Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
842 A B C MARTES 24 PE SEPTIEMBRE DE 1007. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 LAS MANIOBRAS MILITARES EN GALICIA átf t S. M el Rey (x) en el campamento hablando con los agregados militares extranjeros A B- -C E N EN CASABLANCA N oy á describir- -Carablanca, pintada liasta la. Saciedad desde todos los puntos de vista; tampoco la información especial á que me dedico me puede facilitar datos de maVor importancia que los adelantados p o r telégrafo. I as comunicaciones con el interior- -y no á causa de. los moros- -se Icacen dificilísimas y sería una locura pret e n d e r establecerlas personalmente; pero xto. me resigno á la concisióhdél cable, y en pocas líneas darécüent a á mis lectores de la situación, d e s d e el punto de vista marro quí, de; esta antes rica, comercial y floreciente población. Casi todos sus habiíantes marroquíes están ausentes, centenares de casas- -todo el barrio moro- -están destruidas y quemadas, la vida es carísima y tienen un miedo cerval á regresar á Casablanca por el motivo justificado de que la mayor i parte de s u s antiguos pobladores tomaron parte en el saqueo de primeros de Agosto. Alguno de los que cometieron atropellos fue detenido al regresar, y juzgado sumariamente, fue fusilado sin misericordia por él Ejército francés, y como hay muy pocos que tengan la conciencia impía, no hay ninguno; qiie se atreva á exposición semejante. V i v e n malamente en; las kábilas próximas, habiendo sido robadas á su vez por los kabileños, así como éstos fueron expoliados jpor otros que Uegaron tarde al saqueo y al botíu. La kábila úe Meduiia, por ejemplo, pitede decirse que Desembarque ha desaparecido. Otras dos kábilas de la Chauia están destrozadas, ylas nueve restantes, divididas. Conforme Abd- el- Aziz sé aprox íma á Rabat, Muley Hafid va perdiendo prestigio y partidarios; entre los marroquíes de Casablanca la idea de sumisión va agigantándose; se sabe que el Sultán legítimo. trae consigo contingentes de las isábilas más célebres del Imperio en materia de pillaje, del otro lado del Atlas y de ios Zair y Zemur, y dispuestas a lanzarse y á comerse á todos aquellos que no se sometan, y como á este reparto tienen derecho todos los que toman parte en el combate, excusado es decir cómo estarán los qne tanto desean apoderarse de lo ajeno y los que temen ser víctimas de sus ambiciones. Comerse una kábila signiñcp. entrar en ella ásangre y fuego, matar al. que se resista, apo- derarse de todos sus bienes, de sus trigos, de sus ganados é incendiar lo que no se puedan llevar los. invasores. Iyos, hombres prisioneros sufren humillaciones de todo género, y las mujeres y los niños son vendidos como. esclavos. No hay: en esta pintura exageraéroá; áúñ stán borradas pinceladas qp. S- el; btten. gusto aconseja, y basta y. sobr. a; estó: para justificar el terror que se. ha. apoderado. dé los. áutorés de los últimos desmanes. Los que eran de sitios lejanos han abandona, dq á su suerte. á. los. de Chauia. ¿Harán ést 0 s aligan supremo. esfuerza, antes de perderla vida, los. bienesíy, el; hipn r? ¡puién sabe! pero están sin municiones, quebrantados y sin: el nervio que, Íes- daba pelear, contra extranjeros, enemigos desu fe. Ahora se presenta ante eüos el Emir Al 1 munieriin él elegido, el que puede maldecirlos... FELIPE OVI LO. Casablanca 19 Septiembre v, i. del Rí gimiento de infantería de Isabel la Católica en la estación de Bóveda. Fots. A RABAT Deciao -r- iráRabat y embarcó en el La, Meutthe. Kste: barco, fletado á Casablanca, viene de Marsella abarrotado de géneros y de pasaje. Con abuso incalificable, el capitán, de cuya conducta poco cortés guardaremos buen recuerdo, nos admite en Tánger á varios europeos y, con pasaje de primera pagado, nos deja sin camarote. El gobernador trasladado de Tánger, sube también á bordo, con- séquito de secretarios y criados y su acompañamiento de mujeres tapadas, y acampa en la toldilla, extendiendo- alfombras y cojines, y acomodándose bajo la lona que forma una tienda de campaña. El. pasaje es abigarrado: militares franceses, cosí ere i a. n tés hebreos, moros y algunas damas. Una de ellas, esbelta y arrogante, fuma más que todos los varones juntos...