Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 841 A B C LUN S 23 DE SEPTIEMBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PACUNA EN HONOR DE BENOT POJi TELÉGRAFO CÁDIZ, 4 2 3 T. Real Aero Club de España el segundo que desafió al de América para disputar la copa que Laxroh ganó el año pasado. Admitida en principio la inscripción, faltaba tan sólo el consolidarla mediante el pago de las correspondientes cuotas: 500 francos por globo. Hubo una pequeña dilación en el envío de las mismas, debida á no estar oficialmente designados los pilotos ni los globos que concurrirían; pero al hacer el giro se advertía que era para en el casó de estar en eondiciones de ir al Concurso. El Club de América dio por admitidos los francos, y, por lo tanto, como válida la inscripción; solicitó los nombres y retratos de los pilotos, sus historias dentro de la aerostación y mil detalles más... Y cuando el Real Aero Club esperaba recibir la comunicación oficial del día y hora en que la Copa se celebraría, encontróse con la desagradable noticia de que estaba fue ra de concurso. j noche se celebró en el teatro Principal una solemne velada en honor de Benot. Asistieron el gobernador militar, el alcalde con tina comisión del A 3- untarniento, y representaciones de los demás centros y corporaciones gaditanas. Presidió la velada el presidente del Ateneo, D. Rafael de la Viesca. Hubo lectura de notables poesías de Patrocinio de Biedma y Ricardo Cano, ¿e un artículo de D. Antonio Milego y discursos de IX Juan Pórtela, D. José Ríoseco, D. Ramón Ventín y D. Rafael de la Viesca, recordando todos las glorias del sabio académico gaditano. Todos fueron aplaudidísimos. -De la parte musical estuvieron encargados la Srta. Curquejo, los Sres. Salvador, Tello, Meneses y una notable orquesta. peyéronse inspiradísimas poesías de Benot. Al acto han enviado adhesiones personalidades importantes. Unido esto á que no han dado ningún género de facilidades para ir á América (Francia las dio) á ciertas trabas en las Aduanas con los consiguientes gastos, etc. etc. podía pensarse si los americanos tenían un decidido interéS en correr la Copa en familia. El Club de España ha roto sus relaciones con el de América, ha sometido el caso á la Federación Aeronáutica Internacional, ha acorI as cédulas para la Necrópolis. dado no tomar parte en ningún Concurso en Con la autorización del ministerio ue la que figure un globo de América y además exiGobernación y conforme al acuerdo aprobadó, girá áéste la correspondiente indemnización el Ayuntamiento de Madrid emitirá 10 milloe daños y perjuicios, por los que á sus pilotos nes de pesetas en cédulasAgarantizadas, para la ha ocasionado. MAS VALE LLEGAR A TIEMPO construcción de la Necrópolis. La verdad es que hubiera sido preferible A Dicha emisión constará de 20.000 títulos al ALEMANIA. -ME- PARECE QUE Y ESTA A PUNTO ESTE PASTEL. orillar ciertas pequeñas deficiencias con tal de -ENTONCES HA LLEGADO EL MOMENTO DE QUE YO LE CLA fi b t J JlbNTE. que el Concurso hubiera revestido toda la bri portador, de 500 pesetas cada uno, con interés (De Ei Diluvio. de 4 por 100 anual, amortizables en un periodo llantez que se merece. máximo de cuarenta años, que comenzará en RUBRYK. 1.0 de Julio de 1910. En la magnífica posesión del conde de Matamientó se obliga á satisfacer- cuantoá. gastos, Los títulos llevarán la fecha de 1 de Octu- ojtigine asta medida. V lladas, situada eja éstas inmediaciones, pasará bre de 1907, siendo el primer cupón el de ven- L o s intereses y amortización de las cédulas una temporada él arzobispo de Sevilla. cimiento de 1.0 de Enero de 1908, y el último estarán exentos de impuesto municipal, y no Del domingo al lunes próximos empezarán el de i. de Julio de 1950. podrán ser gravados por ningún arbitrio de las tiradas de pichón, con asistencia de los ReOVIAS Y NO- La vana normalidad de Los intereses serán satisfechos por trimestres los que llegarán á establecerse. Además serán yes. Hay premios déla: infanta doña Isabel, de vida de que te vencidos en i. de Uñero, i. de Abril, 1. de Ju- admitidos como fianza, garantía ó depósito en la Sociedad de tiro y de la marquesa dé SquilaVIAZGOS la buena en hablaba lio y 1.0 de Octubre de cada año. che. Se espera que vengan: muchos notables rior da por inmediato resultado la carta antesubastas y contratos de servicios del Áyúntaun sobrante tiradores de Madrid, Barcelona y Sevilla. El de vitalidad y de energía. Los amorosos besos La amortización se hará por el valor nomi- m i e n t ó presidente de la Sociedad, señor conde de Al- de la madre, sus ternuras y apasionadas carilal y por- medio de sorteos públicos anuales, biz, se ocupa sin descanso en ultimar los detaque se celebrarán ante- la Comisión de Hacien- 1 a mortalidad en Madrid. putante la semana del 5 al 11 del mes ac- lles de las tiradas para que resulten dignas de cias; la bondadosa y firme protección del pada del Ayuntamiento el día 15 de Diciembre, dre, y, sobre- todo, el ambiente afectuoso que formándose series de 10 cédulas y publicán- t u a l s e h a n r e g i s t r a d o éa M a d r i d iq d e f u n- las personas que han de concurrir á ellas. se respira en el hogar, contribuyen de modo dose el resultado del sorteo en la Gaceta de c i o n e s eficaz á desarrollar en el corazón del joven los Con relación á igual período de tiempo del Madrid. sentimientos nobles y altruistas: el espíritu de Las cédulas que permanezcan en cartera no quinquenio anterior, ha disminuido la mortaasociación, el patriotismo, la ambición honraJugarán en los sorteos hasta que se hayan pues- lidad de manera notable, -puesto que en 1906 íA lIécierou 269 personas; en 1905, 261; en 1904, AEROSTACIÓN k a copa Oordon- Bennet da, la generosidad. to en circulación: El Ayuntamiento podrá aumentar. la canti- 239; en 1903,237, y en 1902, 228. -se celgbraráf, si no hay dad de amortización de modo transitorio ó pernueva suspensión, el próximo 21 de Octubre. manente. La importancia de esta prueba, que en el paLas cédulas llevarán los números del 1 al sado año revistió los caracteres de una gran 20.000 correlativamente. solemnidad sportiva, será en el presente basASTIGCA CASA POR TELÉFONO El pago de intereses y de amortización de tante más limitada. SAN ILDEFONSO, 22, 2 T dichas cédulas lo hará el Ayuntamiento con Los yanquis empezaron por prometer mucho todos los ingresos que, obtenga como Utilida- motivo de la próxima llegada de la Cor- y han terminado por crear tal cúmulo de difides de la Necrópolis, así como cuanto perciba V. te nótase en este Real Sitio animación ex- cultades, llevando tal desacierto en la organi (esquina traordinaria: por ingresos de cementerios. zación exterior del concurso que, con decir que 22.l SSPAKTEKOS. a 2 clientela queá Sta. Cruz) Anuncia á su distinguida por defunción Como garantísL tendrán además esas cédulas Han llegado ya las doncellas de la Reina solamente irán cuatro pilotos. de Europa, que- de su dueño, D. Federico Miranda, hoy 23 emla que corresponde á todas las demás deu- doña Victoria, los funcionarios de mayordo- da demostrado el poco estímulo que han teni- pezará la realización de todas las existencias que on das municipales, para lo cual consignará mía é inspección, la servidumbre de caballeri- do para solemnizar, como se debía; el más in- sedería; lanería, velos, encajes de todas clases v artínecesariamente e a t o d o s los presupuestos zas, cocina, repostería y demás de la Real teresante de los concursos que de globos ha culos de iglesia que poséela casa. anuales la cantidad proporcional que corres- Casa: 5 habido y que quizá habrá. ponda para pago de ese nuevo compromiso. Muchas familias distinguidas terminan aquí De Francia van dos pilotos, uno de InglateSe obliga también el Ayuntamiento á ingre- su veraneo. rra y otro, de Alemania. Pero ni los Clubs itav E S EL PREFERIDO Han llegado la marquesa de Squüache, la liano, español, belga y suizo llevarán sus colosar á diario en el Banco de España todos los ingresos que queden afectos apagar los inte- familia de D. Basilio A vial y el conde del res. De estos ¿os últimos ignoramos las razo ¿En qué se parecen Ja reina Victoria y ILa reses y amortización de las repetidas cédulas Grove. nes que motivaron su abstención. Del italiano Siovela de Ahora? La solución, el miércoles 25 del para que de esa cantidad se pague á los teneEl tren que conduce á la Reina y á su augus- sabemos que un pequeño retraso en la inscrip- comente en Amenidades Ilustradas, periódico curiosísimo, dores al p r e s e n t a r el documento oportuno to hijo, llegará. á Segoviá el martes, á las ocho ción los puso fuera de concurso. Pero lo que elusivamenteque La SJovela de Añora publica ex- para sus lectores, sin aumentarles el precuando llegue el vencimiento. de la mañana. Desde allí vendrán ambos en con el de España ha sucedido no tiene nom- cio de 30 céntimos. -De retrasarse el pago, el 25 por 100 dé los te- coche de muías, y llegarán á La Granja media bre. Una falta de formalidad ilimitada por parnedores en plaza, por lo menos, podrán inter- hora después de la mencionada. Prepáraseles te del Aero Club de América lo ha dejado sin regalos recomendamos la ca- a poder concurrir. F. VILLA, Carretas. 21. venir los ingresos de la Necrópolis, y el Ayunr un cariñosísimo recibimiento. NOTAS CARTAS A PEPE N DE SPORTS LA ORAÑj L! QUIDACK) Ñ VEF! DAD ALUS! MIRANDA CHAiPAGNE MONTEBELLÜ PARA BIBLIOTECA D E A B C 78 I A CASA D E L CRIMEN 79 táculo para que pudiera realizar durante cuatro ó cinco años notables economías. Llegó la época de su matrimonio. Mauricio tenía en casa de un banquero ñe la ciudad unos treinta mil francos, parte de cuya suma empleó en los gastos de instalación y arreglo de su casa. Hablóse en la dudad del mobiliario de la sala, de la alcoba, del comedor y del despacho, que había sido encargado á un tapicero de París. Nuestros lectores conocen los acontecimientos, ó mejor dicho, los inciden tes que habían robado á Mauricio la mayor parte de su clientela. Los ingresos disminuían en dos terceras partes en el momento mismo en que se duplicaban los gastos. El más hábil economista no hubiera podido equilibrar una situación semejante, pues Mauricio no quiso disminuir el número de sus criados ni reducir los demás gastos de la casa. Y al obrar así obedecía á un sentimiento de admirable generosidad y exqut sita delicadeza. No quería hacer economías para no dar ocasión á que María Mónica sospechara que había comprometido con su enlace la posición del que le había dado su nombre. En su consecuencia, y como 1; s ingresos eran msuiicientes para atender á las necesidades de la casa, Mauricio tomaba cada año dos ó tres mil francos de la suma depositada en casa del banquero. El día triste de su muerte, esta suma se elevaba á la modesta cifra de ocho mil francos. En uno de los cajones de la mesa de Mauricio se encontró un testamento en el cual se nombraba á María Mónica heredera universal. Ocho mil francos, un rico mobiliario, una berlina y un faetón, los dos caballos árabes, uno de los cuales había causado la muerte de su esposo, y además la mitad de la pensión que Mauricio disfrutaba en su calidad de antiguo cirujano mayor, componían, pues, toda la fortuna de la viuda. Vendió los caballos, los coches y la mayor parte de los muebles; alquile ma modesta habitación, que ocupó en compañía de su hija Margarita, quien no comprendiendo aún toda la extensión de su desgracia se asombraba de verse vestida siempre de negro y reclamaba sus trajes de color. Mauricio había interrumpido sus relaciones con la mayor parte de sus conocimientos por amor hacia María Mónica, y ésta no recibía á nadie, excepción hecha de un hombre respetable, único que frecuentaba durante los últimos años la casa del médico. Este amigo de la casa, el comandante conde de B erny, miembro de una excelente iainilia de la provincia; casi sin fortuna, retirado después de una brillante carrera militar sin recompensa, había venido á acabar su vida en su ciudad natal, donde poseía una casita. El brazo mutilado de Mauricio y su botón de oficial de la Legión de Honoi íe hablan conquistado desde luego las más vivas simpatías del veterano. Mauricio correspondió con un afecto profundo á esta simpatía del oficial retirado, á quien tan mal había pagado el país sns dilatados servicios. De este mutuo afecto nació una íntima amistad, tan grande como puede existir entre wa hombre ¡oven y un anciano. J 31 médico respetaba al comandante como si iuera hij o suyo. Cuando, con ocasión del matrimonio, se levantó una cruzada contra Mauricio, el conde de Ferny fue el único de todos que salió á su defensa con tal firmeza y decisión, que los más. resueltos detractores de la proyectada unión callaron, al menos en presencia de su terrible interlocutor. Como era natural, fue testigo del médico en la alcaldía y en la iglesia. Ve rificado el matrimonio, y cuando Mauricio cometió la imprudencia de indis ponerse con casi toda la ciudad, el comandante permaneció fiel al joven matrimonio y visitó su casa con más frecuencia que lo había hecho hasta entonces. Nació Margarita. ¡Seréis el padrino, amigo mío! -dijo Mauricio al veterano. -No- -contestó éste. ¿Os negáis? -S í ¿Por qué? -He sido tan poco afortunado, que tenio causar la ucs ¿i cia de lá niña. ¡Qué locura! ¿Qué queréis? Soy supersticioso. Por otra parte, amaré á la niña como un padre: ya veis que no hay necesidad de que sea su padrino. -Sin embargo, -Os ruego que no insistáis... -dijo el viejo interrumpiendo á Mauricio. -Me causa violencia rehusar; pero, por las razones que os he expuesto, perseveraré irrevocablemente en mi negativa. Conocéis mis sentimientos hacia vos y vuestra mujer... y no creo que mi obstinación en estas circunstancias os haga dudar de mí. Si fuera preciso arrojarse al agua ó al fuego por esa niña, lo haría con todo mi corazón, pero no seré su padrino. Mauricio no pudo menos de reírse de aquella extraña y tenaz superstición; pero accediendo á los deseos del comandante, no insistió, y la niña tuvo otro p a d r i n o Después de la muerte trágica del médico, el conde de Ferny se mos ró á la altura de su papel de amigo f; el y cariñoso. Nó prodigó á la viuda esos consuelos que sólo sirven para aumentar un dolor profundo y sincero, y hacia los cuales muestran gran predilección los indiferentes. -Calmaos y enjugad vuestras lágrimas, -le dijo- -que no devolverán la Tida al que ya no existe. Y lloro con ella. Gracias á él, María Mónica sintió una amarga alegría al ver que su pena tenía partícipe y que era comprendida la extensión de su infortunio. ¡Ah! -exclamó un día, impulsada por él reconocimiento; -le amabais como merecía ser amado. ¡Cuando vaya á reunirme con él en la otra vida, le ñire cuánto habéis hecho por mí! ¿Quién habla de morir? -replicó con energía el veterano. ¿Acaso lo deseáis? El comandante la miró con severidad. ¿Tenéis, por- ventura, derecho de morir? -preguntó. -Pues qué, ¿no os ha dejado Mauricio una hifa que os obliga á vivir y á sufrir? ¿Podríais, sin co-