos muraiiones; hay cajas que se han desembarcado ayer de un buque español, las cuales contienen frut a s y verduras; s u s propietarios están sentados ó duermen sobre ellas. Me acerco á uno que enciende un cigarrillo español 3 le pregunto: -Yo, señor, soy roteño; conozco mucho esta tierra y al enteraime de que aquí se vendían las uvas á dcvs francos el kilo, con algún ahorrillo y vc cr dito me decidí á vciinpor aquí á ver si p u o áo echar un remiendo Vista de! rio Guadalmedina á u n descosido m. uy A 7 rte la íitnpieza pública, y que lo del sargento tué una broma propia de uTn soldado de buen humor, expliqué al español lo acaecido y le animí cuanto pude. Verdaderamente son de admirar esos hijofc del pueblo, que comprometen toda su foituus en estas empresas comerciales, ¡Ay de mi Kspaña! ¡Qué hijos tan admirables tienes y qué padrastros tan ingratos te dirigen y te esquilman! ¡Y qué capitalistas, murmuradores de ío o; los obiernos, egoístas, vanos, orgullosos y, en general, incapaces, disfrutas! FELSPE O Vi L O CasaDl. iiica, 24 Sepíícmtrc MADRID C i g u e el tiempo oto nal. Kl día fué ayer, además detriste, agrio, desapaci ble. Kl i n vierno, á juzgar por lo que el otoño se trae consigo, va á venir de mano armada. Amenizó la jornada el Ayuntamiento con su sesión ordinaria, que resultó poi su duración extraordinaria. Y lo que te rondaré, porque quedó tela cortada para hoy. Algo se cortó ayer, y fué un traje á la Hacienda por sus liquidaciones de los recursos substitutivos para la desgravación délos v i n o s El C o n c e j o acordó no estar conforme con esas cuentas y apelar en caso preciso á Poncio Pi latos. También l e corta ron al alcalde un terno los concejales socialistas c o n motivo de eso de la prestación personal; pero en cambio no se c o r t ó uno de ellos que se arrancó con un dis desbordado en su desembocadura. Fotografía tomada desde el puente de Tetuán.